Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Chernóbil y la ciencia

| 48

Sala de control: reactor de la Central Nuclear V.I. Lenin de Chernóbil. Foto: National Geographic.

La cadena estadounidense de medios HBO ha lanzado una serie de 5 episodios con el nombre que se asocia a la mayor tragedia nuclear de la historia en tiempos de paz: “Chernobyl”. Se trata de una dramatización documentada del accidente ocurrido el 26 de abril de 1986 al explotar y perder la cubierta el reactor n. 4 de la planta electronuclear de ese nombre en Ucrania, que entonces era parte de la extinta URSS.

Un reactor nuclear con su corazón destruido y destapado es como una gigantesca olla hirviendo a temperaturas increíbles, donde la nube de “vapor” se compone por un flujo enorme de partículas de diversos materiales que portan átomos descomponiéndose. Los núcleos de átomos de elementos radiactivos al reaccionar emiten energía en forma de partículas (núcleos de helio y electrones) y de radiación electromagnética, de la misma naturaleza que la luz que vemos, pero muchísimo más energética. Todos son capaces de alterar la estructura de otros átomos, moléculas y materiales que sean impactados por ellas. Las partículas tienen una capacidad de penetración menor, pero portan mucha más energía destructora. La explosión de este evento se limitó a dañar la estructura del reactor y esto hubiera sido “un mal menor”. Sin embargo, la nube de humo radiactivo se estuvo despidiendo durante nueve días y contaminó en mayor o menor medida el entorno de hasta 13 países europeos. Algunos isótopos radiactivos están todavía en la atmósfera superior del hemisferio norte de la Tierra. El número de las personas afectadas directa e indirectamente nunca podrá saberse con precisión. Estas radiaciones pueden matar tanto instantáneamente como unos días y hasta años después, en dependencia sobre todo del tiempo de contacto y su intensidad. Provocan reacciones incontroladas en todos nuestros sistemas vitales y en sus células de reemplazo. En dosis indirectas o moderadas suelen alterar el código genético, conduciendo
eventualmente a su desarrollo canceroso.

La serie está elaborada con profesionalidad. Resulta de interés la componente humana en el relato que aborda tanto aspectos de la conducción política durante el intento soviético de creación de una sociedad socialista, como también la ciencia, los científicos y la ética científica. A los cubanos nos resultan familiares hasta los ventiladores “Órbita” que aparecen en algunas escenas. Sin embargo, un documento fílmico dramatizado tiene menos compromisos con la verdad histórica que un documental y que un artículo científico. El guion dicta las pautas y debemos estar siempre dudando de lo que el equipo de realización quiso trasmitir como mensaje a través de un drama, que no es una filmación de la realidad.

El cine en todos los países suele denunciar a veces hechos de esta índole, con mayor o menor suerte y buenas o malas intenciones. Algunos han devenido paradigmáticos exponiendo inmoralidades, malas prácticas y sus consecuencias. “Wall-E”, “Erin Brockovich”, y algunas otras son de las películas que pueden mover conciencias en este sentido, muchas veces basadas en la realidad. En el caso de juzgar al intento de socialismo que fue la URSS siempre aparecen matices que conspiran contra la verdad histórica, en dependencia de la ideología de los creadores del material audiovisual. Los juicios que podamos hacer acerca de los aspectos políticos quedan para el razonamiento de cada cual, pero un científico no puede aceptar acríticamente ciertas interpretaciones convertidas en guion. En este caso se muestran evidencias de ignorancia e irresponsabilidad por parte de personas en posiciones decisorias de la antigua URSS que son francamente cuestionables. Se trataba de una verdadera potencia nuclear competitiva cuyos logros eran evidentes, aunque nunca supiéramos de sus fracasos.

La ciencia no suele salir bien parada de este tipo de materiales mediáticos. El movimiento ambientalista a veces aparece contaminado con ideas regresivas que atentan contra el progreso y bienestar de todos los seres humanos. En el caso que nos ocupa, el mensaje antinuclear que se deseó trasmitir es claro, y también debe tomarse con cautela. Según la Organización Internacional
de la Energía Atómica, hoy existen alrededor de 450 reactores operables en el mundo y producen un 11% de la electricidad que se consume globalmente. Unos 60 nuevos reactores están actualmente en construcción. Cerca del 72% de la energía eléctrica que consume Francia es de origen nuclear y no se ha reportado jamás algún incidente trascendental. Todo en este mundo transcurre con al menos un mínimo de riesgo real. Lo mejor y más seguro para la naturaleza y las personas solo se puede lograr hoy justamente con la ciencia. El ambientalismo genuino es aquel que parte de la humanidad y sus necesidades básicas promoviendo un uso armónico, progresista y cauteloso de los recursos que nos brinda nuestro entorno, incluyendo cualquier forma de producción de energía eléctrica, tan necesaria para todo desde hace más de un siglo.

Curiosamente, en la serie que motiva este trabajo son la ciencia y los científicos los que salen mejor parados. En esto tiene un valor innegable: se exalta la importancia de la verdad científica. “Cada mentira que contamos es una deuda con la verdad. Más tarde o más temprano hay que pagarla”, dice en un momento crucial el protagonista que encarna al gestor del proceso de eliminación de las consecuencias del accidente.

Según fuentes independientes, la historia contada por los funcionarios soviéticos en el informe rendido a la Organización Internacional de la Energía Atómica en 1986, a raíz del desastre, solo atribuía sus causas a errores humanos de operación. Sin embargo, a partir de una nueva investigación del propio gobierno soviético en 1991, un informe actualizado para esa organización
internacional en 1992 incluyó errores de diseño de ese tipo de reactores nucleares que fueron protagónicos en el fenómeno y no se mencionaron en el primer informe. ¿Por qué no se reconoció oficialmente desde el principio? Este torcido criterio político de ocultar los errores del sistema pudo conducir a alguna repetición de esa catástrofe al no corregirse inmediatamente tales problemas en muchas otras electronucleares similares.

