Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Paulo VI y Oscar Romero proclamados santos

| 14

Pablo VI y Arnulfo Romero. Foto: Excelsior

El papa Francisco elevó a los altares de la Iglesia Católica a dos nuevos santos; el papa Paulo VI, quien ocupó la silla de Pedro durante 15 años (1963-1978), y monseñor Oscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador asesinado a tiros por la dictadura de su país el 24 de marzo de 1980.

Les debo gratitud a ambos. Bajo el pontificado de Paulo VI, un grupo de frailes dominicos brasileños fue detenido en 1969 por el régimen militar, como muestra el filme Batismo de sangue, dirigido por Helvécio Ratton, y basado en un libro de mi autoría publicado por la editorial Rocco.

Algunos cardenales y obispos aceptaron la versión policial en cuanto nos detuvieron, acusados de “terroristas”. Ese no fue el caso de nuestros superiores en Roma. Nos visitaron en la prisión y, convencidos de la injusticia dictatorial, mantuvieron informado al papa Paulo VI. Este nos envió como presente un rosario hecho con semillas de aceitunas del Huerto de los Olivos, en Jerusalén, y una afectuosa postal manuscrita. Y leyó mis cartas de la cárcel, editadas en Italia incluso antes de que se publicaran en Brasil.

Contrariado por el hecho de que el cardenal de Sao Paulo, Agnelo Rossi, asumiera la versión de los verdugos y negara que en Brasil se torturaba, Paulo VI lo sacó del país y nombró en su lugar a Paulo Evaristo Arns. Este nos dio todo su apoyo y se destacó por ser una de los más valerosos defensores de los derechos humanos, como lo demuestran su actuación en el caso de Vladimir Herzog y en la autoría, junto al reverendo Jaime Wright, del libro clásico Brasil, nunca mais (Vozes), en el que se denuncian los métodos abominables del régimen militar.

Pablo VI tiene, entre otros méritos, el de haberle dado continuidad al Concilio Vaticano II convocado por su antecesor Juan XXIII,así como haber impulsado la renovación de la Iglesia Católica y publicado la encíclica Populorum Progressio (1967), un documento que es pilar de la teología de la liberación, resalta la dimensión política de la fe cristiana y subraya el concepto de pecado social.

Conocí a monseñor Romero en enero de 1979, en la ciudad mexicana de Puebla, durante la conferencia episcopal latinoamericana inaugurada por el papa Juan Pablo II. Le regalé mis Cartas da prisão (Fontana). Perseguido por los militares que gobernaban El Salvador, me agradeció: “Es posible que tenga que aprender a escribir cartas como esas”, me dijo sonriendo.

No tuvo tiempo. Fue asesinado en plena celebración eucarística por quien creía que la fuerza de las armas puede silenciar la fuerza de la verdad.

Monseñor Romero era un obispo conservador, vinculado a la elite de su país, y sentía prejuicios con respecto a la teología de la liberación. Desconfiando de las clases de Biblia que impartía un sacerdote progresista, se apostó detrás de la cortina del auditorio para confirmar personalmente las herejías exegéticas del conferencista.

El efecto fue el contrario. El arzobispo se convenció de que la lectura de la Biblia según la óptica de los oprimidos aproxima la fe a la esencia de la revelación divina. Y se convirtió en voz de quienes habían sido privados de derechos, libertad y vida en El Salvador.

Canonizar a un cristiano, proclamar su dignidad de santo, no significa exaltarlo a la perfección. Todos somos limitados y estamos marcados por el pecado. La Iglesia considera santidad el hecho de que esos cristianos han dado testimonio de los valores evangélicos. Siguieron con osadía el camino indicado por Jesús. Asumieron virtudes heroicas, como la de enfrentar sin temor toda suerte de acusaciones y persecuciones.

No se les eleva a los altares para ser adorados, sino para que sirvan de ejemplo a todos los que, como Jesús, dan sus vidas “para que todos tengan vida, y vida en abundancia” (Juan 10,10).

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nilia Ana Dalmendray dijo:

    Larga vida y salud al Papa Francisco, por su vocación de justicia, honestidad y humanismo. Este es otro hecho que lo prueba.

    • Sergio dijo:

      Ojala y mande a los sacerdotes pedofilos a la JUSTICIA. Ahí vi oy a creer en él, ye lresaré 7 PADRES NUESTROS. Sólo él tiene la POTESTAD para eso.

      Saludos,

      • Aroldo dijo:

        Exactamente.

      • Alexis dijo:

        Sergio:
        Debería usted informarse mejor sobre el tema, el domingo pasado tarde en la noche los programas de Telesur “El punto en la i” y “Texto y Contesto” ilustraron muy bien lo que ha hecho el Papa Francisco sobre el tema, algo inédito en la historia de la Iglesia. También en otros espacios informativos nuestros se ha abundado sobre su quehacer.

