Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Telenovela Avenida Brasil: oficio y truculencia

| 37

Avenida BrasilPocos escaparon, allá y aquí, al torbellino de los capítulos finales de Avenida Bra­sil. Tanto el guionista Joao Emanuel Car­neiro como el director del núcleo Ricardo Wadding­ton y junto a ellos el ejército de directores adjuntos, redactores de diálogos, editores, camarógrafos y técnicos involucrados en el rodaje, dominan sobradamente el oficio de narrar una historia que atrape al espectador.

De una trama central de enredos, venganzas, simulaciones, triángulos y rectángulos amorosos, que llegó a ser fatigosa y reiterativa de la mitad hacia adelante, la telenovela pasó al plano de un thriller puro y duro, a caballo entre Ágatha Christie (todos pudieron haber matado a Max) y las actuales películas de acción, expuesto con garra si se dejan a un lado las pobres escenitas de la irrupción de los secuestradores en la fiesta de la galería —remedo de algo que Hollywood lo ha hecho muchas veces con más eficacia—, la captura de Nina-Rita en el establo donde Tifón aguardaba el punto final, y el mayor cabo suelto del capítulo del cierre: el destino del malvado Santiago: después del disparo en el pie lo volvieron humo.

Aclaro: bien contado no quiere decir bien argumentado. También del peor Hollywood los realizadores copiaron las dilaciones excesivas y las inconsecuencias de los “malos”. Pero qué se va a hacer. Si los “malos” se comportaron con la lógica de la maldad —despachar de golpe al futbolista y su nuera— la telenovela no hubiera desembocado en lo que todos esperaban: el triunfo de los “buenos”.
Las telenovelas son así. Se toman o dejan. La productora Globo se las arregla para que las cosas funcionen, ante un telespectador que asume las reglas del juego. Allá quienes con pretensiones sociológicas hayan querido ver en Avenida Brasil una radiografía fiel de un sector que en la última década accedió a la clase media. El Divino, con sus jugadores de fútbol que aspiran al Flamingo y si mejor al Barcelona, sus muchachas ardientes, sus mujeres rollizas, sus calles y bares, sus ángeles y demonios, se dibujan con tintes demasiado pintorescos y gruesos como para creérselos a fondo.

Visualmente envolvente —la atmósfera que se desprende de las emanaciones de los desperdicios define las imágenes—, el Tiradero quedó en mero telón de fondo de una tragedia social y humana que no venía al caso contar. Sería pedir demasiado una narración que hablara de la marginación de esos seres que rebuscan en el detritus y no tienen una Mamá Lucinda que los ampare ni corren la suerte de Jorgito y Nina. El determinismo psicológico es la norma para explicar el Mal: Carmina hereda los genes criminales de su padre; Nina busca venganza por lo que le hizo Carmina, Nilo se pervierte y emborracha por culpa de la traición de Lucinda y Santiago. Max es así porque nació de un padre borracho y una madre adúltera. Jorgito se salva por la adopción de Tifón. Psicologismo unidireccional que al mismo tiempo es incapaz de sostener el edificio de las justificaciones que hacen de la primera Nina una muchacha sin escrúpulos mientras teje su sórdida venganza y de la segunda Nina una criatura angelical.

Aún dentro de las reglas de la telenovela, resulta difícil tragarse la redención de Carmina, la reconciliación de esta con Nina y la ingenuidad de Tifón, con la diferencia de que Adriana Esteves, salvo cuando tuvo que asumir esa transición increíble en los finales, brilló en la construcción de un personaje que le ha valido hasta el momento ocho premios locales e internacionales, y Murilio Benicio no pudo pasar de poner la mejor cara de tonto posible a lo largo de la trama.

A todas estas, Carneiro, el guionista, se sintió satisfecho: “Tal vez lo mejor de esa novela —dijo— sea la exitosa y la feliz combinación que conseguí hacer entre drama y humor para hacer ligera una historia tan fuerte. Cambiaría muchas cosas si pudiese porque son demasiados detalles a lo largo de 160 horas de ficción, pero todo está hecho”.

