Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Otra vuelta al espacio público

| 30

Cada mañana, bien temprano, llego a mi centro de trabajo. Es una institución patrimonial consagrada a la preservación y estudio de la obra de Alejo Carpentier, el narrador cubano de más alta jerarquía internacional, uno de los impulsores de la renovación literaria de Nuestra América. A la que fue su casa, sede actual de la Fundación que lleva su nombre, acuden especialistas procedentes de distintos lugares del mundo con el propósito de consultar la documentación que allí preservamos, constituida por textos inéditos y por una extensa papelería reveladora de claves esenciales de su proceso de creación, todo ello organizado por nuestros investigadores, capacitados para ofrecer asesoría pertinente a los visitantes. La complejidad de la tarea exige suma concentración, favorecida por el indispensable silencio.

Sin embargo, la invasión del atronador espacio público nos agrede. La bodega colindante suministra bebidas alcohólicas y el escándalo de los adictos es cotidiano. Hay también en los alrededores un aficionado al canto lírico. Cabe añadir a todo ello lo usual en el extenso ámbito de la ciudad: el estruendo de la música, acrecentado por el empleo de las bocinas fijas y portátiles, en incontrolada violación de lo establecido por las normativas que regulan la protección del medio ambiente, según lo legislado por nuestra Asamblea Nacional. En este caso, una vez más, siguiendo la tradición heredada desde los tiempos de España, la ley se acata, pero no se cumple.

Por razones de clima y de costumbres arraigadas a través del tiempo, en países como el nuestro las fronteras entre el espacio público y el privado son en extremo porosas. Vivimos, por necesidad, con ventanas y puertas abiertas. Recuerdo el viejo barrio de mi infancia y mi primera juventud. Los vecinos conversaban de balcón a balcón y yo podía escuchar la voz de Joseíto Fernández y la melodía que anunciaba la transmisión de La Novela del Aire. A media mañana, nunca en horas de la madrugada, comenzaba la secuencia de los pregoneros, muestra de un folklore melódico elogiado por Carpentier y recogido por María Teresa Linares.  Era el llamado a la caserita, junto a los tamales que pican y no pican, los mangos mangüé, el caramillo del amolador de tijeras, más afinado entonces que el ahora renacido. Allí estuvo la fuente nutricia del inmortal Manisero. Aquel paisaje sonoro, sujeto a la medida de la voz humana, no resultaba atronador, como ocurre en la actualidad con los músicos que acosan a los turistas en el entorno de La Habana Vieja.

El estruendo generalizado interfiere las relaciones interpersonales. Un encadenamiento incontenible nos induce a hablar a gritos. Desaparece el arte de la conversación, el diálogo persuasivo  y el entendimiento mutuo. Estamos amenazados todos por sordera prematura. La irritabilidad crece y se convierte en factor que promueve la agresividad y puede llegar, en situaciones extremas, a generar conductas violentas. Las consecuencias del ruido que atraviesa las necesarias fronteras entre los espacios públicos y los privados se manifiestan en daños a nuestra salud física y mental. Favorecen un clima propicio a la indisciplina social. Contravienen las esencias de principios de convivencia y solidaridad que siempre hemos animado como razón de ser de nuestro proyecto en construcción.

Por su compleja y delicadísima naturaleza, la preservación del tejido social se sostiene mediante el apretado entrecruzamiento de numerosos hilos. Semejantes a los que produce la araña, habrán de resultar flexibles y resistentes como acero bien templado. De obligatorio cumplimiento, la ley rige para todos. Incluye a las dependencias gubernamentales, a las que corresponde, además, constituirse en ejemplo del cabal cumplimiento de las normas establecidas. Y, sin embargo, el estruendo que nos abruma procede con frecuencia de parques, ferias, medios de transporte y de oficinas  sujetas a regulaciones estatales.

El necesario respeto al otro es un concepto válido que se expresa con frecuente reiteración en publicaciones académicas y permea, en términos abstractos, numerosos debates. Llevado al ejercicio de la práctica concreta, se manifiesta en  la formulación de normas que deben presidir el comportamiento humano, y se encuentra en el sustrato de todo cuerpo jurídico cuando su violación atenta contra la integridad de las personas.