La verdad científica no tiene ideologías. Es una sola, aunque pueda ser interpretada desde diversos puntos de vista. Lo que irremediablemente conspira contra la ciencia y también contra cualquier sistema político es la mentira. Fidel nos lo recordaba en su famosa definición de Revolución. Y el crimen de mentir u ocultar la verdad es mucho más grave si además afecta y desprestigia a una sociedad que busque sinceramente y por definición el bienestar y la libertad de todos sus integrantes, sin excepción, y no solo de una minoría privilegiada por derechos de propiedad.

Las centrales nucleares son muy seguras, a pesar de todo, y es muy difícil que se repitan las cadenas de errores que condujeron al desastre de Chernóbil y más recientemente al de Fukushima en Japón. Sin embargo, siempre queda alguna ínfima probabilidad de repetición y recordemos que solo a unos pocos kilómetros de La Habana se encuentra la central nuclear de Turkey Point, en La Florida. En ese estado norteamericano vecino parece que hay hasta 16 facilidades de producción de energía nuclear. Aparentemente son seguras y los cubanos que compartimos la geografía debemos estar conscientes de ello.

Nos falta también hacer nuestra propia producción audiovisual, para cadenas globales, efectiva y creíble, que dé a conocer la parte de heroicidad y humanidad que transcurrió en nuestra isla caribeña, a más de 8000 kilómetros de distancia de Chernóbil. Aquí tratamos y hemos seguido tratando la salud de muchos de los afectados más inocentes, incluyendo algunos que ni siquiera habían nacido cuándo el accidente. Además, podemos dar clases de cómo tratar esos problemas de salud a todo el mundo, aún sin que nos haya ocurrido una desgracia como esa. Es seguro que también las publicaciones científicas de nuestros especialistas acerca de estas experiencias deben tener un gran impacto. ¡Cuánta bondad hemos desplegado, una vez más!

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yomach dijo:

    buen articulo pero es innegable que la serie esta elaborada con una estetica impecable y me parece q la realidad siempre ha superado la ficcion

    • Rafa dijo:

      Gran serie y mucha verdad, de acuerdo con usted.Pasa que la verdad molesta, hubo mucho engaño.Se trato del hecho no de la rehabilitación como han criticado medios en Cuba.

      • m&m dijo:

        si rafa, la cosa fue asi mayormente, pero igual, pero en el material tambine hay errores, licencias, tergiversaciones y enfoques en intereses. es un material dramatizado, no un documental investigativo

      • borisluisvc dijo:

        No entiendo la obsesión de no incluir a Cuba dentro de la serie, entiendan que muchos sucesos claves antes y después de la explosión se omiten en la serie pero tambien hay que darle margen de error a un audiovisual que en 5 capitulos de 1h resume los sucesos de 2 años, desde la explosión hasta la muerte de Legasov. La serie esta bien recreada con locaciones originales como la de la abandonada Pripiat en estado original así como detalles que cualquier cubano reconocería, véase los autos Lada y Volga, los camiones KAMAZ y MAZ, los helicopteros MI-8, entre otros el mencionado Orbita. Quieren hablar de la ayuda cubana, hablen con el ICAIC y RTV y hagan una serie en condiciones, para mi que he visto varios documentales y libros de Chernobi, la serie me parece bastante realista con sus virtudes y defectos. Saludos…

      • Ismael dijo:

        HBO responde a sus inversores, la maquinaria de entretenimiento se sustenta en capacitados cientificos de la comunicaciòn, diseñadores, guionistas, publicistas y un nutrido equipo de especialistas que conocen muy bien sus oficios, el trucaje y la manipulaciòn no son explicitas, hay que desentrañar, escarbar y profundizar. Como esta productora en los EE. UU tenemos casi 60 competidores, la HBO es una de las del top 5 por la saga de «Juego de Tronos» una superproducciòn que rompiò todos los record de producciòn y comercializaciòn, espanta la ignosis que provoca en el mundo occidental cada nueva salida de un nuevo capitulo, se interconectan los usuarios en cerca de 40 paises y al mismo tiempo «disfrutan» el privilegio del estreno. Cuba no esta ajena a este bombardeo que pesee mayor reactividad que el reactor dañado en Chernobyl, es raro que algùn adolescente o joven en nuestro paìs se haya perdido alguno capìtulo, conocen a la perfecciòn la «ciencia del enganche».
        Esta nueva entrega sale precisamente en el instante que Rusia desasfìa por primera vez luego de 30 duros años el poder militar norteamericano, heredera bèlica de la URSS, cuenta con un arsenal en el frente mas preocupante para la seguridad nacional de los EE.UU. Se enlaza esta serie con la necesidad de rescatar el sentimiento antiruso, anti socialista y pro norteamericano en el seno de la sociedad norteamericana.
        Se conoce bien que la Comisiòn que investigò el desastre contò con cerca de 300 investigadores y 23 informes diferentes, hasta que en 1992 se realizò segundo a segundo la recondtrucciòn de los hechos. Tenuemente recrea esto el material, claro està personalizando las decisiones y juzgando al sistema al que le temen su resurrecciòn.
        Como siempre tendremos «espectadores anzuelados», y carencia de una critica que desentrañe la perversidad de un esquisito producto audiovisual empacado en temible estuche.
        Los defensores de la sensibilidad humana debemos incidir porque seamos màs agiles en
        contar nuestras historias, ¿porq los Rusos no realizaron con antelaciòn su propia serie? ¿porq Cuba no produce productos con las increibles historias de los màs de 24 mil niños atendidos en nuetro paìs como consecuencia del desastre? es contradictorio que cotizamos telenovelas repletas de conflictos humanos de poca monta estètica, con una ritmàtica para pàrvulos y dudosos guiones. No subestimemos la construcciòn de ideales que la contienda cultural nos quiere imponer.

