Imprimir
Inicio » Opinión, Militar e Inteligencia  »

Venezuela es víctima de una guerra no declarada

| 14 |
conjura mediatica contra venezuela

El Foro Internacional “Conjura mediática contra Venezuela” sesionó en Caracas este jueves y viernes, con la participación de un grupo de intelectuales e investigadores de la comunicación proveniente de 8 países de América Latina y Europa. Foto: MINCI

La conjura de los medios de difusión masiva, como instrumentos para la injerencia y la guerra subversiva de Estados Unidos contra el gobierno legítimo de Nicolás Maduro y el pueblo venezolano forma parte de una dominación de espectro completo.

Como parte de una guerra de ocupación integral de los países de Nuestra América, la intervención estadunidense en curso en Venezuela responde a nuevas concepciones del Pentágono sobre la definición de enemigos (lo que incluye guerras contra no-Estados o contra enemigos asimétricos, no convencionales o irregulares, verbigracia, el terrorista, el populista radical, el traficante de drogas), que podrían actuar en Estados fallidos o ser patrocinados por Estados delincuentes según la siempre arrogante terminología utilizada por el hegemón del sistema capitalista mundial. Lo que ha derivado en las guerras asimétricas de nuestros días, que no se circunscriben a las reglas establecidas en los códigos internacionales y evaden las restricciones fronterizas de los Estados.[1]

La continuada intentona estadounidense para la ocupación integral de Venezuela, vía el golpe de Estado, la desestabilización económica, el desabastecimiento de productos de primera necesidad (entre ellos alimentos y medicinas), la generación del caos y una violencia fratricida, el magnicidio, el secesionismo, el paramilitarismo, el mercenarismo y el terrorismo mediático, forma parte de una “dominación de espectro completo”, noción diseñada por el Pentágono antes del 11 de septiembre de 2001,[2] que abarca una política combinada donde lo militar, lo político, lo económico, lo mediático y lo cultural tienen objetivos comunes y complementarios.

Dado que el espectro es geográfico, espacial, social y cultural, para imponer la dominación se necesita manufacturar el consentimiento. Esto es, colocar en la sociedad sentidos “comunes”, que de tanto repetirse se incorporan al imaginario colectivo e introducen, como única, la visión del mundo del poder hegemónico. Eso implica la formación y manipulación de una “opinión pública” legitimadora del modelo. Ergo, masas conformistas que acepten de manera acrítica y pasiva a la autoridad y la jerarquía social, para el mantenimiento y la reproducción del orden establecido.

Como plantea Noam Chomsky, para la fabricación del consenso resultan clave las imágenes y la narrativa de los medios de difusión masiva, con sus mitos, medias verdades, mentiras y falsedades.[3] Apelando a la sicología y otras herramientas, a través de los medios se construye la imagen del poder (con su lógica de aplastamiento de las cosmovisiones, la memoria histórica y las utopías), y se imponen a la sociedad la cultura del miedo y la cultura de la delación. O de otra manera, la fabricación social del miedo, que incluye la manufacturización de enemigos internos. Verbigracia, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, aquí en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Andrés Manuel López Obrador y el EZLN en México.

La fabricación de imaginarios colectivos busca, además, facilitar la intervención-ocupación de Washington con base en el socorrido discurso propagandístico de la “seguridad nacional” estadounidense y/o la “seguridad hemisférica” y otras argucias como la mentada democracia y la defensa de los derechos humanos. Debido a que desde hace más de medio siglo los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca se abrogan el derecho de intervenir en cualquier parte del mundo, para justificar la extraterritorialidad de sus operaciones de contrainsurgencia, los actuales estrategas del Pentágono utilizan una entelequia jurídica denominada “nación huésped”, cuyo gobierno “invita” a Estados Unidos a intervenir en su territorio en contra de su propio pueblo. Verbigracia, para citar un caso cercano, el México de Felipe Calderón. O fabrica, financia y arma a una disidencia interna, para que a través de una violencia caótica planificada, sectores de la llamada “sociedad civil” llamen a una intervención, como ocurre en Venezuela y Cuba.

Pero debido a que la nueva modalidad guerrera del Pentágono es contra “enemigos irregulares” o “asimétricos”, no contra ejércitos profesionales, los manuales del Pentágono  incluyen una serie de aspectos y tareas “no militares” que debe incluir la contrainsurgencia en su fase actual. Entre ellos, materias complejas como la gobernanza, el desarrollo económico, la administración pública y el imperio de la ley, todo lo cual se combina con las formas más conocidas de la “guerra interna”, es decir, las acciones militares directas o encubiertas, la guerra psicológica, la guerra sucia, la acción cívica, el control de población, el paramilitarismo, el mercenarismo y el uso de la economía, de los medios de difusión masiva y las redes de Internet como armas de guerra.

Otros aspectos clave de esa guerra integral son las labores de inteligencia y el análisis y aprendizaje de la sociedad, su forma de gobierno, las fuerzas coercitivas del Estado, las instituciones, los grupos étnicos en el país, la cultura, el lenguaje, las percepciones, valores, redes, creencias de la población, para lo cual se recurre a expertos en antropología, economía y ciencias políticas, quienes juegan un papel importante en lo que técnicamente se conoce como “Preparación de Inteligencia del Campo de Batalla”.

