Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

El mundo hoy no gira, rueda

| 33 |

balon copa mundial futbol

Una hermana argentina, la Marta Rosin (que se está comiendo las uñas ya esperando el instante en que Leo Messi meta el primer balón en las redes contrarias), me ha enviado una Selección de textos del libro “El fútbol a sol y sombra” de Eduardo Galeano, como para chuparse los dedos. Veo que salió publicado en el sitio web Nodal con el bajante: Noticias de América Latina y el Caribe. De manera que me gusta compartir todo tesoro espiritual que me obsequian, rebotaré en estos días de Mundial, por partes, esos sintéticos análisis, agudos, cargados de vivencias y recuerdos esenciales; textos breves y cada uno nos revuelca las ideas y los sentimientos como un buen golazo.  

El fútbol

La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí.

En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es rentable. A nadie da de ganar esa locura que hace que el hombre sea niño por un rato, jugando como juega el niño con el globo y como juega el gato con el ovillo de lana: bailarín que danza con una pelota leve como el globo que se va al aire y el ovillo que rueda, jugando sin saber que juega, sin motivo y sin reloj y sin juez.

El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue. La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohibe la osadía.

Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado carasucia que sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad.

¿El opio de los pueblos?

¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales.

En 1880, en Londres, Rudyard Kipling se burló del fútbol y de «las almas pequeñas que pueden ser saciadas por los embarrados idiotas que lo juegan». Un siglo después, en Buenos Aires, Jorge Luis Borges fue más que sutil: dictó una conferencias sobre el tema de la inmortalidad el mismo día, y a la misma hora, en que la selección argentina estaba disputando su primer partido en el Mundial del 78.

El desprecio de muchos intelectuales conservadores se funda en la en la certeza de que la idolatría de la pelota es la superstición que el pueblo merece. Poseída por el fútbol, la plebe piensa con los pies, que es lo suyo, y en ese goce subalterno se realiza. El instinto animal se impone a la razón humana, la ignorancia aplasta a la Cultura, y así la chusma tiene lo que quiere.

En cambio, muchos intelectuales de izquierda descalifican al fútbol porque castra a las masas y desvía su energía revolucionaria. Pan y circo, circo sin pan: hipnotizados por la pelota, que ejerce una perversa fascinaci ón, los obreros atrofian su conciencia y se dejan llevar como un rebaño por sus enemigos de clase.

Club Chacarita de 1924

Cuando el fútbol dejó de ser cosas de ingleses y de ricos, en el Río de la Plata nacieron los primeros clubes populares, organizados en los talleres de los ferrocarriles y en los astilleros de los puertos. En aquel entonces, algunos dirigentes anarquistas y socialistas denunciaron esta maquinación de la burguesía destinada a evitar las huelgas y enmascarar las contradicciones sociales.

La difusión del fútbol en el mundo era el resultado de una maniobra imperialista para mantener en la edad infantil a los pueblos oprimidos. Sin embargo, el club Argentinos Juniors nació llamándose Mártires de Chicago, en homenaje a los obreros anarquistas ahorcados un primero de mayo, y fue un primero de mayo el día elegido para dar nacimiento al club Chacarita, bautizado en una biblioteca anarquista de Buenos Aires. En aquellos primeros años del siglo, no faltaron intelectuales de izquierda que celebraron al fútbol en lugar de repudiarlo como anestesia de la conciencia.

Entre ellos, el marxista italiano Antonio Gramsci, que elogió «este reino de la lealtad humana ejercida al aire libre».

La pelota como bandera

En el verano de 1916, en plena guerra mundial, un capitán inglés se lanzó al asalto pateando una pelota. El capitán Nevill saltó del parapeto que lo protegía, y corriendo tras la pelota encabezó el asalto contra las trincheras alemanas. Su regimiento, que vacilaba, lo siguió.

El capitán murió de un cañonazo, pero Inglaterra conquistó aquella tierra de nadie y pudo celebrar la batalla como la primera victoria del fútbol inglés en el frente de guerra.

Muchos años después, ya en los fines del siglo, el dueño del club Milan ganó las elecciones italianas con una consigna, ¡Forza Italia!, que provenía de las tribunas de los estadios. Silvio Berlusconi prometió que salvaría a Italia como había salvado al Milan, el superequipo campeón de todo, y los electores olvidaron que algunas de sus empresas estaban a la orilla de la ruina.

