Imprimir
Inicio » Opinión  »

“Caso Zapata”: a modo de cierre

| 8
  • El actor Willy Toledo escribe para ELMUNDO.es un texto en el que argumenta su posición sobre Orlando Zapata y los derechos humanos en Cuba y España.

“Raros son esos tiempos felices en los que se puede pensar lo que se quiere y decir lo que se piensa” (Tácito)

La enorme relevancia pública que han adquirido unas breves palabras pronunciadas por mí el pasado 2 de marzo, en el marco de una actividad cultural ajena a la cuestión que allí me fue planteada, su desmesurada propagación, su equivocado tratamiento por ciertos medios y el ulterior desarrollo de los acontecimientos, convierten en necesaria una explicación más templada, más serena, sobre el significado de tales declaraciones y, sobre todo, de la intención con que fueron vertidas.

Vaya por delante, primero que otra cosa, mi profundo disgusto, mi enorme pesar porque las valoraciones que realicé acerca de don Orlando Zapata, fallecido en una prisión cubana como consecuencia de una huelga de hambre emprendida contra el Gobierno de Cuba, puedan haber sido interpretadas a modo de ataque personal hacia la memoria del Sr.Zapata, hacia sus opiniones o hacia su reputación. No fue ésa mi intención. Si, pese a ello, así se hubiere recibido y asumido, lo lamento y pido, nuevamente, disculpas a su familia y allegados.

Quienes me conocen saben de mi trayectoria personal comprometida con la defensa e implantación de los derechos humanos en todo el mundo. Desde tales posiciones y convicciones, pienso sinceramente que en nuestra sociedad occidental existe una lamentable incomprensión acerca de la realidad latinoamericana en general y de la cubana, en particular, que conduce a utilizar -en particular con Cuba- un doble rasero a la hora de examinar y valorar sus hazañas y sus miserias.

A Cuba le imparten clases de derechos humanos los mismos que planean y ejecutan “guerras preventivas”; le exigen respeto a las garantías penales y procesales quienes miran a otro lado cuando se menciona Abu Grahib o Bagram, quienes crean y mantienen Guantánamo o le dan carta de naturaleza, consintiendo que vuelos secretos con personas secuestradas hagan escala en su territorio o acogiendo en su sistema penitenciario a sus “presos”.

A esa isla, con una trayectoria antigua y ejemplar en su defensa contra los distintos intentos de potencias extranjeras de expoliar sus recursos y su dignidad, condenada a sobrevivir en soledad, se le recrimina su pobreza, mientras se mantiene un bloqueo económico asfixiante.

Un bloqueo que no es sino una forma de intervención en sus asuntos internos porque genera -y bien lo saben quienes lo propician- dolor y descontento en los ciudadanos, y potencia la burocratización y el anquilosamiento en sus estructuras de poder. De Cuba se pretende, en fin, que acepte las reglas de la democracia formal en un contexto geopolítico que inexorablemente las transforma en retórica hueca, en coartada para las injusticias y la corrupción.

Informes de denuncia

En estos días se me viene reprochando -en términos hasta injuriosos- haber denunciado la escasa calidad democrática de muchas de nuestras instituciones y prácticas públicas. También en esta materia mis razones, por desgracia, no son sólo mías.

Si atendiéramos con más interés los recientes informes de Amnistía Internacional sobre el estado de los derechos humanos en España, como el hecho público en noviembre de 2009 [“Sal en la herida: la impunidad efectiva de agentes de policía en casos de tortura y otros malos tratos”], sabríamos que las denuncias contra agentes de las fuerzas policiales nacionales, autonómicas y locales de toda España encargados de hacer cumplir la ley están contrastadas y documentadas.

Además, la honda preocupación de Amnistía Internacional es también sentida y compartida por organismos tan poco sospechosos de manipulación o sectarismo como el Comité contra la Tortura, el Relator contra la Tortura de Naciones Unidas o el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura: en tal sentido resultan bien elocuentes los informes de Naciones Unidas sobre la tortura en España suscritos por los comisionados especiales de la organización, Theo van Boven y Martín Scheinin.

¿Y qué decir de la situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros en España? Como mínimo, que no resulta menos preocupante en términos de vulneración de derechos fundamentales, y que su documentación es igualmente amplia.

Sólo a título de ejemplo cabe mencionar el informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que elaboró el pasado año en colaboración con el Servicio Jesuita de Ayuda al Refugiado. Este informe es el resultado de una investigación realizada en tres de los ocho Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) que existen en España.

En este documento se denuncia que esas instalaciones (donde se retiene a los inmigrantes que van a ser expulsados del territorio nacional por lo que son, no por lo que han hecho) constituyen “un agujero negro de los derechos humanos”.

En términos semejantes se expresa el informe hecho público también en los últimos meses del pasado año, realizado por SOS Racismo, Médicos del Mundo y Ferrocarril Clandestino: la falta de transparencia, el sistema impune de maltrato a los allí retenidos y el avasallamiento, en fin, de los más elementales derechos humanos, son sus más destacadas conclusiones.

