Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Eusebio Leal Spengler: Uno de los cubanos más reales y útiles de nuestros tiempos

| 37

Eusebio Leal mantiene increíble su oratoria.Foto: Roberto Garaicoa

Puedo asegurar que en pocas ocasiones me he sentido tan triste como hoy. A pesar de ello, es un privilegio siempre hablar sobre Eusebio. Es difícil, porque es tal la envergadura, la variedad, la riqueza, la originalidad, la osadía, el rigor y la grandeza de Eusebio, que no puedo menos que confesar que estas palabras no son más que una aproximación muy limitada de quién ES uno de los más grandes cubanos de todos los tiempos. En pocas personas como en Eusebio Leal Spengler he hallado el modo armónico en que se articulan tan diversos componentes del conocer, sentir, amar y pensar a Cuba.

Pudiera decirles que su obra es grandiosa, sin embargo, no creo que sería original si dijera ha recibido la investidura de Doctor Honoris Causa y Profesor de Mérito de 20 universidades nacionales y extranjeras; y ha pronunciado conferencias magistrales y académicas en más de 74 universidades en no menos de 45 países, colocando la imagen científica y cultural de Cuba en lo más egregio de los espacios académicos de diversas partes del mundo. A su vez, ha recibido altas condecoraciones de por lo menos 29 naciones.

Sin embargo, estos títulos y condecoraciones no expresan las esencias del hombre que nació en un solar de La Habana, que se ganó la vida como mensajero de una farmacia y que llegó a tener una cultura poco común antes de titularse de una universidad. Su esencia era la de un hombre de pueblo que vestía humildemente la ropa de un trabajador, que andaba La Habana hablando con cada una de las personas humildes que se le acercaban y que soñaba en reconstruir para darle al presente las dimensiones extraordinarias de nuestra historia. Simplemente, ES un gran hombre de pueblo.

Ha recibido los títulos más importantes, los que no llegan en pergaminos, que no los otorgan los académicos, sino los que él más ama y reconoce, que son los que le confiere una multitud de pueblo impresionado y agradecido, no ya por la palabra sino por la reducción de la pesantez de la piedra y el ladrillo o de la construcción pétrea y vivificadora de la obra.

Esta llena más que las pupilas, las mentes amplias y agudas y los corazones sensibles y nobles ante la exorbitante riqueza del rescate urbanístico y humano de la huella de los hombres que construyeron la imagen que de La Habana o de otras ciudades y localidades cubanas disfrutamos hoy.

El quehacer de Eusebio, ante todo pensado, después organizado, con posterioridad espiritual y culturalmente materializado, que todos podemos observar al peregrinar por Cuba y por su capital, está inscrito ya como patrimonio de la humanidad. Ha sido una voluntad férrea, una inteligencia dedicada y certera, y un conocimiento profundo lo que le ha permitido a este hombre domesticar el pasado y convertirlo en joya del presente.

Su dirección, al frente de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, recoge la restauración y terminación de 80 obras de patrimonio cultural, 14 hoteles, que rememoran espacios y momentos de la cultura cubana en tiempos diferentes reunidos en un todo por el presente que contempla, un centenar de instalaciones turísticas y 171 obras sociales, a lo que se añaden 3092 viviendas beneficiadas. Todo ello en un periodo de 10 años, y no incluyo aquí lo que ha hecho en el último lustro. Al referirse a su obra siempre destaca, con humildad y agradecimiento, lo que significaron para sus logros los diálogos y el apoyo de Fidel.

ES Eusebio Leal uno de los más fructíferos escritores de nuestro tiempo. Sorprende la cifra de sus obras. Estamos hablando de 3 531 registros que abarcan hasta el 2010. Hago esta acotación porque faltan aún 10 años de producción intelectual en el conjunto que señalamos. Es muy variado el conjunto: artículos, folletos, discursos impresos y libros. Todos responden a un conocimiento adquirido en esas incesantes búsquedas que parecen no haber dejado tiempo al descanso o, quizás con más propiedad, al disfrute del tiempo en crecer por dentro para ayudar a otros a encontrar caminos para identificarse a sí mismos e identificarse con su propia cultura.

