Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

No quiero tu piropo…

En este artículo: Abuso sexual, Mujer, Sexualidad
| 237

“La violación es el abuso sexual de uno o más hombres sobre una mujer (…). El violador actúa sobre la mujer víctima elegida para ejercer sobre ella, por medio de la fuerza física o de la coerción, el poder sexista que el resto de los hombres tiene extendido, además de al cuerpo físico de la mujer, a todas las áreas de la actividad humana femenina”. Sau

Hoy, pensando en las musarañas mientras me dirigía hacia el trabajo, recordé algo que me sucedió hace alrededor de dos años. Felizmente una experiencia como esa no me ha vuelto a ocurrir y espero que nunca más lo cual, si me pongo a pensarlo, bien es casi una esperanza utópica.

Cursaba yo la universidad y luego de concluir un turno de clases rezagado, me disponía a regresar a mi casa. Eran casi las cinco de la tarde y, por consiguiente, sabía que la parada de G y 27 debía estar atestada. La otra opción era ir caminando pero preferí maltratarme, en primer lugar esperando una guagua y, en segundo lugar abordándola.

Recuerdo hasta la ropa que llevaba puesta: un pantalón de mezclilla azul oscuro, una blusa de tirantes roja y una ballerinas. Recuerdo, incluso, el libro que me acompañaba por aquel entonces: La ciudad y los perros, de Vargas Llosa. Me senté a leer en un muro en compañía de quienes esperaban “pacientemente” avistar la 174, el P-2 o el P-16 (además de la 20 y la 27).

Particularmente me encanta leer en la calle, así siento que el tiempo pasa más rápido, que puedo aprovecharlo mejor. Gracias a años de práctica puedo desconectar del ruido callejero y de las conversaciones ajenas para concentrarme totalmente en lo que leo. Fue por esa razón que aquel día no noté cuando un tipo vestido de negro se sentó a mi lado.

En realidad no lo advertí al principio, mientras estaba tranquilo. Después de 5 minutos de haber llegado, por alguna razón que solo atribuyo a una libido enfermiza, me roza fingiendo descuido. En esto, por supuesto, si reparo y me desagrada sobremanera. No porque el roce haya sido irrespetuoso o porque me haya parecido intencional, sino porque desgraciadamente he aprendido a desconfiar de cada hombre. Desde el que se sienta a tu lado en el cine hasta del que pide permiso para pasar en un pasillo de guagua.

Pero de cualquier manera, me digo, no es para tanto. Aquel hombre me pide disculpas y yo apago el interruptor de alerta que ya se había disparado en mi cabeza. Sigo metida en mis asuntos aunque pensando en lo paranoica que fui. Lamentablemente esa intuición que a veces acierta tuvo toda la razón aquella tarde.

Lo que más me sorprendió fue el descaro. A plena luz del día (porque fue en horario de verano) y en medio de una parada atiborrada de personas el tipo me enseñaba todo su miembro, erecto además.

En cuestión de segundos procesé toda la información: estaba siendo agredida sexualmente (para no decir lo que en realidad estaba pasando). Sin pensarlo dos veces me levanté y me alejé todo lo que pude. Mi corazón latía horriblemente pero traté de calmarme. Me di la vuelta esperando que el hombre se hubiera largado, sin embargo me había seguido entre la gente. En esas condiciones ya estaba preparada para gritar o lo que fuera, pero llegó una 174. Me monté apresuradamente temiendo que también él lo hiciera. Se conformó con mirarme de forma obscena y articular groserías que por suerte no alcancé escuchar.

No es fácil explicar lo que una siente cuando le sucede algo parecido. En mi caso particular fue miedo, asco y mucha vergüenza. Poco después me pregunté ¿por qué me avergüenzo, cuál es mi falta? Fue en ese momento que una rabia descomunal, de la que todavía hoy no logro deshacerme, se apoderó de mí. Entendí que había sido víctima de una violación. Tal vez no de una forma totalmente física, pero era una violación al fin y al cabo.

Después de eso me quedaron muchas dudas y ansiedades. Me informé, vi documentales sobre el tema, leí mucho. Finalmente aprendí que experiencias como la mía son en realidad la punta de un iceberg enorme que engloba diversas maneras en las que ideal machista continua reproduciéndose.

Lo más terrible es que, en ocasiones, ni siquiera somos conscientes de que lo que sufrimos es una AGRESIÓN, con todas las letras. Para algunas se trata de un hecho desafortunado que algún “enfermo” protagonizó. Casi nunca se piensa como un acto violento perpetrado por hombres totalmente normales, cuyo único pecado es pensar en las mujeres como objetos de satisfacción de deseos.

Si además incluimos en la lista de agresiones una práctica tan común en la sociedad cubana actual como el piropo, podrán decir que es un pensamiento exagerado. Son realmente pocas las personas que admiten que esta violencia erótica, como la cataloga Marcela Lagarde, abarca cualquier aproximación erótica de un hombre hacia una mujer, sin previo consentimiento. Esta implica un acto de violencia, en tanto legitima la apropiación masculina sobre cuerpos y espacios femeninos.

Para el feminismo, y estoy totalmente de acuerdo, la violación no se limita a la relación sexual. Por el contrario, se considera violación todo acto de irrupción sobre las mujeres. Las aproximaciones eróticas a nosotras, entre las que se encuentran las miradas que desnudan, los piropos (desde los más decentes, hasta los más groseros) y los manoseos, son prácticas agresivas que, lamentablemente, en la cultura erótica dominante están naturalizadas. Algunas congéneres, todavía hoy, se sienten complacidas cuando logran la reacción erótica del otro, se sienten reconocidas por despertar el deseo de quien supuestamente está en su derecho viril de aproximarse.

Desgraciadamente, a pesar de esta diatriba y de pensar como pienso, debo convivir con hombres que consideran que celebran mi belleza abordándome en plena calle. Estos son los más respetuosos. Otros simplemente deciden regalarme erecciones, no sé si con afán de agredirme o de tentarme.
A todos les devuelvo sus atenciones, no requeridas, y les digo sencillamente: NO QUIERO TU PIROPO, QUIERO TU RESPETO.