En el plano del vivir cotidiano, el respeto al otro es fundamento constructivo de la formación desde las primeras edades. Asumido conscientemente, convertido en segunda naturaleza, se edifica en la relación mutua entre padres e hijos, entre maestros y alumnos. Se extiende a la relación entre vecinos, a la actitud asumida en la prestación de servicios, a la mano que se tiende al desvalido, al cuidado de las áreas de uso colectivo, al cumplimiento de los compromisos contraídos. Respetemos todos los descansos del insomne y del trabajador nocturno, el recogimiento del enfermo que padece dolor, el sueño reparador de la criatura recién nacida.

Los amaneceres no siempre son apacibles. La necesidad de trasladarnos nos somete a las dificultades de la transportación. Tenemos que afrontar problemas de toda índole, tropezar con los obstáculos que se interponen ante cada trámite. Son realidades objetivas. Limar asperezas y nutrir nuestra subjetividad en manantial de aguas transparentes contribuirá a un mayor grado de bienestar para todos.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Benito Pérez Maza dijo:

    Este es un problema, sobre el que se ha comentado mucho, se ha legislado para evitarlo, pero, sigue, y no solo sigue, sino que aumenta. Hay otros problemas, a los que se les trata de explicar como consecuencia de ´´la indisciplina social´´
    Cabe preguntarse, si hay que esperar a que la educación logre formar a generaciones totales, en la buena disciplina social, o que las oratorias que la señalan la promuevan.
    ¿ A quiénes se les debe responsabilizar plenamente con el enfrentamiento y actuación, contra esa indisiplina que nos afecta a todos, incluso a los que la producen?

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Magnifico artículo profesora, como siempre, de forma precisa toca puntos claves de nuestro acontecer social. Sin disciplina no hay éxito, en lo personal, en una institución o un pais, la disciplina determina, le insisto a los que asesoro que ahí esta el 50% del éxito, sin ella no se puede triunfar, algunos colegas van mucho más, aseguran que éxito o el logro de objetivos, depende en más de un 60% de la disciplina, Silvio Rodríguez es el artista, el ser humano, el símbolo que es, por muchas cosas, pero la primera y fundamental por la autodisciplina que construyó siendo muy joven en ese ejercicio de albañilería artística, ladrillo a ladrillo creando obras, haciendo su carrera. Un boxeador llega a ser campeón mundial de boxeo, si es disciplinado, aun cuando tenga el talento y la habilidad, pero si no cuenta con la disciplina, la férrea disciplina para preparase, no logra triunfar, lo que significa limitarse de hacer lo que común mente hace el resto, por ahí esta uno de los secretos de la escuela cuban de boxeo. Solo con disciplina se pone una diferencia notable con el resto en la actual modernidad.
    Tenemos que disciplinar nuestro entorno social como bien usted expresa, es un reto necesario en la construcción de una sociedad nueva, socialista. Para ello, como bien expresa usted, el punto débil hoy está en el papel de aquellos que tienen la responsabilidad de velar y hacer cumplir lo que establece las leyes por las que debemos regirnos, en todas las áreas, incluido lo económico y lo social, al margen de que ellas puedan perfeccionarse, lo primero es hacer cumplir las actuales normas, para ello esas personas deben tener un tratamiento diferenciado, ellos son un pelotón especial de combate en la primera trinchera, tan importante como las fuerzas armadas, para perfeccionar, primero hay que reordenar nuestra a sociedad, en todos los terrenos, eso es imposible sin un pelotón de este tipo.
    Dos ideas para perfeccionar el papel de ese inspector y/o auditor dentro de ese pelotón de combate:
    1- Esas personas deben ser seleccionadas por un proceso de aprobación donde el pueblo pueda opinar, y cuestionar, precisamente sobre aquellos que velaran por sus intereses, sometiendo su candidatura al criterio popular, al aparecer sus nombres y fotos en la prensa, lo cual servirá de asesoramiento a la asamblea municipal ante su aprobación.
    2- Esa responsabilidad debe recibir un salario alto, subsidiado por el estado, que posibilite que la persona viva de sus ingresos y evite buscar vías alternas para mejorar sus ingresos, evitando corromperse. En este sentido debemos ver la experiencia de algunos países desarrollados que tratan a estas personas diferenciadamente para evitar que se corrompan, asegurándole que después de permanecer más de 20 años en esta profesión, reciben el 80% de su salario al jubilarse, que después de fallecer, le aseguran a su mujer el 60% y a su hijo el 20% de ese salario, eso posibilita que la persona cuando recibe ofertas que lo conducen a corromperse, valore, y tenga en cuenta entre otros aspectos, que puede perder esos beneficios al igual que su familia, si no actúa correctamente. En este campo hay que introducir muchos y nuevos estímulos, esas personas son claves para ordenar nuestra sociedad.