En efecto, no todo fue drama truculento en Avenida Brasil. Dentro de la tradición de la chanchada (sainete brasileño), la historia de Carlitos y sus tres mujeres alivió tensiones, no así la de Suelen y sus dos maridos, tejida a última hora como para resolver lo insoluble. Por otra parte, no sé qué considera Carneiro por una “historia fuerte”. Si es lo anecdótico, tal vez, pero fuerte y realmente consistente fue la historia que le entregó a Walter Salles para el filme Estación central. Cuesta trabajo reconocer que el talento de uno y otro Carneiro sea el mismo.

La banda sonora, como de costumbre, sazonada por la moda —el pegadizo Ven a bailar con todo de la obertura, por Robson Moura y Lino Krizz— pero también por modos auténticos de decir, como el de Marisa Montes en Después y Cu­pido, de María Rita, la hija de la inolvidable Elis Regina.

Tampoco hay que mitificar la excelencia compositiva de las producciones de Globo. Si se fijan bien, la familia de Tifón estuvo apoltronada más del 80 % de las escenas en la sala de la mansión. Y esta vez hubo personajes perdidos de golpe y porrazo: el cura corrupto, la prole de Mamá Lucinda (solo se dijo que irían al hospicio financiado por el futbolista, pero nada más) y la pequeña Ágata, ausente en el colorín colorao del final.

Ahora viene Paraíso tropical. Y volveremos a engancharnos en una trama entre “buenos” y “malos”. Las telenovelas son así.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • susana dijo:

    con esto van a lograr la tercera guerra mundial

  • Galván dijo:

    Sinceramente para mi ha sido una de la peores telenovelas brasileñas que he visto. Hasta ahora la mejor ha sido VALE TODO

  • LA SIBILA dijo:

    No hay nada que opinar, todo está dicho y muy bien.
    Una sugerencia que a cada rato hago y seguiré haciendo a ver si un día…
    Poner la telenovela brasileña: “Camino a las Indias” o “India, una historia de amor”.
    Muy buena e instructiva, nos acerca a la idiosincrasia hindú de manera amena y sin hacer concesiones.

  • Taylor dijo:

    A mi en lo partucular me gusto , sin dejar de reconocer que la verdad que se estancó a la mitad de desempeño televisivo , pero en general a mi parecer creo que su realizadores trataron de dar en la mira desde un punto de vista mas objetivo …El Divino …pero bueno estamos hablando de globo y sus telenovelas que siempre se han consumido en este pais para alegrias de unos y desgracias de otros y sigue estando entre las preferidas de todos , las novelas cubanas son un trago amrgo de tragar , no creo que halla ni que comentarlas pues pocos las consumen de esas si podria hablar usted señor periodista en vez de buscar errores en material extranjero es como buscar la paja en el ojo ajeno y buscarla y en suyo propio

    • Rodin dijo:

      Interesante, debemos tragar la novelas cubanas, que no son buenas, y degustar como un manjar otro bodrio brasileño. El paroxismo de la medoicridad y la tonteria, muy alentador el abrazo final de las dos malvadas. Al final la Nina, nos deja la miserable leccion de que el fin justica los medios. Caca televisada,solo creible por idiotas fue esta multipremiada telebobela brasileña.

  • Jose dijo:

    Avenida Brasil tuvo tres bandas sonoras, dos nacionales “em portugués” y una internacional, en inglés. Yo no recuerdo haber oído números en portugués fuera del “Oi, Oi, Oi”, y si oí a Shakira y a Adele, me llamó la atención esa banda sonora “tan inglesa”.

    Que conste, que me gustaría que se pensara en transmitir no solo la novela doblada, sinó en idioma original como segundo idioma de la TV digital, que soporta esto y muchísimo más. Y menciono lo del portugués porque vi unas cuantas novelas brasileñas en mis estancias en Angola, debido a que se pierde un poco del sabor de los diálogos que en el doblaje y la sincronización de los labios, no dicen exactamente lo mismo en español, o se ponen a hablar “portuñol”, se nota leyendo los labios (ej: safado, que en español NO significa ni loco ni arrebatado).

    El final que ví no me lo esperaba (ya había leído una versión), así que la novela tenía al menos dos finales… esto es habitual de las novelas brasileñas, que pueden tener hasta cuatro finales, que yo conozca.

    Uno de estos casos fue Vereda Tropical, de 1984, con una Lucelia Santos de 27 añitos y una María Zilda Bethlem en sus mejores años, cualdo aparecía en las páginas centrales de algunas revistas. El libreto fue una longaniza tan cambiante y tan loca que el final, cualquiera que pusieran, era bueno.