El fútbol y la patria están siempre atados; y con frecuencia los políticos y los dictadores especulan con esos vínculos de identidad. La escuadra italiana ganó los mundiales del ’34 y del ’38 en nombre de la patria y de Mussolini, y sus jugadores empezaban y terminaban cada partido vivando a Italia y saludando al público con la palma de la mano extendida.

También para los nazis, el fútbol era una cuestión de Estado. Un monumento recuerda, en Ucrania, a los jugadores del Dínamo de Kiev de 1942. En plena ocupación alemana, ellos cometieron la locura de derrotar a una selección de Hitler en el estadio local. Le habían advertido: -Si ganan mueren.
Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos. Los once fueron fusilados con las camisetas puestas, en lo alto de un barranco, cuando terminó el partido.

Fútbol y patria, fútbol y pueblo: en 1934, mientras Bolivia y Paraguay se aniquilaban mutuamente en la guerra del Chaco, disputando un desierto pedazo de mapa, la Cruz Roja paraguaya formó un equipo de fútbol, que jugó en varias ciudades de Argentina y Uruguay y juntó bastante dinero para atender a los heridos de ambos bandos en el campo de batalla.

Tres años después, durante la guerra de España, dos equipos peregrinos fueron símbolos de la resistencia democrática. Mientras el general Franco, del brazo de Hitler y Mussolini, bombardeaba a la república española, una selección vasca recorría Europa y el club Barcelona disputaba partidos en Estados Unidos y en México.

El gobierno vasco envió al equipo Euzkadi a Francia y a otros países con la misión de hacer propaganda y recaudar fondos para la defensa. Simultáneamente, el club Barcelona se embarcó hacia América. Corría el año 1937, y ya el presidente del club Barcelona había caído bajo las balas franquistas. Ambos equipos encarnaron, en los campos de fútbol y también fuera de ellos, a la democracia acosada.

Sólo cuatro jugadores catalanes regresaron a España durante la guerra. De los vascos, apenas uno. Cuando la República fue vencida, la FIFA declaró en rebeldía a los jugadores exiliados, y los amenazó con la inhabilitación definitiva, pero unos cuantos consiguieron incorporarse al fútbol latinoamericano. Con varios vascos se formó, en México, el club España, que resultó imbatible en sus primeros tiempos. El delantero del equipo Euzkadi, Isidro Lángara, debutó en el fútbol argentino en 1939. En el primer partido metió cuatro goles. Fue en el club San Lorenzo, donde también brilló Angel Zubieta, que había jugado en la línea media de Euzkadi.

Después, en México, Lángara encabezó la tabla de goleadores de 1945 en el campeonato local.

El club modelo de la España de Franco, el Real Madrid, reinó en el mundo entre 1956 y 1960. Este equipo deslumbrante ganó al hilo cuatro copas de la Liga española, cinco copas de Europa y una intercontinental. El Real Madrid andaba por todas partes y siempre dejaba a la gente con la boca abierta. La dictadura de Franco había encontrado una insuperable embajada ambulante. Los goles que la radio transmitía eran clarinadas de triunfo más eficaces que el himno Cara al sol. En 1959, uno de los jefes del régimen, José Solís, pronunció un discurso de gratitud ante los jugadores, «porque gente que antes nos odiaba, ahora nos comprende gracias a vosotros».

Como el Cid Campeador, el Real Madrid reunía las virtudes de la Raza, aunque su famosa línea de ataque se parecía más bien a la Legión Extranjera. En ella brillaba un francés, Kopa, dos argentinos, Di Stéfano y Rial, el uruguayo Santamaría y el húngaro Puskas.

A Ferenk Puskas lo llamaban Cañoncito Pum, por las virtudes demoledoras de su pierna izquierda, que tambi én sabía ser un guante. Otros húngaros, Ladislao Kubala, Zoltan Czibor y Sandor Kocsis, se lucían en el club Barcelona en esos años. En 1954 se colocó la primera piedra del Camp Nou, el gran estadio que nació de Kubala: el gentío que iba a verlo jugar, pases al milímetro, remates mortíferos, no cabía en el estadio anterior.

Czibor, mientras tanto, sacaba chispas de los zapatos.

