Imprimir
Inicio » Opinión  »

Wikileaks: El príncipe Claus llegó a La Habana pero en silencio

| 2

marioneta_yoani

Por Omar Pérez Salomón

La noche del 7 de enero, de la mano del señor embajador de Holanda en Cuba Ron Muijzert, llegó a La Habana el Premio Príncipe Claus, que fuera entregado a la mercenaria Yoani Sánchez en ceremonia organizada en la residencia del diplomático en la capital cubana.

Según el sitio de la emisora oficial Radio Nederland, el único medio que publicó esta noticia, además de la emisora del gobierno de Estados Unidos Radio Martí, la Fundación  que auspicia el galardón, tiene como objetivo  “la promoción de la cultura, basándose en la idea que la cultura es una de las fuerzas más importantes para el desarrollo”.

Me pregunto qué cultura y valores pretenden promocionar al premiar a la ciberlegionaria cubana, que no sean los que nieguen los aspectos más auténticos de la cultura cubana, a través de la conspiración con el enemigo histórico de la nación, como han demostrado las revelaciones de Wikileaks y declaraciones recientes del ex jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana. Pienso que las personas con una obra valiosa, que hayan recibido antes este premio, han sido ofendidos con semejante fantochada.

Según los expertos que otorgaron el ‘reconocimiento’, “el Fondo Príncipe Claus honra a Yoani Sánchez porque su blog permite que el mundo conozca la realidad diaria de Cuba, porque su ejemplo inspirador y valiente da una voz a la gente silenciada, y porque demuestra la gran importancia de la tecnología de información y comunicación para los cambios sociales y el desarrollo”.

La realidad diaria de Cuba no tiene nada que ver con lo que se publica en Generación Y, que es promovido y financiado por una maquinaria que sólo a través de premios y ediciones ya le ha entregado más de 200 000 dólares, de allí mismo salen los ‘voluntarios’ que traducen sus textos a 22 idiomas.

Si atendieran a lo que pasa realmente en Cuba, el embajador de Holanda y las emisoras gubernamentales Radio Martí y Radio Nederland, se hubieran enterado de que el mismo 7 de enero se anunciaba en La Habana la próxima edición del Premio Casa de Las Américas. Afortunadamente esa noticia sí fue reflejada ampliamente por la prensa nacional y extranjera que destacó la presencia en el prestigioso premio literario del vicepresidente boliviano Álvaro García Linera. La Casa de las Américas es una institución que nunca ha premiado el Príncipe Claus, pero su “ejemplo inspirador y valiente” lleva más de cincuenta años  dando “una voz a la gente silenciada”, por eso acoge como invitado especial a uno de los líderes de un país donde los silenciados de siglos comienzan a protagonizar los “cambios sociales y el desarrollo”.

La embajada de Holanda tenía derecho a organizar su gala, lo que no asociada a “la tecnología de información y comunicación”, porque su homenajeada es precisamente la protagonista de una de las noticias más escandalosas y más silenciadas contenida en las revelaciones de Wikileaks: su reunión secreta con la subsecretaria de estado norteamericana, Bisa Williams, a la que pidió acceso a la plataforma de pagos en Internet, PayPal, la misma que han clausurado para los trabajos de Julian Assange. Eso sí se merecería un premio, pero a la censura y el mercenarismo, ¿se lo dará el Príncipe Claus?

(Tomado de La Pupila Insomne)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    La imagen en el trabajo periodístico grafica muy bien la actividad de esta “señorita”.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Holanda califica internacionalmente como un estado de alta cultura y de un desarrollo humano aceptale y un desempeño de la justicia dentro de cánones universales no creo tenga necesidad de quebrar patrones para acoger como suya una bloguera que niega todos los patrones que la califican como patriota, respetuosa de los derechos de la nación cubana y representante de su cultura.

    Los europeos debería tener algun aprecio por la dignidad europea y no prestarse a jugar un papel de representante de la cúpula más reaccionaria del mundo y en especial a ser satélite de los EE.UU.

    Cuba no teme ni a temido nunca a la barbarie que cometen los medios y hasta el presidente de los EE.UU. en una ocasión contestó un cuestionario a la bloguera Sánchez, la que debería ser a fin de cuentas una defensora de la Revolución Cubana de la cual emerge, porque si alguna preparación tiene la debe al desempeño de la educación y la cultura de este país y si esta señora tiene diferencias con la política nuestra, debería andar en las asambleas y encuentros que se celebran por estos días para analizar los lineamientos que se han puesto a considerción de todo el pueblo para actualizar la economía cubana, pero hace todo lo contrario, ella en cuanto puede ataca todo el ejercicio político de su país con diatribas irrespetuosas y patrones poco éticos.

    Que favor se hace la culta Europa con andarse con misterios y traer premios furtivos a La Habana y hacer el juego a la política norteamericana de desconocer los derechos de Cuba a compartir logros y diferencias siempre que estos estén dentro de canales legales y no andar furtivamente aportando a desavenencias que nada tienen de éticos.

    Con los holandeses como con toda las naciones europea Cuba quiere y mantiene con la mayoría de ellas relaciones de amistad y comparte lineas de trabajo en lo cultural y lo económico y no busca en absoluto un distanciamiento de la dirigencia ni de la población de Europa para con nosotros. Me pregunto la actitud del embajador Ron Mijzer contribuye a esto?.

    No podemos menos que emitir un criterio que nada tiene que ver con una posición oficial, pero si con un sentido común de los cubanos que respetamos nuestro actuar para con Europa y no podemos ver sino que Europa nos trate como de iguales, luego del primero de enero de 1959, Cuba no es sino un país completamente libre e independiente de lo que estamos orgulloso y no tendremos ningún aprecio por quienes nos menosprecien en este sentido.

    Esperamos que el comportamiento de los europeos hacia Cuba sea un poco más ordenado y ético.

    Salud Europa.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Pérez Salomón

Omar Pérez Salomón

Ingeniero. Colabora con Cubadebate y otras publicaciones. Es autor del libro Fidel Castro. Soldado de las ideas, que recoge las reflexiones expresadas por Fidel acerca de las tecnologías de la información y los medios de comunicación entre 1959 y 2011.

Vea también