  • Rubén López dijo:

    En Cuba hay problemas de convivencia,no se respetan las leyes.

    • pepe dijo:

      Y lo peor es que no hay quien las haga respetar.

  • Frank dijo:

    Mi muy estimada profesora, más de lo mismo, lástima que estos artículos no los leen los aludidos, para ellos es muy “normal y muy cubano” lo que hacen y pobre del que intente criticarlos o llamarlos al orden, al menos en mi barrio me han llegado a decir que “yo me creo cosas”, no sé cuales cosas yo me creo, pero la gritería sigue, un saludo…..

    • sachiel dijo:

      Pero cuando se les enfrenta, meten el rabo entre las piernas y no ladran más, con perdón de los perros por el simil. Vecinos tengo que han actuado en consecuencia, y zas, cura de caballo con l@s ruidos@s, escandalos@s y breter@s. Y si no queda otra opción, marque el 106.

      El gato Leopoldo les decia a las ratas “vamos a ser amigos…”, pero no le quedó más remedio que darles un escarmiento cuando se envalentonaron y siguieron jorobando…

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Magnifico, como siempre usted toca los puntos claves de nuestro acontecer social. Sin disciplina no hay éxito, en lo personal, en una institución o en un pais, la disciplina determina, le insisto a los que asesoro que ahí esta el 50% del éxito, sin ella no se puede triunfar, algunos colegas van mucho más, aseguran que éxito o el logro de objetivos, depende en más de un 60% de la disciplina, Silvio Rodríguez es el artista, el ser humano, el símbolo que es, por muchas cosas, pero la primera y fundamental por la autodisciplina que construyó siendo muy joven en ese ejercicio de albañilería artística, ladrillo a ladrillo creando obras, haciendo su carrera. Un boxeador llega a ser campeón mundial de boxeo, si es disciplinado, aun cuando tenga el talento y la habilidad, pero si no cuenta con la disciplina, la férrea disciplina para preparase, no logra triunfar, lo que significa limitarse de hacer lo que común mente hace el resto, por ahí esta uno de los secretos de la escuela cuban de boxeo. Solo con disciplina se pone una diferencia notable con el resto en la actual modernidad.
    Tenemos que disciplinar nuestro entorno social como bien usted expresa, es un reto necesario en la construcción de una sociedad nueva, socialista. Para ello, como bien expresa usted, el punto débil hoy está en el papel de aquellos que tienen la responsabilidad de velar y hacer cumplir lo que establece las leyes por las que debemos regirnos, en todas las áreas, incluido lo económico y lo social, al margen de que ellas puedan perfeccionarse, lo primero es hacer cumplir las actuales normas, para ello esas personas deben tener un tratamiento diferenciado, ellos son un pelotón especial de combate en la primera trinchera, tan importante como las fuerzas armadas, para perfeccionar, primero hay que reordenar nuestra a sociedad, en todos los terrenos, eso es imposible sin un pelotón de este tipo.
    Dos ideas para perfeccionar el papel de ese inspector y/o auditor dentro de ese pelotón de combate:
    1- Esas personas deben ser seleccionadas por un proceso de aprobación donde el pueblo pueda opinar, y cuestionar, precisamente sobre aquellos que velaran por sus intereses, sometiendo su candidatura al criterio popular, al aparecer sus nombres y fotos en la prensa, lo cual servirá de asesoramiento a la asamblea municipal ante su aprobación.
    2- Esa responsabilidad debe recibir un salario alto, subsidiado por el estado, que posibilite que la persona viva de sus ingresos y evite buscar vías alternas para mejorar sus ingresos, evitando corromperse. En este sentido debemos ver la experiencia de algunos países desarrollados que tratan a estas personas diferenciadamente para evitar que se corrompan, asegurándole que después de permanecer más de 20 años en esta profesión, reciben el 80% de su salario al jubilarse, que después de fallecer, le aseguran a su mujer el 60% y a su hijo el 20% de ese salario, eso posibilita que la persona cuando recibe ofertas que lo conducen a corromperse, valore, y tenga en cuenta entre otros aspectos, que puede perder esos beneficios al igual que su familia, si no actúa correctamente. En este campo hay que introducir muchos y nuevos estímulos, esas personas son claves para ordenar nuestra sociedad.