El otro húngaro del Barcelona, Kocsis, era un gran cabeceador. Cabeza de oro, lo llamaban, y un mar de pañuelos celebraba sus goles. Dicen que Kocsis fue la mejor cabeza de Europa, después de Churchill.

En 1950, Kubala había integrado un equipo húngaro en el exilio, lo que le valió una suspensión de dos años, decretada por la FIFA. Después, la FIFA sancionó con más de un año de suspensión a Puskas, Czibor, Kocsis y otros húngaros que habían jugado en otro equipo en el exilio desde fines de 1956, cuando la invasión soviética aplastó la resurrección popular.

En 1958, en plena guerra de la independencia, Argelia formó una selección de fútbol que por primera vez vistió los colores patrios. Integraban su plantel Makhloufi, Ben Tifour y otros argelinos que jugaban profesionalmente en el fútbol francés.

Bloqueada por la potencia colonial, Argelia sólo consiguió jugar con Marruecos, país que por semejante pecado fue desafiliado de la FIFA durante algunos años, y además disputó unos pocos partidos sin trascendencia, organizados por los sindicatos deportivos de ciertos países árabes y del este de Europa. La FIFA cerró todas las puertas a la selección argelina y el fútbol francés castigó a esos jugadores decretando su muerte civil. Presos por contrato, ellos nunca más podrían volver a la actividad profesional.

Pero después Argelia conquistó la independencia, el fútbol francés no tuvo más remedio que volver a llamar a los jugadores que sus tribunas añoraban.

El estadio

¿Ha entrado usted, alguna vez, a un estadio vacío? Haga la prueba. Párese en medio de la cancha y escuche. No hay nada menos vacío que un estadio vacío.

No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie. En Wembley suena todavía el griterío del Mundial del 66, que ganó Inglaterra, pero aguzando el oído puede usted escuchar gemidos que vienen del 53, cuando los húngaros golearon a la selección inglesa. El Estadio Centenario, de Montevideo, suspira de nostalgia por las glorias del fútbol uruguayo.

Maracaná sigue llorando la derrota brasileña en el Mundial del 50. En la Bombonera de Buenos Aires, trepidan tambores de hace medio siglo. Desde las profundidades del estadio Azteca, resuenan los ecos de los cánticos ceremoniales del antiguo juego mexicano de pelota. Habla en catalán el cemento del Camp Nou, en Barcelona, y en euskera conversan las gradas de San Mamés, en Bilbao. En Milán, el fantasma de Giuseppe Meazza mete goles que hacen vibrar al estadio que lleva su nombre. La final del Mundial del 74, que ganó Alemania, se juega día tras día y noche tras noche en el Estadio Olímpico de Munich. El estadio del rey Fahd, en Arabia Saudita, tiene palco de mármol y oro y tribunas alfombradas, pero no tiene memoria ni gran cosa que decir.

El hincha

Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio. Flamean las banderas, suenan las matracas, los cohetes, los tambores, llueven las serpientes y el papel picado; la ciudad desaparece, la rutina se olvida, sólo existe el templo.

En este espacio sagrado, la única religión que no tiene ateos exibe a sus divinidades. Aunque el hincha puede contemplar el milagro, más cómodamente, en la pantalla de la tele, prefiere emprender la peregrinaci ón hacia este lugar donde puede ver en carne y hueso a sus ángeles, batiéndose a duelo contra los demonios de turno. Aquí, el hincha agita el pañuelo, traga saliva, glup, traga veneno, se come la gorra, susurra plegarias y maldiciones y de pronto se rompe la garganta en una ovaci ón y salta como pulga abrazando al desconocido que grita el gol a su lado. Mientras dura la misa pagana, el hincha es muchos. Con miles de devotos comparte la certeza de que somos los mejores, todos los árbitros est án vendidos, todos los rivales son tramposos.

Rara vez el hincha dice: «hoy juega mi club». Más bien dice: «Hoy jugamos nosotros». Bien sabe este jugador número doce que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, como bien saben los otros once jugadores que jugar sin hinchada es como bailar sin música. Cuando el partido concluye, el hincha, que no se ha movido de la tribuna, celebra su victoria; qué goleada les hicimos, qué paliza les dimos, o llora su derrota; otra vez nos estafaron, juez ladrón. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Caen las sombras sobre el estadio que se vacía. En las gradas de cemento arden, aquí y allá, algunas hogueras de fuego fugaz, mientras se van apagando las luces y las voces. El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval.