Todo ello busca conocer el apoyo o tolerancia de la población hacia un gobernante, dirigente político o grupo guerrillero, sus capacidades y vulnerabilidades, sus tácticas y estrategias y sus formas de organización. Cada dirigente es motivo de un escrutinio detallado, que incluye su historia personal, trayectoria, creencias, ideología, temperamento, educación y un largo etcétera.

Para recabar información se utilizan todos los tipos de inteligencia: humana (que incluye la obtención de datos de políticos, empresarios, militares, policías, contratistas, académicos, periodistas y altos funcionarios  del gobierno pelele o a desestabilizar); la inteligencia militar; el interrogatorio a detenidos y desertores, muchas veces a través de la tortura; la escucha telefónica y el espionaje de las redes de Internet, como quedó evidenciado con las revelaciones de Edward Snowden en torno al papel de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), a lo que se suman las formas rutinarias de obtención de información, vía el reconocimiento y la vigilancia, sensores, cámaras, inteligencia espacial, análisis de archivos de propiedad, financieros, del contenido de celulares y computadoras.

Mencionábamos antes la importancia que el Pentágono da a la lucha ideológica en el campo de la información y al papel de los medios de difusión masiva como arma estratégica y política. En ese contexto es clave la fabricación de una determinada percepción de la población, que como nos decía ayer Luis Britto, pasa aquí en Venezuela por generar una sensación de inseguridad que no obedece a la realidad concreta y, otro tema sensible, el desabastecimiento, de lo cual se acusa al gobierno, cuando es provocada por quienes siguen controlando la economía, en particular, en las áreas de la alimentación y otros productos básicos.

Como señala un manual reciente del Pentágono,

las guerras modernas tienen lugar en espacios más allá de simplemente los elementos físicos del campo de batalla. Uno de los más importantes son los medios, en los cuales (…) la ‘batalla de la narrativa’ ocurrirá. Nuestros enemigos han reconocido que la percepción es tan importante para su éxito como el evento mismo (…) Al final del día, la percepción de qué ocurrió importa más, que lo que pasó realmente. Dominar la narrativa de cualquier operación, ya sea militar o de otro tipo, paga enormes dividendos. Fracasos en el terreno, mina el apoyo para nuestras políticas y operaciones, y actualmente pueden dañar la reputación del país y su posición en el mundo”.

La anterior tiene que ver con la información, con los medios, los periodistas y las redes virtuales. Al respecto, las redes sociales son otro campo de batalla, que como decían ayer William Castillo y Rosa Miriam Elizalde, son también objetivos de la guerra cibernética del Pentágono; cada internauta, millones de ciudadanos de a pie en el mundo entero, son hoy  un blanco fácil de los drones, los dispositivos satelitales y toda la red de vigilancia, mentira y muerte desplegada por Washington y sus aliados de la OTAN. Es decir, a la conjura mediática se suma la guerra cibernética, que incluye las nuevas tecnologías, en la coyuntura la telefonía, para la difusión de contenidos, imágenes trucadas y noticias falsas.

Decía el Gabo García Márquez que el periodismo es el mejor oficio del mundo. Incluso, tenía la certidumbre de que el periodismo escrito es un género literario. En particular, el reportaje, que requiere más tiempo, más investigación, más reflexión y un dominio certero del arte de escribir. Afirmaba que en realidad el reportaje “es la reconstitución minuciosa y verídica del hecho”. Es decir, “noticia completa, tal como sucedió en la realidad, para que el lector la conozca como si hubiera estado en el lugar de los hechos”.[4]

En su tiempo, como en el mío y el de muchos periodistas y comunicadores aquí presente, no existían escuelas de periodismo. Éramos autodidactas que nos formábamos en la “fábrica” de la redacción y vivíamos con pasión insaciable el oficio de escribir noticias; como decía el Gabo, “nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia”. Pero todo eso ha cambiado. La noticia se ha convertido en una mercancía y la profesión se ha deshumanizado.

De cara a la conjura  mundial de los medios de difusión masiva contra Venezuela, conviene recordar algunas normas y principios básicos del ejercicio periodístico. Máxime en momentos como la actual coyuntura, cuando la guerra mediática y cibernética impulsada por Washington  contra el gobierno de Nicolás Maduro ha alejado a la información de criterios como la libertad de expresión y la independencia periodística, y se maneja como propaganda; como propaganda de guerra con total desprecio por la deontología informativa, en particular, en lo que tiene que ver con la honestidad intelectual y la objetividad de los periodistas y propietarios de medios.

Como decía el Informe MacBride de 1980, “la libertad de expresión carente de responsabilidad es un paso a la distorsión de la realidad”.[5] Cabe recordar que en 1983, al aprobar los Principios internacionales de la ética profesional del periodismo, la UNESCO reivindicó el derecho del pueblo a recibir una información verídica; a recibir una imagen objetiva de la realidad por medio de una información precisa y completa. En tanto mecanismos de percepción del mundo exterior al individuo (McLuhan) y constructores de la realidad social (Berger y Luhmann), los medios tienen como cometido servir a la sociedad con responsabilidad; servir a toda la ciudadanía. Asimismo, la UNESCO estableció el derecho del pueblo de expresarse libremente a través de los diversos medios de difusión de la cultura y la comunicación.