Si se observa con detenimiento, no hay palabra flácida, ni perdida, ni colocada inadecuadamente en su oratoria y en su escritura. Al que se asoma a su obra plasmada en palabras, no le quedará más remedio que reconocer que, paso a paso, descubre y se identifica con las propuestas de Eusebio, del doctor Leal, porque en ellas están contenidos descubrimientos hallados en innumerables documentos materiales y espirituales. Se observa la incansable indagación y el rescate permanente que sostiene la obra creadora de Eusebio. Algunos títulos, hablo ya de libros, constituyen un imprescindible legado de una época, ya aparentemente lejana, pero que expresan un mundo de ayer que explica, en cierta forma, el mundo de hoy. Estas son espléndidas rememoraciones que constituyen ya parte de nuestra historia. Libros como Fiñes, Fundada esperanza, Para no olvidar, Legado y memoria y El Diario perdido de Carlos Manuel de Céspedes, constituyen aportes innegables, rigurosamente recogidos y pensados, no para una historia muerta, sino para el pensamiento vivo de la creatividad presente y futura de nuestro país.

Existe un género literario que por su complejidad suele ser de difícil dominio, la oratoria. No creo exagerar si afirmo que el discurso oral de Eusebio constituye ya uno de los legados más importantes que será objeto de estudios en los próximos años. La oratoria, como género, constituye uno de los más difíciles porque aúna el conocimiento de un tema, la elegancia del discurso, la belleza del lenguaje, la lógica armoniosa del contenido, lo poético que deleita y la dialéctica que enseña. Como pocos en nuestra historia más reciente, Eusebio Leal ha desarrollado la oratoria de modo extraordinario y muy personal. Ha aportado a la Academia y a la tribuna el arte de decir.

Viene a mi memoria el momento en que lo conocí con carretilla en mano y su exclusivo modo de vestir con ropa de trabajo gris. Aquellas búsquedas arqueológicas e históricas, llevaban a muchos, burlonamente, a pensar que aquellos sueños de reconstrucción eran como los de Calderón de la Barca. Hoy puede parecer que todo fue fácil y en mi opinión fue muy difícil perforar una realidad bruta con la punta fina de la voluntad, del ingenio y del conocimiento. Al escucharlo percibe el interlocutor que más allá de lo que la Academia enseña, está la búsqueda incesante de un autodidacta que disfruta traspasar los límites de las disciplinas. Quizás, como él mismo se ha llamado, ha sido un hijo de su tiempo, de este tiempo de temeridades que el futuro juzgará con la fría lógica que otorga la distancia; pero ello es un privilegio no de los dioses sino de los hombres.

También recuerdo ahora cuando al entrar en un aula universitaria, hace ya no sé cuántos años, me lo encontré sentado como estudiante de la carrera de Historia. Le era necesario el título que tanto se exige pero sus conocimientos sobre pasaban ya a los de un licenciado.

Aquí buscó los métodos, las sistematizaciones, las teorías que la academia discute y promueve. El joven profesor disfrutaba y aprendía del grato diálogo con el sabio historiador sin título.

Habanero, supo amar su ciudad y trabajar en el rescate y prevalencia de sus valores materiales y espirituales. Pero al observar en conjunto su obra en esta urbe puede también entenderse la amplitud de su visión. Museos, bibliotecas, escuela, hogares, colegio, le dieron al proyecto una calidez que hizo revivir la ciudad que solo tenía sentido como el hábitat de nuestro espacio humano.

Recordando una frase de José de la Luz y Caballero, pronunciada en 1832, al referirse al Obispo Espada, me gustaría decir que Eusebio “me hace gustar el noble orgullo que es habanero el corazón que en mí late”. Y esa “habanidad de habanidades” no es otra cosa que el hecho de que Cuba late también con el corazón habanero y el mundo entero contribuyó a la riqueza de sus calles.
Él ES fiel a sus apellidos, Leal a sus ideas y a sus principios, Spengler, que el que escribe traduce a capricho como espléndido en su entrega a Cuba, a su Revolución y al legado patriótico de todos los constructores, de esta, como el título de uno de sus libros: su siempre “PATRIA AMADA”.

