Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

La invención más trascendental de la humanidad es la frase

| 9
Jhon Baville recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014.

Jhon Baville recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014.

Discurso del novelista irlandés John Banville ayer en Madrid al recibir el Premio Príncipe de Asturias

Es un inmenso honor y un inmenso placer encontrarme hoy aquí, en el corazón del Principado de Asturias, para recibir este magnífico premio que agradezco sinceramente.

La invención más trascendental de la humanidad es la frase. Han existido grandes civilizaciones ignorantes del concepto de la rueda, pero poseían la frase, pues sin ella no habrían sido ni grandes ni civilizadas. Con frases pensamos, especulamos, calculamos, imaginamos. Con frases declaramos nuestro amor, declaramos la guerra, prestamos juramento. Con frases afirmamos nuestro ser. Nuestras leyes están escritas con frases. No es desatinado afirmar que con frases está escrito nuestro mundo.

Otros defenderán tesis distintas. El científico dirá que nuestro supremo logro como especie es la invención de las matemáticas. Y, ciertamente, el lenguaje de las matemáticas posee una sublime belleza. En su rigor radica su aliento. No obstante, el máximo aliento de la frase, y por ende del lenguaje, radica, precisa y gloriosamente, en su carencia de rigor. Por sencilla, directa y clara que sea una frase, siempre se revelará ambigua. Y la ambigüedad es la esencia de la vida.

El lenguaje de las frases abraza la realidad en un esfuerzo incesante por abarcarla, contenerla, expresarla. Vano esfuerzo, como debe ser. La esencia de la realidad se encuentra, esencialmente, fuera de nuestro alcance. No existe la cosa-en-sí: sólo existen las relaciones entre las cosas. Todo es contingencia. Como dijo bellamente Emerson: “Vivimos entre superficies y el verdadero arte de la vida consiste en deslizarse bien sobre ellas”. Podemos pensar que el lenguaje no pinta nada, pero pinta hermosas realidades.

Como escritores, afilamos nuestras frases para que alcancen el corazón de las cosas. Pero eso no sucederá, somos demasiado torpes. Sin embargo, perseveramos en nuestro intento de expresar la existencia, en nuestro intento de que quede expresada, en nuestro intento de expresarla con acierto. Nunca lo conseguiremos, pero como bien sabía mi compatriota Samuel Beckett, nuestra gloria estriba en persistir, desalentados, pero jamás vencidos. El esfuerzo no es vano, aunque cada punto final sea una admisión de fracaso. Hablar es ser. Nadie lo ha expresado mejor que Rilke en las “Elegías de Duino”: ¿Estamos acaso aquí para decir: casa, puente, fuente, puerta, vaso, árbol frutal, ventana, a lo sumo: columna, torre?… Mas para decirlo, comprende, ay, para decirlo así como jamás las cosas mismas creyeron ser en su intimidad.

He dedicado mi vida a batallar con las frases. No puedo imaginar existencia más privilegiada.

(Tomado de la página oficial de la Fundación Príncipe de Asturias)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • senelio ceballos dijo:

    jajaj..FELICIDADES..y dentro de ella…Los pronombres personales, preposiciones y el verbo..SIN ELLOS….NIKUDA!!! NICIUDI!!! NIPALANTE!! NIPATRAS!!..NITEESTIRAS!!! NITEENCOGES!!!

  • Alexis Mario Cánovas Fabelo dijo:

    ¡La envoltura material del pensamiento, más allá que la palabra!

    • senelio ceballos dijo:

      Saludos filosofo-artista cubano…Como le va vuestra salud?…LLevaba algunos dias sin comentar aqui..No se pierda lo necesitamos!! CUATE!!..dirian en mexico aturdiado por los sucesos ultimos!!!..En nuestro Escambray..diriamos..No se pierda guajiro!!!Como dirian alli por Chile?

  • Rosario dijo:

    No dudo que sea un gran novelista, lo que no entiendo a que viene “lo de la frase” parece que no tenía nada más que decir…

    • Yeleini dijo:

      Por que Rosario es la frase la simiente de su obra

  • el hijo de Pacheco dijo:

    ahí está la frase que faltaba al comienzo de mi maestría…..

  • QuéTúDices? dijo:

    Mi nena de 10 meses hace unos días dice: “Tte-t, tte, téee..!”
    Es su primera, propia y genuina frase. Sabe Dios qué diantres quiere decir pero… ¡le queda tan bella!

  • El Rolly dijo:

    “SIN LAS FRASES ACABARÍA LA HEGEMONÍA DE LAS TRANSNACIONALES DE LA INFORMACIÓN DOMINADAS POR LAS HÉLITES Y ADEMÁS, EL MUNDO SERÍA MÁS DEMOCRÁTICO PORQUE LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS PODRÍAN PENSAR POR SÍ MÍSMAS”
    EN ESTOS TIEMPOS ESTE DISPARATE HASTA PODRÍA SER UN ASICATE FILOSÓFICO SI FUÉSEMOS PROFUNDAMENTE CONSCIENTES DE LA MANIPULACIÓN DE LA OPINIÓN QUE REINA EN NUESTRAS SOCIEDADES MODERNAS Y QUE NOS ALEJA CADA DÍA MÁS DEL CONCEPTO FUNDAMENTAL DE NUESTRA ESPECIE HOMO SAPIENS. DEBERÍAMOS LLAMARNOS SEMISAPIENS HOMOÚTILES

  • blancomeridiano1 dijo:

    en verdad a este se le hace evidente de que eso, el que está solo frente a una frase que ni tan solo puede comprender, esboza su hacer entre la simplicidad del intento de serlo y la dificultad de ser lo suficientemente comedido en la tarea como para no desfallecer en ella y ver en ella el reflejo de su esplendor más que la de la angustia o de la ausencia. En la simplicidad lo creativo, en lo complejo la sutileza y la trascendencia. La ambigü edad no es la base de de la sustantividad. Lo sujeto es sustantivo de la abstracción del lenguaje que confronta con las matemáticas el valor de lo que no es implícito en él y del que de algún modo deviene, no es relativo sino que es realidad. Las frases no conllevan cortesía del que se manifiesta, existen y trascienden el valor sujeto y sustantivo en ellas.

    blancomeridiano1

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

John Banville

John Banville

Vea también