Otro elemento clave establecido por la UNESCO tenía que ver con la responsabilidad social del periodista frente a los que dominan los medios de comunicación y el gran público, siempre tomando en cuenta la diversidad de los intereses sociales y los valores universales del humanismo. Ergo, el periodista nunca debe hacer apología del terrorismo o estar a favor de la guerra fratricida, una carrera armamentística o instigar al magnicidio.

Por otra parte, y a diferencia de otras profesiones, el periodista tiene un compromiso ético que cumplir y también la responsabilidad y satisfacción de contribuir a la eliminación de la ignorancia, y de promover la igualdad entre todos los pueblos e individuos sin distinción de raza, sexo, religión.

En definitiva, el tratamiento ético de la información por el periodista exige que sus destinatarios sean considerados como personas y no como masa.

Se parte de la base de que las noticias deben difundirse respetando el principio de veracidad y exponerse con imparcialidad y exactitud, presentando los hechos y que el lector saque sus opiniones. Dada su labor social, la obligación ética del profesional del periodismo es satisfacer el derecho de la sociedad a recibir la mayor cantidad y calidad de información.  Para ello, la información debe sustentarse en fuentes creíbles y confiables, evitando la difusión de rumores falsos propios de la guerra psicológica y las acciones encubiertas, pero también la distorsión maliciosa, la difamación, la injuria, la calumnia, el libelo, las acusaciones infundadas.

Huelga recordar que ni los propietarios, ni los editores, ni los periodistas deben considerarse dueños de la información. En rigor, los medios de comunicación realizan −o deberían realizar, tratándose de países como Venezuela− una labor de mediación y de prestación del servicio de información, y sus derechos están en función de los destinatarios, es decir, de los ciudadanos.

Sin embargo, el periodismo se ejerce hoy dentro de unos medios que tienen una estructura empresarial y que en la actual fase de globalización neoliberal se han venido conformando como poderosos multimedias que cuentan con una  estructura oligopólica de carácter y proyección transnacional. Esa tendencia a la concentración, la comercialización y a la transnacionalización de los medios, los hace formar parte del actual entramado económico regido por el dios mercado, en el que el poder financiero impone sus dictados.

Esos medios y sus obedientes sucursales locales se han venido configurando como una “industria del engaño” presidida por la mentira, según la expresión utilizada por el veterano periodista cubano Ernesto Vera, y mediante la desinformación y el terrorismo mediático pretenden arrancar el alma latinoamericana y bolivariana a los países de Nuestra América.

En ese contexto se ha venido acentuando la tendencia de los grandes  medios privados a convertir sus contenidos, incluida la información, en mercancías, o a realizar un papel de jueces dictando sentencias paralelas y/o pretendiendo ocupar funciones de gobierno o ejercer el papel de la oposición, propio de los partidos políticos, con acciones subversivas para desestabilizar y derrocar a gobernantes surgidos del voto ciudadano en elecciones democráticas, como ocurre aquí en Venezuela.

Hoy como nunca, aquí, en Venezuela, se está evidenciando el antagonismo entre el derecho colectivo del pueblo y los grandes empresarios de la mentira organizada al servicio del imperialismo. De tener que responder al derecho del pueblo a recibir una información verídica, precisa, completa, responsable, objetiva, imparcial, ética, los dueños de los grandes medios y sus periodistas, comunicadores y conductores asalariados estarían sujetos a rendirle cuentas a la sociedad organizada y no podrían disfrutar del derecho a mentir y distorsionar los hechos, desinformando y manipulando a sus audiencias, como lo han venido haciendo en este país los últimos 15 años.

El manual TC-18-01y la subversión en Venezuela

El pasado 30 de abril, el Departamento de Estado dio a conocer su informe anual sobre países patrocinadores de terrorismo correspondiente a 2013. El documento incluyó a Venezuela y Cuba. La doble moral de la diplomacia de guerra de Barack Obama no admite la prueba del ácido. La razón es sencilla: en momentos en que se daba a conocer el informe en Washington, el Pentágono tenía más de 13 mil elementos de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) desplegados y realizando misiones subversivas y terroristas en más de 75 países. Las FOE están integradas por unidades de élite del ejército, la infantería de marina y la fuerza aérea estadunidenses, expertos en operaciones de guerra psicológica, actividades clandestinas, desestabilización, sabotaje, espionaje, ataques cibernéticos y asesinatos selectivos.

Las fuerzas FOE responden al Comando de Operaciones Especiales Conjuntas de la Secretaría de Defensa, cuyo cuartel general está en MacDill, Florida, y están adscritas al plan denominado Visión 2020. Pero el plan Visión 2020 no es únicamente militar, tiene un enfoque “multi-agencias”. Es decir, las fuerzas especiales cumplen misiones en estrecha cooperación con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), el Buró Federal de Investigación (FBI) y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA). Y se apoyan en el Sistema del Terreno Humano −como le llama el Pentágono−, especialistas civiles en áreas de ciencias sociales y políticas, antropología, estudios regionales y lingüística, además de funcionarios, agencias gubernamentales, empresas multinacionales, think tank, centros académicos, fundaciones, organizaciones no gubernamentales e intelectuales orgánicos, que deben preparar las condiciones objetivas y subjetivas y las coartadas propagandísticas para la guerra irregular o asimétrica, y dotar de sus conocimientos a los efectivos militares antes de los despliegues en diversas regiones del orbe.

