Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Pagamos en libras y se pesa en kilogramos

| 78

Está generalizado que las balanzas electrónicas más modernas que aparecen en nuestros mercados marcan sus valores en kilogramos. Foto: Cubadebate.

Las mediciones han contribuido decisivamente al progreso y a la condición humana. La información que intercambiamos entre los individuos de nuestra especie se hace más rica en la medida que es más precisa y comparable. Y eso lo proporcionan las buenas mediciones, y los buenos patrones de referencia para ellas. Por eso los países que han logrado mejores resultados en su gestión y en su bienestar tienen sistemas de normalización o estandarización bien establecidos y respetados por todos. No es siquiera demasiado importante cual es la unidad que se utiliza para medir. Lo más importante es que siempre se mida igual.

Con respecto a las medidas de longitud, la carencia de uniformidad ha sido siempre motivo de problemas. Don Ramón de la Sagra, un gallego ilustre y perseguido por progresista, que vivió un por unos años y fundó en La Habana nuestra primera cátedra de Botánica en 1824, publicó un interesante libro en 1932 donde comenta la variedad entre la “vara cubana” y la “vara castellana” o “de Burgos”. Se sabe que la que se usó en Cuba para determinar las “leguas”, el “cordel” y la “caballería”, como unidades de longitud y superficie, era un poco mayor que la de referencia en la Península. Sin embargo, él se lamenta allí de que en La Habana se usaba una “vara habanera” cuyo patrón era “un mal cajón que posee el arrendador de la contrata de marca” y que era también mayor que la de Burgos, pero menor que la cubana.

Alguien ha comentado, por cierto, una simpática historia de que la razón por la que la vara cubana era mayor que la española radicaba en que el patrón enviado desde España venía en un estuche muy bien hecho. Aquí se pensó que el contenedor era la mismísima vara de referencia. Según esta anécdota, la verdadera vara de referencia solo apareció al romperse el estuche y ya después de que se habían hecho muchas copias del mismo para su uso local en nuestra isla.

Una experiencia muy costosa fue la pérdida en 1999 del “Mars Climate Orbiter” por un valor de $ 125 millones de dólares. Los ingenieros que construyeron el equipo de Lockheed – Martin usaron el sistema inglés, de pulgadas, pies y libras, para proporcionar los cruciales datos de aceleración. Por su parte los científicos de la NASA que lo lanzaron usaban el sistema métrico. Un error de conversión, o de consideración, dio al traste con la nave, que por suerte no era tripulada, con todo el experimento y con los beneficios que hubiera aportado.

Los cubanos de a pie todos los días pagamos una mala experiencia de unidades bastante costosa. Está generalizado que las balanzas electrónicas más modernas que aparecen en nuestros mercados marcan sus valores en kilogramos. Se sabe que esta unidad pertenece al llamado sistema internacional (SI), oficial y único legalmente admitido en Cuba. Hasta aquí todo es correcto. Lo asombroso es que los precios se expongan en libras, que es una unidad del sistema inglés que ni los propios ingleses usan actualmente. Y en las conversiones los errores los carga casi siempre el cliente al pagar, si no está muy atento.

No resulta posible entender con una lógica elemental por qué esto ocurre en un país alfabetizado y culto como el nuestro. Se conoce que ha sido incluso objeto de planteamientos en las asambleas de electores del poder popular. Pero el fenómeno lleva varios años así y no parece que se resuelva. ¿Es una barrera técnica? De hecho, los dispositivos electrónicos modernos suelen poder cambiar fácilmente de kilogramos a libras con solo ajustarlos. Pero si la unidad oficial en Cuba es el kilogramo, ¿por qué poner los precios y cobros en libras, que equivalen a 0,454 kg?

Ningún argumento puede explicar aceptablemente la razón de una situación tan anormal y prolongada en el tiempo. Queda claro que no solo tiene consecuencias técnicas, sino que es un caldo de cultivo obvio para el robo y la corrupción. Tales problemas pueden costar mucho más que 120 millones de dólares en un país pequeño como el nuestro. El costo social que tiene el deterioro tan masivo y generalizado de la honestidad en la actividad comercial es mucho mayor. En esto participa todo el pueblo tanto como cliente y víctima, como en la función de vendedor victimario. Usar términos más suaves para calificar este fenómeno es también ser cómplices, de alguna forma. Se traiciona así al Fidel que nos dijo que la Revolución “es no mentir jamás ni violar principios éticos” .

