Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Libia, la desinformación es un crimen contra humanidad

| 7

bombas-en-libiaLa desinformación sobre lo que sucede en Libia es una de las más emblemáticas de los últimos años, porque en esta ocasión-y quizás sólo valga recordar la ilegalidad de la guerra contra la ex Yugoslavia y la liviandad de alguna prensa  e intelectuales “progresistas” -la mentira y falsedades no sólo son transmitidas por los medios, mayoritariamente en manos del poder hegemónico mundial, sino por muchos de los llamados alternativos.

Incluso curiosamente se habla de que se está transmitiendo “informativamente en forma directa” los acontecimientos en Libia, pero se lo hace desde París, por ejemplo, sin que nadie haga una observación objetiva sobre esto. ¿Es posible transmitir los gravísimos sucesos en Libia desde París, Madrid o cualquier capital europea?

Es imposible. Sólo estando en el terreno es que se pueden seguir las alternativas de la guerra o en todo caso informarse por quienes están en el lugar, incluyendo diplomáticos de todos los países, a los que hay que recurrir para evitar dar sólo la versión de los “aliados”.

Un ejemplo. Leo hoy en un medio local que la oposición dice que el gobierno libio ha matado ocho mil personas. ¿Quién lo dice? ¿Cuáles y dónde están los líderes de los rebeldes, que aparecen por primera vez en su historia y que no se conocen? Es esta la rebelión más curiosa a la que se le adjudica ser mayoritaria en el país, y “popular”.

Se habló en el escaso tiempo de unos días de este “levantamiento” en zona clave petrolera y de los bombardeos libios contra los “rebeldes”, pero  China y Rusia han advertido que no han sido registrados en ninguna pantalla, ni celular, ni cámaras de esas que en manos rebeldes podían registrar plenamente un bombardeo.

Un día alguien aparece como líder del Comité de Transmisión, pero a los pocos días desaparece y de repente aparece otro y  estos “grupos de oposición” fantasma hacen conferencias con el gobierno de Francia y otros. Nadie conoce el objetivo, las demandas de “los rebeldes” salvo que quieren derrocar a Gadafi, como quieren hacerlo precisamente sus aliados en esta causa y no sólo por el petróleo, sino que es también un avance geoestratégico en una zona que Estados Unidos y su socio cercano Israel intentan poner definitivamente bajo su control.

En la historia de los “levantamientos populares” nunca habíamos registrado una situación parecida.

Y ¿en qué se basan los medios para informar precisiones tales como los supuestos muertos en las filas de los llamados rebeldes? He leído en otro medio que el gobierno de Muamar El Gadafi seguía bombardeando a los “rebeldes”, mientras la coalición bombardeaba distintos lugares en Libia. ¿De dónde les llega la información? ¿De Francia, de Roma, de Londres, de Washington? Por qué entonces precisamente los aliados no estaban asegurando el lugar convenido con la ONU, en una  zona de exclusión  para los aviones libios. ¿Y qué  se espera que digan los periodistas ubicados en esos “estratégicos” lugares?

Lo que tienen que decir es lo que abunda, la necesaria desinformación de los aliados en esta “Odisea del Amanecer”, que lamentablemente sepultó lo poco que quedaba de esperanza en Naciones Unidas. Estos “aliados” necesitan  como el agua sostener sus argumentos falsos.

Porque es falso, absolutamente falso, que no tenían otra alternativa para los sucesos de Libia. Y porque ni siquiera tenían una precisión de lo que realmente estaba sucediendo y, como han señalado varios diplomáticos entre ellos turcos, no esperaron a tener mayores datos fidedignos sobre la situación y apresuraron la resolución de la ONU.

Luego, como si hubieran estado esperando en el pasillo con todas sus armas en las manos, en horas lanzaron sus ataques. El esquema para una zona de exclusión, especialmente en una conjunción de “aliados”, no es cosa de minutos. Cualquier militar lo sabe y especialmente si se va a actuar con responsabilidad.

No la hubo en ningún momento. Los ataques contra objetivos en Libia, que alcanzaron mayoritariamente a zonas civiles comenzaron sin haber probado siquiera el funcionamiento de la zona de exclusión. Y no se habían arbitrado los medios necesarios para evitar tomar medidas más drásticas.