La Circular de Entrenamiento TC-18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales, publicada en noviembre de 2010 bajo el título “La Guerra No Convencional (GNC)”, confirma la importancia que el comando supremo del Pentágono confiere a dichas unidades de élite. Según el documento, las FOE están capacitadas para “explotar las vulnerabilidades psicológicas, económicas y políticas de un país adversario, desarrollar y sostener las fuerzas de resistencia (o insurgencia) y cumplir objetivos estratégicos estadunidenses”. Son las únicas fuerzas específicamente designadas para ese tipo de guerra por sus capacidades para “infiltrarse en terreno enemigo”, posibilitar el “desarrollo” y “entrenamiento” de grupos subversivos al servicio de Washington y “coordinar” sus acciones al interior de países hostiles, así como para “coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno”.

Los equipos FOE penetran en el área de operaciones, promueven una disidencia subversiva interna, entrenan a sus líderes, les proporcionan la logística necesaria y manejan el guión propagandístico desestabilizador con eje en denuncias de corrupción contra el régimen de turno, que es acusado dictatorial. Desencadenado un conflicto, el objetivo es generar un clima de malestar permanente mediante manifestaciones y protestas violentas (que son cubiertas por los conglomerados mediáticos  como “acciones pacíficas”) y se promueven intrigas y rumores falsos, agitando como banderas la defensa de los derechos humanos y la libertad de prensa.

La guerra asimétrica resultó exitosa en Serbia, Ucrania y Georgia, donde, con recursos encubiertos del Pentágono y la CIA canalizados a través de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y el Instituto Republicano Internacional, y el apoyo de la Open Society de Georges Soros y la Institución Albert Einstein de Gene Sharp, se produjeron las llamadas “revoluciones de colores” o “golpes suaves” de comienzos del siglo XXI.

Pese a los sucesivos afanes desestabilizadores el modelo no ha podido fructificar en Siria, Cuba y Venezuela. En abril se dio a conocer que la USAID diseñó y operó desde 2009 una red de comunicación horizontal vía Internet, ilegal y secreta, denominada ZunZuneo, para impulsar un Twitter cubano y manipular a sectores de la población con mensajes políticos, cuyos objetivos eran generar una disidencia interna y provocar acciones subversivas que llevaran a un “cambio de régimen” en la isla. Inscrita en los parámetros de la Guerra No Convencional (en su variable de guerra cibernética), para evadir las restricciones soberanas cubanas, la operación clandestina incluyó la creación de empresas de fachada en España y contó con financiamiento desde bancos en Islas Caimán. Pero la intentona por desencadenar una “primavera cubana”, fracasó.

Venezuela es otra víctima de una guerra no declarada según los cánones del manual TC-18-01. El objetivo es derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro vía un golpe de Estado o una guerra civil que abra las puertas a una “intervención humanitaria” de la OTAN y/o a la injerencia militar directa del Pentágono. La última escalada sediciosa financiada por la CIA, la USAID y la NED cobró alta visibilidad mediática en febrero, cuando partidos y movimientos extremistas de corte neonazi como Voluntad Popular, de Leopoldo López, la ONG Súmate de la desaforada legisladora María Corina Machado y Gustavo Tovar, de la ONG Humano y Libre, llamaron a “salir a la calle sin retorno”, hasta lograr la renuncia o caída del mandatario. La “rebelión de los ricos”, como la llamó el diario inglés The Guardian, fracasó, pero dejó un saldo de 41 muertos.

A manera de conclusión diría que desarrollo de potentes medios de comunicación corporativos que alcanzan centenares de millones de personas en todo el orbe; su instrumentación como parte del proceso de acumulación de ganancias económicas y poder por parte del capital local, nacional y transnacional; la influencia cultural, ideológica y política que éstos tiene en la formación de consensos entre la población son, todos ellos, factores necesarios para ejercer una reflexión crítica y pensar una ética de lucha de los comunicadores/as y periodistas que caminan al lado del pueblo y los trabajadores/as.

La ética de los comunicadores populares y periodistas que promueven los procesos de cambio hacia la justicia social, la democracia participativa y la soberanía de los pueblos, sólo puede ser una ética de lucha que mantenga la unidad a partir del pensamiento crítico; una ética que coadyuve a los procesos de organización social cuyo horizonte estratégico sea el protagonismo popular; una ética que fortalezca la identidad de clase trabajadora, necesariamente incluyente y opuesta al capital, así como una identidad cultural rica y diversa; una ética que reivindique y enseñe −he aquí un proceso educativo− que el camino que ofrece la realización plena es el propio; que la soberanía tiene siempre el costo de la confrontación contra quienes viven de nuestra dependencia y nos plantea el reto permanente de la colaboración y alianza con otros pueblos pues tiene un carácter internacionalista intrínseco.

