Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cuba, democracia de alta intensidad

| 10

Millones de cubanos dedican horas de su tiempo a la discusión y enriquecimiento de dos documentos de cardinal importancia para el futuro del país aprobados preliminarmente en abril pasado por el 7º Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Uno es la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista; el otro, el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030; Propuesta de Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos(PNDES/2030).

El documento sobre la conceptualización consta de una introducción y 4 capítulos constituidos por: los principios que sustentan el modelo y sus principales transformaciones; la propiedad sobre los medios: reconoce la propiedad privada pero mantiene la propiedad social y la empresa estatal socialista como el núcleo primordial de la economía; la dirección planificada de la economía, acepta un mercado regulado en función de lograr los objetivos socialistas.

La introducción define como sus basamentos esenciales el memorable concepto de revolución expresado por Fidel Castro y los Lineamientos del Desarrollo Económico y Social del Partido y la Revolución aprobados por el 6º y actualizados por el 7º congreso del PCC.

La “conceptualización” consiste en el establecimiento de las bases teóricas de la actualización del modelo socialista cubano. En palabras de un experto, el doctor Miguel Limia David, “es una propuesta de cómo se organizará el proceso de la vida económica y social del país para poder transitar del manejo de la crisis para sobrevivir, al manejo del desarrollo y del despegue económico… nos aporta la noción del ordenamiento institucional de la producción, la distribución, el cambio, el consumo, y su impacto, su relación con el conjunto de la vida de la sociedad”.

El objetivo estratégico del modelo “es impulsar y consolidar la construcción de una sociedad socialista próspera y sostenible en lo económico, social y medioambiental, comprometida con el fortalecimiento de los valores éticos, culturales y políticos forjados por la Revolución” en un país “soberano, independiente, socialista, democrático…” Más adelante se refiere a la recuperación de aquellos valores que han sufrido merma, asunto de gran interés en los debates.

En cuanto al (PNDES/2030) se define como la estrategia para alcanzar los objetivos descritos en la conceptualización.

Ambos documentos, antes de llegar al congreso de los comunistas cubanos atravesaron un largo proceso de elaboración y discusión por órganos del partido, grupos de expertos y académicos, así como los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular(ANPP).

Sin embargo, atendiendo al principio de consultar con el pueblo -siempre que las circunstancias lo permitan- las decisiones fundamentales sobre el futuro del país, el congreso acordó este ciclo de debates, que se prolongará hasta septiembre en las organizaciones del partido, juveniles, sociales y representantes de las iglesias, credos y organizaciones fraternales. El congreso encomendó al Comité Central aprobar finalmente el texto resultante, que deberá ser sancionado por la ANPP para su entrada en vigor con fuerza de ley. Conviene subrayar, que es una práctica común de la Revolución Cubana, desde sus inicios, consultar a las masas las decisiones. En particular, desde 1994 se ha sometido de forma sistemática a los colectivos de base casi todos los cambios importantes que fue necesario introducir en la economía a partir de la desaparición de la Unión Soviética.

Los dos documentos parten del principio de preservar y perfeccionar las conquistas sociales de la revolución, incluyendo el derecho al trabajo, a la educación pública, gratuita y universal; a la salud, a la seguridad social, a la práctica del deporte y a una vivienda digna. Se destaca el derecho y “sagrado” deber de defender la patria de la agresión externa en un documento de tono antimperialista e internacionalista que conceptúa al bloqueo y al hegemonismo de Estados Unidos como graves obstáculos al desarrollo.