Se han publicado 78 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Salems dijo:

    Excelente articulo. Lastima que, quienes pueden enderezar esta situacion, le haran oidos sordos, como pasa cada vez que se critica (y con razón) algo aquí.

    • Marcelo ElProfe dijo:

      Es evidente que hay mucho dinero en juego, que por supuesto lo paga Liborio, que eres tú y soy yo. Todo apunta a una serie de subterfugios para crear descontento entre la población. ¿Será otra estratagema maligna de los vecinitos de enfrente? Ya arrastramos una muy perjudicial con la prohición a todos los organismos estatales de ponerle precios a los productos (con excepción de los medicamentos) contribuyendo a la extorción con cigarros “criollos” a $10:00; fósforos a $2:00; maltas a $20:00; etc. y no se discute el tema en ningun Foro con poder de decisión, mientras los rasta-cueros siguen esquilmando al pueblo.

      • Wahoo dijo:

        Realmente la modalidad de fijar los precios en libras y pesar en kilogramos es una trampa perfecta para el robo encubierto a los clientes. Quines son timados preferentemente son personas de avanzada edad y las que por desconocimiento de los facores de conversión no detectan el truco del dependiente que descaradamente les está robando.
        Profesor le invito a visitar la tienda Variedades 23 y 10.
        Voy a poner un solo ejemplo que es compatible con el resto de las áreas donde el cliente tiene que carenar con el pesaje de la mercancía.
        En el área del centro del local regularmente venden galleticas de dulce al precio de 9.20 pesos la libra.
        En primer lugar el fiel de la pesa en gramos, cuando se pesa una libra o dos libras, siempre está por debajo de los 460 gramos o 920 gramos.
        Reclame y la dependienta lo mirará de mala cara.
        Muchos clientes a veces sugieren que le completen los 20.00 pesos cuando inicialmente solicitaron 2 libras. 920/950 gramos es lo que recibirá por sus 20 pesos en lugar de un kilogramo.
        -La libra la consideran a 460 gramos, lo que significa un precio por gramo de 0.02 pesos o 2 centavos.
        Por cada 50 gramos que le dejen de despachar les está ribando un peso.
        Si la venta es el total del inventario o la diferencia del peso de las galleticas entregado al dependiente(a) menos el inventario final, calculando el valor a precio real por las libras vendidas, la diferencia con el efctivo en mano menos el “cambio” es el neto robado descaradamente a los clientes. ¿Cúanto se embolsilla diariamente un ladronzuelo que vende galleticas de dulce?
        Esto es solo un ejemplo de la intolerancia en las tiendas minorista y la total inacción de los cuerpos de inspectores nque existen pero no funcionan.
        ¿Cuándo el Ministerio de Comercio Interior le hará la vida menos difícil a los cubanos poniendo a disposición de lo clientes productos dosificados previamente pesados, envasados y empacados para evitarnos el “puente” del pesaje y el robo por los dependientes de las tiendas?

      • sachiel dijo:

        Expliqueme eso, Marcelo El Profe, ¿prohibición de no ponerles precios a los productos estatales? ¿Eso no es una violación flagrante?¿Donde no tienen el precio visible?

        Lo que si me llama la atención es que a cualquier parte que voy, no todos los cuentapropistas y merolicos tienen los precios afuera, y hay que imaginarselos o preguntarles, a riesgo de que te estafen mejor.

  • Omar dijo:

    Saludos para usted profesor; ha dado en la diana como siempre, la pregunta es, hasta cuando seguiremos en las mismas. Si usted viene a Bayamo al mercado Flor de Azahar, le da un infarto; pues la pesa es manual (vieja), le pesan en Onza y luego le convierten el pesaje a Libra. Esto se ha planteado en todas las reuniones habidas y por haber; sigue sin solución y para colmo, según la dirección son productos de primera calidad, pero lo de primera fue el primer día; ojala algún directivo sensato de la provincia lea esto y arregle el problema; al final paga el bolsillo del pueblo trabajador; pues se tiene que ser un científico matemático, para saber si lo que le cobran es lo correcto. A buen entendedor con pocas palabras bastan.

