Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

A días de las primarias en EEUU, todo está al revés

| 19
Bernie Sanders, el "socialista democrático" que aspira a contender por la Casa Blanca abanderado por el Partido Demócrata, y el magnate Donald Trump, favorito en las encuestas para ganar la candidatura presidencial por el Partido Republicano. Foto: AP y AFP.

Bernie Sanders, el “socialista democrático” que aspira a contender por la Casa Blanca abanderado por el Partido Demócrata, y el magnate Donald Trump, favorito en las encuestas para ganar la candidatura presidencial por el Partido Republicano. Foto: AP y AFP.

Un precandidato cuenta que fue a comprar una pistola esa “noche de paz, noche de amor” del 24 de diciembre; otro, un multimillonario que asegura que volverá “grande otra vez” a este país; una más dice que puede regular Wall Street porque es la que mejor lo conoce (lo segundo es cierto), y otro –el más viejo, pero con el mayor apoyo de la juventud– afirma que la democracia en este país ha sido secuestrada por la “clase multimillonaria”.

Faltan diez días para la primera contienda, de las más de 50 que se realizarán en cada estado y unos territorios para seleccionar el/la candidato/a presidencial de cada partido, y todo está al revés de lo que se esperaba hace unos meses.

En lugar de que la realeza hereditaria de ambos partidos –Hillary Clinton, del Partido Demócrata, y Jeb Bush, del Republicano– se preparara para su coronación en una sucesión predeterminada, de repente irrumpieron en el tablero un socialista democrático, por un lado, y un bufón medio fascista por el otro. No es exactamente como Juego de Tronos –no llega a tal sofisticación y menos entretenimiento– pero sí hay un elenco igualmente raro en este espectáculo electoral.

Ambos partidos ahora se preparan para la muy buena posibilidad de una contienda mucho más larga de lo que esperaban, gracias a que las filas de los dos partidos expresan fastidio, si no es que hartazgo, con los precandidatos de la cúpula.

Del lado demócrata, algunos comentaristas dicen que es una pugna entre “los pragmáticos y los idealistas”, los primeros representados por Clinton, los segundos por el definido “socialista democrático” Bernie Sanders. Nadie esperaba que Sanders tuviera tal éxito a estas alturas, sobre todo porque hasta hace poco la simple etiqueta de “socialista” era una descalificación instantánea en las elecciones estadunidenses.

Pero, además de recaudar fondos de más de un millón de donantes individuales para casi igualar lo recaudado por Clinton de sus fuentes mucho más ricas –Sanders afirma que no recibe nada del sector financiero, algo que Clinton no puede decir–, la otra gran sorpresa que está cambiando el juego por ahora es que Sanders goza de una ventaja de 2 a 1 entre los jóvenes, según una encuesta reciente de CBS News/New York Times.

Si Sanders gana las primeras dos contiendas –Iowa el 1º de febrero (donde están empatados) y Nueva Hampshire el 9 de ese mes (donde Sanders está ganando)–, los estrategas políticos suponen que el concurso se alargará meses más de lo anticipado. Vale recordar que hasta hace un mes la ventaja de Clinton sobre Sanders en las encuestas nacionales era de más de 20 puntos y hoy día se ha reducido a más de la mitad.

Algunos de su círculo, reporta Político, empiezan a experimentar con el uso del término “socialista” en contra de Sanders, con la afirmación de que no es un demócrata, sino algo raro, y que esa etiqueta dañaría su “elegibilidad” en la elección general.

Sin embargo, Clinton goza del respaldo de la cúpula política y económica de su partido, es mucho más conocida, sigue apostando a la atracción de hacer historia como la primera mujer que puede llegar a la Casa Blanca (sin ser primera dama), y la lealtad de bases claves del partido (varios sindicatos nacionales, organizaciones afroestadunidenses y latinas ligadas al partido, las mujeres), todo lo cual indica que, si no hay más sorpresas, al final ella será coronada. Por lo menos esa es la narrativa que su campaña y sus promotores manejan. Pero el problema para ellos hasta ahora son, justo, las sorpresas, sobre todo el inesperado nivel de entusiasmo por un socialista.

Del lado republicano, Donald Trump persiste como el favorito ante la cada vez más incrédula cúpula política de su partido, y de la clase política en general. Buscan retarlo dos cubanoestadunidenses en el arranque de esta contienda, y uno de ellos, Ted Cruz, podría obstaculizar su carrera en Iowa. Pero Cruz, junto con Marco Rubio, ambos senadores novatos, lleva su intento de ser el más conservador y macho a extremos de caricatura (aunque nadie se está riendo).

