Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Fidel, bolivariano y martiano (III y final)

| 1 |

 

hugo-chavez-y-fidel-castroFidel recibió cálidamente en Cuba a Hugo Chávez, 9 meses después de salir del presidio político y 4 años antes de que llegara a la presidencia de Venezuela, ocasión en que impresionó muy favorablemente al líder cubano, que así lo ha expresado. El ascenso de Chávez a la jefatura del Ejecutivo(1999) ha quedado como un símbolo del retroceso que experimentarían en lo sucesivo las políticas neoliberales en varios países de nuestra América y del ímpetu que tomaría su marcha hacia la unidad e integración en la época que se abría.

La prolongada resistencia de Cuba al bloqueo redoblado y al terrorismo después del desplome de la URSS, con el lúcido liderazgo de Fidel y Raúl, hizo posible que al asumir Chávez el gobierno pudieran juntarse en apretado haz los recursos humanos, políticos y materiales de ambos países. A las enormes energías revolucionarias que acumulaba ya el chavismo, al petróleo venezolano, convertido ahora en fuente de justicia social interna, de solidaridad internacionalista y posicionamiento geopolítico, se sumó el desarrollo de la medicina y la educación y la experiencia antimperialista y socialista de Cuba, unidos al genio estratégico y táctico de Fidel y Chávez, lo que haría posible dar un gran impulso a los procesos de cambio que comenzarían a operarse en breve en varios países latino-caribeños.

Desde su primer encuentro, el intercambio de opiniones, los proyectos conjuntos, los primeros logros alcanzados por las empresas emprendidas entre los dos hombres fueron forjando la estrecha y sólida amistad que ya ha sido constatada en este trabajo en las precisas palabras del jefe de la Revolución Cubana.

Chávez había sido el único jefe de Estado que manifestó su rechazo al ALCA en la Cumbre de las Américas de Quebec, Canadá(2001), razón suficiente, aunque había otras y muy poderosas, para que Estados Unidos alentara el golpe de Estado del 11 de abril de 2002.

Las sugerencias y acciones de Fidel, cuando todavía Chávez permanecía en Miraflores y no se había entregado a los golpistas, y en las horas posteriores, fueron muy importantes para la derrota fulminante del golpe, junto a la valentía y verticalidad del venezolano y sus colaboradores y la decisiva y contundente respuesta de masas y militar bolivariana. Estas a su vez, propiciaron la extensión y profundización de los programas sociales lanzados por la Revolución Bolivariana con el concurso de decenas de miles de médicos y profesionales cubanos en educación y otras especialidades.

Recuerdo nítidamente el entusiasmo con que Fidel nos mostró a este cronista y a un grupo de amigos mexicanos los primeros casetes del método de alfabetización cubano Yo sí puedo destinados a Venezuela, con el que se erradicó el analfabetismo en ese país y en Bolivia, Nicaragua, grandes zonas de Ecuador y se continúa aplicando en otros como México, Argentina, varios países de África y Nueva Zelanda. Sin imaginar entonces que el método sería premiado por la UNESCO en 2006, el comandante nos habló con ensoñación de las enormes potencialidades de la alfabetización en la transformación del ser humano.

El Yo sí puedo dio pie a la Operación Milagro mediante la cual, con el esfuerzo conjunto de Cuba y Venezuela, se han operado de la vista cerca de 4 millones de personas de bajos recursos de América Latina y el Caribe.

En 2004 Fidel y Chávez constituyeron el ALBA, que hoy agrupa a 12 Estados, complementado por PETROCARIBE. En 2005 fue derrotado el ALCA en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata mediante una estrecha coordinación entre Kirchner, Chávez y Lula, con el aliento y el apoyo de Fidel desde los preparativos de aquella batalla.

Evo Morales no había llegado aún a la presidencia y participó, junto a Maradona y a otros líderes sociales de la gran movilización de calle. Un año después su elección estremeció al “orden insostenible impuesto por Estados Unidos”, al decir del líder cubano.

La instalación de gobiernos de izquierda y progresistas en Uruguay, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Paraguay y El Salvador, al calor de las luchas populares que Fidel había vaticinado, impulsaron el surgimiento de inéditos empeños integracionistas como UNASUR y la CELAC, de inspiración bolivariana, sanmartiniana y martiana.

Todo ello subraya el decisivo papel desempeñado por la resistencia de Cuba y el liderazgo, no solo nacional, sino latinoamericano e internacional de Fidel, que siempre ha abogado por el desarrollo independiente, el antimperialismo y la unidad de nuestra América.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • jose antonio alonso viamonte dijo:

    Carta a Fidel
    Querido comandante, soy uno de los afortunados de vivir, crecer y desarrollarme mirando y sintiendo el accionar de su pensamiento para Cuba y para el mundo .Gracias a usted y a Chavez muchas personas ciegas , han recuperado su visión a lo largo del universo y el hambre ha dejado de ser una gran dolencia para los más necesitados .Vale la pena desarrollarse como médico en un país, que te brinda todo tipo de oportunidad moral ,espiritual y material ,vale la pena adquirir desde temprana edad, valores que te identifican en el mundo con tu patria y con el gran significado de tener una Revolución Socialista ,en la que usted ha sido y será su guía principal .Hoy siento el orgullo como cubano de tener un comandante ,que desde joven ha luchado íntegramente y ha dedicado su vida por su pueblo .Hoy llegan a mi mente los más de seis cientos intentos fallidos de atentados en su contra ,para acabar con su vida ,pero su corazón cada día late más fuerte como un gran gigante y su pensamiento se mantendrá vivo para siempre ,porque otras generaciones de cubanos y personas de todo el mundo tienen que conocer ,que existe un Fidel .Gracias a los siglos XX Y XXI por darnos la oportunidad de conocer los sentimientos humanos de un patriota revolucionario de todos los tiempos ,gracias Comandante por existir ,su pueblo siempre lo va a recordar y muchas felicidades en el noventa aniversario de su nacimiento.
    Dr. José Antonio Alonso Viamonte.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también