      • Leandro dijo:

        Eso de que la realidad siempre supera la ficción es cuestionable, porque la ficción se apropia de licencia para tergiversar la verdad.
        No soy especialista en crítica cinematográfica, pero aprecio que estamos frente a un material de elevada calidad, que atrapa a los espectadores de manera permanente. Sin duda sus realizadores hicieron un estudio profundo de la catástrofe, sus causas y consecuencias. Sin dudas el Estado soviético mintió y ocultó realidades a su pueblo y al mundo, pero como dice el Dr. Montero: En la miniserie “se muestran evidencias de ignorancia e irresponsabilidad por parte de personas en posiciones decisorias de la antigua URSS que son francamente cuestionables. Se trataba de una verdadera potencia nuclear competitiva cuyos logros eran evidentes, aunque nunca supiéramos de sus fracasos.” Solo que yo no diría “cuestionables” sino que son tergiversadas exprofeso, pues la serie no deja de estar enfilada contra la URSS y su sistema socialista. Creo que a la serie también le encaja aquello de que “Cada mentira que contamos es una deuda con la verdad. Más tarde o más temprano hay que pagarla”, aunque como obra de ficción tenga licencia para tergiversar verdades.
        Cuba siempre se opuso a la mentira; muestra fehaciente resultó la posición de Fidel en el proceso de instalación en Cuba de los cohetes nucleares soviéticos que desembocó en la Crisis de Octubre y durante la propia Crisis. Cuba siempre abogó por hacer público un tratado con la URSS, que aquellos se negaron a publicar.
        Sin embargo, aunque la mentira siempre es censurable y más cuando se trata de la vida de seres humanos, no podemos olvidar que en plena Guerra Fría la mentira y el ocultamiento de la verdad se convirtieron prácticamente en un arte, sobre todo de la política exterior de los dos sistemas enfrentados de manera irreconciliable, e incluso con el fin de la Guerra Fría la mentira sigue y se fortalece, sin importar el daño que pueda causar. La mentira sobre la existencia de armas de exterminio en masa en Irak ha traído más muertes y sufrimientos a ese pueblo que las que trajo el accidente de Chernobyl.
        Sin embargo, junto al matiz antisoviético, “tras bambalinas” se puede apreciar también el enorme poderío de ese Estado y su capacidad para movilizar sus fuerzas en función de enfrentar las consecuencias del desastre tecnológico y las enormes reservas morales de sus pueblos.

    • Jorge dijo:

      Estimado jomach: La serie es buena, desde el punto de vista de que es interesante y bien contada, pero de ahí a formar que «siempre la realidad supera a la ficción», en este caso en particular para analizar «esa realidad» hay que tener conocimientos de física nuclear que la mayoría no tenemos. Así que como en el dominó: «me paso» en ese aspecto. Lo otro sería especular y desgraciadamente ahora, cada vez que se habla de la URSS, muchos tienden a ciriticar todo lo que había y se hacía.

      Le voy a poner varios ejemplos: el presidente de la Organización Internacional de Energía Atómica supo del accidente, se reunió con los dirigentes de la URSS, pero no declaró emergencia en Europa. El entonces presidente de Francia fue informado que la nube radioactiva llegó a ese país, pero también se calló la boca. Y nadie acusará a la OIEA ni a Francia de ser comunistas.

      Muy cerca de Cuba, en EEUU, hubo un accidente importante en la llamada Planta de las 3 millas, hasta el presidente Carter tuvo que ir y ver qué pasaba, pero nadie ha hecho un serial sobre los responsables, los trabajadores y los habitantes afectados (que los hubo y no fueron pocos). Por decirle otro ejemplo, se demostró que muchos trabajadores no estaban preparados ni medianamente capacitados para sus funciones en una planta nuclear. ¿Y? Nada. No hay serial sobre este hecho.

      Así que, como Usted dijo su opinión quiero decir la mía: esa realidad que Usted asegura «siempre»supera la ficción, yo no tengo los conocimientos científicos para evaluarla. Gracias al profesor Montero por sus atinados comentarios.

    • Carlos Ortega dijo:

      De vez en cuando pongo el canal TeleSur y el programa que conduce el excéntrico periodista Walter Martínez, que unas veces me atrapa y otras me agobia, unas veces con un estilo de patriotismo apabullante y otras te enteras que patentiza (al buen modo capitalista, garantizando los frijoles) frases de un idioma de uso universal como son:

      -En desarrollo.
      -En pleno desarrollo.

      Frases tan comunes del idioma español y que tanto se usan en los medios informativos, ahora hay que pagarle al señor cada vez que se digan, como dice mi vecina: “horrores se verán”

      EL POLLO DEL ARROZ.

      Me declaro neófito en el tema de las radiaciones, sé que son malas, mal usadas o descontroladas y punto, aunque tengo un sobrino en 4to año de radioquímica que me acaba de pasar la serie (aun no lo veo).

      Mi introducción viene a colación porque recientemente en el programa Dossier se comentaron dos cosas.

      1ro- Mijaíl Gorbachov andaba dando conferencias por universidades de los Estados Unidos con el título:
      “Como acabé con el Socialismo”
      Mira en lo que treminó ese patético personaje

      2do- Walter hizo referencias a que existían hipótesis de que el accidente en Chernóbil fue un sabotaje premeditado para propiciar el derrumbe de la URSS, pues tantas fallas descontroladas no eran posible en un sistema que estaba bien inspeccionado.

      Esto fue lo que se dijo en Dossier, la hipótesis.

  • Eduardo González S. dijo:

    Pienso que la serie cometió un olvido aluvionalmente intencional: el de una islita puñetera y bloqueada que fue la que sacó la cara de verdad por esos afectados del accidente nuclear aún cuando estábamos comiéndonos un cable. Si esa serie divulga ese mérito de Cuba, dirían que está politizada y NO VENDE. Es más, creo que habría sido censurada. Si pienso así, no tengo la culpa.

    • Nicoa dijo:

      Eduardo, fueron hechos separados, la serie es del accidente.

      • Eduardo González S. dijo:

        Nicoa, eso no significa que se trate de una vacuna para ocultar esa verdad. Si hubiera sido Estados Unidos el que hubiese abierto las puertas a los miles de afectados para darles ayuda médica, seguro que sale. No habrían separado una cosa de la otra. De todas formas, estamos acostumbrados a ser ninguneados por ese mundo occidental y sus medios pero lo que no pueden prohibirnos es que al menos denunciemos esa parcialidad.