Al recorrer las calles de nuestra Habana, así como la de otras muchas ciudades cubanas, seguiré sintiendo la presencia de Eusebio y escuchando su voz firme y encantadora. No te vas, te quedas, en el alma de los que amamos, creamos y creemos en aquellos valores éticos que tú también ayudaste a sembrar.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Israel dijo:

    Bellas y merecidas palabras para nuestro Eusebio Leal

    • Marta O. Carreras Rivery dijo:

      Hermoso y sentido homenaje de un grande a otro grande.

      Sí, Doctor Torres-Cueva, usted ha definido con humildad y justeza, el valor y la obra de quien se nos ha ido: "...Fue muy difícil perforar una realidad bruta con la punta fina de la voluntad, del ingenio y del conocimiento". Revertir desde las ruinas a aquella que hoy nos enorgullece; salvarla de un potencial desastre al estilo de Alamar, tuvo que costar mucho esfuerzo, talento y valor; punta fina del metal precioso que solo los grandes poseen y saben portar, y haber logrado verlo en el limitado tiempo de su humana existencia.

      Sin dudas, Eusebio Leal Spengler vivirá en la obra que nos avanzó en La Habana de todos los cubanos de corazón y que tenemos que continuarla engrandeciendo, defendiéndola de la mediocridad, la chapucería y la vulgaridad, para que brille con más esplendor del que alguna vez tuvo o soñamos.

  • Miguel dijo:

    Siento grandemente la partida fisica de Eusebio Leal.lo conoci como pueblo, sencillo, amable, jocoso. Adios amigo. Miguel

  • Maggy cmg dijo:

    Todo lo bello que se diga o escriba de este hombre será poco, sus cualidades magníficas serán ejemplo para generaciones, gracias Eusebio .

  • Francisco Efrén Albert Díaz dijo:

    Nos unimos los miembros de la Sociedad de Ingenieros Civiles de Pinar del Río a este profundo dolor que sentimos todos los cubanos por la pérdida física de uno de los mejores hijos de nuestra tierra de todos los tiempos. EPD

  • Eva dijo:

    Merecidas palabras a ESE gran Hombre. Muy bella la iniciativa del pueblo al rendirle tributo con “sábanas blancas en los balcones” Jamaz lo olvidaremos y en algún lugar en algún momento estoy segura de que aparecerá su monumento para que sea venerado por las futuras generaciones de habaneros y de cubanos todos. A su familia que es todo el pueblo la ocompanamos en este momento de dolor y tristeza.

  • Norma dijo:

    Merecidas palabras.....todos los que orgullosamente somos y sentimos como cubanos lamentamos hoy la partida de uno de los más grandes hijos de la Patria...

  • Luis dijo:

    Gran artículo este Genial y merecido homenaje a Leal. El más Leal de lo Habaneros.

  • Javier Hernández Fernández dijo:

    Hay que recordar que Eusebio Leal Spengler es el salvador patrono de la restauración aquí en cuálquier lugar donde se encuentre ahora y siempre la ciudad es el destino turistico hoy que ojos humanos vierón,bendita eres entre y todas las mujeres mágica y seductora por tu belleza equivalente a la mejor mujer cubana.

  • Fermin Padron Barrera. dijo:

    El fallecimiento de Eusebio Leal ha sido un duro golpe para la Historia de Cuba, porque sus intervenciones enriquesieron nuestra Historia, su ejemplo, su dedicacion, su lealtad a Fidel y la Revolucion son un paradigma para las futuras generaciones.Gloria Eterna a Leal, porque fue un ejemplo a su apellido , de Lealtad a su pueblo y la revolucion cubana.

  • Bárbara dijo:

    Hoy lamentamos la partida física de un icono de nuestra historia.Pero. . .se quedará en nuestra memoria y corazones.

