Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Mireya Moscoso caza la plata de los terroristas (II)

| 2

Los terroristas de Miami contra Panamá

Los actos de terror contra Panamá ejecutados por los criminales radicados en Miami, continuaron no sólo en y contra ese país, sino que también afectó a representantes extranjeros acreditados en territorio istmeño. El 24 de abril de 1976 las autoridades policiales panameñas conocieron y denunciaron que la organización terrorista de cubanos en Miami denominada Frente de Liberación Nacional de Cuba, tenía planes para secuestrar al embajador de España en ese país.

El 11 de julio del mismo año la organización Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, CORU, creada en junio en República Dominicana con la presencia de Luis Posada Carriles y Guillermo Novo Sampol, colocó una bomba que estalló en la ciudad de Bogotá, Colombia, contra la línea aérea panameña Air Panamá, que causó grandes daños materiales.

Dos meses después el 18 de septiembre, la propia agrupación de terroristas cubanos de la cual formaba parte el mencionado Frente de Liberación Nacional de Cuba, se adjudicó dos hechos criminales contra las oficinas de la línea aérea Cubana de Aviación en el aeropuerto internacional de Tocumen en la capital istmeña y otra en la ubicada en la propia ciudad que dañó de forma considerable el inmueble y causó pavor a su alrededor.

Otro acto terrorista fue planeado contra la línea aérea Air Panamá en la avenida Justo Arosemena también en la urbe panameña. Los ejecutores de estos actos de terror fueron los mercenarios venezolanos Freddy Lugo y Hernán Ricardo, contratados por Luis Posada Carriles. En la reunión de Caracas el 10 de septiembre, Bosch había sentenciado que Panamá sería un objetivo de alta prioridad para sus acciones.

El 29 de octubre del propio año las autoridades de la Guardia Nacional de Panamá desarticularon un nuevo plan de los mismos terroristas del CORU para secuestrar al Embajador de España y colocar una bomba en la Embajada de Cuba en ese país. El objetivo del plan era proponer un canje para poder liberar a varios terroristas encarcelados en México, que habían intentado secuestrar a un funcionario cubano en Mérida en julio de ese año y en el cual resultó asesinado Artaigñán Díaz Díaz, un técnico cubano, que lo acompañaba. Parte del comando terrorista se encontraba detenido en ese país. Gaspar Jiménez Escobedo, uno de los terroristas indultados por Mireya Moscoso y el martes diecisiete de enero de 2012, halagado por ella, era miembro del comando asesino.

El criminal fue encarcelado en México acusado de asesinato y en marzo de 1977 escapó hacia Estados Unidos con ayuda de narcotraficantes colombianos. Jiménez Escobedo es uno de los terroristas que ahora reclama la justicia de Panamá, para cumplir la sentencia impuesta.

El 11 de noviembre de 1977 nuevamente fue denunciado otro plan de atentado contra la vida del general Omar Torrijos con la participación de terroristas cubanos radicados en Miami, conjurados con el coronel Luis Martínez Castro, un oficial norteamericano de origen cubano y con el respaldo de opositores al gobierno de entonces, incluido Arnulfo Arias Madrid, político panameño que fuera esposo de Mireya Moscoso, lo cual explica el fervor de la misma hacia estos delincuentes.

El portugués Carlos Manuel de Oliveira Cabral, uno de los complotados, dijo que el plan había sido planeado en Miami, el fusil que se utilizaría sería suministrado por el mencionado coronel Luis Martínez, quien había facilitado además a los complotados datos sobre los movimientos del general Torrijos. El ejecutor de la acción sería el terrorista de origen cubano José Celso García residente en Miami, un experto en armas y explosivos, que recibiría por su servicio una cuantiosa suma.

Los preparativos se ultimaron en Miami en la casa de Pedro Martínez, hermano de Luis, donde participaron Celso García, el coronel y Frank Sturgis, un operativo de la CIA, quien había participado en el Escándalo Watergate.