La visión de conjunto de todo este planteamiento de ética y estrategia, llevado al terreno de Internet, exige −como en otros ámbitos de acción política− un posicionamiento crítico. No podremos alcanzar mejores condiciones de desarrollo para nuestras plataformas de difusión (y colaboración), ni ampliar sus alcances, si las hacemos dependientes de corporaciones capitalistas que concentran grandes cantidades de información de sus usuarios, hacen predicción de comportamiento social a partir de modelos de análisis de los perfiles y las relaciones que establecen sus usuarios; y en última instancia entregan los datos de su usuarios a los órganos de inteligencia del imperialismo estudanidense.

¿Cómo encarar los retos de nuestro despliegue de comunicaciones en Internet? Como señala Enrique Rosas, de la Asociación Internacional Primero de Mayo/Enlace Popular, ampliando estratégicamente nuestras capacidades en ese ámbito con decisiones correctas tendientes al aprovechamiento y apropiación de Software Libre, Hardware y Estándares abiertos y otros bienes comunes libres de restricciones por copyright y patentes, tendiendo puentes de comunicación con los grupos de desarrolladores de Software Libre y Hardware Abierto −que compartan nuestros valores y que entiendan la dimensión global de la transformación social anticapitalista− mediante procesos de colaboración y organización que den cuenta de nuestro interés y respaldo recíproco a sus propios procesos de cambio locales, ampliando la comprensión de las infraestructuras instaladas en nuestros países, instalando nuestros propios servicios (servidores) en dichas infraestructuras y fortaleciendo los equipos técnicos locales políticamente entusiastas con esta ética y cercanos al movimiento social.

Termino. Como decía ayer el canciller Elías Jaua, la conjura mediática y la guerra cibernética sólo se podrán derrotar con la construcción de realidades a través del ejercicio de la política; una política humanista, que priorice al ser humano, al venezolano y la venezolana de a pie, no el interés o el cálculo; una política con eje en la dignidad y la ética. Es decir, como ha ocurrido a los largo de estos fructíferos 15 años, con la construcción y profundización de este proceso de cambio radical de las estructuras injustas de Venezuela; a partir de la conjunción de un gobierno que responde al interés de las mayorías ciudadanas en el marco de una democracia participativa de nuevo tipo y la valentía de un pueblo que ha dicho basta, y habla hoy con voz propia mientras construye su destino. Sepan que si ustedes resisten al tiempo que construyen lo nuevo por venir, están alentando a las distintas formas de resistencia que a lo largo y ancho de Nuestra América adversan al imperialismo y otean los caminos de su liberación definitiva.

Descargue La Circular de Entrenamiento TC-18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales, publicada en noviembre de 2010 bajo el título “La Guerra No Convencional (GNC)”


Notas

[1] Ver Ana Esther Ceceña, Rodrigo Yedra y David Barrios, Un continente bajo amenaza. Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, Quito, Ecuador, 2009.

[2] Ibíd.

[3] Ver Carlos Fazio, “La mentira del Pentágono como arma de guerra”.

[4] Gabriel García Márquez, “El mejor oficio del mundo”. Palabras pronunciadas ante la 52ª. Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en Los Ángeles, Estados Unidos, el 7 de octubre de 1996.

[5] Ver Un solo mundo, voces múltiples, más conocido como Informe MacBride, debido a que el coordinador del documento fue el irlandés Sean MacBride.

(Intervención de Carlos Fazio en el Foro “Conjura mundial de los medios contra Venezuela”, celebrado en el Teatro Teresa Carreño, de Caracas, el 5 y 6 de junio de 2014. Tema IV: Redes populares frente al Terrorismo Mediático)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • manuel cidoncha dijo:

    …Claro que la guerra de los piratas yanquis
    contra la Revolución Bolivariana no esta “declarada”,
    ¿que esperabais, que la “declararan?

    El Imperium, amigos mios,
    NUNCA LE DECLARA LA GUERRA A NADIE.
    Los records historicos son muy claros al respecto
    Y Venezuela, naturalmente, no es la excepcón.

    Cuándo los mercenarios terroristas formados y pagados por el Imperium
    matan a alguien en las calles de Caracas,
    si es una “guerra declara o no declarada”,
    si “son galgos o podencos”,
    pasa a ser una cuestión bizantina,
    porque una guerra “de facto” como tienen
    los $átrapas del Imperium contra la Venezuela Bolivariana,
    crea los mismos muertos, heridos y dolor
    como si fuese “de jure”
    ¿No creeís?

  • Jose dijo:

    Es hora de aplicar la Ley de Medios, de contrarrestar a lo interno de Venezuela la balanza de información que premeditadamente se emite como instrumento de guerra para desarmar, para confundir, para minimizar los resultados de la Revolución Bolivariana.Es hora de pasar a la ofensiva. Si reconocemos que estamos en una guerra y el enemigo esta plenamente identificado, si estamos claro de lo que defendemos; no esperemos más y saquemos del aire a todos aquellos que se han sumado desde dentro a al enemigo.

  • Laila dijo:

    Un saludo desde Venezuela: vi el foro por VTV, impresionante los debates. Gracias por publicar la presentación de Fazio, quería tenerla.
    Laila

  • Thomas Cuevas dijo:

    Simplemente….material didáctico inmejorable.

  • meraldo dijo:

    Realmente nosotros solo tenemos opcion de leer lo que dice una sola parte del conflicto desde ofende abiertamente a la otra parte. No puedo opinar pues los elementos son insuficientes.