Al revés de lo que ocurre en Cuba, el concepto de democracia predominante en el mundo occidental no incluye consultar al pueblo sobre decisiones cruciales para su futuro. En Estados Unidos, la UE y América Latina las políticas neoliberales y sus “reformas estructurales”, que han hecho miserable -o más miserable- la vida de la mayoría, han sido impuestas mediante la fuerza o el engaño.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Corona dijo:

    Creo que realmente hemos dado pasos de avance en lo que se refiere a la democracia en nuestro país, pero todavia faltan muchas cosas por resolver en este aspecto. De ahí que no podamos hablar aún de democracia de alta intensidad, sería mejor decir que hemos mejorado en llevar la palabra Democracia de la teoria a la práctica. Todavia tenemos leyes y resoluciones que no tienen nada de democráticas y que esperamos que, con la futura Reforma a la Constitución, sean modificadas para beneficio del Pueblo.
    El debate sobre los Documentos emanados del VII Congreso del PCC debe considerarse como un acto de democracia, siempre y cuando estos documentos no sean concebidos como un programa rígido, o sea, que puedan sufrir modificaciones después de su debate y enrequecimiento con la opinión del Pueblo. No es llevarlo a debate para decir que es un proyecto democrático, es reconocer que la opinión del Pueblo es lo más importante para desarrollar el Proyecto País del futuro, al menos hasta 2030.

  • joseantonio dijo:

    He percibido que muchas personas ven en el análisis de los documentos una cuestión de rutina, como otra reunión más. Incluso, en las reseñas de las discusiones que salen en la prensa (salvo las honrosas excepciones de la esfera científica y la de los periodistas) los planteamientos se dirigen a reafirmar conceptos socio-políticos y no se inmiscuyen en cuestiones trascendentes como son las relacionadas con las formas de proiedad, la gestión empresarial, la participación ciudadana, la información y comunicación, entre muichas otras, entre las que destaco la reforma constitucional en ciernes y su posterior impacto en la regulación jurídica del Estado y de la sociedad en su conjunto. Esos son temas medulares, a los que pocos le prestan importancia y, en ellos, está el punto de cambio que se pretende.
    Para esto me baso en lo poco que conzco acerca de la Reforma en China y la Doi Moi en Vietnam, que tras 40 y 25 años de aplicación, respectivamente, han transformado y desarrollado radicalmente ambas sociedades.
    Para llegar a ese socialismo próspero y sustentable, faltan años y lo primero que es necesario cambiar es la subjetividad, pues pensamos como vivimos y, realmente vivimos con tanto estrés por los problemas diarios y con tantos criterios obsoletos, preconcebidos y arraigados tras 58 años, que no nos percatamos de la importancia que tiene el pensar, opinar, debatir y ser parte del concenso social que hará posible el cambio.

    • AdolfoC dijo:

      De acuerdo con usted, pero hago hincapie mientras que las empresas sigan inmovilizadas, en que una cooperativa tiene más posibilidades de desarrollar las fuerzas productivas que una empresa, no vamos a seguir adelante, seguimos consultando todo, porque todo está regulado y muchas cosas se prohíben o tienen que tener la anuencia de sus superiores, la información económica de las empresas tienen como 90 papeles que no lee nadie, así no se puede ser productivo.

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    La introducción define como sus basamentos esenciales el memorable concepto de revolución expresado por Fidel Castro y los Lineamientos del Desarrollo Económico y Social del Partido y la Revolución aprobados por el 6º y actualizados por el 7º congreso del PCC. Aquí está la clave para lograr un socialismo verdadero.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo

  • juan carlos corcho vergara dijo:

    Cuba, democracia de alta intensidad, si, mientras la generación histórica que se ha encargado de respetar y hacer valer nuestros derechos aun sin ser conocedores de los mismo, no hacía falta, y¿ cuándo ellos no estén?,

  • Pierre dijo:

    Considero que la convocatoria a analizar, discutir y proponer cambios sustentados en razonamientos lógicos demostrables es una acción democrática, los que participen en estas discusiones tienen la posibilidad de expresar libremente su pensamiento, nada los amarra, ni detiene en expresarse, si queremos seguir en la doble moral, si no tendremos avances, llamarle al pan pan y al vino vino, hay que estudiar los documentos para tener idea de lo planteado como desarrollo y cuál puede ser la proposición realizada por el o los participantes, no es una reunión más, es una responsabilidad del ciudadano y no debe desperdiciar. Participar con voz y voto.
    Una democracia en un país no es igual al de otro, cada país tiene sus características propias, ni se puede extrapolar la de uno en el otro y viceversa.
    Todo lo acordado en el proceso de análisis hasta septiembre será sancionado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, seguro con modificaciones propias de este órgano de gobierno, con el objetivo de hacerlo ley de la nación.
    En Cuba es una práctica la consulta popular, recientemente los lineamientos del desarrollo económico, el código del trabajo, en fin, se nos da la participación, a veces no asistimos y desperdiciamos de exponer nuestro pensamiento con honestidad, valor y de frente mirándole a los ojos a las personas, después se exponen detrás de la fachada, esa es la doble moral que hace daño.