  • hfr dijo:

    coincido con el artículo. Esta situación se ve a diario en cualquier establecimiento. Cuando los precios se muestran en libras las balanzas están en kilogramos y viceversa, por medio siempre una calculadora en manos del dependiente que suma y multiplica para hacer la conversión sin que Ud. ver las operaciones que realiza

  • opino dijo:

    Absurda la situación, sin contar que muchos, muchísimos de los equipos no se encuentran calibrados ni certificados como aptos para el uso, además otros tantos tienen un desgaste tremendo que al menos a mi, me hace dudar constantemente ante un mostrador: lo mismo en la bodega, en el mercado, hasta en las tiendas en CUC. ROBO A LA VISTA DE TODOS Y NO POR DESCUIDO

  • Aldo dijo:

    En las bodegas miden con una vasija el aceite de la canasta basica como si eso fuera algo preciso cuando debiera ser pesado, lo mismo ocurre con la luz brillante y el alcohol que lo miden con cualquier recipiente no siempre comprobado, los particulares cuando venden ajies los miden en potes y esto se consideró unidad de medida cuando la agricultura fijo precios, las cebollas de igual manera en mazos, el pote, el mazo y todos esos metodos de medidas pueden tener incluso decenas de gramos o de mililitros de diferencia. Algunas balanzas digitales incluso tienen error de cero, un ejemplo la del punto de la cadena del Reparto Virginia en Santa Clara que hace casi un año tiene un error de +0,2 libras.

  • Vecina de Nuevo Vedado dijo:

    Muy buen planteamiento…ojalá alguien de los decisores lo lea y se ponga a pensar….mientras seguiremos pagando los errores o vacíos los trabajadores de nuestro exiguo bolsillo….. y los vendedores y bodegueros desconociendo que 1 libra son 450 gramos y poniendo la pesa en 400 ……eso se llama ROBAR e incluye mentir y falta de ética…..

  • Jose R Oro dijo:

    Fundamental reflexión del gran científico cubano Luis A. Montero Cabrera, hay que serrucharle el piso a la corrupción en todas sus formas, tropelías y manifestaciones. Esta es una de ellas, los desmanes metrológicos. Cuba con un desarrollo educacional y científico – técnico muy por encima de su capacidad económica dispone de INIMET y de la Oficina Nacional de Normalización para poner dos ejemplos. Hay que poner en práctica el uso correcto y preciso del Sistema Internacional de Unidades, instaurado por un número especial de la:
    “Gaceta Oficial de la Republica de Cuba “del 30 de Diciembre de 1982 (Número 9 Página 19) y entronizado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba
    “ARTICULO 1.-Se establece con carácter obligatorio el uso en la República de Cuba del Sistema Internacional de Unidades, conocido por la sigla SI, adoptado en 1960 por la Conferencia General de Pesas y Medidas, el que está integrado por unidades de medida básicas, suplementarias y derivadas, por los múltiples y submúltiplos formados con prefijos antepuestos al nombre de dichas unidades y por las reglas para su uso. ARTICULO 2.-Las unidades de medida básicas del SI son, las siguientes: Longitud metro (m), Masa kilogramo (kg), Tiempo segundo (s)” y así sucesivamente.
    En otras palabras, usar el sistema inglés (o Imperial como también se le conoce) en Cuba es al menos una irregularidad, si no directamente una violación de la ley. Hay que producir en Cuba las pesas para el comercio minorista y de otro tipo

    Con respecto al libro de De la Sagra, puede ser que la fecha de edición mencionada en el texto sea quizás una errata, las publicaciones relacionadas con el tema (y lugar) del gran científico gallego son:
    1. Historia económica-política y estadística de la Isla de Cuba, La Habana 1831, edición previa de su monumental Historia física, política y natural de la Isla de Cuba, París, 1832-1861, aparecida en francés, París. 1838-1857.
    2. Memorias de la Institución Agrónoma de La Habana, La Habana 1834.
    Aunque claro puede referirse el autor a una edición post – mortem que no conozco

    • Eduardo Ortega dijo:

      Estimado José R. Oro. Ud como siempre aportando excelentes comentarios. La información legal e histórica que nos proporciona es muy valiosa. Abrazos!