    • aceite dijo:

      y quitarle trabajo a la policía?

  • zaira dijo:

    en cuba todos los problemas que tenemos estan basados en que<, no se cumplen las leyes, lo legislado, los procedimientos.Alguien se ha preguntado cuanto no separa del limite de la anarquia y el adebacle social? en que punto estamos socialmente; a donde llegaremos.Estamos como un caballo desbocado que no hay quien lo pare y cuando eso sucede ……..?

  • Julio dijo:

    La sociedad cubana lleva muchísimo tiempo pidiendo ” ley y orden “contra las indisciplinas sociales. Nuestros dirigentes han dedicado espacios en muchos de sus discursos e intervenciones. Es hora ya de imponer fuertes multas,pues no han faltado los llamados de los medios escritos ,radiales y televisivos y los oídos que debieran ser receptivos no lo han sido.Desde una construcción ilegal en plena ciudad sin autorización,el abuso desmedido de la música alta en plena calle, el botar escombros en donde lo desee el infractor, hasta cosas menos “escandalosas” cómo lanzar latas de bebidas en plena calle o playas se han hecho cotidianas en nuestra sociedad. Nos preguntamos la gran mayoría de este pueblo bastante culto y educado,q ama su país:. HASTA CUANDO??????????

  • carloscrespo dijo:

    Quien no ha visto que estos ataques sonoro, es lamentable todo lo que se pueda decir, a veces me llama la atención que las autoridades ven a estos infractores y los vean como algún común y autorizados, y digo a las autoridades, pues en mis tiempo como decimos, la policia veía a una persona haciendo cualquier infracción y la multa no te la quitava ni el medico chino.
    Hoy en fia los jovnees anda con bafle con ruedita y todo para no tener que calgarla, poniendo musica a todo meter por todo el barrio, ya no es escucharla en su casa, ahora todo tienen que saber que tiene lo ultimo en tecnología y se debe dar a conocer al publico, presente y no presente.
    Cuantas veces a pasado una persiguidora al lado de un vendedor de helado, de eso que tieine que se escuchado por la ciudad que el está vendiendo helado, cuantas veces no ha pasado un policia por al lado de un bafle de esto portatiles o no que halla pasado el policia, ya los jovenes pasan por al lado de la autoridad como un desafio, y no pasa nada, ni multas ni llamada de anteción. Es como si todo fuera permitido, y se corrompe la didicplina cuando pasa esto.
    He ido al vedado, a nuestro malecon a coger aire y alli es permisible porque no afectan a nadie es un area publica abierta, pero cuando cruzan la calle para retirarse hay que pgar esos artefacto pues no son agradable para los oidos, pues no todos tenemos el animos para escuchar lo que ponen.
    La polica debe involucrase mas en estos, el que alse la voz, el que grite, el que ponga musica fuera de su casa, el que altera el orden publico de una forma u otra debe se multado, y se le debe hacer una avertencia, pero registrada, como le hacian a las jineteras, y si vuelven a incuririr en estas indiciplinas, entoces debe caer el peso de la ley.
    no podemos seguri permitiendo, pero un ciudadano tiene el debr de hacer que esto no sucedad,pero la autoridad la tienen la policia, que es el que debe velar por el orden publico-.
    muchas gracias

  • A Díaz. dijo:

    Estoy de acuerdo con usted, la insdisciplina social, y el no hacer cumplir lo establecido por los òrganos competentes, es ya una cotidianidad en nuestro país. Vivo en una calle céntrica de la ciudad, a pocas cuadras de la estación de policias de Zanja, con una cámara en la misma esquina de Reina y Lealtad, que los mismos revendedores de la ferreteria La Cubana, dicen que no funciona, la convivencia diaria entre revendedores y sus estruendos es insoportable, entre sus gritos, persecusiones, broncas y bocinas portátiles muchas veces parece que soy parte de un filme al estilo de los de Hollywood. La policia solo llega hasta la esquina de la tienda y puedes apreciar como los revendedores corren por toda lealtad rumbo a Monte sin ser atrapados y a los pocos minutos regresan y la vida continua sin cambios. A los que logran coger, los dejas de ver ese día y al siguiente de nuevo ahí con sus gritos y bocinas. Como si fuera poco autorizarón a los taxis bicicleteros parquear en este mismo lugar pero cada uno con sus bocinas y ritmos. Llega el momento que el strees y la impotencia de no poder solucionar esto te afecta la salud y a la de los vecinos que el edificio en mayoria pasan los 50 años de edad. La Pregunta es hasta cuando permitiremos convivir con tanta indisciplina de personas que no trabajan y viven creando problemas sociales, en la mayoria procedentes de zonas orientales. Porqué permitir que estas mismas personas tengan los mismos derechos que todos los trabajadores y todos los que luchamos por una Cuba mejor todos los dias.

