Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Fin de la democracia?

En este artículo: Democracia, Estados Unidos
| 4
023o1mun-1

Manifestación de apoyo a Bradley Manning frente a la Casa Blanca, hace unos días. Chris Hedges, analista político y Premio Pulitzer, comentó que con el juicio y condena al soldado, el juego democrático se acabó en Estados Unidos. Foto: AP.

Hay cada vez más dudas sobre si aún existe la democracia en este país, con voces destacadas declarando que tal cosa es nula y vacía. Noam Chomsky lo viene diciendo desde hace tiempo. Gore Vidal había concluido que el estadunidense era un sistema de un solo partido, con dos alas derechas. Algunos han afirmado que la creciente desigualdad económica, la concentración de riqueza, efectivamente, anulan la democracia. Otros advierten que esto ya es una plutocracia, y que tiene elementos de un Estado dictatorial o totalitario

Chris Hedges, corresponsal de guerra y Premio Pulitzer, del New York Times, y más recientemente, ya como comentarista/analista independiente, concluye que, con el juicio y condena de Bradley Manning, el juego democrático ya se acabó en este país.

El veredicto rápido y brutal impuesto a Manning implica que nos hemos vuelto un país gobernado por gangsters, afirma Hedges en su columna en Truthdigla semana pasada. “Señala la inversión de nuestro orden moral y legal, la muerte de los medios independientes, y el mal uso abierto y flagrante de la ley para prevenir cualquier supervisión o investigación de los abusos oficiales del poder, incluidos crímenes de guerra. La pasividad de la mayoría de los ciudadanos de la nación –la población más espiada, monitoreada y controlada en la historia humana– ante el linchamiento judicial de Manning implica que ellos son los siguientes. Ya no quedan mecanismos institucionales para detener la trituración de nuestras libertades civiles más fundamentales… o para prevenir la guerra preventiva, el asesinato de ciudadanos estadunidenses por el gobierno y la anulación de la privacidad”, escribió.

Subrayó que la sentencia de Manning es uno de los días más importantes de la historia estadunidense: “marca el día en que el Estado formalmente declaró que todos aquellos que nombran y revelan sus crímenes se volverán prisioneros políticos o serán forzados, como Edward Snowden, y tal vez Glenn Greenwald, de quedarse en el exilio el resto de sus vidas. Marca el día cuando el país dejó toda pretensión de democracia… marca el día de remover la máscara de la democracia, ya de por sí una ficción, y sus sustitución por la cara fea y desnuda del totalitarismo corporativo…. Aquellos que no aceptan el poder estatal ilimitado, siempre el camino a la tiranía, serán perseguidos sin tregua. El miércoles nos volvimos vasallos”.

Chomsky desde hace tiempo advirtió que, en la práctica, esto hace tiempo no puede considerarse una democracia. Indica que solo se tiene que observar que la cúpula política casi siempre obra en contra de los intereses de las grandes mayorías, y que logra esto manteniendo el disfraz de una democracia a través de un prensa subordinada y la industria de relaciones públicas. En un discurso la semana pasada, Chomsky relata que algunas de las encuestadoras de mayor prestigio han llegado a la conclusión de que “aproximadamente 70 por ciento de la población –70 por ciento inferior en la escala de riqueza/ingreso– no tiene ninguna influencia sobre las políticas (del país). Están efectivamente privados (de la participación democrática). Al subir la escala de riqueza/ingreso uno tiene cada vez más influencia sobre las políticas. Cuando uno está en la cima, lo que es tal vez una décima parte del uno por ciento, la gente esencialmente obtiene lo que desea, eso es, determinan las políticas. Entonces el término apropiado para eso no es democracia; es plutocracia”.

Más aún, y en esto tiene que ver con los denunciantes que revelan secretos oficiales, Chomsky recuerda que el poder tiene que mantenerse fuera de la vista pública y cita a uno de los politólogos más importantes del país, Samuel Huntington, de la Universidad de Harvard, quien indicaba que un principio científico es que el poder se mantiene fuerte cuando permanece en lo oscuro. Expuesto a la luz del sol, empieza a evaporarse. Manning y Snowden, subraya Chomsky, están encarcelados o perseguidos por su decisión de no entender este principio científico.

Pero no son sólo algunos periodistas furiosos e intelectuales públicos de la talla de Chomsky están advirtiendo que la democracia estadunidense esta anulada. El ex presidente Jimmy Carter, al hablar en un foro a puerta cerrada el mes pasado, abordó el tema del espionaje y las violaciones de derechos humanos que implica, y concluyó, según Der Spiegel, que Estados Unidos no tiene una democracia funcional en este momento en el tiempo. En entrevista semanas antes de esto, Carter ya había afirmado públicamente que aunque Snowden violó la ley al filtrar información secreta, “yo pienso que la invasión de derechos humanos y la privacidad estadunidense ha llegado a un punto extremo… creo que esta invasión de privacidad ha sido excesiva”.