Se han publicado 237 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • UN CUBANO MÁS dijo:

    Karen, sería también interesante que escribieras algo sobre las mujeres (que no son pocas) que salen a la calle sin ningún pudor con licras sumamente apretadas, transparentes o faldas excesivamente cortas.

    • katana dijo:

      ….. pueden salir como les de la gana, no hay justificacion.

      • Taino dijo:

        Esto tiene mucho de cultura y de como somos como sociedad, en Cuba por nuestra idiosincracia en la propia educación de los muchachitos los padres tratan de enseñarle a “piropear las muchachitas en la calle”, siempre fue bien visto e incluso socialmente se ponia en dudas la hombria de aquellos muchachitos que por tímidos o por educación no se proyectaban igual. Como sociedad existe un contrato social en el cual son participes ambos sexos, la cubana en general le agrada que la piropeen decentemente y si no es así muchas se preocuparían. Muy pocos piropearian a una muchacha presuponiendo que no le vaya a gustar (me estoy refieriendo a una persona normal no a un pesado).

        Igualmente que cubano no ha sido piropeado, ha recibido una mirada cautivadora, o ha sido enamorado por una mujer?

        Todo se trata de nuestra cultura, como reza el adagio una golondrina no hace verano, la atractiva periodista es probable que le haya tocado más tazas de la que pueda gestionar (y no me refiero a las faltas de respeto como el que contó en su mala experiencia de la parada, y eso debe ser perseguido y penado por la ley, quién en estos dias se puede sentar tranquilamente con su novia en cualquier parque de La Habana, o en el Malecón sin tener esos personajes con exceso de líbido alrededor?). Pero no creo que sea el pensar de muchas de las compatriotas menos agraciadas que la periodista y que un piropo le levanta un dia, una mala noche, una mala noticia o nuestros pesares económicos.

        Ya llegará el dia si como sociedad lo decidimos, como en Europa que mirar una mujer en el metro puede acusarte casi que de acoso, pero a eso deben llegar todos pues como dije más arriba, en Cuba las mujeres también piropean, enamoran, acosan y todo queda en familia.

      • ricardo dijo:

        y cuando es la mujer quien piropea al hombre o lo “desnuda con la mirada”….. a eso como le llamamos??? violencia?? agresion?? violacion?? que estupidex de articulo…

      • gabriel jarquin dijo:

        apoyo tu opinion , pero aparte, porqué de paso no le venden táseres y spry lagrimógeno a las chicas para que paren seos acosadores , que de “francotiradores” han pasado a “bersekers” lucha cuerpo a cuerpo?

      • juan carlos dijo:

        Compañera periodista, usted no cree que se le fue la mano con lo de los piropos, por que un piropo puede ser bonito, halagador, les puede subir la auto estima.
        lo otro que se dice en la calle son groserías no es un piropo, valga la redundancia el piropo grosero no existe, solo existe el piropo y por desgracia la grosería.

    • Tell dijo:

      Separando dos cosas de su comentario:
      El hecho en cuestión que ud. narra, no es un hecho aislado, se ha hecho práctica frecuente en nuestra sociedad de muchas personas de pésimo comportamiento, algunas compañeras mías me dicen que saliendo temprano hacia el trabajo, les han salido en lugares no tan oscuros, hombres erectos, otras eyaculando, otros pasando en bicicleta incluso en estas actividades, etc. Hace mucho rato que esto se ha vuelto una gracia, solo que ud, tiene el valor de describirlo en un artículo.
      Dos hechos tuve en los años 90, aunque no de sexo pero sí, de falta de respeto: recuerdo que venía a la universidad de Santa Clara, desde lugares distantes, y una vez el tren “Camagüey Habana, “El camagüeyano”, entra a la terminal y a la hora de bajarme un Tipo en la puerta me dijo: Baja por otro lado porque de Aquí no me voy a quitar, el tipo no estaba ni sentado, solo parado entorpeciendo que yo bajara, si aun vive debe recordar que le respondí con una cantidad de golpes, casi hasta dejarlo sin conocimiento, mis instinto de profesional de las artes marciales me traicionaron, fueron demasiados años entrenado, para ver como un fresco decide molestar a los demás, les aseguro que fue un momento malo mío, y desafortunado de él. En otra ocasión me bajo del tren, y caminaba hacia el parque para coger la guagua, y un grupo de unos 5 muchachos de unos 20 años, me cerraron el paso rodeándome, eran las dos de la madrugada, les dije tienen dos opciones o me dejan pasar, o nuca más harán esto, uno me responde, ni lo uno ni lo otro, puse mi portafolio en el piso, y a los tres minutos tenia a dos en el suelo sin poderse levantar, otros dos salieron con brazos lastimados y ojos en pésimo estado, el otro salió corriendo, sin que lo pudiera alcanzar.
      Me gustaría que cubadebate publicara este comentario, no busco fama de guapo, sino para que se tenga una idea que lo que cuenta la periodista, es una falta de respeto que se ha impuesto en la sociedad, me pregunto si la periodista es una de mis dos niñas, en su estado adulto, y yo vengo llegando en ese momento, ¿Me hubiese controlado? Creo que estos casos debieran ser sancionados por la ley con más rigor, y debe trabajarse más en la erradicación de estas actitudes de forma contundente, para no vernos los padres en una desgracia ante un acto tan propi de de la barbarie.
      La paz es el respeto al derecho ajeno.
      Mi mujer, y mis niñas tienen en la casa, las mismas facultades que tengo yo, salvo las que emanan de la responsabilidad de educación, que sobre las pequeñas tengo.
      Lo segundo es que Ud, habla de los hombres como si todos fuéramos salvajes. Hay hombres que por su cortesía, modales y respeto despiertan admiración, y brindan confianza, a los que los rodean, no todo el género se comporta igual, como no todas las mujeres lo hacen, cada ser es distinto y sus comportamientos emanan de la educación.
      A mis hijas le digo, lo que martí a María:
      mi María:
      Y mi hijita ¿qué hace, allá en el Norte, tan lejos? ¿Piensa en la verdad del mundo, en saber, en querer,-en saber, para poder querer,- querer con la voluntad, y querer con el cariño? ¿Se sienta, amorosa, junto a su madre triste? ¿Se prepara a la vida, al trabajo virtuoso e independiente de la vida[…]
      […]Y por el correo te mando dos libros[…]
      Donde yo encuentro poesía mayor es en los libros de ciencia, en la vida del mundo, en el orden del mundo, en el fondo del mar, en la verdad y música del árbol, y su fuerza y amores, en lo alto del cielo, con sus familias de estrellas, -y en la unidad del universo, que encierra tantas cosas diferentes, y es todo uno, y reposa en la luz de la noche del trabajo productivo del día. Es hermoso, asomarse a un colgadizo, y ver vivir al mundo: verlo nacer, crecer, cambiar, mejorar, y aprender en esa majestad continua el gusto de la verdad, y el desdén de la riqueza y la soberbia a que se sacrifica; y lo sacrifica todo, la gente inferior e inútil. Es como la elegancia, mi María, que está en el buen gusto, y no el costo. La elegancia del vestido, -la grande y verdadera,- está en la altivez y fortaleza del alma. Un alma honrada, inteligente y libre, da al cuerpo más elegancia, y más poderío a la mujer, que las modas más ricas de las tiendas. Mucha tienda, poco alma. Quien tiene mucho adentro, necesita poco afuera. Quien lleva mucho afuera, tiene poco adentro, y quiere disimular lo poco. Quien siente su belleza, la belleza interior, no busca afuera belleza prestada: se sabe hermosa, y la belleza echa luz. Procurará mostrarse alegre, y agradable a los ojos, porque es deber humano causar placer en vez de pena, y quien conoce la belleza la respeta y cuida en los demás y en sí. Pero no pondrá en un jarrón de China un jazmín: pondrá el jazmín, solo y ligero, en un cristal de agua clara. Esa es la elegancia verdadera: que el vaso no sea más que la flor. Y esa naturalidad, y verdadero modo de vivir, con piedad para los vanos y pomposos, se aprende con encanto en la historia de las criaturas de la tierra. […]
      […]Pasa, callada, por entre la gente vanidosa. Tu alma es tu seda. Envuelve a tu madre, y mímala, porque es grande honor haber venido de esa mujer al mundo. Que cuando mires dentro de ti, y de lo que haces, te encuentres como la tierra por la mañana, bañada de luz. Siéntete limpia y ligera, como la luz. Deja a otras el mundo frívolo: tú vales más. Sonríe, y pasa. Y sino me vuelves a ver, […].- Trabaja. Un beso. Y espérame.