Qué cambio de humor europeo cuando hacía tan poco tiempo sus gobernantes habían recibido a Gadafi, después de años de enfrentamientos y no como dicen algunos “analistas” -inventados por la circunstancia- que siempre fueron “amigos” del gobernante libio. Todo lo contrario.

La diplomacia europea y la confusión y las diferencias dentro del propio gobierno libio posibilitaron  una relación ventajosa entre los gobiernos europeos y Gadafi, a los que este vendía la mayor cantidad de petróleo comparado con lo que exportaba a Estados Unidos.

Y si el petróleo está detrás de esta diligencia con que se actúa contra un país, sin tener mayo cantidad de información, ni tomarse el tiempo para el análisis, vuelve a repetirse un hecho que será gravitante para los pueblos europeos en el futuro.

Y repito aquí los párrafos de una nota que escribí anteriormente.

A principios de 2004 el analista estadounidense Paul Harris (Soberanía, Info. 2004) establecía que

“El verdadero objetivo de la guerra de Estados Unidos contra Iraq  es la competencia de ese país contra el euro. Hay muchas razones para la obsesión de George Bush”

Harris ya había mencionado que la acción contra Iraq, era en realidad contra Europa.

“Siempre que una nación decide ir a la guerra se hacen planes sobre quién ganará y quién perderá; nadie va a la guerra esperando perder, pero no siempre el blanco obvio de la agresión es el verdadero motivo de la guerra.  A veces no se trata de lo que esperas ganar de una guerra sino, más bien, de lo que otro pierde; y no tiene por qué ser tu enemigo declarado quien  cargará con las pérdidas”.

En ese caso pronosticaba Harris  la víctima esperada por Bush era la economía europea, “la cual es robusta y probablemente se haga más fuerte en el futuro cercano”.

Y analizaba que la entrada de Gran Bretaña en la Unión Europea era inevitable, que Escandinavia se unirá más temprano que tarde. Ya, incluso en esos países, habrá diez nuevas naciones miembros en Mayo de 2004, lo cual inflará el PIB de la Unión Europea a cerca de $9.6 trillones, con 450 millones de personas, en contraste con $10.5 trillones y 280 millones de personas en los EE.UU.  Esto representa un bloque formidable de competencia para los EE.UU. pero la situación es mucho más compleja de lo que revelan estos números y mucho de ello depende del futuro de Iraq”.

Recordaba  que si bien el control del petróleo estaba detrás de la guerra contra Iraq, el impulso real  no eran las enormes reservas sin explotar en ese país ni “tanto el deseo de EE.UU. de poner sus sucias manos sobre ese petróleo. Es mas bien por las sucias manos que los norteamericanos quieren mantener alejadas de él”.

Tampoco  habían precipitado estas acciones los sospechosos atentados que derrumbaron o implosionaron las Torres Gemelas el  11 de septiembre de 2001, ni que Washington considerara que Saddam Hussein  era un monstruo, sino que “lo que precipitó esto es que el 6 de Noviembre de 2000 Iraq decidió cambiar al euro la moneda con la cual hacía sus transacciones petroleras. Esta declaración política se hizo y la depreciación constante del dólar contra el euro desde entonces, significó que Iraq obtuviera  buenas ganancias al cambiar sus reservas y su divisa para hacer transacciones”.

La pregunta que surgió y que se hizo George Bush, es:

“¿Qué pasaría si la OPEP, de repente se cambia al euro? Si la OPEP siguiera  el ejemplo de Iraq y empezara a negociar petróleo en euros sucedería una explosión económica y las naciones consumidoras de petróleo tendrían que hacer salir sus dólares de las reservas de sus bancos centrales y reemplazarlos por euros. El valor del dólar se vendría abajo y las consecuencias serían las que podrían esperarse de cualquier colapso de divisa e inflación masiva. Los fondos extranjeros podrían salir atropelladamente del mercado de valores norteamericano y habría una huida de los bancos de los activos en dólares como la de 1930; el déficit presupuestario s incumpliría y así sucesivamente”.