    • Elpidio Valdes dijo:

      El senor Meraldo se acaba de bajar de una nave espacial procedente de Marte, por lo que el no conoce que es el Imperio de los Estados Unidos de America, el no conoce la historia de ese Imperio en America Latina, el Caribe y otros pueblos del mundo, el no tiene una idea de lo que ha hecho el Imperio en Iraq, Afghanistan Libia, Siria, Ucrania, Honduras, Paraguay, Mejico, Panama, etc, por tanto su ignorancia politica es tan grande que eso explica su increible ignorancia de lo que ha sucedido y sucede en Venezuela.

      Este senor tambien dira que el no tiene elementos para opinar de Cuba, y las politicas terroristas del Gobierno de los Estados Unidos de America contra la Isla de Cuba y su pueblo por mas de 200 anos.

      Ante tanta ignorancia, lo mejor que puede hacer este merolico politico es dedicarse a estudiar la historia del Imperio del Norte Revuelto y Brutal, que compre el libro de Oliver Stone (a lo mejor no sabe quien es Oliver Stone, pero bueno no se puede hacer mas) sobre la Desconocida Historia de los Estados Unidos de America. Aclaro al senor Merolico que Oliver Stone es norteamericano, no es comunista, no es socialista, es un ser progresista y protector de los derechos ciudadanos en Estados Unidos y en el mundo.

  • Ernesto Betancourt dijo:

    Admirable reflexión, como para darle más realce. La globalización de la economía neoliberal ha ido acompañada de la globalización de la violencia criminal. Estoy de acuerdo con eso.

  • palmiriano dijo:

    Los norteamericanos continúan arremetiendo contra este país que no hace más que buscar las vías y alternativas para salir adelante y ofrecerle lo mejor a su pueblo como hizo Chávez, pero los norteños se arrepentirán una y mil veces de estas acciones denigrantes. Por qué no miran a su gente que es el país, dicen ellos, más rico del mundo y no descienden los indices de pobreza, por qué no enseñan a leer y escribir a los miles de niños que andan por las calles pidiendo limosnas y desde pequeños se tienen que enfrentar al trabajo para percibir un salario que a veces no es el mejor, en cambio están metiendo las narices en otros asuntos que no les interesa? pero como dice el proverbio: !cria fama!.

  • Cartaya dijo:

    Gracias, excelente material.

  • meraldo dijo:

    Elpidio el que ofende pierde, recuerdalo para que aprendas a comportarte.

    • carlos alfonso. dijo:

      meraldo, nadie se ha ofendido, solo se te recomienda que leas todo lo que puedas acerca de estos temas y hagas un balance de los mismos, y asi, la ignorancia no te lleve a escribir estos comentarios en los que muy pocos creen.

  • pocholo dijo:

    “LA RABIA ETERNA DE LOS CAPRILES”