    • Suelen dijo:

      Un cubano más: Percibo que no te gusta como me queda la licra…

    • 11_Champions dijo:

      Karen dices: ” Para algunas se trata de un hecho desafortunado que algún “enfermo” protagonizó. casi nunca se piensa como un acto violento perpetrado por hombres totalmente normales”

      y yo te aseguro que a ningun hombre normal se le ocurriria hacer lo que el de la parada te hizo, me preocupa que pienses que ese es un acto de hombres normales

      si para ti esos son los hombres normales tienes una vision deformada de la realidad, quizas a consecuencia del trauma del hecho del que fuiste victima

      Es mas, estoy 100% seguro que si hubieses gritado, alertado a los hombres de la parada estos hubiesen “madurado” a golpes al degenerado

      El piropo, sin vulgaridades ni pesadeses, ni en momentos equivocados, es manifestacion cultural, alabanza a la belleza. Los europeos, los del norte, siempre han tenido una cultura mas fria. Se por amistades, de mujeres en europa que se han indignado porque les han cedido el asiento. Las raices españolas siempre nos han definido de sangre caliente, mas sensuales. Ese feminismo radical nos es ajeno. Aqui hasta las mujeres piropean y enamoran.

    • enrique dijo:

      “Un cubano más”: tu argumento es típico del machista ignorante que culpabiliza a las víctimas. O sea, que si la mujer usa licras apretadas, ella es culpable de tu agresión??
      La mujer puede vestirse como le dé la gana. Eres TÚ el que NO tiene NINGÚN derecho a acosarla por eso.

    • josue dijo:

      Karen Alonso:
      También existe la violencia verbal como la que ud. aplica en su artículo contra los hombres que tampoco queremos su artículo sino su respeto. Muchos de los foristas ya le han dado merecida respuesta y muchos de nosotros si llegáramos a estar aquel día en la parada de seguro le hubiésemos dado su merecido al exhibicionista que la atacó. Claro, y la cito: “…desgraciadamente he aprendido a desconfiar de cada hombre. Desde el que se sienta a tu lado en el cine hasta del que pide permiso para pasar en un pasillo de guagua”. Ud. generaliza y clasifica por igual al Hombre como género por un hecho aislado que por suerte no se ha repetido; pero en su paranoia ud. da por hecho que se repetirá. Es decir, a ud le sucede una desgracia una vez, pero la sufre 2. Este artículo, sencillamente es un afrenta para aquellos que cuidamos a nuestras madres, hermanas, esposas, novias…y las valoramos tal y como se merecen; peor es una afrenta para nuestros héroes masculinos, para los hombres decentes que le pidan permiso para pasar por el pasillo de una guagua; pero que para ud son potenciales seres de negro, sentados en una parada con el pene erecto al descubierto.
      Saludos:
      y le dejo mi correo sin ánimo de ofenderla ni de hacerle ninguna insinuación; sino para personalizar y darle rostro a mi comentario:
      josue.delatorre@infomed.sld.cu
      Dr. Josué de la Torre Pupo
      Especialista en Oncología.

    • BEJUCAL dijo:

      Tiene mi respeto como mujer…pero en verdad estoy casi seguro que como muchos periodistas un poco que sueñan con sus escritos e historias, lo del acosador con su miembro, erecto es parte de sus fantasias para justificar su posición nada compartida por muchos y me sumo entre ellos.
      Mis saludos para usted y su novia.

    • wanderer dijo:

      karen y si fuese una mujer la que te piropeara, demandarias su respeto tambien? no lo creo….

      entonces es cuestion de gustos o de respeto ??