      • Leandro dijo:

        Mis respetos al Dr. Montero por el magnífico análisis que nos presenta.
        Si la serie fuese solo del accidente no tenía por qué adentrarse en el juicio de los acusados y mucho menos, en la parte final, donde refieren los destinos de aquello implicados, territorio más afectado, cantidad de desplazados, incremento del cáncer, siendo los niños los más afectados. Pero por supuesto HBO no quiso o no pudo referir las decenas de miles de eso niños que recibieron tratamiento en Cuba. Por cierto, silenciar verdades no está solo dirigido contra Cuba, ni solo es HBO quien lo hace.
        Dos ejemplos: Ha circulado un documental sobre la presidencia de Franklin Delano Roosevelt y resulta, según ese documental, que sus decisiones y las de Churchill fueron las que determinaron la victoria sobre el fascismo en la Segunda Guerra Mundial. Ni una sola referencia a la URSS y a Stalin: pareciera que no existieron. El otro ejemplo: hace unos años por la TV cubana mostraron un documental muy instructivo sobre Nelson Mandela y el ANC en su heroica lucha contra el Régimen segregacionista sudafricano; pero la victoria según el material fílmico fue exclusiva de ellos, aunque el propio Mandela reconoció que la victoria cubana en Angola “destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco… [e] inspiró a las masas en lucha de Sudáfrica… Cuito Cuanavale fue el punto de inflexión para la liberación de nuestro continente -y de mi pueblo – del flagelo del Apartheid”; No hubo una mención a Cuba.
        Por supuesto, siempre habrá quienes digan que el primer documental era sobre Roosevelt y no sobre la URSS y Stalin y el segundo sobre Mandela y el ANC, no sobre el internacionalismo cubano. Quien quiera ser ingenuo o hacerse pasar por ingenuo, puede hacerlo.

  • Omaida dijo:

    Solo he visto dos capítulos, la temática es super interesante. No me creo que el gobierno sovietico, no tuviera en cuenta ni las opiniones, ni posibles soluciones de los ingenieros de la planta afectada, de los que conocian la planta…solo un especialista en reactores y de otro Centro!! y la cientifica fisica nuclear porque se empeño en llegar al problema..sino…nada. Bueno, no me lo creo… vamos a ver que sigue..

    • Luis dijo:

      Parece ser un problema de fe, hay quienes creen unas cosas y otras no, sin importar cuantas pruebas puedan haber o faltar.

  • JuanMig dijo:

    Estimo que la TVC debe hacer un esfuerzo para televisar esta serie, así podra ser debatida por todos. En mi caso pasé a 70KM de Chernovyl a los 3 días de la explosión, ya que no se había divulgado información alguna de la catástrofe, por suerte sin consecuencias hasta ahora…Slds

  • Rafa dijo:

    Por favor si no saben no la critiquen ,tiene mucho de verdad la serie no se engañen ,no hubo información a la población, de ahí las enfermedades,estuve en la época cuando se hacían carreras universitarias , en Cuba no saben muchas cosas, recuerden que les quitaron las revistas soviéticas y hasta los Spuknit. No informaban nada para protegerse,vean la serie ,fue asi.

    • Jorge dijo:

      Para Rafa, le digo lo mismo a Usted. Si no sabe, no critique, con el mayor respeto. Y le invito a leer el comentario que le hice a yomach.

    • Eduardo González S. dijo:

      Rafa, puede que en Cuba no sepamos muchas cosas pero yo sí sé que Sputnik llegó a ser más venenosa que Selecciones del Reader Digest, que es mucho decir. La decisión de cerrar su entrada fue soberana.

  • FABAT dijo:

    Cuando la película Pelotón no recuerdo tantos artículos escritos ni comparaciones entre dramatizado y documental para juzgar la credibilidad.
    Por supuesto que la verdad absoluta nunca se sabrá pero al menos yo veo muchos puntos coincidentes con mi realidad
    Deberiamos aprender de errores ajenos para nos no cometerlos

  • Carlos del Vedado dijo:

    Como integrante del Contingente de Obras Nucleares que intentó construir nuestra primera CEN en Juragua , puedo decir que la serie es de extraordinario interés.
    Concuerdo con el autor del artículo, que me parece equilibrado y objetivo.
    La serie es impecable técnicamente, con excelentes actuaciones sobre todo de los actores que interpretaron a Legasov y Shervina . Impresionante de principio a fin , el 5to capítulo es una verdaera muestra de cómo explicar un hecho científico bien complicado y hacerlo entendible a todos los públicos.Incluso para mí , bien relacionado por motivos profesionales con los hechos, fue algo nuevo conocer el famoso botón AZ 5 y las consecuencias que trajo la ignorancia absoluta que tenía el personal de los problemas » de fabrica » que esto traería
    Altamente recomendable y no por gusto batió el récord del sitio Imdb en puntuación (9,7) anteriormente en poder de la igualmente magistral Breaking Bad.
    Me hubiera gustado una mención al final a la labor de los médicos y personal de salud cubano en Tarara’.
    Saludos

    • Jose R. Oro dijo:

      Muy buen comentario del estimado Carlos del Vedado, un profesional con mucha experiencia, que supo apreciar bien las muchas cosas que no conociamos sobre la tragedia en esta serie televisiva, con un alto valor artistico y mucha informacion. Sin dudas bastantes cosas fueron exgeradas u omitidas por HBO, pero si lo comparamos con el promedio de las series de distribucion internacional, mucho menor en irrealidades,
      Un fuerte abrazo cubano

  • Jany dijo:

    Creo que Chernóbyl, lo vivo a diario.

  • Yeny dijo:

    Tuve el placer de ver la serie, por cierto muy buena he impresionante, desconocia como habia sucedido ese atroz accidente, y en mi caso quede muy impactada por ello…

  • Ernesto dijo:

    Estoy muy de acuerdo con Ud. Montero Cabrera, sobre todo con la última parte de su bien intencionado artíiculo y lo he planteado en otros espacios de CUBADEBATE. Deberíamos realizar algún serial, filme, no se, lo que mas posibilidades tenga de ejecutarse, para plasmar la inmensa obra de solidaridad humana que desplegó nuestro país y nuestros médicos en primera línea, para curar y salvar la vida de mas de 26 mil personas aquejadas por esta catástrofe, en tiempos en que vivíamos otra catástrofe-el Período Especial.