  • argentina dijo:

    Comentarios como estos son los que me hacen reir, porque es que como en Cuba hay taaantaaaaaaaaaaassssssssss novelas de calidad, deberia leer este comentario el director de Cubavision para que no nos “ofenda” mas con su falta de gusto, vision, etc francamente, la verdad es que es ridiculo leer este comentario despues de todo el bombo platillo que le dieron a la novela en su lugar debieron haber re trasmitido, por ejemplo, Santa Maria del Porvenir no? donde tan ricamente se gastaron el presupuesto para dar origen a semejante bodrio, eso si! muy cubana y de muchaaaaaaaaaaaaaa calidad.

    • yo dijo:

      el que diga que Santa María del Porvenil estuvo buena ese perdio el sentido de gusto

  • JET dijo:

    NO ENTIENDO DE QUE HABLAN CON LA MALA CALIDAD DE LAS PRODUCCIONES CUBANAS DONDE TODOS TODOS TIENEN DINERO VIVEN EN UNA CASA CON COMODIDADES Y NO EXISTEN CONFLICTOS SOCIALES Y SI EXISTEN AL FINAL SE RESUELVEN COMO SI NADA NO VEAS LA PAJA EN EL OJO AJENO

  • iCarly dijo:

    Es verdad los brasileños no sirven haciendo novelas, mi lista de las mejores novelas del mundo:
    4- Tierras de fuego
    3- Santa Maria del Porvenir
    2- Playa Leonora
    1- Diana ( una obra maestra, todo realizador de novelas en el mundo tiene que ver esta novela para que aprendan a realizar un producto audiovisual de primera calidad )

    • aidita dijo:

      iCarly tu estás demente!!!!!

    • burundanga dijo:

      Compadre, si esas son tus preferidas y obras de arte yo no quiero saber cuales son la malas. Hay que preguntarle a Pedro de la Hoz si te puede dar algunas clases particulares. Apretaste Yeyo

    • yo dijo:

      si esa es tu lista de las buenas no quiero ver las malas al final todas esas son un paquete

    • pp dijo:

      estoy seguro que eso es una ironia,o sea, una forma de dicir una cosa y el sentido es otro.

  • tia tata dijo:

    Cto pago Cuba por cada capitulo de la telenovela?…. se los dejo de tarea

  • Leyva dijo:

    Periodista si se hubiera seguido la histotia de de esos a personajes que ud llama ¨perdidos¨ entonces eso sería otra historia y otra novela de n capitulos, se cae de la mata lo que le sucedio a esos personajes.

  • Eduardo dijo:

    Confieso que no puedo digerir un culebrón de esos, independientemente del lugar de origen: “Y ahora el capítulo trescientos ochenta ynueve deeeeeee…PERSEGUIDA HASTA EL CATRE” – Pa´su madre…

  • La Española dijo:

    Señor periodista coincido con usted en q tal vez esperaba el pueblo mas de esta telenovela por la fama q se le dio,pero a las cubanas se les da igual mucho bombo y platilo y creo q casi siempre nos percatamos q son aburridas casi desde un principio,y cuando al pueblo le gusta alguna como en el caso de Tierra Brava te la repiten q ya van como por la segunda temporada,en vez de lograr telenovelas asi,pero no como Tierras de Fuego totalmente imitador q no le llego ni a los talones.Por lo tanto señor periodista primero a criticar el producto de la casa y no justificarlo por la falta de presupuesto.

  • Habanera dijo:

    Estimado periodista: ¿Por qué los críticos cubanos no escriben así de profundo cuando se trata de producciones cubanas? No niego que tenga razón en casi todo lo que dice pero es muy fácil despotricar de lo foráneo y callar sobre lo nacional. De todos modos me parece que algunos análisis no se hacen. Las novelas brasileñas se realizan en lo fundamental para un espectador brasileño, aborda la realidad de ese país, asume códigos propios de público brasileño y, en última instancia, de un público latinoamericano que no se parece al nuestro. Por esta razón nuestros televidentes no se identifican demasiado con los personales, locaciones, formas de ver la vida, vestuario, tramas y un gran etcétera. Aún así logran un nivel de audiencia mayor que algunas telenovelas cubanas. Habría que preguntarse qué falla en las telenovelas cubanas, quizás sea oficio y truculencia.