El fanático

El fanático es el hincha en el manicomio.

La manía de negar la evidencia ha terminado por echar a pique a la razón y a cuanta cosa se le parezca, y a la deriva navegan los restos del naufragio en estas aguas hirvientes, siempre alborotadas por la furia sin tregua. El fanático llega al estadio envuelto en la bandera del club, la cara pintada con los colores de la adorada camiseta, erizado de objetos estridentes y contundentes, y ya por el camino viene armando mucho ruido y mucho lío.

Nunca viene solo. Metido en la barra brava, peligroso ciempiés, el humillado se hace humillante y da miedo el miedoso. La omnipotencia del domingo conjura la vida obediente del resto de la semana, la cama sin deseo, el empleo sin vocación o el ningún empleo: liberado por un día, el fanático tiene mucho que vengar. En estado de epilepsia mira el partido, pero no lo ve. Lo suyo es la tribuna. Ahí está su campo de batalla. La sola existencia del hincha del otro club constituye una provocación inadmisible. El Bien no es violento, pero el Mal lo obliga. El enemigo, siempre culpable, merece que le retuerzan el pescuezo. El fanático no puede distraerse, porque el enemigo acecha por todas partes. También está dentro del espectador callado, que en cualquier momento puede llegar a opinar que el rival está jugando correctamente, y entonces tendrá su merecido.

El jugador

Corre, jadeando, por la orilla. A un lado lo esperan los cielos de la gloria; al otro, los abismos de la ruina.

El barrio lo envidia: el jugador profesional se ha salvado de la fábrica o de la oficina, le pagan por divertirse, se sacó la lotería. Y aunque tenga que sudar como una regadera, sin derecho a cansarse ni a equivocarse, él sale en los diarios y en la tele, las radios dicen su nombre, las mujeres suspiran por él y los niños quieren imitarlo.

Pero él, que había empezado jugando por el placer de jugar, en las calles de tierra de los suburbios, ahora juega en los estadios por el deber de trabajar y tiene la obligación de ganar o ganar. Los empresarios lo compran, lo venden, lo prestan; y él se deja llevar a cambio de la promesa de más fama y más dinero. Cuanto más éxito tiene, y más dinero gana, más preso está. Sometido a disciplina militar, sufre cada día el castigo de los entrenamientos feroces y se somete a los bombardeos de analgésicos y las infiltraciones de cortisona que olvidan el dolor y mienten la salud. Y en las vísperas de los partidos importantes, lo encierran en un campo de concentración donde cumple trabajos forzados, come comidas bobas, se emborracha con agua y duerme solo.

En los otros oficios humanos, el ocaso llega con la vejez, pero el jugador de fútbol puede ser viejo a los treinta años. Los músculos se cansan temprano: -Éste no hace un gol ni con la cancha en bajada. -¿Éste? Ni aunque le aten las manos al arquero. O antes de los treinta, si un pelotazo lo desmaya de mala manera, o la mala suerte le  revienta un músculo, o una patada le rompe un hueso de esos que no tienen arreglo. Y algún mal día el jugador descubre que se ha jugado la vida a una sola baraja y que el dinero se ha volado y la fama también. La fama, señora fugaz, no le ha dejado ni una cartita de consuelo.

(Selección de Fidel Díaz Castro, para El Diablo Ilustrado)

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Barça dijo:

    Yoan Azul

    La verdad gran partido de los croatas mostraron un gran nivel …..sobre todo mucha fuerza -velocidad y tecnica en el medio campo …..Grande Rakitic ….Pero se toparon con un Neymar muy motivado que TODO le salia bien …..Gran partido de Paulinho y ni que decir de Luiz Gustavo …..La verdad muy solidos no tanto asi Dani Alves en defensa pero bueno eso es costumbre …….. Hulk no tuvo un gran partido al igual que Fred …..En fin el futbol de Brasil salio de los talentosos y la poderosa defensa …junto a Julio Cesar …bastante bien ……
    Ahora le toca a tu SUPER Alemania ….mucha suerte ….
    Por cierto como van las “novelas” de Marquinhos ….Reus …y compañia …..
    Salu2

  • NRT dijo:

    Tal y como dijo: “para chuparse los dedos”. Gracias.