      • Maydel dijo:

        Me resulta realmente lamentable una gran parte de los 229 comentarios que he leído en esta página. El debate entre el machismo y la lucha por los derechos de la mujer siempre es un tema polémico, pero realmente JAMÁS pensé ser testigo en un sitio como este de expresiones tan violentas contra las mujeres, más concretamente contra la periodista. Por favor!! Lean los comentarios y reflexionen!! …
        A una mujer que en todo su derecho, ha hecho uso de la libertad de expresión y ha compartido con los lectores una anécdota y su criterio personal, la han tratado de las formas más violentas que he visto en este foro: la llaman lesbiana (en repetidas ocasiones!), la acusan de estar traumatizada, de enferma, la amenazan, e incluso en dos comentarios cuestionan la autenticidad de la historia. Para los que cuestionan la existencia de la violencia de género, solo lean por favor estos comentarios dejados por algunos foristas: “la periodista esta tan enferma como el cochino que le enseñó su miembro ´´, “si no quiere mi piropo no salga en público y esconda su belleza´´, “si eres bonita y de buen cuerpo como dicen otros foristas, excitas a los hombres y debes entender eso´´, “Me hace cuestionarme ahora si solo se trata de una fantasía de seducción en lugar de una experiencia traumática´´, “ no tendré que piropearte, si ese es tu deseo, o respetarte: te ignoraré, que es lo peor que puede sucederle a una mujer´´.
        Primeramente, para los que dicen que situaciones como las narradas no son comunes, y que en cualquier caso lo único que hay que hacer es pedir ayuda… Les cuento que yo, con apenas 22 años de vida, he vivido situaciones similares en varias ocasiones, y en TODOS estos incidentes, la única ayuda que hemos recibido mis amigas y yo es de las otras mujeres, pues los hombres que estaban presentes lo único que hicieron fue voltear su cabeza y mirar para el otro lado. Esto claro está, es solo mi experiencia personal, pero un incidente como ver a un hombre masturbándose en pleno pasillo de la guagua a las 4pm y que hayamos tenido que ser las mujeres quienes lo sacamos a carterazos de allí, pues la actitud de los hombres presentes fue simplemente voltear la cabeza o moverse para otro lado de la guagua, no es algo que se olvide fácilmente, y sin dudas te hace aprender a desconfiar de los desconocidos.
        En segundo lugar, para los que comentan que los piropos bonitos son mayoría sobre las groserías, quisiera que solo por un día pudieran caminar por la calle en la piel de una mujer, creo que solo entonces se podrían dar cuenta de que de hecho, casi el 90% de los comentarios que una recibe en la calle son puras groserías, generalmente acompañadas de miradas obscenas, invasiones a tu espacio personal, lenguas afuera restregándose los labios, e incluso algunos hasta te agarran por el brazo si les pasas cerca. Lo peor de todo es que después de un “mami que buena tú estás´´, “mami estás pa’ hacerte de to’… ´´ (generalmente con descripciones muy detalladas), y otros mucho peores que no considero pertinente publicar, algunos hasta te dicen “se dice gracias ¿no?´´… ¿GRACIAS? ¿Por qué? ¿Por hacerme pasar un momento realmente desagradable? ¿Acaso te pedí yo que me dijeras algo?
        En tercer lugar, los que dicen que la historia narrada NADA tiene que ver con el machismo ¿acaso no se preguntan por qué los exhibicionistas son casi exclusivamente hombres? Claramente los hombres como género no son los culpables, se trata del sistema patriarcal en el que vive nuestra sociedad, y del que tanto hombres como mujeres nos encargamos de mantener (paradójicamente muchas veces las mujeres somos, consciente o inconscientemente, las primeras defensoras de las conductas machistas).

      • Maydel dijo:

        Espero que mi postura quede clara: Las mujeres NO somos las que provocamos estos sucesos. Yo, como joven mujer, NO me arreglo para que me elogien en la calle ni necesito de un piropo para sentirme bien conmigo misma. SOY feminista, y eso no significa que sea lesbiana o extremista, sino que creo y me siento comprometida con la lucha por la igualdad de oportunidades y derechos para hombres y mujeres. NO voy a esconder mi belleza, ni me voy a poner una máscara o a vestirme como zombi para lograr el respeto de los hombres en la calle, ese respeto es mi DERECHO. Que es algo “cultural´´ no puede ser una justificación, porque entonces podríamos justificar a los árabes de creerse en el derecho de violar a una mujer “provocadora´´, pues “esa es su cultura´´. El PIROPO BONITO no me desagrada, pero este último año he recibido tan pocos entre tanta grosería, que los puedo contar con los dedos de mis manos. Igual, habría que ver qué entiende cada cual por piropo bonito, pues a lo mejor el que me dijo hoy por la mañana “blanca, estás pa’ comerte´´, seguro piensa que esa frase fue como poesía para mis oídos. Ante tanta incertidumbre: yo TAMPOCO quiero el piropo de los desconocidos, prefiero su respeto, y si algún día nos conocemos, elogie mi inteligencia y mi carácter, y no algo tan banal como mi físico.
        Tuve que esperar 100 comentarios después de haber empezado esta lectura, sin embargo, me alegró que las mujeres también comenzáramos a comentar, y que en la gran mayoría mostráramos nuestro apoyo ante lo planteado, independientemente de la calidad periodística o profundidad del tema que pueda tener el artículo.
        Finalmente, para los que dicen que Karen necesita atención psicológica, yo soy estudiante de 5to año de la licenciatura en Psicología, y les puedo garantizar que la que necesita intervención urgente es NUESTRA SOCIEDAD.

  • Hendris Manuel dijo:

    Buenas noches periodista. Con todo el respeto del mundo y sin que usted se vaya a aterrorizar: usted es una hermosa dama. A veces las cosas hermosas de la vida con respeto es bueno expresarlas, unos ojos bonitos, una sonrisa hermosa… los piropos, para mí, dejan de serlo cuando se convierten en groserías y faltas de respeto de esa índole que usted describe. Una cosa es un piropo, otra cosa es una falta de respeto, si no quiere mi piropo no salga en público y esconda su belleza, si no quiere faltas de respetos y groserías: tiene mi total apoyo.

    • Antonio dijo:

      Bueno, yo la entiendo. A mí tampoco me gustaría que un hombre me piropeara.