    ¡VIVA CUBA!

  • Bang dijo:

    ¿Alguien podría extender mi solicitud a HBO de que realiceb algo similar con la catástrofe del Katrina?

    • Eduardo González S. dijo:

      Bang, entonces ocultarían que el Katrina fue el parto de la Brigada Médica CUBANA Henry Reeve con 1560 jóvenes médicos listos a invadir a la Nueva Orleans inundada. Ayuda que fue rechazada porque sería un horror que una islita bloqueada les ayudara. Si ese noble pueblo no lo ha sabido por catorce años ¿lo van a divulgar ahora?

  • Boris dijo:

    Excelente serie, la vida dos veces para no perder ningún detalle.

  • Manolito1386 dijo:

    Me gustó mucho su artículo aunque no podemos desviarnos de la verdad . habia suficiente experiencia en el mundo para evitar el desastre. lo q sucede es q el aislamiento politico la idea de copia de la tegnologia pensando q era superior obraron vida por otra parte la falta de personal con experiensia en la prueba fue otro puntazo para l
    nadie es un secreto q el PCUS decia lo q habia q hacer sin escuchar otro criterio al momento del accidente no se tomaron las medidas para una evacuación con rapidez aparte de poner en dudas decisiones científicas sobre los efectos de la radiación y magnitud del accidente minimizando
    sus efectos .por otra parte en una serie tan corta para mi gusto no hubo tiempo pata agregar la obra de Cuba se necesitaría una segunda temporada para hablar de muchas ONG y organizaciones como la Cruz verde internacional aca se ayudó basado en nuestro principio solidario quedamos en paz. Para culminar el costo de una central nuclear y sus desechos es muy grande gracias a dios no poseemos ninguna a mi juicio el riesgo es muy grande y el beneficio muy pequeño teniendo en cuenta q residuales como el plutonio lleva mucho tiempo en desaparecer…

    • yo dijo:

      NO SABES LO Q HABLAS ,NO TENEMOS UNA TECMONUCLEAR NI TAMPOCO SUS BENEFICIOS PARA MAL DE NUESTRA SOCIEDAD , Y SI TENEMOS MUY CERCA EN LOS ESTADOS UNIDOS VARIAS Q DE SUCEDER CUALQUIER PROBLEMA NOS VERIAMOS AFECTADOS SIN HABER DISFRUTADO DE SUS BENEFICIOS JAMAS

  • Fernando dijo:

    El mas acertado y serio de los escritos que he leido hasta el momento desde q la serie de HBO molesto a la intransigencia mas radical. En la lucha de ideologias siempre la mentira O la verdad a medias, ha sido un arma utilizada una y otra vez, por unos y otros. Donde queda mal parado el socialismo es cuando utiliza los mismos recursos a tiempo q quiere plantearse como un sistema social superior. Eso y el secretismo y triunfalismo enfermizo han demostrado en multiples ocasiones ser el principio del fin. Lo q mas me preocupa es q pese a los continuos llamados en el discurso oficial de nuestra pequena isla, en la practica todavia hay un poder, no tan oculto, q se empena en ir a contracorriente, por terquedad, por orgullo, quien sabe y mientas tanto continuamos cometiendo los mismos errores esperando resultados diferentes.

    • Matancero dijo:

      Absolutamente de acuerdo con tu comentario. Esa es la triste realidad, más allá de consignas y triunfalismo barato.

  • Mario Alejandro dijo:

    La miniserie es de muy buena factura pero ciertamente se circunscribe al accidente como tal. Habría que ver si en la cadena HBO se deciden a hacer una nueva temporada donde, por ejemplo, toquen temas como la construcción del sarcófago para contener la radiación que realizó el estado soviético o la estructura diseñada a posteriori con el mismo fin… y claro, mencionar la labor de nuestro país en el tratamiento de los afectados.

  • Mary dijo:

    En la serie chernobil cuando están montando los niños en las guaguas si se menciona a Cuba y a Italia ,lo q lo dicen en ruso y en la traducción no sale .

  • Rodolfo dijo:

    Yo estaba en Moscú cuando ocurrió el accidente, en viaje de estudios. El colega ruso más cercano escuchaba una estación italiana en un pequeño radio, y me informó de la explosión cuando no se decia nada oficialmente. La nube radioactiva llegó a los países nordicos, y las autoridades no informaban nada. Sólo una semana después dieron informacion oficial, muy escueta. Esa conducta del gobierno fue muy chocante, ya que en nuestro país cualquier cosa de trascendencia ha sido prioridad uno para la dirección del pais. Por su parte, occidente ha sido muy indulgente con Gorbachov sobre este tema. Le debian tanto, que nunca lo criticaron por lo que pasó. La historia hay que escribirla completa.

  • Yanelis dijo:

    Muy bueno su articulo. La serie es ficcion, muy buen guion y fotografia. Y si cuenta casi toda la verdad… po r lo menos la que nos ha llegado años despues del suceso.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    Muy buen artículo de Montero. La gran moraleja es la de Fidel: «No mentir jamás, ni violar principios éticos»
    Aunque en este caso las cosas están bastante claras, la afirmación de que la verdad científica no tiene ideologías, hay que matizarla. No puede separarse la verdad de sus portadores, que son los seres humanos, que seleccionan los hechos de acuerdo al priisma de sus ideologías. Tanto mas complejo es un sistema, mas son las «verdades» que coexisten y más difícil es hacer una descripción objetiva de la realidad.
    En cuanto a la ayuda cubana a las víctimas, quizás si hubiese sido norteamericana, ellos la habrían incluido. De todas maneras, la difusión de esa labor desinteresada es de nuestra responsabilidad, porque los buenos ejemplos deben difundirse, no para autovanagloriarse, sino para que inspiren a otros.