  • Esmel dijo:

    La magia de Galeano para escribir es una suerte de prodigio y oficio ludico para confirmarnos, en la voz de otro, algo que ya sabemos pero queremos verlo y saberlo de otra manera o de mil maneras diferentes. El futbol es el pretexto para vivir la vida como hincha, fánatico o jugador, o tal vez solo para escribirla.

  • David dijo:

    alguien sabe quien gano de los heat vs spurs….el 4to partido de ayer jueves…saludos

    argentina campeon

    • el españoliti dijo:

      ayer gano los spurs por abultado marcador es una lastima ya que simpatiso mucho con los heat y particular con lebron pero aun tengo esperanza na es imposible.

      viva españa!!!!!!!!!!!!!!!!!! viva españa !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1

    • rirro dijo:

      Ganó spurs. por diesi pico de puntos. Ahora juegan el 5to en San Antonio, creo que el heat no tiene nada que ir a buscar allá

    • Lizzael Villar Cruz dijo:

      POR FAVOR!!! Qué alguien le explique a Sergio Ortega que el club de Julio César, Toronto FC, NO JUEGA EN LA DISCRETA LIGA CANADIENSE!!! Toronto FC juega en la MLS!!!
      Ya empezaron los desasatres… Digo las narraciones de Sergio, Aníbal, Evyan, Reinier, etc… LES ES MUY DIFÍCIL PREPARARS!!!
      GRACIAS A DIOS RODOLFO Y MODESTO NO NARRAN FOOTBAL!!! Y no me los quiero imaginar…

      • Aficionada dijo:

        Tengo entendido que las trasmisiones las tomamos sin el audio. Por esa razón nos vemos obligados a poner alguno de los nuestros en esta tarea. No justifico los errores y falta de preparación, pero hay que ir tirando con lo que tenemos. Espero que cada día tengamos mejores narradores del deporte mas universal. Eso lleva tiempo. Creo que acá lo podemos hacer bien. Reinier ha dado muestras de conocimiento del tema.

    • KIKOblaugrana dijo:

      Saludos
      Bueno comenzó el Scracht con pie derecho en su debut Mundialista, polémica aparte la canarinha tiene los 3 puntos y el primer combate de la guerra ya está ganado.
      Ahora me atreveré de dar mis criterios particulares aunque algunos me tilden de ave de mal agüero. Ojo con algunas llamadas de alertas que arrojo el partido para la canarinha. Julio Cesar no me pareció lo suficientemente enchufado en el partido, se notó muy lento y falto de reflejos aunque ante el disparo envenenando de Modric se lució, ante un equipo con mayor calidad en la definición puede pasar factura, por cierto el portero titular de Brasil es el arquero del Toronto F.C ¡madre de mi vida! Pero como dice el amigo Sergio, la familia Scolari bla bla bla. David Luiz grande en la defensa, impenetrable por arriba, por abajo, seguro en los cruces, una seria amenaza en el área rival en las jugadas a balón parado ¡Como me hubiese gustado verlo vestido de azulgrana! Cuidado que a veces sube demasiado, hasta ahora su portentoso despliegue físico le permite hacer la transición de defensa a ataque y viceversa con tiempo suficiente. No sé, Felipao sabe un universo de futbol más que yo, pero me parece que Hulk no es extremo en ese equipo, le falta calidad técnica, desborde, es un jugador pura potencia, creo que su área de influencia debe ser más cerca del área arrastrando marcas sin balón, si hasta Bernard estuvo mejor que él, me hubiese gustado ver a Kaká, no en la grada, sino por esa banda, creo que incluso Robinho lo hubiese hecho mejor. Fred la edad le está pasando la cuenta, no hizo una, lo mejor la actuación del penal, realmente mi criterio es que no está para 9 de un equipo como Brasil (si alguna vez lo estuvo). Los laterales no me convencieron mucho, Dani Alves ha convertido la banda derecha del Barza y la Selección en una incógnita de la que nunca sabe a ciencia cierta que esperarse, Marcelo un poco mejor pero nada del otro mundo tampoco. Elogios para la dupla de volantes Paulinho y Luis Gustavo sobrios, seguros, manejando exactamente los tiempos del partido. Grande Neymar que se vio sin presión como si estuviera en un potrero, gran mérito que no le haya sobrado una 10 tan grande como la auriverde, lo intentó, se mostró incansable, hambriento de gloria sobre el césped y tuvo su premio un gol de zurda desde afuera con un Pletikosa un poco cómplice pero gol al fin y al cabo y otro de penal polémico y todo lo que se quiera pero vale lo mismo. Para mi lo mejor del partido sin embargo no fue el Indio , fue Oscar, el flaco del Chelsea fue en mi criterio el mejor jugador del césped, la mayoría de las acciones de Brasil llevaron su sello, sacrificado en la recuperación se desdoblaba en ataque a la velocidad de la luz , acelerando de 0 a 100 debe haber resentido más de una cintura croata, se cambió de banda varias veces ante la inefectividad de Hulk y generó oportunidades cada vez que tocó el balón, parecía, salvando diferencias, el Di María de Brasil. La primera estocada está dada y tiene tintes auriverdes y para ser sinceros Brasil, independientemente de si hubo o no beneficios arbitrales, fue mejor y mereció el triunfo.
      Lo peor no, lo realmente caótico y vergonzoso es la narración de nuestros ilustres comentaristas. Frases como Croacia está haciendo lo que Brasil le permite o la escena Inolvidable donde Sergio no se percata que Neymar había sido sustituido y narra descaradamente que el 10 está haciendo no se qué. Me dejo viendo visiones. La sección Sala de Pronóstico y el parlanchín Aníbal Oliva de lágrimas realmente. A lo mejor lo han hecho pero nunca he visto a Don Bisca, Luis Omar Tapia, Diego Balado, o Mario Kempes narrando otra cosa que no sea futbol. ¿Será que los nuestros son superdotados y acumulan conocimientos enciclopédicos acerca del deporte y las teorías de las comunicaciones que les permiten narrar desde béisbol hasta futbol rugby? La triste imagen que dejan, incluyendo a Héctor Villar, Pavel Otero, Campuzano, Jimmy Castillo, Roberto Pacheco y otros que peco por omisión; hace que ver la TV en mute sea un hábito cada vez más arraigado entre los amantes del deporte en Cuba. Es necesario que comprendan que tener una PC conectada a Internet, y la disponibilidad de información actualizada, NO TE HACE UN COMUNICADOR, cualidad indispensable en un narrador deportivo, algo que para mí si tienen por ejemplo Michel Contreras y Yasel Porto.
      Saludos azulgranas somos la gente blaugrana por siempre
      Arriba Argentina!!!!

  • Felix dijo:

    Estan muy iinteresantes esos escritos sobre todo el de la historia del futbol como bandera, ojala y publiquen mas y mas de la historia del futbol, siempre es muy bueno aprender

  • Adrian Anti Barza dijo:

    Tremendo Anti Madridista es el señor Galeano sera todo lo que sera pero ponle el cuño siente odio por el Madrid.
    Y se sigue mesclando politica con deporte hasta cuando.

  • iceblade dijo:

    Este artículo solo puede ser escrito por alguien a quien no le corre sangre por las venas. Lástima debe dar la persona a la que algo tan apasionante como el futbol no le despierta la mayor de las emociones.

    • ANGEL dijo:

      Una pregunta para Usted iceblade (8:05 horas), Que catidad de Chapu usted ingirió en la Ultimas 72 horas que le generan escribir estas líneas

    • el españoliti dijo:

      nuestros medios son tan ignorantes que reconocen la magnitud y la influencia de futbol a nivel mundial,es una lastima que el lo vea de esta manera.considerablemente este s el deporte mundial.

      !!!!!viva españa!!!!! viva el futbol!!!!!!!!!!!!!1

    • katana dijo:

      pues me parece muy acertado el articulo y entiendo que halla a quien no le guste.

  • José Ramón dijo:

    Está buenísimo le selección de texto y deseo que publique la que hace referencia a los albitros.

  • williams dijo:

    Galeano tan genial como siempre, gracias cubadebate por dejarnos esta pincela del gran Galeano.