      • ricardo dijo:

        este es el mejor comentario ….. por mucho jajajajajajjajaja…

      • el loco de monte carlos dijo:

        Apretaste Antonio jajajajaaa, con 5 palabras desmontaste el transfondo real de este extremista articulo,mis respetos para las bellas cubanas que apresian un piropo respetuoso y creativo

      • Yoli dijo:

        el loco de monte carlos, de verdad que usted debe estar loco o no tiene ni hermanas, ni hijas y solo por naturaleza debe tener madre. Este articulo no es para nada exagerado. por experiencia propia le digo que cosas como estas pasan mas a menudo de lo que ustedes piensan, hay exepciones por supuesto (hombres respetuosos); pero creame que despues que una mujer sufre algo como esto no quisiera que un hombre le vuelva a dirigir la palabra nunca mas. Yo prefiero pasar desapercibida antes de sufrir algo como lo que sufri o como lo que la periodista cuenta. Yo fui manoseada por un hombre que no puede haber tenido mas de 25 años a las 6 y 30 de la mañana en la calle Soledad llegando a Zanja cuando iba para mi centro de trabajo vestida con pantalon y camisa o sea para nada probocativa y ese hombre se aprobecho de que era oscuro y no habia casi nadie, solo por mis gritos, otro hombre al cual le estoy eternamente agradecida desde su casa lo asusto para que me dejara tranquila. Le juro que todavia no me he recuperado totalmente. Tambien he sido perseguida en una cola por otro con el miembro erectil y la mano en el bolsillo asi que se de lo que la periodista habla. Por eso prefiero no recibir piropos de nadie.

      • ScatMan dijo:

        Esa es buena, Antonio, pero yo añadiría que un piropo bonito no tiene nada que ver con lo que hizo ese tipo que le hizo eso a la periodista, pero de esto último a que no le gusten los piropos de los hombres, le sugiero que vaya a un psicólogo o será que le gustarán los piropos de otras mujeres. Digo yo.

      • ohime dijo:

        el loco de montecarlos es un retrasado mental de primera jajaj “artículo extremista”???? a muchas mujeres le han ocurrido cosas peores, cómo te sentirías si le ocurriese a tu madre o a tu hermana de 11 años, o a tu novia???

  • Iván HL dijo:

    Pienso que a partir de un hecho sumamente excecrable como el que la periodista describe y que sin lugar a dudas es un acto de violencia contra la mujer que lamentablemente ocurre en nuestro país y que debe ser castigado con dureza por las leyes ella hace una aproximación desde mi punto de vista errada. Primero no todos los hombres somos así y segundo, de que forma pudiese, según sus criterios acercarse un hombre a una mujer con buenas intenciones y de manera respetuosa a ellas. Quizá no entendí o ella se expresó de forma no exacta, pero se puede interpretar que uno no se debe acercar a una mujer si no median intereses de ambos, y… ¿cómo lo sabemos? Que se sepa estoy bien casado a hace 37 años y desprecio a aquellos qe cometen el tipo de actividades que dieron origen a su artículo. La estricta aplicación de las leyes y la buena educación desde tempranas edades, que incluyen el no estimular por parte de los padres a sus hijos varones a gredir sexualmente a las niñas y verlo como un acto de hombría, deben ser el antídoto a este tipo de hechos. Gracias

    • EST dijo:

      Ella jamás tendría problemas conmigo, no porque no suelte un piropo, sino porque siempre he podido detectar a las personas que piensan como ella, a lo mejor por la actitud o por algún gesto y les hago con mucho gusto el favor de ni siquiera mirarlas. O sea no quiere mi piropo ni yo tendría ganas de hacérselo tampoco por muy bella que sea.

  • Lisandro René Duvergel Smith dijo:

    A ver: ni me voy a identificar con el…. Que te hizo eso , no , para nada , PERO ¿que hago yo cuando me voy a coger el bus para llegara mi trabajo y esta lleno de mujeres de todos ,los colores y todos los tamaños , de todas las edades y que a cualquier hombre le paran el corazón y que por obligación tengo que rozar DESGRACIADAMENTE para llegar la fondo de la guagua? , les pido disculpas a todas , ¿ pero y si se ponen bravas que me hago?? Parece que eres una mujer bella si pasas por al lado de un grupo de hombres es cantado que te van decir cualquier cosa, tu lo aceptas o no esa es tu decisión ,pero me parece que te dolería , que pasaras por ese mismo lugar o por cualquier otro y nadie te diga ni jauuuu … te vas a preguntar : ¿ ehh… y yo que tengo que nadie me dice nada ? la enajenación a las personas también es una forma de maltrato , se que la sociedad cubana ha perdido muchas cosas entre ellas el respeto , pero que no te diga algo …. No se me parece algo extremista, si te regalo una flor es capaz que me mires de arriba abajo y me digas: … ¿.pero y este loco de dónde salió?….. Si te digo…. “Darwin estaba loco, las flores si caminan y las estrellas si bajan a la Habana”…. Capaz que me llames al policía más cercano a acusarme de acoso…. La verdad que es muy difícil , ver una belleza como tu y no decirle nada … aunque los excesos son todos malos

    • J.U.H dijo:

      Me da la impresión al leer el artículo que la periodista esta tan enferma como el cochino que le enseño su miembro. Es para mi como un pequeño monstruo que anda por la calle mostrando su belleza a la espera de que algún desdichado le diga algo, aunque sea respetuoso y bonito para acusarlo a la policía por acoso sexual. ¿Por qué generaliza? ¿será que no le gustan los hombres? Con todo el respeto que le tengo a todos los homosexuales de este mundo pero para mi detrás de un feminismo extremo siempre hay un lesbianismo.
      Todas las mujeres se merecen respeto, pero pienso que si no fuera por el piropo bello y educado muchas personas en este mundo andarían por la vida tristemente solos.