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Eduardo Ortega. Los artículos del Dr. Luis A. Montero Cabrera son de una trascendencia y capacidad de motivación enorme, lo que se observa en el entusiasmo y calidad de los comentarios, entre ellos el suyo que es muy claro y preciso, ¡hay que acabar con la maldita corrupción! Un fuerte abrazo cubano para usted

    • Luis A. Montero Cabrera dijo:

      Por alguna razón la referencia de la Sagra no salió. Se trata de: De la Sagra, Ramón; “Historia Económico-Política y Estadística de la Isla de Cuba”, Imprenta de las Viudas de Arazoza y Soler, La Habana, 1831. Muchas gracias por su comentario.

      • Jose R Oro dijo:

        Muchas gracias a usted Dr. Luis A. Montero Cabrera, por su permanente e intenso compromiso con Cuba y con los cubanos. Cerrar filas contra la vulgar corruptela en sus más diversas manifestaciones nos concierne a todos. ¡Usted nos ha hecho pensar a muchos!

  • Fidel de Jesús dijo:

    Coincido con el periodista un 200%, y nuestro querido Comandante en Jefe también nos dijo y cito: “Revolución es Cambiar todo lo que deba ser Cambiado”. Y como nos demoramos para resolver este gran problema que afecta tanto como el salario y considero debe ser mucho más fácil resolver.

  • rcp dijo:

    Profe, ya no pienso en el desarrollo que han tenido las ciencias y los sistemas de medida, conozco el jarro de 5 libras, la pila por 5 pesos, el frijol en bolsitas plásticas por 13, 15, 20 pesos (con longitud y diametros variables, por supuesto del mismo grano), no hay criterios de peso, volumen, densidad, etc,

    Es criterio de -lo tomas o lo dejas-, patrón universal de sólidos, líquidos, granos, semillas, hojas, bulbos, están todos estandarizados, por la necesidad. Lástima de educación alcanzada y no exigida.

  • JAAN dijo:

    Definitivamente, ese ha sido y será unos de los tantos talón de aquiles que frena el desarrollo económico de nuestro pais y es un sabroso amasijo para los que pretenden seguir robando al pueblo. La medida de kilogramo en Cuba tiene mas de 40 años y aún seguimos institucionalizando la libra. Misma, que ha transitado, no solo por el periodo especial sino antes, cuando en nuestro pais se respetaba aún mas las normas legales. Es hora de que se frene esa arcaica costumbre porque, y a favor de la legalidad cubana, esta nunca alcanzará el respaldo jurídico. Es hora que se actualicen las pesas cubanas y se le exija al que las necesite para su negocio el empleo de una pesa afin a esa medida, caso contrario, se le impida el comercio.

  • alegria dijo:

    Muy buen articulo! Cada vez q voy a comprar carne de cerdo o viandas en el Mercado Especial del Cerro, cerca de la Ciudad Deportiva, q tiene muy buenos precios, tengo q estar con 5 ojos, comprobar siempre el peso delante de los vendedores con mi pesa portatil y sin falta me tratan de robar cobrando el doble en las viandas y perdiendo entre 30-60 CUP al comprar unos 200-250 CUP en carne de cerdo y ahumados! No es solo q se “equivocan” al convertir los kgs en libras, tambien al multiplicar el precio x libra x las libras q sean, y asi! Por tanto, mi consejo, siempre lleven su pesita digital portatil y una calculadora si no son buenos multiplicando, si no quieren encontrar q le cobraron el doble o mas x unas viandas y q perdieron unos cuantos pesos x la carne de cerdo! Y FIJENSE, si los vendedores de este agro y en general todos estan conscientes q estan robando a las dos manos, q cuando uno le reclama con la pesa digital alante, calladitos, rectifican y cobran rapido lo q es, para q el resto de la cola no se de cuenta q a TODOS nos estan robando cobrando el doble o mucho mas de lo q es!