En suma la debacle afectaría a Japón, lo que a su vez arrastraría más duramente a Estados Unidos.

También el objetivo de la guerra de Bush fue amenazar con tomar acciones significativas contra cualquiera de los productores de petróleo que pudieran cambiarse al euro. “Era el euro y por supuesto, Europa el objetivo. USA no va a cruzarse de brazos tranquilamente y dejar a esos advenedizos europeos tomar las riendas de su destino y mucho menos de las finanzas del mundo” concluía Harris, quien hizo un estudio detallado de cómo se había impuesto el dólar desde el final de la Segunda Guerra Mundial y como “la fuerza del dólar desde 1945” residió en ser la divisa internacional para las transacciones petroleras globales (es decir, “petro-dólar”).

La invasión en Iraq encerró detrás este otro golpe encubierto para impedir el rotundo fortalecimiento de  Europa y también la idea de debilitar organismos desafiantes en manos nuevas, como sucede con la OPEP y los esfuerzos del presidente venezolano Hugo Chávez, para independizar la política petrolera.

Hay demasiado detrás de cualquier acción bélica tan brutal como esta.  Ya se conocen las mentiras y falsos argumentos que se usaron para invadir y ocupar Iraq, incluso Afganistán. Pero ¿a quien le importa? ¿Acaso a la ONU le preocupó el genocidio que continúa en Afganistán e Iraq? La ocupación es un “hecho consumado” al estilo Hitler.

Nadie pregunta porqué se comenzó bombardeando y no estableciendo la zona de exclusión, todo lo cuál también es ilegal en esta circunstancia, pero usando la lógica de los guerreristas -y su obligación de cumplir al menos para la galería de observadores- el primer y exclusivo paso que era establecer el corredor aéreo que impediría los presuntos bombardeos libios sobre “los rebeldes”.

Es absolutamente falso el “humanitarismo” de los que torturaron despiadadamente, mataron, asesinaron y violaron a niños, mujeres y hombres en Iraq y Afganistán. Es falso el “humanitarismo” de los que mantienen una cárcel de experimentos que degrada la condición del ser humano en  la base militar de Guantánamo, territorio  cubano usurpado por Estados Unidos.

Y mientras todo eso sigue sucediendo y el “humanitarismo” de Washington y sus aliados Estados Unidos corre, como lo hicieron en toda la historia de América Latina a apoyar y financiar a los terroristas de Estado de todas las dictaduras, y lo siguen haciendo como en  Honduras, donde disfrazan un gobierno nacido del golpismo, como una democracia, mientras se continúa asesinando a decenas de campesinos, trabajadores, profesionales, maestros y entre ellos 11 periodistas en pocos meses. Pero también en Colombia, donde Estados Unidos oculta a su pueblo que ellos arman a los paramilitares y un ejército como el colombiano que ejerce terrorismo de Estado en el territorio de su país.

En Colombia se denuncian 250 mil desapariciones forzadas bajo esos terrorismos de Estado encubiertos y cada semana mueren más personas de las que murieron en todo el tiempo que duró la dictadura de  Augusto Pinochet en Chile, como  demostraron organismos de Derechos Humanos en Ginebra.

Sería largo enumerar los siniestros “humanitarismos” del imperio, y también la impunidad que les asiste. No hay un solo condenado en Estados Unidos por estos crímenes. En reemplazo de la justicia verdadera, cada tanto se condena a uno o dos soldados como autores de crímenes como los que se han conocido por fotografías en Iraq y Afganistán.

Estos soldados y oficiales jugando con los cadáveres de sus víctimas o posando junto a los muertos en torturas sonriendo, lo que es de una perversión sobrecogedoras, están entrenados para eso.

Oficiales de Estados Unidos declaran públicamente que finalmente han logrado que el reflejo condicionado de sus soldados sea matar”.

¿Investiga alguien cómo es el entrenamiento brutal de las tropas en Estados Unidos? ¿Se interesa alguien por los documentales que incluso suelen exhibirse en la TV común, para constatar que estos entrenamientos suponen humillaciones y torturas para los soldados propios con el fin de “fortalecerlos”, según dicen los manuales?