      • Jerlys83 dijo:

        Exacto…

      • MÓNICA/ LA FRESA dijo:

        Estoy de acuerdo contigo,sin ofender a la periodista claro,porqe cada cual con su gusto y su pasion.Pero ella esta en un grave error pensando asi de todos los hombres.La entiendo,porqe de una forma u otra he sido víctima de acoso.Hace aproximadamente 10 años atras,apenas tenia 13 añitos me sucedio algo paracedio,con un tipo asi.Senti miedo,mucho miedo pero asco,odio…son verdaderamente REPUGNANTES.
        Soy joven de 23 años,y me gusta qe me miren o me piropeen,pero racionalmente por favor…

  • blancomeridiano1 dijo:

    Es tal la impotencia que se genera que pedir respeto en una situación como esta, siento que provoca aún mayor morbidez. Aunque este por más legitimidad que crea tener su gesto, deja su ser en peores condiciones de la que pudiera creer tener en caso de haberse sentido genuinamente motivado. En estos casos el olvido funciona para quien agrede, como para muchos otros casos donde la reivindicación pasa exclusivamente por el sometimiento y esto hoy día parece estarse trasladando a otras facetas de las relaciones entre seres humanos aplicadas a lo que las nuevas tecnologías reconocen como su poder en privacidad. Hoy día muchos otros tipos de relaciones se gestan por otros medios a los que me gustaría referirme como a estos también con que te haz topado, aunque estos se han de emparentar en aquellos prejuicios que los encarcelan y que en este agresor se han desbocado de ese modo. Creo que las relaciones comienzan a ponerse frente a una nueva situación , si bien el sometimiento de la inmediatez física no es evidente será otro factor a tener en cuenta ya que la evolución de la conciencia no solo conlleva buenas formas sino una libertad de conciencia que no se genera en la privacidad sino que se genera y es fruto de la madurez de estas relaciones, la agresión que haz vivido, ha sido motivada no solo por el carácter personal que cree tener este señor muy convencido de sus intenciones, hay otras motivaciones que devienen en estas actitudes.
    Cuando no hay maduración se fomenta que lo que crece y desarrolla su capacidad de comprender lo otro también como propio sin que esto conlleve apropiación se vea desprovisto o crea la libertad que trasciende como inocencia, muchas veces esto conlleva que la inocencia nos haga crecer en conciencia, ya que como contrapartida a lo que uno vive se ve lo que otros sienten como derecho propio en base a que lo propio lo que posee le da lo que no alcanza a ver y concibe como extraño a él mismo, ya que cuando posee aquello extraño le da esta seguridad que lo hace acumular aún más cosas que a corto plazo podrá ver que resultan en su propia inseguridad con la que en realidad siempre se sentirá seguro.

    Blancomeridiano1

  • abdel correa alvarez dijo:

    articulo extremista, un piropo decente y educado puede ser muestra de respeto y admiración,piropo y respeto no son antagónicos.

    • Lisandro René Duvergel Smith dijo:

      Mijo, por eso le dije en mi comentario que ella lo acepta a o no, esa es su decisión, pero si no le gusta el piropo, ¿tu las vas a obligar? Si no le gusta , no gusta

      • abdel correa alvarez dijo:

        conozco muchas autotituladas feministas, son una pena, en realidad son antihombres, importan viisones de afuera a nuestra manera de ser, el piropo es parte de nuestra cultura ,incluso decir que una chica es un cañon ,un mango etc,que en otros países puediese tener una connotación agresiva, en el nuestro es sinónimo de admiración.por supuesto que es su derecho recibir o no piropos, pero estoy seguro que ella es una minoría, a nuestra mujeres sí les gusta recibir piropos, sí les gusta que se les admire,ah eso es una cosa y otra muy diferente insultarlas con groserías o agredirlas con el miembro en la mano, esas manifestaciones son sencillamente deliitos que estan tipificados. En vez de enfadarse con los piropos la periodista debiese criticar otras cosas que afectan a nuestras incomparables mujeres como son el tener acceso a una vivienda digna o a mejores salarios par no tener que depender tanto de los hombres.

  • ninjapurpura dijo:

    …he aprendido a desconfiar de cada hombre. Desde el que se sienta a tu lado en el cine hasta del que pide permiso para pasar en un pasillo de guagua…

    Muy mal por su parte, acaso usted confia en alguien? Que culpa tenemos todos de los enfermos y ENFERMAS que andan nuestras calles. Lamento su experiencia, pero aprenda a confiar.

    • Yoli dijo:

      Yo tambien desconfio de todos por las experiencias sufridas, es inevitable, los que no saben lo que se siente no podran enterderlo pero nosotras si. Entiendo que piensen que exagera; pero no lo hace, solo escribe lo que siente y si se ponen en su lugar entenderan. Que esta enferma es cierto y se llama síndrome por estrés postraumático y es muy dificil de superar.

      • Rcarlos dijo:

        No Yoli, no esta enferma, esta muerta porque desconfiar de un hombre cuando te pide permiso gentilmente para pasar es una exageración, mira yo sufri una experiencia traumatica: me quisieron asaltar cuando iba con mi novia por la calle un 3 de Enero de 2009 , me tuve que defender y por suerte y gracias a un vecino que no conocia y al cual agadezco infinitamente y que fue quien dio voz de alarma no sucedió nada grave, sin embargo por ello no hemos dejado de salir a la calle ni pensado de que todos son unos delincuentes, y no me digas que ese trauma lo venci porque soy hombre y ella mujer porque eso si es ser machista Yoli, ella sencillamente es una extremista, perdona pero no me vengas con terminos psicológicos que no se trata de eso, lamento que le haya sucedido semejante barbaridad pero no puedo apoyar una lectura donde nos junta a todos en un mismo cartucho.