  • Musy dijo:

    Nada tan bien planteado por nuestra querida profesora, mas coincido plenamente con Hector y su hermano, en mi barrio quisieron proponer de delegado a un delincuente que al vivir en una calle que cuando llovia le llegaba el agua hasta el portal, y contrató con medios propios una concretera y hasta asfalto; y asfaltó su portal y el de su familia, a ese corrupto quisieron proponer para delegado, se verán horrores, y asi seguimos en esa cadena donde quien debe actuar no lo hace y esto se está convirtiendo en una jungla, por mal camino vamos.

  • GALA dijo:

    Bueno ya la indisciplina, y la innovación en esta ha llegado al punto tal llevar una fiesta campestre al centro de la ciudad, no al parque Metropolitano ni al parque Ecológico de Miramar, sino en zona poblada del municipio Playa. Asar un lechón en el parterre frente a edificios multifamiliares, es lo que nunca hubiera imaginado. Claro sumándole la música bailable a todo volumen desde las 9 am. Y no pasa nada. ¿Y quién le pone el cascabel al gato?

  • Ing. Alvaro Ramos Fereira dijo:

    Falta agregar a los medios que se utilizan para…..simplemente hacer ruido, la práctica de colocar a los vehiculos, principalmente a muchos de los almendrones un resonador en el tubo de escape……PA QUE SUENE. Que anormalidad, mediocridad y locura.

  • Maritere dijo:

    ¿Y si les hubiera tocado vivir en una cuadra donde hay un parqueo nocturno de vehiculos (dicen que son cuentapropistas), desde las 7 de la noche hasta las 7 de la mañana? no hay forma de controlar aquello, el ruido de los carros al parquear o retirarse, los parqueadores que como tienen que estar despiertos se pasan la noche vociferando, los amigos que casi siempre alcoholicos vienen a hacerles compañia, los frentes de las viviendas invadidos por los carros, si te vienen a visitar en un vehiculo la visita no encuentra donde posarse, jajaja, para que hablar, es una prueba espiritual dificilísima, se los aseguro

  • Josefina dijo:

    Muy estimada profesora. Siempre leo con fruición sus crónicas, opiniones o como le quieran decir. En esta de hoy, el tema es tan conocido, escrito, hablado, comentado, susurrado, gritado y….¿qué ha sucedido en los más de 5 años desde que el presidente ]Raúl llamó a resolver estas indisciplinas?.

    Usted considera y cito textualmente que : “Por razones de clima y de costumbres arraigadas a través del tiempo, en países como el nuestro las fronteras entre el espacio público y el privado son en extremo porosas. En nuestro caso, ¿no cree que podamos agregar que al reiterar como consigna “que todos somos iguales y tenemos el mismo derecho” una buena parte de los ciudadanos lo han traducido como que “cada quién hace lo que le venga en ganas?…¿No se fijó en el forista que le dijeron que “se creía cosas”?.

    En fin….solamente con la fuerza legal que se utiliza en otros países, donde por tirar un colilla de cigarro por la ventanilla del carro, usted se expone a 6 meses de trabajo comunitario, podremos disminuir o eliminar esas indisciplinas y a los violentos que las originan.

  • sachiel dijo:

    Cuando se haga un escarmiento total, a más nadie le quedará ganas de alterar el Orden Público y Ciudadano.

    Se ha coqueteado mucho tiempo con el tema de los “Derechos Humanos” y el que diran, si se reprime aqui la conducta que en cualquier pais del mundo es reprimida y con fuerza; pero tampoco es llegar al extremismo de algunos que gozan ejerciendo el poder que se le entrega; puedo citar desde inspectores hasta funcionarios y algunos agentes del Orden.