¿Cómo son las siluetas que se usan para los entrenamientos de tiro en los cuarteles estadounidenses? Son figuras de árabes, negros, mestizos, indios, y junto a ellos gorilas y otros animales. Y este es el mensaje. Lo que están matando sus soldados no son seres humanos, somos el mundo del bestiario que el colonialismo brutal nos ha designado.

Es por todo esto que la irresponsabilidad por una parte y la complicidad por la otra en la información que se transmite es tan criminal como el disparo que mata. Y por eso se da entidad de “rebeldes” a grupos cuyos objetivos orígenes y objetivos no se conocen. Se puede estar defendiendo a mercenarios que son la última “moda” de la guerra preventiva, sin fronteras y sin fin, mercenarios reunidos por los caminos del mundo, como los que mandaron contra Angola, que eran revindicados como héroes o contra Nicaragua en los años 80. Esos hombres, soldados de fortuna, perros de la guerra, que usan las tropas de ocupación en Iraq y Afganistán, contra una población indefensa que no le preocupa a los humanitarios de la ONU.

La hipocresía salvaje de estos tiempos es una afrenta para la humanidad que, mientras esto siga sucediendo, está bajo una grave amenaza y por eso recuperar la palabra y agitarla es una cuestión de resistencia contra el salvajismo y la muerte.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tomás Elías Ramírez dijo:

    “El silencio es un asesino que anda suelto.”

    Por: Tomás Elías Ramírez

    El Silencio en determinados momentos y problemas suele valorarse de diferentes formas: abstención, conspiración, falta de valor para objetar entre muchas posibilidades.

    En el caso de Libia aquellos que nada dicen o no hacen en bien de la no agresión, desde mi modesto juicio personal, no hacen más que apoyar la política agresiva que las naciones imperialistas bajo la égida de los estados Unidos se escenifica en una nación que ahora sufre lo que otros han sufrido y lo que muchos sufrirán, mientras la humanidad esté como esta ahora, dividida y desbalanceada políticamente, siempre en perjuicio de los débiles.

    Guerras desatadas por los poderosos, apoyo de unos a esos genocidios, justificación de los fines guerreristas e hipócritas por otros cuando el negocio económico está detrás de cada acto y el abstencionismo de quienes pueden hacer algo para que el mal no aumente, son males que afectan la humanidad.

    El silencio es un asesino que anda suelto y cada día cobra más vidas inocentes, por que la traición a la verdadera justicia de la verdad, se hace más latente, según el poder de unos es más grande y el miedo a opinar crece en los otros ante el peligro de ser reprendido por el poder imperial.

    Adelante los valientes ante la injusticia universal.

  • fizmania dijo:

    Realmente todo lo referente a Lybia, tiene un tufo de desinformacion interesada-desde España- y leyendo El Pais, que era un periodico relativamente in-parcial, de un tiempo a esa parte, las ºopiniones de fondoº parecen tener un sesgo pro-USA, ¿sera debido a la participacion, en el capital de Prisa, propietaria de la cabecera,ºEl Paisº de capital americano? quizas sea solo mi percepcion.
    Lo que si es cierto, y alguien lo menciono antes que yo,que la primera victima de una guerra es ºverdadº.
    ¿ A que estado o estados, le interesa avivar las protestas en Afria y Oriente próximo?. Con seguridad, existe un plan muy elaborado, que se me escapa por falta del conocimiento, de los interes geoestrategicos de alguna potencia, o potencias, para frenar el desarrollo, controlando las maaterias primas mundiales, especialmente los hidrocarburos- gas-petroleo- y que actualmente son los motores de las economias, a los paises emergentes, que no podrán crecer al ritmo que hasta ahora lo hacen, sin pagar el peaje a los poseedores de esas materias primas.

  • joaocabeza dijo:

    Bela analise de demosntracao dos verdadeiros fatos.
    Stella Calloni
    Brava mulher!

  • Avenarius dijo:

    Solamente vosotros paises no imperialistas haceis informacion y, por lo tanto, fastidiais el Imperio. De hecho Francia, pais muy “democratico”, ha expulsado el director de la TV iranì IRIB en Paris, el periodista Kamran Najafzadeh, para sus criticas al gobierno Sarkozy.