  • rafael dijo:

    Y si no te lo dan, te enfadas…

  • Rafael dijo:

    Históricamente, la relación hombre/mujer ha estado determinada por muchos factores, ante todo el económico. Los hombres han tendido a concentrar los recursos de la sociedad en sus manos, y a explotar a las mujeres. El sexo, sin lugar a dudas, ha servido como elemento de intercambio de recursos materiales, incluso del hombre dominante hacia la mujer, o sea, de acceso a la riqueza material. Este es un tema muy importante, que requiere de una consideración concreta en el caso de Cuba: una revolución que ha significado avances extraordinarios para la integración de la mujer en la vida social, pero que (además de una herencia machista) confronta problemas derivados del bloqueo y los problemas heredados de la colonización. A esto hay que sumarle que Cuba (contrario a EE. UU.), es heredera de una cultura hombre/ mujer muy sensual. En el contexto del énfasis en el turismo y los nuevos modelos comerciales esto se exacerba. Ser bonita, puede traer toda una carrera en la publicidad, la música o los negocios. Hay artistas cubanas que soy se hacen las senos y no aparecen en cámara si no es con mucha pintura y “bondo”. La autora, al darle una tonalidad individualista a este problema, pierde la oportunidad de educarnos y trivializa en algo el asunto. La violencia de género (sea la que sea, del hombre a la mujer o de la mujer al hombre) es condenable. Igualmente, los ataques sexuales y la minusvaloración de las personas en función de las preferencias sexuales. Pero el feminismo que ella propone (individualizado) es el feminismo de la clase media estadounidense (una cultura estratificada y carente de apreciación de lo sensual). Históricamente, ha sido un feminismo excluyente, muy racista y culturalmente feo. Las compañeras afroamericanas, por ejemplo, no simpatizan mucho con él. Tampoco las proletarias de origen hispano. Susan Anthony, considera la precursora del feminismo estadounidense, excluyó a las mujeres negras de su organización (y si bien pidió el derecho al voto para las mujeres, al hablar de mujeres no incluía las de color). En nuestras sociedades –Cuba, Puerto Rico, Dominicana, etc. – hay un problema grave de violencia de género y los hombres tenemos la obligación de ser respetuosos, de no promover el abuso y la vulgaridad en la relación hombre/mujer. El sexo “loco” es permitido, pero siempre que sea verdaderamente consensual. Decir que la periodista es bella no tiene nada de malo, si al ella rechazarlo lo dejamos de hacer. También hay hombres bellos, dignos de piropos. Lo importante es saber hasta dónde llegar. Extenderse de más, llegar demasiado lejos es lo mismo que no llegar a ningún lado. Hay en Cuba feministas bellas que merecen el más bello piropo. Pero no hay que negar la sensualidad del Caribe, la espontaneidad hermosa de la mezcla de razas, nuestro modo particular de celebrar lo bello. No veo, por la foto, que la compañera se vista de botas y ropa de labranza. Ella misma tiene su concepto de lo bello, que es de eurocubana. Pero en Cuba (como en Puerto Rico) hay otras herencias culturales, que poseen una vitalidad sensual inmensa. Celebremos eso, sin ser abusivos ni vulgares, aprendamos que un No es un No y, en particular, no levantemos las manos en contra de las mujeres y los niños. No andemos por la calle anunciado nuestra inseguridad, mediante el desprecio de los homosexuales y las lesbianas (o los transexuales). Esa es la obligación fundamental de todo hombre que se respete a sí mismo.

  • Frank Fonseca dijo:

    Con el respeto que se merece, como mujer y por el articulo escrito.Realmente creo que esta errada en mucho. Lamento grandemente que haya pasado por esa situacion aquel dia, que se ha sentido alarmada por ese gesto que quizas no es de un hombre normal realmente. Pero usted es feminista al extremo, sus articulo es defensa de la mujer vs hombres en la vida no se generaliza nada , solo por generalizar esta equivocada Quedamos hombres que todavia sabemos mirar a una mujer y no la miramos como un objeto sexual si no como amiga , compañera , de vida de trabajo. Usted tiene quizas una desconfiansa en los hombres abrumadoras, no se si por las cosas que ha vivido en su vida, por el ambito donde se crio, suena a una mujer inteligente, preparada. Realmente como hombre me senti dolido solo piense en sus palabras de su propio articulo. Y por favor el piropo elegante , hermoso, tierno , sencillo que admire sus virtudes y su belleza es digno de aceptarlos, pero si usted como mujer no quiere nuestro pirorpo haganos lo saber y ponganse en la frete un cartel no vale la pena gastar palabras hermosa con flores que solos son espinas de orgullo feministas al extremis

    Relea sus palabras y ojala diga me equivoque quizas deba hacerlo mejor.
    porque desgraciadamente he aprendido a desconfiar de cada hombre. Desde el que se sienta a tu lado en el cine hasta del que pide permiso para pasar en un pasillo de guagua.

  • stg del mundo dijo:

    es cierto que semejante proceder es propio d e algun ser humsno con serios trastornos de conducta o mentales y que no es menos cierto que una muje debe ser respetada y tratada dignamente .pero demonizar el piropo tampoco es la solucion dada la naturaleza sociabe del cubano esta forma d ecultura popular ycasi podria interpretarse como un arte o una forma de poesia cuando se genera desde el respeto y la admiracion sincera a los atributos que adornen la belleza deuna mujer lo cierto es que muchas feminas interpretan el piropo como un hlago y es una forma tambien de elevar su auto estima
    lamentabemente todos los hombes no son iguales hay muchos patrones de conducta que tienn que ver con el nivel cultural,la marginacion y el ambiente familiar y la percepcion sobre la mujer y su rol como objeto de deseo que predominan en muchas capas de nuestra sociedad y que son un reflejo de nuestra idiosincrasia ,pero tambien en cuba debido a la falta cronica d e medios de comunicacion redes sociales y aceso a tecnologia se ha desarrollado un estilo de aproximacion entre los sexos que requiere de un pie o una piedra como se suele decir para atraer la atencion del otro sexo y quiza esta sea la genesisis del piropo crear un punto donde se pueda comenzar una relñacion de confianza.que eventualmente desenboque en un contacto sexual o una relacion amistosa.tambien existe el piropo a la inversa mujeres modernas o menos prejuiciosas que tambien utilizan este ,mecanismo con identicos objetivos.
    no estoy en desacuerdo con que a losmaturbadores rescabucheadores y todo aquel que haga actos lascivos sea penado
    pero eso no debe ser obice para demonizar algo que a todos nos gusta y muchas disfrutan.me rdefiero al piropo.

  • Eduardo dijo:

    El piropo o “madrigal de urgencia” verdadero nunca es irrespetuoso. Si hay irrespeto no hubo madrigal. Lo veo además, como una expresión cultural genuina. Karen: es una incongruencia negar uno exigiendo lo otro.