  • flora dijo:

    La telenovela “Avenida Brasil” fue MUY MALA en realidad. Desde “Una mujer llamada Malú” y “Vale Todo” han ido involucionando los guiones y los argumentos centrales y realmente lo único que se mantiene (que no se les puede quitar) en su mayoría son las actuaciones, realmente muy buenas. Pero bueno, el que está comprando los seriados extranjeros debe ser pariente del que está aprobando los guiones de los seriados cubanos, que cada vez son peores y, en estos casos, no se salvan ni las actuaciones, pues salvo MUY CONTADAS excepciones, los castings se basan en belleza física y no en talento. Hay muchos problemas de dicción y de organicidad en casi toda la nueva generación de actores. En fin, que la programación televisiva se la está poniendo muy fácil a los “paquetes semanales”.

  • Adriana dijo:

    Es increible cómo los cubanos tenemos la capacidad de criticar las novelas del mundo …… APRENDAN A HACER NOVELAS DE VERDAD Y DESPUÉS CRITIQUEN , Y SEAN CAPÁZ DE ADMITIR LAS MISMAS CRÍTICAS AUNQUE YO ESTOY SEGURA QUE SERÁ PEORES.

  • TNT dijo:

    Yo no soy seguidor de las telenovelas pero por lo poco que vi ahy que darle un premio a Carmina, que pedazo de actriz.

    • zuli dijo:

      siiiiiiii……. lo mejor de avenida brasil carmina……
      el tarrú mas grande y bobo de las telenovelas brasileñas, Jorge Tifon

    • yo dijo:

      eso si es verdad no se puede negar eso Carmina se la comió pero al final terminó muy bien para lo mala que era

  • la candela dijo:

    pero mejor que las q han dado en cuba en unos cuantos aÑos

  • toni121164 dijo:

    Las telenovelas son un escape de la realidad aunque algunos pretendan hacer algunas con toques aleccionadores y educativos,que casi siempre fracasan. En cuanto a la crítica los periodistas en Cuba son especialistas en criticar a los otros y no lo nuestro,elmundo sesta acabandoy nosotros con algunos problemitas vamos bien, yo creo que la tv en Cuba salvo raras excepciones,deberían borrar muchosprogramas por lomalo que son y en las telenovelas las últimas dan ganas de llorar.Periodista analicen las del patio a fondo y no escriban más por escribir,creo que en nuestro país hay mucha tela por donde cortar ,

  • Elayne dijo:

    Bueno, coincido con Pedro de la Hoz en muchas cosas y con algunos de los que han opinado acá, es cierto que Avenida Brasil fue “más espuma que fa…” esperé otra cosa, pero me decepcionó muchísimo. Aparte de la estupenda actuación de Carmina, como nos tienen acostumbrados los actores brasileños, me gustó el que pusieran a “la buena”, o sea Nina, también con todos los defectos por aquello (como dijo alguien aquí) que el fin justifica los medios, vaya como el de dejarse “masacotear” toda por el malísimo de Max y siempre ingeniárselas para escaparse de la cama o lo que fuera…Casi nadie es ni bueno ni malo 100%, pero apretaron con esos capìtulos finales cuando Carmina de pronto se vuelve “buena”…qué fiasco!
    Se pasaron 3, 4…qué se yo cuántos capítulos con un mismo teque teque como cuando Nina puso a la ex madrastra a su servicio…
    Para mi tambén ha sido una de las peores, Vale todo sigue marcando la punta.
    Y ni hablar de las otras extranjeras que rondan los 300 capítulos…qué resistencia por dios! (tanto de los actores como de los que las siguen).
    Y bueno, el comentario de Pedro de la Hoz fue sobre la novela brasileña, por qué la emprenden con las cubanas? Más bien me gustaría que el mismo periodista hiciera una valoración similar, ahí tambén hay tela por donde cortar y cuánta!

  • papillon dijo:

    Es verdad todo lo que critica el periodista, pero creo que la telenenovela cubana ha caido en la sima mas profunda, por no decir que no sirven para nada.Recordemos el total disparate de Playa Leonora,y nos conformamos con cualquier culebron foraneo para ocupar el horario estelar de las 9 de la noche.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro de la Hoz

Pedro de la Hoz

Periodista cubano, jefe de la página cultural del diario Granma.

Vea también