Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Tres meses en Haití, entre sueños y tristezas

En este artículo: Cuba, Haití
| 9

abdiel bermudes en haití

Por Abdiel Bermúdez

¿Qué son tres meses en la vida de una persona? ¿Qué pueden significar 90 días en la estancia de un equipo de prensa que intenta dibujar, en relatos audiovisuales, qué es Haití y por qué Cuba le ha brindado su mano?

Parece un tiempo corto, y sin embargo no han faltado historias para contar desde que pisamos una tierra que tantos han considerado maldita.

Pero la maldición que pesa sobre Haití tiene una huella más humana que divina. La colonia más rica de Francia en este lado del Atlántico hace unos 3 o 4 siglos, cedió su esplendor ante los embates de la piratería, las luchas internas, la sed de poder.

Dicen que los demonios de Haití tienen nombre: la colonización española, la dominación francesa, la injerencia de Estados Unidos, las dádivas de las organizaciones financieras internacionales, las dictaduras de los Duvalier, la soledad, el terremoto, el cólera…

El país que presagiaba un futuro floreciente, signado por la primera revolución que acabó con “la gran pena del mundo”, perdió su brillo y el hambre se ensanchó en las calles. Hasta hoy, las contradicciones inundan a Haití, y los carteles de grandes corporaciones comparten su espacio con la fotografía viviente de cuantos intentan espantar la miseria del estómago al menos una vez al día.

En tres meses solo hemos visto llover de noche. Y los aguaceros torrenciales parecen anunciar un diluvio al que temen los miles que aún viven en las carpas que “donó” el funesto terremoto de 2010. De día el problema es el sol, pero la gente se ha acostumbrado a su fuego.

Al menos para mí, la imagen más dura de Haití sigue siendo la de los niños tras el cristal, queriendo limpiar por solo cinco gourdes el parabrisas de los carros; y también la de los vendedores de cualquier cosa, que no quieren ser filmados, porque aseguran que los medios extranjeros se han enriquecido con la tragedia de este pueblo y han minimizado el espíritu de sus hijos.

Todos quieren un nuevo destino para Haití. Nadie olvida los espasmos de la tierra ni los fantasmas de la epidemia de cólera, que cercenaron las vidas de miles de personas; pero los haitianos quieren empezar otra vez.

Las mujeres son las clásicas inspiradoras de estos anhelos, a partir del sacrificio personal, y los hombres llevan su fuerza bruta a todas partes, y sus ganas de sobrevivir también. No por gusto aquí hemos visto carnavales de alegría y gente orgullosa de su historia nacional. Y hemos presenciado la lucha por la vida de los médicos cubanos, y la mirada feliz de haitianos que jamás habían dicho gracias, porque nunca antes habían tenido un médico al que agradecer.

Dicen que 3 meses no es tiempo suficiente para “atrapar” esta nación. Todavía debemos conocer las islas haitianas, la difícil ruta de la Grand Anse, la majestuosidad de la Citadelle… Todavía nos aguardan historias que no imaginamos siquiera; pero Haití, con su carga de sueños y tristezas, comienza a cambiarnos definitivamente.

 (Tomado de Misión Cuba)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Luque Álvarez dijo:

    Tu crónica es genial, Abdiel; muy ilustrativa. Tiene fuerza. Cada vez que leo algo así sobre Haití, algo que quiere ir más allá de la foto decadente, recuerdo El reino de este mundo, de Carpentier, y la historia de cómo los liberados perdieron un tiempo precioso, al convertirse ellos mismos en opresores de sus hermanos. Un abrazo.

  • Tay Toscano Jerez dijo:

    Sé muy bien de lo que hablas. Ruve la oportunidad, también en misión periodistica de conocer a Haití, desde dentro, allá por el 2000, entre juntio y octubre tras el paso de dos huracenes. Siempre he admirado la capcidad de ese pueblo de defnder sus raíces culturales a pesar de todo y todos los que lejos de ayudar solo causan más problemas. Tuve la suerte de conocer de coterráneos que lejos d ecasa y la familia compartieron sueños y devolvieron un poco de esperanzaa. Concoer a Haití y sus gentes es una experiencia que no se olvida.

  • Aficionado dijo:

    Cumplí misión medica en Haití, octubre 2009 a octubre 2011. Once meses en la isla La Gonave,luego Arcahie, Carrefur y finalmente Puerto Príncipe (Anéxo) .Estaba cuando el terremoto y la declaración de la epidemia de cólera.
    Mis saludos y profundo reconocimiento a todos aquellos que formaron parte de la Misión Médica que estuvieron en suelo haitiano en esos dos años infortunadamente históricos. Jamás se podran borrar de mi mente el sacrificio, abnegación y entrega de todas esas personas.

    Orlando

  • DARIO dijo:

    Felicidades Abdiel por tu trabajo en Haití que unido al de Yordanis en Bolibia nos hacen sentir orgullosos del periodismo Holguinero

  • Erick dijo:

    Orlando un abrazo fuerte hermano sabemos las que pasaste en la isla de la Gonave cuando el terremoto que tu estabas allá en ese momento , verdaderamente fue una experiencia inolvidable la misión en el hermano pueblo de haiti .

    Saludos .

    Rondón y Dania

  • Carlos García dijo:

    Rondon / Dania / Orlando. Nos alegramos de encontrar sus comentarios en esta pagina. Muy bueno el articulo del periodista. Un abrazo de Carlos García / Violeta

  • Abdiel dijo:

    Gracias a ustedes, amigos, por haberse detenido en estas letras. Un abrazo inmenso desde un lugar que ya no es el infierno de este mundo...

  • Marcia Lilia Gonzalez Rodriguez dijo:

    interesante e ilustrativo reportaje

  • rodolfo dijo:

    muy bien por la cronica, tambien tuve la oportunidad de estar por tres meses en haiti colaborando con el ministerio de nmedio ambiente y pude palpar con mis proipos ojos la situacion en que viven los hermanos haitianos pero son luchadores y adnegados y sobre todod muy agradecidos de los cubanos, cuendo decias soy cubano se desbordaban de cariño hacia nosotros, un abrazo a todo el pueblo haitiano.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también