    Según el diccionario de la “Real academia de la lengua callejera” en VENEZUELA,
    ABUSADOR: personaje que haciendo uso desmedido de su creída capacidad superior para imponer su voluntad o intereses, sobre otros congéneres considerados por él, inferiores a su clase y que en su entorno se cruzan a su paso, este los relega, ignora y subestima ante cualquier hecho o circunstancia.
    Así las cosas miremos atrás porque es prohibido olvidar, en 1963 la Cámara de Diputados de Venezuela , no muy adicta para entonces a las profundas investigaciones por corrupción y bandolerismo, se vio obligada a irle arriba a un macabro personaje hábil para los negocios, el tráfico de influencias y más; pero para nada periodista, designándose una comisión especial que lo despellejó, para demostrar que entre sus actividades más destacadas estaban, ediciones piratas de autores extranjeros de textos y cuadernos escolares, distribución de panfletos pornográficos, práctica de contrabando, tráfico de divisas extrajeras, evasión de impuestos. Todo un mafioso a toda leche. Las conclusiones de dicha comisión, duermen en los archivos de Caracas como tantas otras que en el tiempo están allí acunadas, como muestra de la maldad continuada desde el poder o en su entorno asegurador, pero son tantas que se agolpan unas a otras y por eso muchas se olvidan en el tiempo, porque cada día aparecen peores.
    Como bien dice el periodista Julio Nolia, este “BACALAO” se llamó MIGUEL “ANGEL” CAPRILES, vaya que ángel, pero más que ángel y que bacalao, era un gran camaleón que temporalmente se mimetizó, dejando entrar a medias, a periodistas de ideas avanzadas que lavaran su imagen de demócrata en los medios, y permitiendo cuando le convenía, que algunos atisbos revolucionarios se pudieran leer de vez en vez en sus medios , y cuando no le cuadraba algo, de forma increíble corregía a su antojo los trabajos que había pagado a algún que otro reportero, que a veces indignado en vano protestaba, por eso y más, es que se le considera un abusador, de los tantos que hasta hoy Capriles u otros, permanecen al frente de medios guerreros de la oposición venezolana, que con cualquier calibre mediático avasallan la inteligencia humana y la humillan o la agreden sin compasión, a pesar del apoyo y matices religiosos con los que dibujan su imagen de víctimas angelicales.
    En aquel entonces dando cobertura al mal, en su imperio periodístico, desde donde se erigía como el “LORD DE LA PRENSA” de la que era magnate por ser dueño y señor de importantes medios de comunicación , incluyendo periódicos, imprentas, librerías y otros negocios en los puntos principales de Venezuela.
    Celoso, ¿quién sabrá por qué pasiones?, dueño de la gran cadena CAPRILES, con gran alcance nacional e internacional, supo de los pormenores de una temprana visita a Cuba por parte de Miguel Otero Silva, su principal competidor por el poder mediático de los años 60 desde el periódico “EL NACIONAL”.
    Silva había sido recibido en La Habana con beneplácito y había logrado hasta entrevistar a Fidel y a muchos intelectuales prestigiosos.
    El Camaleón CAPRILES, no pudo soportar la envidia y allá se fue a intentar dar las mismas vueltas por La Habana, pero se mareó porque no le hicieron ningún caso y solo logró dársela con su tocayo MIGUEL ANGEL QUEVEDO, a la sazón dueño de la revista Bohemia, cuando este ya casi empacaba para poner su pescado a salvo, financiado por la CIA en USA. Y este a pesar de que su amigo el “Ángel”, le ofreció imprimir la Bohemia en sus imprentas en el estado Aragua, ¡de eso nada!, le salió huyendo al BACALAO (algo le sabría que no le gusto la idea).
    Capriles a diferencia del primer invitado a Cuba, puso rumbo norte y allí si fue ¡welcome!, y tratado como VIP por recomendación de la “guarida de USA en CARACAS” (Qué casualidad, en el tiempo siguen allí los Batistianos, los banqueros, especuladores y ladrones escapados de Caracas, recibiendo a la familia de angelitos ahora bien representada por KIKE Capriles).
    Desde allí, tan temprano como en el 1963 regresó el “ANGEL” con los cañones del anti cubanismo engrasados, que aún exhibe su pariente KIKE Capriles (el Vampiro Lácteo),que ya no tiene tocayos en la ISLA, porque aquí el norte está al sur. Al regreso de la gira, le fue arriba a los periodistas que simpatizaban con la revolución cubana y en su lugar entraron a sus filas los acólitos de la prensa pre revolucionaria cubana que no cabían en Miami y allí fueron a refugiarse, renegando de su pueblo, y hasta hoy algunos aparecen siguiendo a la descendencia de los Kpri, con sus mismos gustos y pasiones.
    Hoy, se siguen sintiendo los cañonazos y la metralla que los mismos cañones caprilistas, juntos con los de los batisteros como les dicen ellos mismos, desde las baterías del terror, irrumpen en la armonía del pueblo venezolano e intentan amedrentar a los cubanos, que junto a otros buenos de este tiempo hacen del sur un espacio de paz para todos sin ceder terreno a la flojera.
    Conviven en esa tierra, pobres y ricos de: Colombia, Ecuador, Perú, Italia, Israel, China, España, Portugal, Brasil, árabes, persas, rusos, bielorrusos y de cuanto rincón tiene la tierra, con todos los colores y matices, creencias, costumbres, tradiciones, e ideologías, junto a los panas, en todas las esferas de la vida social, sin que nunca hallan chocado entre ellos más que por sus diferencias económicas, que son las que desde siempre, los que especulan pero dan empleo, han manipulado a su antojo.
    Hoy más que nunca la integración que con el mundo van logrando los chavistas, para producir el “vivir viviendo” que siempre fue la deuda con el pueblo llano, de cuanto Capriles pasó por el poder o junto al poder en esas tierras.
    Vénganse a ver como son lo mismo, vénganse a ver como son la continuidad genética del odio, la xenofobia y la segregación indecente, que pocas veces aflora en nuestra América y que por inducción, aquel que llamándose “ANGEL”, cuentan que le gustaba que le dijeran bajito al oído “FÜHRER”. Y EL KIKE que sin llamarse FÜHRER, se manifiesta hoy como el peor batistiano de cafetería en el CCCT (CENTRO COMERCIAL CIUDAD TAMANACO) en aéreas del potrero de los escuálidos caraqueños.
    EL es capaz de desconocer la estirpe de la mayoría de los cubanitos y les ofrece hasta la ciudadanía a cambio de que brinquen la talanquera y se le pongan debajo, que es como único los aceptaría y no como iguales, y reniega de quienes como buenos americanos van junto a Bolívar, a dar todo lo mejor de sí, por hacer andar mejor a los que nunca los Capriles, ni los batisteros acogieron con beneplácito, porque su miseria humana no distingue solo a las nacionalidades, sino que llegan a despreciar en lo más profundo a sus connacionales pobres, como lo haría el más caníbal de los animales en la jungla, en el peor de los ataques de rabia, que en su caso es genética y eterna.
    Ahora el KIKE, en una faceta que mantiene latente en su creencia de superioridad, va más allá y se funde con los asesores de Santos, y apoya a los sionistas, que no hicieron lo que los fascistas en la época del FÜHRER, porque este se les adelantó y los llevó casi al exterminio, parece que sabía que la tierra sería de unos o de los otros, según el más rápido en el exterminio y luego el resto del mundo, increíblemente los judíos se han encargado de dar continuidad al genocidio árabe, a sangre y fuego, con similares métodos y bestialidad, en una competencia por la maldad que les mantiene en el podio junto a los yanquis, y todo parece indicar que a quien le toca premiar es a la ONU, que se da el lujo de disfrutar en silencio el evento donde el Premio Nobel de la guerra, recibe el trofeo por la paz.
    Que hablen los árabes que son muchos y conviven con los chavistas y todas las demás etnias, nacionalidades y religiones en armonía en la gran VENEZUELA de CHAVEZ.
    SI NO ES CIERTO QUE ESTAMOS EN PLENA ERA IMBECIOLITICA, QUE VENGA ALGUIEN Y LO EXPLIQUE.