    • ravelo dijo:

      es así, siempre que puedo compro aquí, les multiplico delante de ellos la conversión con mi celular a modo de que vean que les estoy comprobando, varias veces hemos estado a punto de fajarnos, pero vuelvo, algún decisor ve esto? tendremos que crear un cuerpo de policía para el comercio en Cuba? propongo ahora en tiempos de elecciones: que los responsables de solucionar esto le reindan cuentas en un espacio público a los consumidores, con periodicidad mensual, arriba, quien pubica esto?

    • Yoli dijo:

      Es verdad, en ese mercado siempre tratan de estafarte y lo peor es que es a la cara. Por eso las viandas siempre las compro en Tulipan que estan mejores y no son tan descarados.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Me alegra mucho que el Profesor Montero haya abordado este asunto. Parece algo banal, pero no lo es.
    Aquí están en juego valores muy importantes como la honradez y el derecho a recibir lo que se paga.
    La única forma de acabar la dañina corrupción es acorralándola por todos los medios y vías posibles.
    Es increíble que después de 60 años de Revolución y de haber desarrollado un MINCIN que ha sabido y ha podido sortear enormes retos, como la distribución de la canasta básica, en tan difíciles condiciones, no se solucione este importante aspecto de que las cuotas, los precios y los sistemas de medida, estén en la misma unidad. Si no todas, la mayoría de las cuotas y sus precios, son en libras y no solo las modernas balanzas electrónicas están calibradas en kilogramos, sino muchas de las mecánicas también.
    Quién no se ha encontrado que al comprar algo, el vendedor de inmediato considera la libra como de 400 g. Si se compran 4 lb de algo, te darán 1600 g, cuando en realidad deberían darte 1840 g, o sea te están robando 240 g que es más de media libra. Si el precio de ese algo es de 20 pesos, te están estafando 10 pesos.
    El costo social de este “error” o absurdo es enorme. El Profesor lo alerta muy bien.
    La opinión pública cubana tiene que tomarse en consideración por los decisores y este es un asunto sencillo de solucionar, donde todo o casi todo está dentro del país y que de no solucionarse va a seguir alimentado a la terrible corrupción con consecuencias impredecibles.
    SALUDOS!

  • Abel dijo:

    Muy bueno el artículo como otros que leemos a diario de los tantos y más cuantos problemas, que a simple vista, afectan la economía de los cubanos de a pie. Pero es que uno se cansa de leer, ver y escuchar como se ventilan estos y no pasa NADA. A la generación de los 70 se les acaba el tiempo y no lograremos alcanzar ver en que parará la situación, en todos los sentidos, de nuestra “Cubita la Bella”

  • Cubano 100 dijo:

    Muy buen articulo del Profesor exponiendo las cosas como son lo q pasa es sin q se molesten los grandes directivos el problema es q no compran en estos abastecimientos no abordan P-14 o hacen una cola en un registro civil y asi es la verdad como dijo Fidel no mentir jamas y decir la verda espero q me publiquen.Saludos Patriotas

    • sachiel dijo:

      Cubano 100: sin que se me ofenda usted ni otros, ¿si usted fuera directivo, montaria P-14 (o cualquier P), haria la cola del registro civil, o cualquier cola de cualquier establecimiento (pero no en horario de trabajo), o iria en bicicleta al trabajo de tenerla como se anecdotiza de cierto ex dirigente? ¿Donde compraria sus abastecimientos?

      ¿Los dirigentes son importados, nunca fueron pioneros, estudiantes, trabajadores? Se ha hecho costumbre en Cuba echarle la culpa a los dirigentes, y no vernos los no dirigentes como parte de los problemas tambien, por no exigirles de frente ante lo mal hecho, o cooperar con ellos cuando la situación lo exige.