    Vean esto:
    ARTICULO 201. 1. (ARTICULO MODIFICADO POR D-L 150/94). El que, provoque riñas o altercados en establecimientos abiertos al público, vehículos de transporte público, círculos sociales, espectáculos, fiestas familiares o públicas u otros actos o lugares al que concurren numerosas personas, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas.
    2. Si los actos previstos en el apartado anterior se realizan con el propósito de alterar de cualquier forma el orden público, la sanción es de privación de libertad de uno a tres años o multa de trescientas a mil cuotas o ambas.

    Las palabras “escandalo”, “ruido”, “bulla”, no salen en este Código penal. El Decreto 141 de 1988, sobre Contravenciones del Orden Interior, regula en su artículo 1 las conductas infractoras del Orden Público, pero a nivel de multicas:
    ch) perturbe la tranquilidad de los vecinos, especialmente en horas de la noche, mediante el uso abusivo de aparatos electrónicos, o con otros ruidos molestos e innecesarios, 5 pesos;
    d) arroje a otra persona objetos o sustancias, 5 pesos;
    e) perturbe el orden público en viviendas o áreas comunes de edificios multifamiliares, con motivo de discrepancias con convivientes u otras personas, 10 pesos;
    f) dispare cohetes dentro de poblaciones o sitios públicos frecuentados, 10 pesos;
    g) altere levemente el orden en espectáculos públicos, círculos sociales, fiestas o reuniones, vehículos de transporte colectivo, establecimientos comerciales, oficinas públicas u otros lugares de concurrencia de personas, 20 pesos;
    h) celebre fiestas en su domicilio después de la una de la madrugada perturbando la tranquilidad de los vecinos, sin permiso de la autoridad competente, 20 pesos y la obligación de concluir la fiesta;
    i) expenda bebidas alcohólicas para su consumo en el lugar, a menor de 16 años de edad, 20 pesos;
    j) se niegue a dar su identidad u oculte su verdadero nombre o domicilio a las autoridades, sus agentes o a la persona que deba preguntár¬selo en cumplimiento de un acto oficial o deber social, 20 pesos;
    k) deje de prestar a la autoridad o sus agentes el auxilio que reclamen y pueda prestar sin riesgo de perjuicio alguno, en caso de delito, incendio, ciclón, naufragio u otra catástrofe, o para evitar un mal mayor, 20 pesos;
    l) ofrezca espectáculos públicos sin autorización legal, 20 pesos;
    ll) maltrate de obra a otro cuando las lesiones que cause no dejen secuela ni necesiten asistencia médica, 20 pesos;
    m) amenace a otro, al calor de la ira o la pasión, con causarle un mal, daño o perjuicio a él o a un familiar, 20 pesos;
    ñ) tome parte en cualquier clase de juego de azar sin tener la condición de banquero, colector o promotor, con el propósito de lucrar, 40 pesos y decomiso de los medios utilizados;
    o) toque o acaricie lascivamente a otra persona sin su consentimiento, 40 pesos;
    p) ofenda las buenas costumbres con exhibiciones impúdicas, 40 pesos;
    q) prenda piezas de artificio o pirotecnia sin permiso de la autoridad competente, 40 pesos y decomiso de los medios utilizados;
    r) sea sorprendido mirando hacia el interior de las viviendas por huecos, postigos, lucetas o rendijas, 60 pesos;
    t) muestre o exhiba publicaciones, grabados, cintas cinematográficas o de video, grabaciones o cualquier otro objeto de naturaleza pornográfica, 60 pesos y decomiso de los objetos antes señalados;

    Y me pregunto ¡Tan dificil es cambiar este Decreto ley, si este pueblo lo reclama?

    • Maritere dijo:

      ¡Qué va, esto es una burla!, vergonzoso en verdad

    • Salems dijo:

      Con todo respeto… ¡Esas multas sí que son un escandalo! ¿Solo eso a pagar? Si yo pudiera rehacer la ley, pondría 500 pesos de multa a todo aquel que tenga puesto un equipo de musica alto mas allá de las 12 de la noche!! Y de ahí para allá, para el resto de las infracciones la multa no bajaría de esa cantidad.

      Por eso no avanzamos..

  • m&m dijo:

    empiecen multiplicando por 10 todas las multas y ya veran. en algunos estados de EEUU, tirar a la calle un pomo, paquete u otra cosa, en otras palabras, basura, son nada mas y nada menos $500, y si no lo pagas, coge tu tiempito a la sombra.