  • pocholo dijo:

    “O TODO O NADA”
    Quien puede creer en la posible reconciliación de la diestra venezolana, con la izquierda revolucionaria.
    Será que hay algún líder de la MUD, que sea capaz de conducir a casi la mitad de ese país a comprender que los ricos podrán seguir siendo ricos en una Venezuela radicalizada, que podrán seguir explotando al pueblo humilde, como en los últimos doscientos años, y viviendo por la libre sin necesitar la protección y el respaldo de sus amos históricos, y con millones de pobres a los pies de sus amos. Quien sabe de un nombre capaz de lograr un concilio ecuménico de ideologías opuestas, que se imbriquen con decencia para hacer crecer “su patria”. No creo que exista hoy ingenuo que pueda creer que o KIKE (el vampiro lácteo) o el GUILLE (el zorro viejo) o la (golondrina) MARY CORI. No lo hay ni lo va a haber, son lo que son y no tienen regreso.
    No hay metamorfosis posible, son tan anexionistas como aquel Narciso López, que allí nació y por aquí paso con el rabo de paja, rumbo al norte a entregar el alma y el cuerpo, ¡allá van!
    Como soñar con un cambio a la paz, cuando ellos son la corrupción, el terrorismo en todas las modalidades modernas y no tanto, cuando le están diciendo que el socialismo los va a aplastar si no se están tranquilos .Si ellos no son los que se juegan el pellejo, sino sus acólitos en todas las instancias y dentro de los estratos más pobres de la sociedad, que aún no han aprendido a ver en ellos el camino al caos y la guerra civil, en un país donde no ha habido una guerra de masas desde hace más de siglo y medio. Nadie busque mucha explicación no es tan complejo, el tiempo de Chávez no fue suficiente para el aprendizaje de un pueblo, que nunca antes fue enseñado a ver y los pueblos son lentos para aprender. Aún así un poco más de la mitad ya aprendió bastante, pero falta todavía un número muy grande que no va a aprender tan pronto, hay allí mucha plata rodando por debajo y eso es como la candela en un campo de caña, camina por debajo de la paja y brota por el centro del campo y solo con una contra candela bien dada a tiempo y desde la guardarraya correcta sé limita el fuego, aunque siempre se pierde caña.
    Una guerra civil allí no tienen muchos candidatos, pero en la periferia si y un poco más allá también, para eso se han estado preparando y tienen posicionados a los más interesados en romper con el legado de, el último mejor amigo, entre zorros, sinvergüenzas, hp y una masa de ignorantes mal guiados, con la participación de oportunistas corruptos de adentro, y otros que han salido temporalmente, en un país cosmopolita en grandes cifras, si hay líderes capaces de impulsar al caos a una masa, que es seguidora del camino al desorden y creerse que con el apoyo de afuera pueden complacer a la MUD y sus dueños, así ven ellos el camino a la solución definitiva, para sacarse de encima el socialismo incapaz de hacerlos progresar y cumplir su sueños de ser clase media y luego ricos por el mismo camino que han visto transitar a los que especulan pero dan empleo. La realidad, o se identifica a tiempo y se atiende o te sorprende y el mal es peor.
    No hay espacio para la conciliación, la guerra ya está declarada por los facinerosos, saboteadores, asesinos, fascistas y terroristas que son una misma lista que todos conocen. Unos los repudian y otros se les unen. Ellos no se resignan a esperar y acomodarse al vivir viviendo de la mayoría.
    Escoja los nombres que usted quiera y haga una lista y luego diga quién de los malos allí, va a relegar sus ambiciones de poder y perder su estatus.
    Eso no puede parar en nada bueno, o se radicaliza ya o nunca ese país se podrá gobernar en paz. Por otra parte, el fin de un conflicto allí será después de muchos miles de muertos, qué hasta hoy se han evitado con las misiones, las acciones revolucionarias y el pulseo maestro del líder y su legado.
    Se necesita seguir llenando el morral de amor, pero con mano de hierro para repartir las flores a quienes les toquen y el plomo a quien le toque sin muchos miramientos, porque ellos no han de creer en nadie a la hora de matar, como ya lo han hecho en los propios años de revolución en el poder, sin mirar al pasado pre revolucionario cuando los números de víctimas son horripilantes y poca gente los recuerda como debieran todos, aún con una gran deuda de justicia.

  • Jiobo Zambrano dijo:

    EE.UU a traves de sus transnacionales, dedicadas tanto al comercio como a la extracción de toda clase de minerales, vive explotando al mundo.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Fazio

Carlos Fazio

Periodista uruguayo radicado en México. Pertenece a la redacción del diario La Jornada y colabora con el semanario Brecha, de Uruguay.

Vea también