      • Sergio dijo:

        Aelxis

        Lo repito, si no los MANDA a la JUSTICIA, eso y NADA, para mí es exactamente lo mismo.

        Cada cual es libre de analizar el caso quiera,,,, sabe usted cuantos casos como estos hay?.

        Pero bueno, él es el “REPRESENTANTE de Dios” ante los mortales, sólo él sabrá.

        Saludos,

  • Alexis dijo:

    No conocía ese apoyo de Pablo VI a los sacerdotes dominicos brasileños en tiempos de dictadura, aunque sí su papel en el Concilio Vaticano II.
    Y de Arnulfo Romero ni hablar, derramó su sangre y entregó su vida por Jesucristo quien , según los evangelios y explicado muy bien por el PAPA Francisco en su encíclica Evangelli Gaudium(La Alegría del Evangelio), tuvo en el centro de su quehacer en la Tierra a los pobres.
    En mi modesta opinión dos excelentes canonizaciones de la Iglesia Católica.

  • marti dijo:

    Cuando la ambundancia sea al menos lo mínimo del básico a todos.

  • cuty dijo:

    Error al Monseñor Romero no lo asesino el gobierno, y me parece recordar no era una dictadura con el Presidente Duarte, mucho peor los asesinos del Monseñor Arnulfo Romero lo mataron vilmente los escuadrones de la muerte, los mismo que asesinaron a los curas en la UCA (Universidad Centroamericana) y a las monjas, los escuadrones de la muerte fue la antesala del partido de ultraderecha ARENA, quienes despues llegaron al gobierno y a la Presidencia, aun no se le ha echo justicia a todos esos crimenes, los integrantes de los escuadrones de la muerte continuan impunen algo inaudito.

    • Alexis dijo:

      Cuty:
      Busca en este mismo sitio un artículo sobre Monseñor Romero, creo que escrito por Atilio Borón o Perez Esquivel, llamado creo algo así como “El Santo de América” cuando la Iglesia lo beatificó para que veas en que contexto ocurrió aquello y las denuncias valientes que hizo el santo previamente. Aquello era mas que una dictadura era una tiranía sangrienta, los ejecutores sin duda alguna tenían vínculos con el gobierno que fue el autor intelectual del crimen.

    • pili dijo:

      Frei Beto escribe: …”asesinado a tiros por la dictadura de su país el 24 de marzo de 1980″….¿y usted duda de lo que este hombre escribe????????

  • Alexander Vargas Ricardo dijo:

    Monseñor Oscar arnulfo Romero Fue un Santo ,incluso antes de ser proclamdos santos por la iglesia .Lucho contra las sangrientas dictaduras en el Salvador .sufrio amargamente el dolor de las familias a las que le asesinaron familiares los escuadrones de la muerte,se identifico con los pobres , los oprimidos ,los desvalidos .Conopciendo el peligro en que estaba su vida ofrecio una misa.Ese es el verdadero cristiano.el Papa Francisco esta entre esos que defienden el evangelio con honestidad , con valentia y que enfrentan los poderes imperiales.Larga vida Francisco.

  • Franko dijo:

    ”Canonizar a un cristiano, proclamar su dignidad de santo, no significa exaltarlo a la perfección. Todos somos limitados y estamos marcados por el pecado. La Iglesia considera santidad el hecho de que esos cristianos han dado testimonio de los valores evangélicos. Siguieron con osadía el camino indicado por Jesús. Asumieron virtudes heroicas, como la de enfrentar sin temor toda suerte de acusaciones y persecuciones.”
    Esta bien lo que dice Frei betto pero no esta completo, la Iglesia si tiene potestad para redimir pecados y exaltar al mismo merecedor de esto, autoridad dada por Dios en persona: aquel al que perdones los pecados les seran perdonados, aquel al que no se lo perdones les seran mantenidos, lo que ates aqui en la tierra sera atado en el cielo, y lo que desates aqui en la tierra sera destado en el cielo, Palabra de Dios.
    Justas canonizaciones las hechas por el hermano Francisco, pero no son canonizaciones lo que nos hace falta en estos tiempos, ya el Padre se encarga desde el principio de los tiempos de llamar a Su lado a los que le son fieles sin intervencion de la Iglesia, son mas necesarios hechos concretos contra la inmovilidad y falta de amor que padecemos en toda las Iglesias cristianas, principalmente en la catolica.

  • GALA dijo:

    Gracias Frei Betto, el ultimo párrafo explica claramente que significa la canonización.

  • cubana dijo:

    BRAVO FRANCISCO!!!

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también