    • kmelot dijo:

      he visto varios documentales sobre chernobyl, incluso hechos por rusia, y todavia no he visto uno que mencione a Cuba, porque habria de hacerlo ahora esta serie? En cuba durante mucho tiempo ese fue un tema tabú y muchos nos enteramos ahora con esta serie lo mas o menos pasó

  • nandor10 dijo:

    Se ha escrito y hablado más del triste suceso, en nuestros medios por estos días, gracias a la serie, que en todos estos años pasados. Las series y los filmes siempre tienen su ficción, no está escrito en ningún lado que tengan que recrear la realidad al 100 %, el que quiera poner su realidad lo mejor que hace es hacerla, vamos nosotros a realizar algo y así ponernos nuestra historia, que dicho de paso es la que comparto. También considero q la parte que toca la serie no tiene por qué ponerse todo lo que hicieron otros e hicimos para ayudar desinteresadamente. La vida es asi, lean sobre la segunda guerra mundial y verán, que cada cual pone lo suyo, los rusos que fueron ellos los héroes, los americanos que gracias a ellos se acabó más rápido, los ingleses lo suyo, y ni hablar de japoneses y alemanes ect. Nosotros si no escribimos, ni realizamos nada, claro con nuestros pocos recursos, vamos a tener que conformarnos con criticar lo que hacen los demás, que dicho sea de paso, como tienen recursos ilimitados, casi todo les queda bien y gusta. también pienso que recrear en la pantalla la realidad al 100 % muchas veces aburre, caso real lo que pasa en nuestras telenovelas, donde exageramos mostrando la realidad: el diario, del que lucha, de las personas mal habladas, de los adolescentes creyéndose hombres y mujeres, contestándole a los padres..ect, nada que si paso trabajo el día entero detrás de las guaguas y soportando malcriadeces de las personas en la calle, no quiero ver una novela a las 9, donde me muestre lo mismo del dia jajajajaa.
    saludos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Este es para mí el mejor entre los muy buenos escritos del Dr. Luis A. Montero Cabrera. En el centro del articulo esta la discusión ética de decir la verdad por amarga que sea, no edulcorarla, no utilizar expresiones confusas o eufemísticas. No es solo mentir, sino también omitir, como es el caso de no mencionar a Cuba.
    Hay un punto muy difícil de expresar (al menos para mí). En la sociedad estadounidense hay un auge en la demanda de productos que sean «blanditos, sabrosos, bajos en sal, grasa y colesterol». Un documental, tan excelentemente filmado como el que nos ocupa tiene en los Estados Unidos que llevarse a nivel de aceptación por los espectadores. Esta fue una producción bien costosa, con una calidad de filmación muy alta, era requerido que se adaptara el guión a obtener más público, punto. Para ello se sacrificó en parte la calidad histórica, se omitieron cosas (como la participación de Cuba), con una audiencia entre 1.5 millones a 2.1 millones de televisores, el primer día de su emisión en los EE.UU. y sorprendentemente más o menos el mismo nivel en el Reino Unido (con 5 veces menos población). Además se demonizó aun mas, si es posible a lo que el Dr. Montero Cabrera llama (a mi juicio muy correctamente) «el intento soviético de creación de una sociedad socialista»
    Muchas libertades fueron tomadas con fines dramáticos. En el epílogo se reconoce que el personaje de Ulana Khomyuk es ficticio, un compuesto de varios científicos soviéticos. Adam Higginbotham, experto en Chernóbil, opina en una entrevista que no había necesidad de que los científicos «descubrieran la verdad»; que «muchos científicos nucleares sabían desde el principio que había problemas con este reactor, problemas que en última instancia llevaron a una explosión y un desastre». El ampliamente reportado «Puente de la Muerte», utilizado por los espectadores de Chernóbil, todos los cuales más tarde murieron, es una leyenda urbana, y Higginbotham ha hablado con alguien que estaba en el puente. El accidente de helicóptero ocurrió más tarde de lo que se muestra en el documental
    Según Fred Weir, corresponsal del ultraderechista The Christian Science Monitor, comenta que: «Todo el mundo [en Rusia y Ucrania] parece estar de acuerdo en que la miniserie va por la borda con sus personajes, lo que representa a los funcionarios soviéticos y la gestión de plantas como demasiado malvados y conspiradores». El crítico del New York Times Mike Hale criticó la «propensidad de inflar en Hollywood» el caso de Chernobyl, para mostrarnos cosas que no suceden» Ponen a “Legasov en el estrado de testigos en el juicio y, en un golpe de pura fantasía, lo hace denunciar con valentía los recortes presupuestarios en los reactores y el secreteo soviéticos, después de lo cual es arrastrado a una habitación trasera por la KGB». Lo cual al parecer nunca ocurrió.
    La serie sugiere que las víctimas de envenenamiento por radiación son radiactivas y peligrosas de contagiar a otras personas que estén cerca. En realidad, una vez tratadas medicamente, las víctimas generalmente no son peligrosas. Las pantallas de plástico protectoras alrededor de las víctimas del síndrome de radiación aguda se utilizan para proteger esas víctimas de otras personas debido a la debilidad de su sistema inmunitario. Es decir al revés de lo que se infiere
    (Continuará)

  • Jose R. Oro dijo:

    (Continúa)
    Leonid Bershidsky, escribiendo para The Moscow Times, encuentra fallas con algunos de los detalles de la época, escribiendo «Algunos lapsos probablemente fueron demasiado costosos de evitar, como las ventanas de plástico modernas en los edificios soviéticos. Chernóbil por ejemplo está demasiado lejos de Moscú para llegar en helicóptero … Tampoco, por supuesto, el vice primer ministro Boris Shcherbina podría siquiera imaginar amenazar con lanzar a Valery Legasov, un estimado miembro de la Academia Soviética de Ciencias, desde un helicóptero. Chernobyl ocurrió en 1986, no 1936 durante el estalinismo. En The New Yorker, Masha Gessen critica la serie por representar a ciudadanos soviéticos «que parecen actuar por miedo a ser fusilados” Esto es inexacto y tendencioso: las ejecuciones sumarias, no fueron una característica de la vida soviética después de 1953.
    El General de División Nikolai Tarakanov, que encabezó los verdaderos «liquidadores» en 1986, elogió a HBO por un «gran trabajo» de elaboración fílmica en una entrevista con los medios rusos, pero declaró que hay bastante inexactitud histórica. Por ejemplo, los animales callejeros fueron sacrificados, pero no en la zona residencial y no en la forma expresada en la serie, los niveles de radiación no se ocultaban a los «liquidadores»; no vio a ningún minero desnudo. El ingeniero de planta Oleksiy Breus le dijo a la BBC que los mineros se quitaron la ropa, pero no como se mostró en la película, “no hasta nada».
    Según un artículo de Forbes, el médico superior de la UCLA (Universidad de California en Los Angeles) Robert Gale, que trató a las víctimas de radiación en Chernóbil, se opone a la representación de las autoridades soviéticas como reacia a buscar ayuda externa. «Inmediatamente me invitaron a venir a Moscú y poco después a traer a tres colegas», escribe Gale. «En mi experiencia lidiando con accidentes nucleares, esto es bastante inusual e indica el deseo de hacer todo lo posible para ayudar a las víctimas: lanzar la política al viento. Y mientras que en Moscú, fuimos libres de expropiar suministros y equipos de muchos centros médicos rusos.» «Veo bastante poca diferencia entre la reacción inicial del gobierno de los Estados Unidos al accidente de Three Mile Island (TMI), la reacción inicial del gobierno de Japón al accidente de Fukushima-Daiichi,y la respuesta soviética a Chernóbil.
    La capacidad de reacción del gobierno soviético en los años 80, fue a mi juicio puesta a prueba por ejemplo en Chernobyl y también cuando el derribo del Boeing – 747 surcoreano. En ambas ocasiones hubo manifestaciones de parálisis no en reaccionar ante los hechos, sino en su comunicación clara y trasparente. En el caso del avión surcoreano que violó el espacio aéreo soviético en un área de enorme significación militar, se utilizó la frase “se ordenó al piloto soviético interrumpir el vuelo de la nave intrusa”, que dios me perdone.
    Pero este magnífico artículo del Dr. Montero Cabrera además de analizar correctamente esta impactante serie de HBO, tiene su punto central en discutir el ethos de la construcción del socialismo, y como la falsedad y la dilución de las verdades, omisiones, ocultamiento, desapego a la verdad científica, toma de decisiones sin participación de los expertos, etc., son elementos, entre muchos otros) que pueden destruir al socialismo, como ostensiblemente ocurrió en la Unión Soviética. Los extremista de “izquierda” que quieren ocultar la verdad son tan enemigos del socialismo como lo extremistas de derecha” que lo falsean desvergonzadamente al Para poner un ejemplo claro y evidente para todos nosotros, el omitir el gran papel de Cuba con las víctimas del desastres. Mi más respetuosa felicitación al autor Dr. Luis A. Montero Cabrera.

    • Manzanillero dijo:

      Muy bueno el comentario, Pepe Oro, lo de Chernóbil es un caso de estudio y esta serie televisiva, espectacular como obra cinematográfica, tiene muchos deslices históricos, que caricaturizan y satanizan el ambiente del momento de la tragedia. Muy buena obra fílmica, sin dudas
      Coincido completamente con usted en que el análisis del Dr. Montero se refiere en especial a la ética de la verdad, es un brillante artículo el que escribió. Como Fidel menciona «en su famosa definición de Revolución. Y el crimen de mentir u ocultar la verdad es mucho más grave si además afecta y desprestigia a una sociedad que busque sinceramente y por definición el bienestar y la libertad de todos sus integrantes, sin excepción, y no solo de una minoría privilegiada por derechos de propiedad»
      El proceso que se vive hoy en Cuba de avanzar por el camino de la verdad y la sinceridad, es uno de los principales cambios que se van haciendo realidad bien aceleradamente. Otros cambios necesarios van demasiado lentos. Pero decir la verdad va muy bien y el pueblo lo percibe.

    • Leandro dijo:

      Gracias estimado Oro por sus importantes aportes que en mi criterio son muy esclarecedores.

      • Leandro dijo:

        Mis consideraciones ya las emití, no obstante acabo de leer una entrevista realizada a Vladimir Gubariev, considerado el más famoso de los periodistas soviéticos que trabajó en Chernobyl inmediatamente después de la tragedia. Es ingeniero de profesión, comentarista científico de los más distinguidos medios soviéticos, autor de decenas de libros, uno de ellos sobre la avería en Chernobyl y de filmes tanto documentales como de ficción. Había estado en la electronuclear de Chernobyl un año antes del desastre. Extraigo de ella algunos aspectos.
        Asegura el entrevistado que le gustó el film, que es extraordinariamente interesante, que lo referido a la situación concreta en Chernobyl se trasmite bien: el trabajo de los bomberos, del personal operativo; pero dice que se muestra un tanto primitivo lo que sucedió en la central inmediatamente después de la avería. “Así tan sencillo no sucede y no pudo suceder en la CEN” (Central Electronuclear)
        Desmiente la posibilidad de que la esposa del bombero pudiera, por 5 rublos, ingresar a la clínica en Moscú dónde era atendido por las radiaciones. “El autor demuestra – dice Gubariev – que sencillamente no comprende qué era esta clínica especial, con una seguridad tal, que incluso resultaba imposible acercarse a ella.”
        Cuestiona la “masa de estereotipos” en los filmes estadounidenses “sin relación alguna con la realidad”. “Ese es el punto de vista americano: la convicción de que toda la dirección de los rusos está formada completamente por imbéciles; y sí, hay imbéciles, tantos como los tienen ellos”
        En cuanto a las reuniones en que se muestra a Gobachov, asegura que: “Nada cercano que se pareciera hubo”. “La posición de Gorbachov fue otra. Él sinceramente no creyó. La primera información fue: incendio, nada extraordinario y él confiaba en que el incendió sería extinguido.” Asegura Gubariev que muchos señalaron el peligro, mientras otros aseguraban que extinguirían el fuego y harían todo y “Él (Gorbachov) deseaba mucho creerles”, y si esperó, no fue por temor.
        Rechaza la escena en que Schadov, Ministro de la industria del carbón acompañado de militares amenaza a los mineros. Dice que lo conoció personalmente y que “el Schadov real sabía perfectamente cómo hablar a los mineros”
        “Yo vi todo esto con mis propios ojos y confirmo… que los mineros no se pusieron vestuario especial, pero desnudos no fueron bajo tierra”
        “Conozco firmemente que si haces un filme de ficción no debes nombrar a los héroes por sus nombres reales”. “Legasov no era una figura tan primitiva como se muestra… No era así y no fue a eso a lo que se dedicó en la central”
        Asegura que tuvo relaciones cercanas y de confianza con Legasov y afirma que su suicidio no se relaciona con Chernobyl.
        Dice el entrevistado que en Chernobyl quedó abatido por la ignorancia del personal; tenían preparados especiales que se entregaban a todas las Centrales Nucleares, tenían cerca de cien dosis de medicamentos que podían de alguna manera haber protegido a los bomberos y no los emplearon y no había dosímetros de combate, nadie supuso que serían necesarios. “Al respecto en el film hay mucha verdad y en general considero que todo lo que haga recordar a Chernobyl resulta muy útil”
        Según Gubariev, “si hoy sucediera lo que entonces no podríamos construir el sarcófago tan rápido, no podríamos convencer a los mineros ni enviar a los soldados a la cubierta”
        “Nosotros, lo digo sin temor, salimos de la avería sin muchas pérdidas. Simplemente no sé cómo en la situación actual todo esto se pudiera resolver. Fukushima ha demostrado, que resolverlo es imposible.»
        En Fukushima asegura que el accidente ocurrió por un absurdo y que callan sobre la magnitud de la actividad que llega hasta las costas de California.
        En la publicación se dice que: “El filme juzga el sistema soviético y que todo sería convincente si no hubiese Fukushima. En Fukushima tanto los americanos como los japoneses confirmaron su total incapacidad y en los próximos 50-60 años no podrán hacer lo que hicimos nosotros en medio año”.