  • Alexander mena rodriguez dijo:

    Ha partido un grande ,el mas sencillo y humilde el que lo dio todo por nuestro pais ,defendio nuestra historia,cultura e identidad nos dejas tus enseñansas y el amor por nuestra patria.
    Tu esfuerzo no fue en vano ,has construido un legado que aunque nunca aspirastes por tu sencilles ahora nos toca el turno de defenderlo.
    Muy bonito y bien contado el articulo de Eduardo.
    Que dios te tenga en la gloria por siempre EPD Eusebio

  • Ramon dijo:

    Muy triste noticia, se nos fue un gran Patriota. Amante de su ciudad y de su pais. No me perdia nunca un programa de Andar La Habana. A las personas con interès de aprender nos enseño a querer y a amar no solo a nuestra Habana sino a toda Cuba. Celoso como se debe hacer de todos los trabajos de conservaciòn y restauraciòn financiados por la UNESCO que sirvieron a rescatar La Habana Vieja del paso de los años. Ahora el gran reto de encontrar una persona apasionada como el por el arte universal , la arquitectura y la Historia. que siga cuidando y mejorando La Habana. EPD.

  • Danny dijo:

    Excelentes y merecidas palabras para un grandioso hombre, digno de su tiempo y su patria, merecedor de cuantos reconocimientos y títulos se le otorgaran y sobre todo del amor y el agradecimiento eterno de todos los que amamos nuestra patria. Descanse en paz y que viva por siempre su memoria y su legado en todos los cubanos y en todos los hombres dignos doquiera que se encuentren

  • Paloma dijo:

    Todos llevamos hoy un profundo luto interior
    Gracias Eusebio

  • Caridad Fresneda Casanova dijo:

    Se nos fue físicamente Eusebio Leal Spengler, uno de nuestros "grandes" cuanto dolor sentimos con su partida, nos consuela quedarnos con su gran obra imperecedera, bella, profunda, que dejó para todos los cubanos y otros pueblos del mundo. Descansa en paz, querido Eusebio, Excelente hijo de tú patria amada.

  • Amaury dijo:

    En mi modesta opinión,una persona como lo fué Don Esusebio Leal Spengler,nunca muere,pasa a planos superiores dignos de su enorme estatura. Si se habla de él,inevitablemente se pensará y se buscará su impronta con la mirada.Quienes tienen el privilegio hoy de palpar su sacrificio por La Habana y otros muchos lugares en los que dejó su huella,no lo pueden llamar fallecido.Toca continuar su obra por respeto a su memoria y esfuerzo,de hacer ver que soñar lo imposible es posible. Ahora como iluminado de estos tiempos,que su luz ilumine La Habana, a Cuba,Don Eusebio,luz para usted y esa misma luz caiga sobre nosotros con su añadida bendición.

  • vv dijo:

    Lindas palabras para homenajear a este cubano digno. Gloria eterna Eusebio.
    Adiós Eusebio hombre
    Bienvenido Eusebio espíritu.

  • Laxarohc dijo:

    La historia de Cuba y del mundo, contada por Don Eusebio, me enamoraba. Contada por otros, me emborrace. Voy a extrañar mucho a ese cubano bueno, a ese gran cubano...

  • Ernesto del Pino dijo:

    Ahora quien cuidará de mi ciudad, la Habana, que ya no está Eusebio. Todos leales como él hemos de seguir el camino de defender la ciudad que ilumina la Cuba de todos, como Eusebio hemos de ser. Su legado debe seguir leal por Martí, leal por Fidel, andar la Habana para amar la patria.,, vive feliz Eusebio andáremos tras tus pasos por esta Habana de todos..,

  • M dijo:

    Bellas palabras, y todas muy merecidas. Gracias Eusebio.

  • francisco dijo:

    Bellas e impactantes palabras.