  • Lohengrin dijo:

    iceblade, de que hablas? que artículo estabas leyendo? porque el de Galeano no era…Lo que dice aquí es la verdad, es puro fútbol…me parece que los recursos literarios te confundieron, o es que te pasa como a esa la gente no quiere ver que no todo es color de rosa, y el futbol ne escapa de eso…hay quienes se aprovechan de las pasiones que mueven multitudes, para convertirlas en un negocio sucio y sacar ganancia… eso es la verdad

  • RSGO54 dijo:

    Eduardo y porque no enviar en formato PDF el libro para poder leerlo y hacer nuestros propios analisis; por lo pronto te dire que diria el Presidente de Ecuador Eduardo Correa de algunas de las consideraciones que se hacen aca, quien habla de izquierda no sera de esa izquierad furibunda que se convierte en ultra izquierdistas, asi lo definía Correa apara aquellos que aprovechandose del mundial quisieron convertir a Brsail en una orgía de reclamos de obreros, por suerte el pueblo festejo su Mundial ese que la Presidenta de Brasil ha dadao en llar “el Mundial de los mundiales”, no culpemos a los jugadores, ni a los hinchas, cambiamos el mundo?.

  • alejandro loyola dijo:

    eduardo galeano tan fuera de liga como siempre!!!!!!!

  • alejandro loyola dijo:

    adrian anti barza y ice blade:
    ustedes son un par de cretinos de competencia, ese libro de galeano es una de las mejores disecciones que he leido sobre este deporte,,,,lean un poquito y despues hablen, averiguen en la biblioteca de su barrio quien es Eduardo Galeano.

  • elguille dijo:

    Y ese comentario solo puede ser escrito por alguien que no conoce al inmenso intelectual latinoamericano y apasionado total del futbol que se llama Eduardo Galeano lastima de alguien que no halla disfrutado de la genialidad de su obra, mas LECTURA y menos GOLTV y ESPN, aunque por ahora disfrute el mundial como lo hacemos todos incluyendo por supuesto a Eduardo Galeano.
    saludos

  • España1+1=¿2? dijo:

    Después de tanta espera pude presenciar ayer la inauguración del mundial que se augura muy bueno… pero las malas condiciones meteorológicas no me permitieron ver el partido completo y solo pude ver la segunda parte, aunque para mi la mejor por parte de Croacia, estuvo ausente un arbitro que por lo visto le tuvo miedo al que dirán y ahora le toca al que dirán hablar de el por su mal arbitraje, yo daba por sentado que el partido terminaría en empate aunque lo daba 2 a 2, se iría Brasil delante y empataría Modric o Raquitic pero bueno el futbol es así y solo me resta felicitar a todos los brasileños…

    No así a los comentaristas cubanos que para mi son muy buenos pero muy buenos narrando otros deportes, pero no el futbol, es mi modesta opinión y espero que se me respete y comprenda, es como decir que Cuba es mejor que España en el futbol, además si vas a narrar tienes que estar muy concentrado en lo que haces y además tener una basta experiencia y por supuesto no hacer lo que hizo Sergio cuando menciono a Neymar ya NEYMAR estaba hace rato fuera del cesped…

    por favor no sigan narrando los partidos de futbol y dejen a los profesionales hacer su trabajo
    no se sientan mal pero es la pura verdad, narren si narren pero los partidos de futbol nacional Ciego, Camaguey, La Habana, Holguín etc…

    Atentamente

  • Stalina Prado dijo:

    Hay autor de las venas abiertas de América, seguimos con las venas abiertas, esperando que no se nos filtre la sangre occidental. En esa inauguración hacía falta el sonido de una buena samba, de origen africano, difundida desde Bahía. Esperemos que la clausura gane o no gane latinoamerica y en especial Brasil, sea más de la propia sangre…. y no tan gringa.

  • Gretter dijo:

    David te apoyo al 100. Argentina Campeon!!!!!!!! Arriba Messi

  • Pipo Tusa dijo:

    De donde es Galeano en que órbita está como hace mezclansa de política con deporte …mijito es el mundial de futbol por favor deja tu eufórica de un lado deja de crticar las cosas sientate como un verdadero espectador no hagas echar perder cada espectáculo

  • Facundo dijo:

    muy bueno los comentarios y el mundial tambien, sobre los comentarios:cada quien da lo que tiene

  • argentina dijo:

    es que iceblade nunca a leido a Galeano..y tal vez a ningun otro ja ja

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano

Escritor y periodista uruguayo. Es el autor del libro “Las venas abiertas de América Latina”.

Vea también