    • Contralaimpunidad dijo:

      No creo que se haya eliminado a Cuba a propósito, simplemente la serie no menciona en ningún momento a los paises que brindaron ayuda médica solidaria. Cuba no fue la única nación en hacerlo. Además, que no etiendo la molestia de algunos por que no se mecione la ayuda de nuestro país. Si se brindó y brinda la ayuda es para beneficiar a los necesitados no para obtener crédito o reconocimiento.

  • Maria Pabon dijo:

    Me agradó e interesó ver la serie sobre la tragedia de Chernóbil, está claro que dejaron a Cuba fuera a propósito. Como dice Oro este presente artículo del Dr. Montero, muy bueno por cierto, usa el ejemplo de esta serie televisiva para discutir es tema del apego inquebrantable a la verdad, no se pueden hacer concesiones, no hay justificación para mentir, falsear u omitir, sea de quien sea.
    La dirección soviética mintió a diestra y siniestra durante la enorme crisis de Chernóbil , pero por su parte, HBO se tomó bastantes licencias y caricaturizaciones de la sociedad del gran estado ya desaparecido.
    Para mí las mentiras, omisiones y distorsiones de la dirección soviética son muy graves, porque no se puede construir el socialismo sin la verdad. Que HBO lo haga, es en mi opinión consustancial con los medios capitalistas, no hay forma de que ellos presenten un documental completamente apegado a la verdad, porque incluso lo harian menos atractivo para grandes sectores del público, como Oro comenta. Sobre todo en esta época de Trump, donde el mentir es el ejemplo que el jefe de estado da cotidianamente a su país. Si quiero decir que es una gran serie y que está realizada con una elevada calidad artística

  • MMXVI dijo:

    muchos inconformes achacan la ausencia en la serie de la ayuda humanitaria q ofreció Cuba a los niños de Chernobil. en realidad la serie no trata de ese aspecto, la forma en q ucrania y el bloque sovietico resolvió el problema no es el asunto principal. la serie se basa SOLO en las causas del accidente y las consecuencias a corto lazo.
    si se quiere saber de esas proezas de nuestro pueblo bien podia ser un tema para una novela y no las imbecilidades q fabrican para la television cubana q nada aportan. Nosotros los cubanos SI tenemos temas bien dignos de dar a conocer y los estamos perdiendo

  • Lucerito56 dijo:

    Esta serie me conmovio muchisimo en cuanto la vi,ya venia leyendo los articulos sobre los niños de Chernobil que fueron atendidos en Tarara publicados aqui, y me preguntaba ¿como no habian hecho los Sovieticos una serie al respecto?.Comprendi muchas cosas que en su momento quedaron en suspenso y hoy llegan a la luz. La recomiendo a todo el que puedo diciendo siempre :Mirala con pinzas¨.Muy buena factura y te impulsa abuscar más documentación al respecto.Se la recomiendo sobre todo a los mas joven que no vivieron esa etapa.

  • René Páez Berenguer dijo:

    Este artículo definitivamente me anima a ver la serie y a estudiar un poco respecto a lo que significó Chernobil. No puedo hacer juicios respecto al hecho y al material audiovisual, solo revivir recuerdos como estudiante de Ingeniería eléctrica en el Instituto Politécnico de Kíev y asegurar que pasados varios años después del accidente regularmente se monitoreaban los índices de radioactividad en la ciudad, se fregaban las fachadas de los edificios y se monitoreabna alimentos que se expendían en los mercados en especial los peces vivos. Pero la impresión más vívida fue la de una ilustre profesora de Mecánica Teórica que siempre dejaba bien claro en cada clase práctica que con ella había que estudiar y aprender (incluso los extranjeros, quienes a veces nos escudábamos en el poco dominio del idioma) porque ella sufría la verguenza de que algunos de los ingenieros a quienes se responsabilizaba por la mala operación del reactor averiado en Chernóbil habían sido sus alumnos en el KPI. Como consecuencia para ganarme un aprobado en su asignatura tuve que ir muchas veces a rendir examen hasta que finalmente me convencí de que tendría que estudiar duro por el libro de texto y de verdad aprender a resolver los ejercicios de esa inolvidable asignatura. Disculpen lo anecdótico pero eso quizá pueda dar una impresión de lo que Chernobil significó para la ciencia soviética.

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

«Es Doctor en Ciencias. Preside el Consejo Científico de la Universidad de La Habana. Miembro de mérito y coordinador de ciencias naturales y exactas de la Academia de Ciencias de Cuba.»

Vea también