Por ejemplo, Rubio contó ante un mitin en Nueva Hampshire que la pasada Nochebuena fue a una tienda de armas para comprar una pistola, y que la tienda estaba llena de clientes. En Iowa, declaró: “si, Dios no lo quiera Isis (el Estado Islámico) viene a visitarnos… Lo último que se interponga entre ellos y nuestras familias podría ser la habilidad de protegernos con armas”.

Mientras tanto, Cruz goza de un mayor apoyo más allá de las filas religiosas ultraconservadoras y de la corriente Tea Party para posicionarse como la mejor alternativa derechista a los que empiezan a desencantarse con Trump. A la vez, Cruz intenta enmendar relaciones con algunas partes de la cúpula republicana a la que hasta recientemente pertenecía, pero fingía que no, para su carrera política oportunista (por ejemplo, denunciaba los intereses especiales de Wall Street, a pesar de que recibió en secreto préstamos de Goldman Sachs y Citibank –recientemente revelado por el New York Times– para su campaña, y el hecho de que hasta hace poco su esposa era ejecutiva de Goldman Sachs).

Las cosas se volvieron más raras cuando esta semana Sarah Palin reapareció para respaldar a Trump. La ex candidata a la vicepresidencia que en gran medida hundió la campaña presidencial de John McCain en 2008 es símbolo de la parte más ignorante y cavernícola de la base republicana. Su discurso en Iowa junto a Trump es casi imposible de traducir…. ¡al inglés! (el Washington Post y el New York Times aún lo están intentando), pero en esencia fue un elogio a la supremacía de su país en el mundo, y a Trump como su mejor defensor, y agregó: “es un empresario, no un político, digan aleluya”. En cualquier otra coyuntura su respaldo habría sido contraproducente, pero están tan extraordinariamente raras las cosas que ahora no lo es, ya que se suma a una campaña que precisamente se distingue por su elogio a la ignorancia y su apelación al temor y el odio racial y xenófobo.

Algunos se preguntan si es posible que se acerque el día en que un multimillonario populista de derecha del condado de Queens acabara enfrentándose a un socialista democrático del condado de Brooklyn en la elección presidencial.

(Publicado en La Jornada)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry. dijo:

    Y lo seguirá estando el día de las elecciones y después de estas también

    • senelio ceballos dijo:

      Saludos Henry…. Antes y despues.. De las elecciones.. USA.. Seguira siendo la misma.. David.sencillamente otro Show politico mas de este mundo actual!!!! Elguajiro chambero

      • Pepe dijo:

        Senelio ceballos, tienes algo de razón pero no toda, por ejemplo, Obama ha cambiado drasticamente la forma en que Estados Unidos y el mundo miraba a Cuba desde hace mas de 50 años, asi que personalmente creo que un poco de diferencia si va a haber en dependencia de quien salga elegido como presidente del mundo, digo, como presidente de Estados Unidos.

  • Ruperto dijo:

    Es un error garrafal decir que Marco Rubio y Ted Cruz son “cubanoestadounidenses”, por que el primero será hijo de cubanos, pero nació en EE.UU., por tanto es tan estadounidense como George Washington o Abraham Lincoln, y el segundo, ni siquiera es estadounidense de nacimiento –y por tanto no puede ser presidente– pues nació en Canadá y después adquirió la ciudadanía estadounidense.
    Si se aplica el razonamiento que algunos aplican para calificar de cubanoestadounidenses a esas personas, entonces habría que decir que Obama es kenyano-estadounidense por el hecho de que su padre sea nativo de ese país africano.

  • Jose R Oro dijo:

    Para la izquierda (o como se dice aquí, el liberalismo) estadounidense, esta es una época interesante. Nunca antes un socialista declarado como el senador Bernie Sanders había tenido genuinas posibilidades de ser el candidato presidencial de uno de los dos grandes partidos, y quizás alcanzar la presidencia de los EE.UU. (lo que personalmente no creo que va a pasar).
    Como correctamente dice el articulo, los jóvenes están apoyando cada vez mas al senador de 74 años de Vermont (aunque nacido en Brooklyn, Nueva York) que ataca a los “millonarios de Wall Street” en un tono tan severo como (al parecer) sincero. Sus promesas en caso de ser elegido: hacer que la universidad sea gratuita, crear un sistema sanitario financiado por el Estado que cubra a todos los ciudadanos y eliminar la influencia del dinero en la política. Las propuestas de Sanders son más apasionadas y creíbles para la juventud que las de Hillary Clinton, muy vinculada al mundo empresarial.
    La creciente popularidad de Sanders es también reflejo de cierta decepción de la izquierda (liberales) tras el mandato de Barack Obama. Cuando tomó posesión el primer presidente negro en 2009, los liberales esperaban que iba a poner en marcha grandes reformas sociales. Obama llegó a la Casa Blanca con la promesa de “restablecer la confianza esencial entre el pueblo y su gobierno” y subrayando que “el país no puede prosperar durante mucho tiempo si solo favorece a los ricos”. Hubo victorias significativas de Obama. La tentativa reforma sanitaria (Obamacare) y el matrimonio homosexual son ya leyes. Los fondos de inversión están bajo fuerte escrutinio legal. EE UU participó positivamente en la Cumbre de París para combatir el cambio climático. Se le dio un cambio fundamental a las relaciones entre los EE.UU y Cuba, se llegó a un acuerdo nuclear con Iran.
    Pero la frustración de los liberales estadounidenses (muchas veces porque no entienden la naturaleza paquidérmica de los EE.UU.) es con la lentitud de las reformas, lo que ha creado nuevos movimientos sociales, la cultura política estadounidense de hoy se inclina más hacia ideas de izquierda que hacia las conservadoras.
    Aun asi, es difícil construir el tipo de sociedad que quiere Bernie Sanders, llevar a Estados Unidos del culto a la supuesta libertad individual a un modelo socialdemócrata, tipo Europa o Canada. El que millones de estadounidenses aplaudan ahora el intento socialista de Sanders es quizá el elemento más singular de unas elecciones que hasta ahora desafían todos los pronósticos.
    Con respecto a Trump, coincido totalmente con el autor en su caracterizacion.

  • popular01 dijo:

    Mientras que gane uno que quiera quitar el bloqueo todo bien, por cierto cuando es que se hacen en EEUU las elecciones para elegir a los Senadores y a los representantes en el Congreso me lo he preguntado hace tiempo va y salen más demócratas que republicanos y se haría más fácil el levantamiento del bloqueo ¿Eso no era antes de las elecciones presidenciales o falta todavía? juraría que era antes.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado popular01. Durante las elecciones del 8 de noviembre de 2016 (que son a la vez presidenciales y congresionales), 34 escaños en el Senado (de 100 posibles, 2 por estado) y la totalidad de los 435 escaños en la Cámara de Representantes serán llevados a escrutinio. La gran interrogante es si el Partido Demócrata podrá recuperar el control del Senado, tendrían que ganar cinco escaños más, una tarea que no es imposible. La mayoría de los escaños en discusión (24 de 34) son republicanos y solo 10 demócratas.
      Hay menores posibilidades en la Cámara de Representantes, donde el Partido Demócrata tendría que ganar 30 escaños por encima de los que tienen hoy, una tarea difícil. Aspiran mas bien a reducir la diferencia (los republicanos tienen la mayoría más grande en la Cámara de Representantes desde 1928). En 2016 coinciden las elecciones congresionales y presidenciales, lo que es generalmente muy bueno para los candidatos demócratas. En la década pasada, los demócratas siempre lograron avances en ambas cámaras en las votaciones congresionales que coincidieron con las elecciones presidenciales, mientras que perdieron en los elecciones intermedias.
      La estructura de ambas Cámaras es hoy como sigue:
      En el Senado, republicanos 54, demócratas 44 e independientes 2 (que frecuentemente votan por la iniciativas del Partido Demócrata, uno de ellos es Bernie Sanders de Vermont). Seis senadores no buscaran la reelección, tres demócratas y tres republicanos (entre ellos Marco Rubio).
      En la Cámara de Representantes, demócratas 188, republicanos 246 y vacante1, no hay independientes, para un total de 435. No buscaran la reelección 6 representantes demócratas y 14 republicanos.
      A los efectos de Cuba, los resultados que se esperan en la elecciones congresionales, tienden a ser favorables, y mucho mas anti Bloqueo que hoy. En el Senado solo un demócrata es absolutamente pro-Bloqueo (Bob Menéndez, que está metido en un tremendo escandalo), y varios de los potenciales nuevos senadores republicanos son anti-Bloqueo. Después de las elecciones de noviembre, creo que el criminal Bloqueo contra Cuba va a ser muy vulnerable y difícil de salvaguardar por la ultraderecha.