      Ahh, que no cumplan con sus funciones como es debido unos cuantos (sin generalizar) es posible y lo vemos a diario; pero tambien hay dirigentes, y “dirigentes”(digerientes)…

  • Cadillac dijo:

    de los sietmas de medidas que hay aqui en Cuba, tenemos par ahablar largo, larguiiisimo y tendido, pues se usan los mismo el sistema metrico decima, que el sistema ingles, que el sistema cubano…
    1 galon tiene 3.78 litros…en la calle un galon son 5 litros…
    los plomeros trabajas con medidas de pulgadas…
    en el campo se usa las medidas de varas y cordeles…
    el aceite par a,os carros se mide en ¨cuartos¨
    hay otras medidas como la botella de ¨sábado corto¨ o la ¨poqui larga¨
    Mas un sin de equipos y herrmaientas antiguas aun en uso que tiene medidas en pie y pulgadas…

  • María la jabá dijo:

    Más de lo mismo. Y, para cuándo la solución ?

  • Hermes Sánchez V. dijo:

    Esta es una forma de facilitar el robo en las pesas, no hay protección al consumidor en este sentido, imagínense, hay que estar sacando cuentas para llevar a Kg, aparte que en la mayoría de los lugares las pesas están donde no se observa bien, muchas adulteradas…Fíjense si esto es gran fuente de lucro, que los bodegueros no son de los mejor pagados en este país, pero si de los más estables en sus puestos y viven por encima de su poder adquisitivo, eso solo no lo ven los que no quieren hacerlo…

  • Raúl dijo:

    Magnifico articulo que toca por primera vez (que yo sepa) en público, o mejor, en las redes, este espinoso tema. En el artículo se plantea que el Sistema internacional de medidas (SI), es el “oficial y único legalmente admitido en Cuba”. De aquí se infiere que diariamente se está violando, de uno a otro confin de la isla, la legalidad socialista cuando nos venden los productos en libras. Las pesas en las bodegas tienen en el brazo dos escala: una en libra, de cara al bodeguero, y otra en kg que mira para el consumidor. Como no puedo hacer rápidos cálculos mentales para convertir a kg las “libras” que me están pesando confeccioné, con más calma en mi casa, una tabla de equivalencias. Me sorprendí de la cantidad de carne que me debe haber arañado el carnicero hasta ese día. En tiempos de rectificación de todo lo que está mal es necesario que nuestras autoridades competentes, entre ellas la ONN, tomen carta en este asunto y lo resuelvan de una vez. En americalatina rige el kg, por lo menos eso ví en Venezuela.

  • Panchito dijo:

    Excelente artículo, muy de acuerdo.¿hasta cuándo estaremos así?, ¿por qué no se fijan los precios en kg y que los que tienen las pesas en libras hagan la conversión al revés hasta que solo existan pesas en kg? Me arriesgo a decir que no hay voluntad política de resolver el problema.

    • sachiel dijo:

      Ukase por la cabeza y ya…

  • vox (ppCARLITOS) dijo:

    Bueno el artículo pero omite agunos detalles. Comenzaremos diciendo que el sistema de Libras que usamos en el país no es ni el inglés, pues las mediciones no son iguales y ciertamente se acercó bastante al referir que una Libra son 0.454 Kg cuando en la realidad son 0.453 Kg Aunque nosotros si nos conviene para comprar lo ponemos a 0.460 Kg y para vender bueno ahí hacemos lo que sea.

    El estado como ente regulador y por supuesto el Parlamento como legislador ya ha hecho efectiva varias leyes para instaurar como únicas medidas las del Sistema Internacional pero por ejemplo en los productos de la canasta básica – instituciones del estado – seguimos comercializando arroz, azúcar, café, pollo y todo lo demás en Libras y Onzas como si el Kilogramo no existiera.

    Pienso que alguien va a comentar que las pesas con las que contamos son viejas y bla, bla, bla pero si no se empuja, sino se obliga no pasará nada nunca. Es hora de hacer efectiva la ley dictada y comenzar a actuar. Ya tenemos hasta más de una Mesa Rerdonda sobre el tema.

Se han publicado 78 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

“Es Doctor en Ciencias. Preside el Consejo Científico de la Universidad de La Habana. Miembro de mérito y coordinador de ciencias naturales y exactas de la Academia de Ciencias de Cuba.”

Vea también