    • Marco Antonio Vazquez dijo:

      el piropo deja de ser piropo , cuando se dice groseramente, ,,B,C,S,Mex,

  • José M. Calero Gross dijo:

    Como dice una canción española : ” el piropo es español como una bata de cola “… Estoy de acuerdo con casi todo lo que expresa el título de este artículo, pero debemos estar de acuerdo que el feminismo llevado a extremos es también perjudicial y pudiéramos llamarlo de otra manera. Un piropo, bien elaborado, bien dicho, con gracia, sin ofensas, siempre fue agradecido por una mujer, aunque no fuera hermosa. Resulta que ahora, con el feminismo elevado, es inaceptable… para algunas mujeres, pero estoy seguro que no para todas.
    Karen, seguro que no voy a piropear. Sería provechosos indicar si los buenos días son aceptables.

    • Lisandro René Duvergel Smith dijo:

      Razón que convence su comentario , el feminismo reaccionario a veces me cae tan mal como el machismo y no se puede olvidar que somos cubanos de ambos lados; los hombres se pasan y las mujeres también , por eso le dije en un comentario si también le gustaría que pase por un lugar lleno de hombres y no le digan nada de nada … a ver que pasa

  • stg del mundo dijo:

    ah y permitame decirle que es usted periodista una mujer muy hermosa .
    si me acepta el piropo claro.

  • Elio dijo:

    No creo que la actitud de ese ente contigo haya sido una manifestación del machismo (creo que te manifestaste bastante feminista), creo más bien que son actitudes subhumanas y animales, más bien de perros que se hacen pasar por hombres, algunos enfermos mentalmente y otros con la cara bien dura y con plena conciencia.
    No haré una disertación de machismo o de comportamientos correctos del ser masculino, pero llamarle machismo a esa manifestación es engrandecer al villano de esa historia y rebajar a los pobres machistas, que muchas veces también son respetuosos, y no por ser machista se deja de ser respetuoso

  • Rene Abel dijo:

    Todos los extremos son malos, si no interactuamos entre todos de forma respetuosa o hasta donde los limites que se impongan en el momento lo permitan, de que forma emprenderíamos nuevas relaciones. Creo que le hizo mucho daño esa experiencia negativa. Celebrar la belleza de forma respetuosa e incluso picaresca como caracteriza al cubano no tiene por que y definitivamente no es un acto de agresión sexual, siempre y cuando respetemos los limites. Además le recuerdo que en Cuba también las mujeres piropean a los hombres.

  • José M. Calero Gross dijo:

    Karen : Voy a hacerme eco de UN CUBANO MÁS : Seguramente que te vistes con el escote en el cuello, la falda del vestido que llega a los tobillos, nada ceñido pues, como feminista que eres, tienes presente que debes evitar mostrar tus formas. Pintura de labios : imposible y menos el maquillaje. Cero depilación de cejas y piernas ( con el vestido tan largo no se ven ).

    Karen : al igual que los hombres, que se acicalan y tratan de lucir lo mejor posible para las damas, las mujeres lo realizan para lucir bien a los hombres… o me equivoco ?.

    No te preocupes ya que si algún día me tropezara contigo, espero que no, no tendré que piropearte, si ese es tu deseo, o respetarte : te ignoraré, que es lo peor que puede sucederle a una mujer. Y, por último, con esas normas tuyas, has permitido que alguien se te acerque para enamorarte ?

  • Miguel dijo:

    Nada justifica la groseria ni la chavacanería y mucho menos lo que le ocurrio a la autora de este comentario, eso es de personas bajas de poca catadura moral, pero también digo que el cubano y cubana siempre han usado el piropo para celebrar una belleza, el hombre para decirlo y ella para recibirlo y digo esto porque en ocaciones uno se cruza en la calle con cada monumento que si aunque sea Ud, no la mira es que no le corre sangre de varón por las venas, en muchas ocaciones yo le he dicho un piropo y algunas se rien y hasta dan las gracias y otras continuan indiferentes, pero realmente eso es bonito, no debe desaparecer lo que debe desaparecer son las conductas impropias

  • Alain dijo:

    Karen, creo que debes colocarte una careta cuando salgas a la calle o vestirte de zombie. Creo que exageras con lo del piropo. No se puede acabar con alto tan arraigado en la cultura aunque sea machista. Los piropos son también un regalo a las mujeres aunque algunos sean unos bestias piropeando. Recuerda, con un tenedor puedes comerte una excelente ensalada, pero también puedes sacerle un ojos a cualquiera. ¿Vas a prohibir los tenedores?
    Lamento tu experiencia en la parada… Eso debemos combatirlo!!

  • Gonzalo dijo:

    Karen pero no hay que exagerar. No generalices, porque NO SON LOS HOMBRES los culpables de lo que te pasó, sino que diste con uno de los tantos depravados que andan por ahí. Eres una mujer inteligente, que estudiaste en la universidad y estás en un órgano de prensa de primera, lo suficiente para darte cuenta de que en este mundo existen hombres correctos y decentes capaces de tratar a una mujer con la delicadeza y la dignidad que se merece.

    Lo que te sucedió fue impactante y desagradable, en eso estamos de acuerdo. Pero no te encierres ni te envuelvas en una coraza porque acabarás distorsionando tus gustos y tu vida sentimental y sexual. A mi modo de ver, la actitud debe ser que a pesar de todo lleves una vida normal, con todo el amor, las pasiones y las ilusiones de una muchacha joven y bella capaz de tener a su lado un hombre que realmente la merezca.
    Ese suceso desagradable que tuviste lo sufren cada año cientos de mujeres en nuestro país, sobre todo en las zonas de playa y otros balnearios, porque ese tipo de gente siempre va a existir y no puedes permitir que un enfermo mental te cambie la vida.

    Tienes que seguir siendo una mujer normal, leyendo en el parque o donde te guste, sentarte en el malecón o ir a una disco. Debes echar lo que te pasó en el saco de las experiencias y ser menos inocente ante los tipos extraños, esas son las enseñanzas de la vida.

    Buena suerte.

Se han publicado 237 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Karen Alonso

Karen Alonso

Vea también