  • José García Álvarez dijo:

    Muy de acuerdo con tan excelente comentario.Y con muchas de las opiniones expuestas por los lectores.Es verdad las autoridades y hasta nosotros mismos estamos siendo demaciado tolerantes ,Hay muchas fisuras que relajan hoy en nuestra sociedad la convivenci social y no podemos seguir sediendo espacio a lo mal hecho y conductas desagradables.Este problema es muy parecido al comportamiento de los niños en ls escuelas ,que si falla la educación en la casa,conitua el mal comportamiento en las escuelas.Por tanto en los cuadras ,barrios ,repartos y ciudades y en cualquier lugar de nuestra geografia Cubana,estan los CDR,los Jefes de Septores,Las Unidades de la PNR , la Fiscalia entre el resto del andamiaje que puede poder un orden social en nuestra sociedad.Y le podemos sumar a todo esto los ciudadanos (a)que podemos dejar de ser cómplice de lo mal hecho y comatir las malas conductas,solo que para ello es necesario el concurso del respaldo de las autoridades mencionadas.Y las Leyes cuando no se cumplen se imponen.

  • Vecina de Nuevo Vedado dijo:

    Honorable compañera, su artículo es muy importante ya que proviene de una personalidad de la cultura como usted lo es…..sería muy, pero muy importante que este artículo y este debate se diera en TODOS los ámbitos pertinentes….
    Vivo frente al Hotel Tulipán y es lamentable el escándalo que los fines de semana se forma en la cafetería de dicho hotel….en un local no adecuado para esas actividades, no está insonorizado ya que es un patio abierto a la calle, los vecinos que vivimos enfrente SUFRIMOS la música alta, la voz amplificada de un supuesto animador y – cuando eso termina – la salida de un personal marginal y alcoholizado que a gritos y con bocinas se queda en la calle molestando otro buen rato…..los vecinos que somos trabajadores o estudiantes debemos dormirnos después de la 1 de la madrugada, cuando todo esto se acaba, para levantarnos al otro día a las 6 am para trabajar y estudiar, a diferencia de los vagos que protagonizan estas escandalosas actividades….. como dice la profesora, las leyes están, pero…..no se cumplen!!! y lo más destacable….Carlos Manuel Cabanes Rivero, Director General del Hotel Tulipan …responsable de todos esos desmanes que la institución que dirige comete sobre la comunidad en la que se encuentra….ES CANDIDATO A LA ASAMBLEA PROVINCIAL DE LA HABANA….!!!!!!!!!!!!!!!…..como diría Taladrid…..”saque usted sus propias conclusiones”….. qué podemos esperar???

  • jose dijo:

    PROFESORA, usted ha hecho un articulo en el que tiene toda la razon, eso se ha comentado en disimiles ocaciones , pero me pregunto porque no se le da solucion , yo en lo particular he realizado m,ios quejas a los organismos e instituciones pertinentes , la respuesta es que los desibeles que emiten los pitos de los panaderos revendedores no afectan la audicion pues los niveles de desiveles que afectan son superiores, esto sucede aqui en S.Spts. y creo que sera general en toda o casi toda la isla . Que respuesta es esa , me pregunto, como decimos todos y esta reglamentado en la disciplina social nadie tiene el derecho de dañar la tranquilidad ciudadana , a cualquier hora del dia y mucho menos en horas del amanecer donde desacansan , enfermos, niños, trabajadores , en fin cualquier personas que quiera decansar.
    PORQUE NO SE TOMAN MEDIDAS PERTINENTES CONTRA ESA VIOLACION Y SEGUIMOS HABLANDO DE LO MISMO.

  • aceite dijo:

    la sociedad humana se organizó para que el mismo que cazara el mamut no tuviera que limpiar la cueva, y viceversa.
    no “tenemos que hacerlo”. no es “tarea de todos”.
    hasta cuando diluir la solución a los problemas en esos responsables que somos todos, y a la vez, nadie?
    el Minjus y el Minint se tienen que acabar de sentar, en conjunto y bajo la supervisión de la Asamblea Nacional, para resolver de una vez este problema. así de fácil. se puede crear una comisión para este efecto.
    y sucede lo mismo con un par de temas más por ahí…

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Graziella Pogolotti

Graziella Pogolotti

Crítica de arte, ensayista e intelectual cubana. Premio Nacional de Literatura (2005). Presidenta del Consejo Asesor del Ministro de Cultura, vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, miembro de la Academia Cubana de la Lengua y presidenta de la Fundación Alejo Carpentier.

Vea también