  • Ángel Guerra Cabrera dijo:

    Compañeras y compañeros, comprendo a quiénes apuntan cierto déficit de democracia en la Cuba revolucionaria perfectamente. Ahora, una cosa es medirnos respecto a lo que deseamos que sea Cuba en conquistas democráticas, en lo que coincido que nos falta
    mucho, incluyendo perfeccionar y reinventar métodos e instituciones. Y otra es compararnos con la dictadura del capital que padece hoy la mayor parte de la humanidad comenzando por Estados Unidos y la Unión Europea, donde cada vez la opinión del ciudadano cuenta menos y sus representantes electos no pasan, en su inmensa mayoría, de ser mandaderos de los señores del dinero. Por nada del mundo en los mencionados países y en la mayoría de los de América Latina y el Caribe, el gobierno pondría a debate ciudadano no digo yo estos documentos trascendentales. Ni siquiera leyes sectoriales, que en Cuba se cosultan a los interesados de oficio.

    • George dijo:

      No se olvide de mencionar el perjuicio que el capitalismo le ocasiona al medioambiente, o como ud. mismo le llama: “ecocidio”……Saludos y por cierto, es una verdadera lastima que ya no podamos debatir en La Jornada, creo que ud. sabe por que.

  • juan carlos corcho vergara dijo:

    Cualquier intento de sociedad democrática se diluye ante la corrupción

  • Carlos Ernesto Gazol Salcedo dijo:

    Soy nicaragüense, pero por eso mismo, soy cubano consciente, claro de las luchas que se han tenido y se tendrán que librar para avanzar hacia una sociedad socialista en la mayoría de países del mundo, a cuya vanguardia y como ejemplo inmortal marchan, Fidel y el pueblo cubano, firmes y solidarios, sin retrocesos, como la etapa-plataforma social, política y económica, que nos va a permitir construir la sociedad comunista, cada día más cercana a nuestros sentidos y sentimientos.
    Sabemos que no hay otro camino para alcanzar la victoria, como dice nuestro comandante Carlos Fonseca “La Victoria tiene un precio elevado y triste, la Alegría Total, por eso mismo, es patrimonio de las generaciones futuras: por ellas hacemos la guerra” no hay otra manera de lograr la emancipación de las grandes mayorías populares, obreros, campesinos, intelectuales, productores y trabajadores en los servicios públicos, conscientes y combativos.
    Por tal razón, estoy seguro que estos debates, en los cuales trataré de participar y aportar si logro llegar otra vez a aquellas tierras, lograrán el objetivo que los cubanos de origen y los de conciencia política internacionalista, perseguimos: actualizar el modelo y fortalecer la conciencia y el conocimiento sociales y económicos de la Revolución Socialista, ante las arremetidas y camuflajes del enemigo imperialista a quien seguiremos venciendo, Viva Cuba, Viva Fidel, Viva Raúl, el Ché, Camilo, Vilma, Haydeé, Celia, Frank País, María Antonia, Viva Martí, Viva la Bayamesa: Rosa, Flor y Canto. Vivirán y estarán presentes en esos debates y escucharán los aportes del pueblo, de sus militantes y también estarán Carlos, Marx y Fonseca, Pomares, Patricio, Oscar Danilo y Leonel, Ulianov “Lenin”, Engel, y también Hegel satisfechos de haber entregado sus mentes y sus cuerpos al desarrollo filosófico y social de los pueblos y a la lucha. Seguro, así será, porque, LA MARCHA HACIA LA VICTORIA NO SE DETIENE.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también