    ¡El pais de la libertad de pensamiento y opinion y de la “Iluminacion”!

    No Iluminacion como Luz de la Razon, pero como ¡luz de la bombas!

  • maury acacio dijo:

    libia saldra este abobinable hecho… que verguenza para nosotros los afrodescendintes que seas negro obana. que asco. como dice silvio rodriguez.. nadie crece mas alla de lo que vale.

  • JESÚS dijo:

    En efecto, tenemos a montones, los llamados medios informativos o de comunicación “ALTERNATIVOS”, y nosotros, o en mi caso personal, siempre los busco esperanzado en encontrar una información veraz y objetiva sobre los sucesos en el mundo, sobre las “revoluciones” Arabes, etc. y hoy sobre lo que sucede en Libia, pero sobre todo para conocer los motivos y los objetivos de estas “revoluciones” y de estas agresiones militares.

    Cubadebate nos ofrece muy poco, pero contribuye con opiniones como el que me provoca este comentario; algo es algo -me digo-, pero un “algo es algo” no significa nada finalmente.

    Y lo que necesitamos, los que en algo pensamos preocupadamente por la suerte de la humanidad y el socialismo, es precisamente información, información, información, pero información que nos describa la política que se desarrolla en cada unos de estas “revoluciones” árabes, por ejemplo, del caso Libio muy en particular.

    Soy medio afecto a Al Gadafi desde muchos años atrás, desde mis tiempos mozos por decir así, pero ignoro completamente su posición política, por lo que me sorprende mucho las noticias que “desnudan” a un Gadafi masacrador, millonario, amigo de los imperios norteamericano, inglés, Francés, Aleman y etc. incluso con fotos abrazados a sus representantes imperiales.

    Leo en Rebelión, (medio que respeto y me merece tanta credibilidad) diversos artículos relacionados a Libia, y encuentro a unos mostrando los nombres de los “jefes de la rebelión”, al otro justificando la intervención militar imperialista y etc. etc.

    Por ejemplo, leo medio asombrado (todavía puedo medio asombrarme con estas cosas) al señor Gilbert Achcar que escribe su artículo Libia: un debate legítimo y necesario desde una perspectiva antiimperialista.

    Y he aquí una parte de su artículo:

    “¿Significa esto que debíamos y debemos apoyar la resolución 1973 del CSNU? No, en absoluto. Se trata de una resolución mala y peligrosa precisamente porque no define garantías suficientes contra la transgresión del mandato de proteger a los civiles libios. La resolución deja demasiado margen para la interpretación y podría utilizarse para impulsar una agenda imperialista que vaya más allá de la protección hasta la intromisión en el futuro político de Libia. No se podía apoyar sino que debe ser criticada por sus ambigüedades. Pero tampoco se podía rechazar, en el sentido de oponerse a la zona de exclusión aérea y dando la impresión de que uno no se preocupa por los civiles ni por el levantamiento. No podíamos más que expresar nuestras fuertes reservas. Una vez que comenzó la intervención, el papel de las fuerzas antiimperialistas debería haber consistido en seguirla de cerca y en condenar todas las acciones de ataques contra civiles allí donde no se han observado las medidas para evitar asesinatos, así como todas las acciones de la coalición que no respondan a la razón de proteger a los civiles”.
    “Un último comentario: desde hace años hemos venido denunciando la hipocresía y doble rasero de las potencias imperialistas, señalando el hecho de que no impidieron el genocidio demasiado real de Ruanda mientras intervenían para poner fin al ficticio “genocidio” de Kosovo. Ello supuso que pensáramos que la intervención internacional se habría tenido que desplegar para impedir o detener el genocidio de Ruanda. Desde luego, la izquierda no debe proclamar tan absolutos “principios” como “estamos en contra de la intervención militar de potencias occidentales bajo cualquier circunstancia”. Esta no es una posición política sino un tabú religioso. Uno puede apostar con seguridad a que la actual intervención en Libia resultará más embarazosa para las potencias imperialistas en el futuro. Como esos miembros del stablishment estadounidense que se oponían a la intervención de su país advirtieron con razón, la próxima vez que la fuerza aérea de Israel bombardee a uno de sus vecinos, tanto de Gaza o de Líbano, la gente exigirá una zona de exclusión aérea. Yo, por ejemplo, lo haré. Se deben organizar piquetes ante las Naciones Unidas en Nueva York para exigirlo. Todos debemos estar dispuestos a hacerlo, ahora con un argumento poderoso.”
    “La izquierda debe aprender a exponer la hipocresía del imperialismo usando contra él las mismas armas morales que aquél explota cínicamente, en lugar de hacer que esa hipocresía sea más eficaz pareciendo que no se preocupa de las consideraciones morales. Ellos son los que tienen un doble rasero, no nosotros”.