    En pocas personas como en Eusebio Leal Spengler he hallado el modo armónico en que se articulan tan diversos componentes del conocer, sentir, amar y pensar a Cuba escribió el autor del artículo

    El concepto de Torres Cuevas sobre Eusebio es muy conmovedor y necesario. Los cubanos necesitamos esa armonia que viene con el conocimiento. Su enfoque hacia la emigracion es el más lucido que he visto en búsqueda de que Cuba se nutra de todos los cubanos. Y lo hacía él un revolucionario fiel seguidor de Fidel y Raul. Su concepto de nación era muy grande y por que fuera mejor luchó. Merece el mayor respeto y admiración y que sus ideas y conceptos no mueran y sean utilizados

  • Anselmo dijo:

    Excelente y merecido artículo sobre el Dr Eusebio Leal Splengler, lamentablemente fallecido, pero que seguirá en la memoria de los cubanos, dada su gran obra patrimonial y revolucionaria. El texto lo firma el Dr Eduardo Torres Cuevas, amigo del finado y una de las personas, que dada su trayectoria podría ser el próximo Historiador de la Ciudad de La Habana.

  • Sonia Cecilia Landa Ramos dijo:

    Nuestro agradecimiento eterno al Dr Eusebio, en nombre de mi hijo y el mío propio por su ayuda.
    DESCANSE EN PAZ

  • alex dijo:

    Un gran hombre ha muerto, descanse en pas, hombre ilustre de cuba, todos aprendimos con usted, su lealtad y constancia por la habana, por nuestra cuba es digno de reconocer, gracias a su obra. siempre pusiste el nombre de cuba bien en alto de una manera suave, sensilla y diáfana. fuiste el mas Leal de los cubanos.

  • Raquel Ruz Reyes dijo:

    Eusebio Leal ES uno de los cubanos que nos hace sentir orgullo de ser cubano. Se dice EPD, pero si realmente se vive después de la muerte como el creía de seguro estará siempre pendiente de cada cosa que le quedo por hacer e iluminando a las personas que continúen su obra para contribuir cada día a que La Habana continúe siendo esa ciudad maravilla que todos amamos.
    A partir de ahora cuando valoremos la historia de Cuba tendremos que pensar en cómo valoraría Eusebio cada tema?. Cuando disfrutemos de cada espacio y cada obra de La Habana estaremos rindiéndole tributo.
    Me hubiera gustado mucho que viniera a la universidad de Las Tunas, en los años 90 le invitamos a un evento de José Marti, pero otros deberes no le permitieron venir. No le conocí personalmente, pero para es entrañable, querido.
    En estos tiempos en que nos convidan a rendirnos cada cubano debería tomar el ejemplo de Eusebio que no desmayó ante cada desafío. De seguro fue muy difícil hacer entender que no importaba su creencia religiosa para ser miembro del Partido Comunista de Cuba.
    Si a partir de sus enseñanzas hace cada cual lo que debe de forma eficiente le estaremos rindiendo tributo y haciendo de Cuba una patria mejor.
    Si al caminar por La Habana la mantenemos limpia y cuidada estaremos guardándole respeto.
    GRACIAS EUSEBIO

  • Aniley Roman dijo:

    Me entristece aceptar lo que es parte de nuestras vidas pero de la vida que despedimos hoy celebré jugosa en historia pedagogía y refinamiento me atrevo a proponer para seguir siendo leal a un hombre como Eusebio Leal que todos sus programas Andar La Habana se incluyan en la parrilla educativa para que desde todas las escuelas cubanas conoscan todas las generaciones su afán por nuestra historia, nuestra cultura, nuestras tradiciones, con su asequible vocabulario y profundo sentimiento de cubania .Mis respeto para el .

  • Ray dijo:

    Cuando los humanos no existan.las piedras lo recordaran...gracias Eusebio.

  • Yan Myshel dijo:

    El pueblo de esta isla bloqueada siente mucho la partida física no del historiador de La Habana, sino del historiador de Cuba.

  • Miguel Espaillat dijo:

    Bellisimo trabajo...disfruté en grande su lectura...Que vivan los hombres como Eusebio Leal Splengler

  • Adalys dijo:

    Excelente trabajo maestro, digno de sus textos, ojalá y los ignorantes llenos de odio que ya tratan de empañar la imagen del hombre que fue Eusebio, puedan leerlo con detenimiento, para que comprendan su grandeza

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eduardo Torres Cuevas

Eduardo Torres Cuevas

Académico, historiador y pedagogo. Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua. Profesor Titular y Doctor en Ciencias Históricas. Premio Nacional de Historia, Premio Félix Varela.

Vea también