Para el comentarista afroestadunidense influyente Tavis Smiley, escribiendo en el Washington Post, “la pobreza está amenazando a nuestra democracia; es ahora asunto de seguridad nacional. Como dijo (Martin Luther) King, la guerra es el enemigo de los pobres… E igual como King vivió bajo vigilancia constante, nuestro gobierno ahora parece estar espiando a todos nosotros”.

Juan Cole, el destacado intelectual público, y profesor de historia en la Universidad de Michigan, ofreció un comentario sencillo sobre cómo crear una dictadura en su influyente blog, Informed Comment,haciendo una lista de lo que se requiere, incluyendoclasificar como secreto todo crimen gubernamental y violaciones de la Constitución; espiar al público en violación de la Constitución; “criminalizar aún más a denuncias (de abusos del gobierno) como ‘terrorismo’” y criminalizar como espionaje la revelación de crímenes de espionaje del gobierno.

La cúpula política no se cansa de repetir que todo lo que hace tanto en el terreno de seguridad nacional como en sus políticas económicas y sociales es en nombre de la defensa de la democracia y la libertad y del sueño americano aquí y en el mundo. ¿Pero se puede defender la democracia en secreto y actuando como si el pueblo y los defensores de las libertades civiles y los disidentes fueran el enemigo?

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • VGCD dijo:

    Los siguientes serían todas las personas con dignidad y ética del mundo.
    Los poderosos cuando se ven afectados no miran con quien están abusando.

  • Lolotte dijo:

    Las democracias occidentales son un cadáver, el pueblo no tiene ningún poder, lejos de eso el fantasma de la crisis, el desempleo, la planilla salarial como variable de ajuste, y todas esas técnicas de terror, le permiten a los usurpadores mantenerse en el poder, porque no hay inserción al sistema sin empleo.

  • Enrique dijo:

    MUY INTERESENTAR E ILUSTRATIVO COMO TODOS LOS TRABAJOS DE BROOKS. PERO DE QUE DEMOCRACIA HABLAMOS? HAY MUCHOS MODOS DE ENTENDER LA DEMOCRACIA: LA CLASICA OCCIDENTAL DONDE UN PAR DE PARTIDOS SE ALTERNAN EN EL PODER SIN CAMBIOS DE POLITICAS; LA DEMOCRACIA DONDE EXISTEN MONARQUIAS; LA DEMOCRACIA DONDE AUNQUE EXISTE UN SOLO PARTIDO EL GOBIERNO ES ELEGIDO POPULARMENTE MEDIANTE REPRESENTANTES.
    EL MUNDO ESTA DOMINADO POR UNA ELITE MUY EXCLUSIVA QUE UTILIZA LOS GOBIERNOS DE UN GRUPO DE PAISES DOMINANTES COMO MARIONETAS A CONTRAPELO DE LOS INTERESES DE LA HUMANIDAD.
    LA DEMOCRACIA NO EXISTE ES UN CUENTO DE CAMINOS, UNA UTOPIA, UNA EXCUSA PARA ATACAR A LOS GOBIERNOS QUE NO SE INCLINAN ANTE LOS INTERESES IMPERIALISTAS.
    SOLO HAY UNA MAYORIA DE MUY POBRES, UNA CAPA INTERMEDIA Y UNA EXIGUA MINORIA DE MUY RICOS.
    ESTOS ULTIMOS SON LOS QUE MANDAN Y LO HARAN HASTA QUE LOS MUY POBRES LO PERMITAN Y UNA PARTE DE LA CAPA INTERMEDIA POR IGNORANCIA O CONVENIENCIA SIGAN APOYANDO A LOS MUY RICOS.
    PERO COMO DICE Y HACE EL COMANDANTE EN JEFE, FIDEL CASTRO RUZ, MIENTRAS SEGUIR DENUNCIANDO Y LUCHANDO.

  • Fernando dijo:

    Nací y fui educado en España. Nadie se cree lo de la democracia como poder del pueblo. En la ecuela, en secundaria y en la Universidad, al final después de discutir y discutir, nos decían que todo se reduce a votar cada cuatro años y que existan varios partidos. La mitad de la gente ni vota y todos los partidos defienden los mismo que no son los intereses de los de abajo.
    La democracia liberal es sólo formal porque no tiene base ninguna para dar garantías. Son una retáhíla de proclamas y derechos sin fundamento alguno.
    “Derecho al trabajo”, pero el empresario te despide y te quedas sin medios de vida.
    “Derecho a la inviolabilidad del domicilio”, pero no tienes domicilio.
    bla. bla, bla…

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también