  • jorge Luis dijo:

    COMO siempre muy acertado su comentario Amigo Oro pero discrepo en usted en algo; Ni las ideas de Obama ni las de Sanders ni las de Posada Carriles(un Chiste ), si llegaran al poder, serán las que se ejecuten en su periodo presidencial. Las ideas que se aplican son las de las fuerzas de poder de EU el presidente el pobre hace lo que puede y como dice usted de Obama creo que ha hecho bastante ^^^^^^o fue lo que le indicaron que hiciera^^^^ porque la situación de aislamiento y critica en la que estaba sumido EUera gravísima para esas fuerzas .Recordemos la votación del bloqueo en la UNU, El ALCA que como dijo Chavez se fue al Carajo ahhh y por ultimo la cumbre donde Raul Castro pareció un gigante en su decurso y Obama un tartamudo justificando a EU, de todos modos en estos momentos cualquier combinación de Demócratas sera un poco mejor para Cuba que es lo que a mi me interesa

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Jorge Luis. Y a mi tambien eso es lo unico que me interesa

    • Eduardo González S. dijo:

      PERO Y MUY GRANDE PERO, no olvidemos que en ambos, republicanos nos han querido freir con manteca, a diferencia de los demócratas que han querido hacerlo con aceite. La mezcla de buenas/malas intenciones especiadas ambas con incoherencias, es lo único que permanece. Si somos cautelosos no es nuestra culpa.

    • senelio ceballos dijo:

      Jorge. . no hay un partido mas parecido al republicano… Que el democrata… Para mi son los mismos von difetentes collares..Compay!! . .Mas me intetesa las vuestiones en cuba y ..Como piensan reparar / modetnizar / rvolucionar / transformar la economia cubana para hacerla efectiva!!!

  • ramon dijo:

    Nadie tiene la verdad. Para mi da lo mismo salga quien salga de presidente. En las candidaturas prometen mucho y despues que son elegidos tienen que someterse a los intereses de quienes financiaron su campaña y a los grandes grupos de poder. E ahi la cuestion.

  • Professional dijo:

    Se imaginan un presidente “socialista” en la Casa Blanca, eso seria lo último yaaaa

  • popular01 dijo:

    Jose R Oro Muchas gracias por su respuestas muy aclaratorias ojala y las cosas se nos vuelvan más favorables hay que tener fe

  • Lázaro E. dijo:

    Oro muy buenas sus palabras, para mí también el que salga si ayuda a quitar el bloqueo es el bueno, mas no coiincido con que Sanders sea socialista, es menos controlado por el dinero, pero si sale presidente tendrá que hacer lo que digan las corporaciones. Obama ayudó a limpiar la imagen de EEUU pero es tan guerrerista como Bush (cualquiera de los dos), pero muy bueno el artículo de David Brooks, debía salir en el Granma.

  • Dario dijo:

    Trump vs el mundo = Trump win

  • Alsiel dijo:

    La ex candidata a la vicepresidencia que en gran medida hundió la campaña presidencial de John McCain en 2008 es símbolo de la parte más ignorante y cavernícola de la base republicana. Su discurso en Iowa junto a Trump es casi imposible de traducir…. ¡al inglés!
    Me gustó esa parte,sobre todo porque es muy real.

  • El clarividente dijo:

    LEAN !!!!
    Les recomiendo a todos que VEAN !!! el documental Obama: La decepción… de Alex Jones para que vean más allá de lo que les hacen ver. El mundo es del 1% más rico y no se van a dejar quitar el 99% de la riqueza mundial. Pondrán a Hilary Clinton, solo para disfrazar al lobo de corderita y manipular a su antojo luego la política internacional y la economía global. Seguirán con la especulación de mercado a su favor y los billones se triplicarían. Así dominan el mundo y se anticipan para dominarnos también el día de mañana. Con impuestos de todo tipo convertirán a toda la población en sus esclavos y don dinero estará siempre en sus manos, hasta la exterminación de nuestra raza.

  • El clarividente dijo:

    El Grupo Bilderberg, del cual David Rockefeller fue integrante, es una organización secreta a la que también llaman Nuevo Orden Mundial es la que está en la cúspide de la élite de poder mundial, más conocida como La Reserva Federal, la Banca, el Fondo Monetario Internacional, es decir: Banqueros privados, los de toda la vida, el 1% más poderoso del mundo. Ellos quitan y ponen a los presidente de EEUU para que sean sus fachadas, sus marionetas. Son los de los rascacielos de New York, los de Wall Street, los de la crisis mundial inducida.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también