El 21 de enero de 1978, un funcionario de la Embajada de Venezuela en Panamá fue amenazado de muerte por la organización terrorista Comando Pedro Luis Boitel, un desprendimiento de la CORU. Esta acción punitiva fue realizada en represalia por la detención en Caracas, Venezuela, del terrorista Orlando Bosch.

El miércoles 20 de septiembre de 1978 el agente especial del FBI Stanley Pimentel a nombre de esa agencia norteamericana alertó a las autoridades panameñas sobre el posible tránsito y accionar de terroristas anticubanos radicados en Miami por territorio panameño y les solicitó ayuda para la localización y captura de los criminales.

Los buscados eran parte del comando que había asesinado al ciudadano chileno Orlando Letelier, y a la ciudadana norteamericana Ronni Moffit en Washington el 21 de septiembre de 1976. En este acto de terror estuvo involucrado y enjuiciado en Estados Unidos, Guillermo Novo Sampoll, quien lideraba entonces, en ese país, la organización terrorista Movimiento Nacionalista Cubano (MNC). Este es otro de los terroristas que la justicia panameña espera sea extraditado ahora para que cumpla su condena por el acto terrorista fraguado en noviembre del 2000.

Las autoridades panameñas circularon los nombres y características de los terroristas Virgilio Pablo Paz Romero y José Dionisio Suárez Esquivel, el primero fabricó la bomba que mató a Letelier y a la norteamericana y el segundo la detonó. Según la información que poseía el FBI y entregó a las autoridades del Istmo, los terroristas viajarían a Quito, Ecuador, y de ahí se refugiarían en Panamá, para cumplir con contratos recibidos para realizar actos de terror en ese país contra intereses de Cuba, México y Venezuela.

Paz Romero aparecía con la ficha del FBI, número 626.118 L9 y Suárez Esquivel, la 264.663 E. Ambos fueron calificados como armados y peligrosos. El jefe de ambos es Guillermo Novo Sampol.

Este breve resumen de los actos criminales cometidos por los terroristas de Miami en Panamá nos lleva a conclusiones inobjetables: primero, la presencia en Panamá en noviembre del 2000 de los terroristas anticubanos, que se espera sean extraditados para cumplir sus sanciones en ese país, no fue un hecho aislado, estos u otros con iguales intereses y propósitos habían operado con anterioridad en suelo istmeño; sus actos no sólo habían afectado a los intereses de Cuba allí, sino que habían sido una amenaza para la seguridad y estabilidad de los panameños y para otros países representados ante el gobierno panameño y tercero que por lo menos Gaspar Jiménez Escobedo, Guillermo Novo Sampol y Luis Posada Carriles habían estado relacionados de forma directa, en el pasado, con hechos terroristas en ese territorio. La historia de los actos de terror contra Panamá con la participación de los criminales de Miami continuará…

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • lazaro izquierdo martinez dijo:

    MIREYA MOSCOSO si tuvo valores y prestigios en otrola eran tan falsos como los de estos descomunales asesinos como EL INCLENGUE Y SENIL POSADA CARRILES Y SUS DESPRETIGIADOS INHUMANOS como un animal de estos puede llegar a deshumanizarce gue pena por todos aguellos maestros gue trataron educar a los hoy cochinos inclengues batistianos de la ciudad bananera de miami fue desgraciadamente una perdida en lapices libretas y tiempo muy valiosos de los maestros mejor hubiera sido dejarlos ANALFABURROS PUES ASI NACIERON TODOS ESTOS DESGRACIADOS NO LO DIGO EN MALA ONDA LO DIGO PUES EN REALIDAD DAN PENA ESTOS ASESINOS Y HAY GUE COGERLES LASTIMA HA ESTOS SUCIOS Y DEMONISADOS ASESINOS AH y TAMBIEN TERRORISTAS. Lazaro

  • carlosgomezvazquez dijo:

    LA MOSCOSO DE PANAMA ESTA INFESTANDO EL PAIS DEL COMANDANTE OMAR TORRIJOS.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Luis Méndez Méndez

José Luis Méndez Méndez

Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, “La Operación Cóndor contra Cuba” y “Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba”. Es colaborador de Cubadebate.

Vea también