Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

África lo merece

En este artículo: África, Cuba, LABIOFAM
| 5

malaria01_0

Por Liliam Lee Hernández

Cuando las estadísticas adquieren rostros, sentimientos, se hacen tangibles; adquieren otra dimensión. Lo que hasta ese momento era el inexplicable caos de ver, sin mirar; de oir, sin escuchar; de palpar, sin percibir puede en tan solo un segundo, en un milimétrico espacio de tiempo, trastocarse por un humano estremecimiento de la razón, a partir de ese breve instante se comienza a ver, mirando; oír, escuchando; tocar, sintiendo.

Es decidirse a no dejarse sustraer por una cotidianidad que a veces no nos da tiempo a reflexionar, que nos limita en ver como ajeno la dimensión de un problema que ofrece un sobrecogedor panorama. África trata de reinventarse a diario, de lograr más alentadores amaneceres, de convivir con sus instantes alegres e infinitas penurias, pero el destino se la ha puesto difícil a un pueblo que sin embargo, destaca por su insondable nobleza y generosidad.

Las imágenes muestran los cuerpos inertes de personitas que no alcanzaban los cuatro o cinco años, parecían dormidos, como en efímero reposo después de un vehemente día de retozo infantil, pero la realidad era otra. Aún no despertaban a la vida y ya habían sobrepasado su última vez. Tristemente ya pocos recordarán cuales fueron sus últimas sonrisas, la última de esas inocentes miradas que sobrecogen ante tanta ternura, la última de las palabras aprendidas en kiswahili, zúlu, kocsa, kisukuma, kinyamwezy, o cualquier otro, de los miles de dialectos que habla el continente africano.

Las estadísticas son más que números. Aproximadamente dos millones de personas fallecen cada año a consecuencia de la malaria. Niños menores de cinco años y mujeres embarazadas, sus principales víctimas. A pesar de la dimensión de lo que ocasiona esta epidemia en el continente africano y lo “mucho” que se hace para vencerla, las cifras no evidencian ninguna mejoría.

Las recetas, casi siempre firmadas por potencias occidentales, no están dirigidas a una cura definitiva, son apenas “jarabes” que actúan como paliativo, soluciones a medias muchas veces aceptadas por gobiernos y organismos internacionales que encaminan sus pasos hacia los derroteros marcados por el dinero.

En tan agreste contexto, una propuesta se abre camino. El Grupo Empresarial LABIOFAM desarrolla un Programa que ataca a la enfermedad desde sus cimientos al dirigir las acciones hacia el control de las larvas del mosquito que trasmite la malaria. Y esto lo complementa con el ofrecimiento de la transferencia tecnológica para lograr la sustentabilidad.

África lo merece. Es tiempo de que veamos, escuchemos, sintamos, todos los días de nuestra existencia, que en algún lugar de ese inmenso y rico continente, cada 30 segundo una vida se apaga.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • felito dijo:

    Excelente artículo.
    Tuve la oportunidad de ver el trabajo de nuestros colaboradores en Africa y creame que las cifras sí mostraron mejoría.
    Lástima que, como bien usted dice:
    “Las recetas no están dirigidas a una cura definitiva… soluciones a medias muchas veces aceptadas por gobiernos y organismos internacionales que encaminan sus pasos hacia los derroteros marcados por el dinero”
    Tambien muchos gobiernos (hasta nivel de comunidad) son corruptos y encuentran jugosos negocios en los programas de lucha contra la malaria.
    Saludos a nuestros colaboradores.

  • Daydier dijo:

    Hay que luchar por integrar al Africa a los mismos proyectos humanitarios que se estan desarrollando en America Latina. Tenemos que ser uno solo y rescatar de la miseria y la muerte a los que habitan en el Gran Continente, el mas hermoso, misterioso y rico de todos. Africa es la Vida, porque de ahi surge, de ahi parten sus hijos como esclavos a crear una nueva idiosincracia en otros continentes, y nosotros somos herederos de esos africanos. Ya ayudamos en la guerra, ahora nos toca ayudarlos en la paz. Crear proyectos, misiones, llevar salud y educacion gratuita a nuestros hermanos. No nos limitemos a ir a la ciudades, a los laboratorios informaticos y hospitales. Creemos grupos de internacionalistas como hacen las ONGs para ir a ayudar a nuestros hermanos africanos. Suena a loco, peligroso dirán algunos, pero no imposible. Si un dia fuimos a enfrentarnos a las bombas y balas para liberar al Africa del aparheid, hoy podemos ir a enfrentarnos a tabues y prejuicios para liberarla del hambre y la miseria, y llecarles en vez de soldados, medicos, maestros y todo aquel que quiera ayudar a crear un Africa mejor.

  • Arturo dijo:

    Me gustó el artículo. La Humanidad actual debe recordar que ella comenzó en África.Es injusto y criminal dejarla sola, verla como un mercado de materias primas y fuerza laboral barata.Honor y Gloria a los internacioanlistas cubanos que lucharon en ése continente,que curan y alfabetizan, que asesoran en disímiles campos de la vida.África el gigante que hoy yace en tierra, se levantará con su estatura enorme y entonces será más justo el planeta.

  • Roberto Perdomo Acosta dijo:

    Daydier muchos de los que enfrentamos los peligros de las campañas belicas internacionalistas en Africa estamos aqui en este continente de nuevo combatiendo a un enemigo que mata mas personas diariamente que la guerra, con las diferencia que en la guerra andabamos en grupos y bien armados , ahora trabajamos en lugares a veces mas intrincados , donde la guerra incluso no los toco, sino de soslayo.
    LABIOFAM con sus centenares de combatientes por la salud esta presente en Africa y America Latina en la lucha contra la malaria y otras enfermedades de trasmision vectorial.
    Me gusto el articulo, creo que debiera tener continuacion y exponer algunas fotos de lo que realmente hacemos y donde lo hacemos.
    Perdomo.
    Kuando Kubango, Angola.

  • Manuel dijo:

    Tengo el criterio que todos los seres humanos que amamos la vida, debemos contribuir, a que estas personas logrer triunfar con ese mal y tengan una vida feliz,trabajo en la musica y estoy dispuesto a cualquier proyecto para recaudal fondo para contribuir a la compra de los medicamentos mi correo personal es manuel30@correodecuba.cu

    Saludos

    Manuel

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también