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=125073

    Un asqueante artículo a mi entender.

    Y utiliza a nuestro Vladimir I. Lenin para escribir lo que escribe, como si alguna vez Lenin hubiera siquiera sugerido una intervención imperialista “por humanitarismo”En fin, es la postura de uno que se pretende comunista.

    El problema a mi entender es: ¿Y A QUE INTERESES ECONÓMICOS OBEDECE ESTA AGRESIÓN MILITAR A LIBIA?, ¿A QUE INTERESES ECONÓMICOS SE DISPUTAN ESTADOS UNIDOS, FRANCIA E INGLATERRA?, porque decir que se quiera votar a Gadafi, simplemente es una simpleza que no dice nada.
    El petróleo es seguramente el botín, ¿solo eso?, pero aunque fuera así, la pregunta: A QUE TRANSNACIONALES, de cada uno de estas potencias, LES CORRESPONDE EL BOTIN PETROLÍFERO?, ¿Qué se están jugando Estados Unidos, Francia e Inglaterra en esta nueva escalada intervencionista militar?

    Finalmente, no somos nadie para interferir en el desarrollo político de ningún país, las fuerzas revolucionarias sabrán desarrollarse y finalmente triunfar en su país, sin recurrir al lado “bueno” del imperialismo.

    Desde Perú escribo

  • Liborio Noalinedo dijo:

    Para hablarles con sinceridad:

    A Gadaffi, convertido en tirano por su poder económico pues posee miles de millones de dólares del petróleo, MIENTRAS SU “PUEBLO TIENE HAMBRE” primero lo convirtió el imperio en Dictador, y le vendió armas, gases lacrimógenos, le consruyó bunkers ( el gobierno suizo) , le vendió armas de todo tipo (USA, Francia, Gran Bretaña, Rusia), al igual que a Sadamm Husein.

    Cuando el pueblo libio, víctima de su dictadura se le rebela, entonces corre el imperio a bombardear al dictador pues el negocio debe siempre funcionar sin trabas: tú me vendes el petróleo, yo te pago con armas, pero si tu gente no te quiere, tengo que velar que me siga entrando el petróleo cueste lo que me cueste. Eso es la moral capitalista, la cual siempre ha sido igual, en África, en Asia y en donde sea. Ahh, y claro, te guardo tus millones en mi banco, pero si pasa algo te congelo los fondos, o sea, me quedo con todo lo tuyo,je je, o sea, el banco nunca pierde, se ríe del tonto dicatador.

    Que nadie se haga ilusiones con otra cosa. Tan sencillo como ese principio surgido en la guerra, que se llama estrategia geopolítica, funciona desde que el mundo es mundo, les digo más, no lo inventaron los americanos, lo inventaron en Europa, mucho antes de que se colonizara el Nuevo Mundo por los europeos. Eso es más viejo que andar a pie. Y créanme, lamentablamente funciona, pues todo dicatador quiere eternamente mantenerse en el poder. Hasta un día, en que los intereses de quien le ayudan, se vuelven en su contra….
    Moraleja: NO VENDAS TU ALMA AL DIABLO, AL MENOS MIRA COMO RESUELVES SIN EL DIABLO Y SIN DIOS….

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Stella Calloni

Stella Calloni

Periodista argentina y corresponsal en su país del diario La Jornada. Es autora de “Los años del Cóndor”.

Vea también