O qué decir del desconocimiento de las condiciones de vida y garantías jurídicas, incluso de su propia existencia, del centro de internamiento para africanos que intentan llegar a las costas españolas, en Nouadhibou Mauritania-, construido con financiación española con fondos de la Unión Europea (según el informe Frontera Sur de la APDH-Andalucía).

Mirada crítica

Podríamos hablar también sobre las denuncias de un sindicato de policía frente a la última circular del Ministerio del Interior sobre los procedimientos de detención de inmigrantes irregulares, que lo tachan en algunos aspectos de ilegal (véasewww.inmigrapenal.com).

No intento comparar el régimen cubano y el español, sino simplemente decir que como ciudadanos tenemos el derecho y, en mi opinión, la obligación de mirar dentro de nuestras fronteras y con mirada ciertamente crítica.

Hasta aquí algunas de mis razones, sobre las que sostengo mis pensamientos y en las que apoyo mis opiniones. Porque así han de ser valoradas mis recientes palabras, como juicios subjetivos, como valoraciones personales de mi entorno, expresadas tal vez sin demasiada destreza, sólo soy un ciudadano, un actor- en el ejercicio de un derecho que me asiste y que va más allá del derecho a la libertad de expresión, un derecho más íntimo: el de vivir en armonía con mis convicciones.

Por ultimo, una reflexión: intuyo que lo desproporcionado de la reacción a mis palabras se sustenta no en el hecho de la realidad de las opiniones expresadas, pues hay, como hemos visto, estudios de sobra contrastados y públicamente denunciados, sino en la inquietud que genera que esa misma realidad, expresada en libertad por un personaje conocido, anime algo más al personal a ponerse a investigar. Y eso les lleve a hacerse la misma pregunta que me hago yo, que se hacen tantos: ¿es esto una democracia real? ¿de verdad tenemos tantas lecciones que dar?

(Tomado de El Mundo, España)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco 792 dijo:

    A ver si esto se entiende
    Si estas personas que se autotitulan “disidentes”, aspiran a tener cierta credibilidad algún día, tendrán que necesariamente cortar el cordón umbilical que los une a sus amos en Miami. Nadie jamás los tomará en cuenta si siguen recibiendo dinero y órdenes procedentes de los EE.UU., ya sé sabemos que este comportamiento es típico de mercenarios, y apátridas. Sería interesante imaginarnos qué harían los EE.UU. si un grupo de ciudadanos estadounidenses se trazara como meta destruir la constitucionalidad del país y además recibieran ayuda financiera y moral de otra potencia y para colmo estos representates de esa potencia se reunieran con ellos regularmente para darles instrucciones. Piénsese en esto.
    Pero volviendo al tema de los lobos y zorros (con perdón de estos animales) disfrazados de inocentes ovejas. Nadie en Cuba, a pesar de lo que diga el Nuevo Herald, le concede a estos elementos el más mínimo respeto.
    En Cuba hay una constitución aprobada por la mayoría de los cubanos que estipula entre otras cosas, que hay que hacerse elgir a la Asamblea del Poder Popular (Parlamento), para desde allí ventilar cualquier inconformidad. No es errado pensar que debido a su trayectoria de vendepatrias, a ellos les costará mucho trabajo que alguien no ya los elija, sino que incluso los considere para ser elegidos. Una vez más, jamás lograrán doblegar al pueblo cubano con huelgas de hambre cocidas en Miami o Washigton que lamentablente solo conducen al sufrimiento de ellos y sus familiares. Ellos no son más que delincuentes comunes que la reacción internacional maneja para sus propios intereses turbios, deberían darse cuenta de esto.
    Señores mercenarios: respéntense a Uds. mismos y entonces otros los respetarán. Háganse elegir al parlamento y presenten una imagen independiente de aquéllos que los desprecian y los discriminan y que solo acuden a ustedes cuando les conviene para sus intereses.
    Yo creo que en futuro muy cercano el parlamento cubano estará en la capacidad de aceptar este tipo de inconformidad desde el marco constiutcional de nuestro sistema. No les auguro ni les aseguro ningún éxito, pero sería la forma respetuosa y justa de hacerlo.
    Por ultimo, tanto para Uds. los mercenarios como para sus amos que le pagan por su sucio trabajo, la Revolución hoy es más fuerte que nunca ( y no es simplemente un lema, vayan a Cuba y cerciórense), jamás ha estado tan fuerte ni tan segura, ninguna de estas maniobras nos harán temblar ni dudar del camino que escogimos hace más de cincuenta años. Es cierto que debemos mejorarnos y adaptarnos a un mundo cambiante, pero la esencia del socialismo cubano está y estará garantizada (para dolor de Uds.). Entiendan esto de una vez, por favor.
    En Cuba nadie tiembla por la huelga de hambre de Fariñas , ni por los comentarios de aquélla otra asalariada de los grandes intereses imperialistas. Nadie pierde el sueño, y el futuro justo y SOCIALISTA del pueblo cubano está garantizado.

  • Juan Carlos de Chile dijo:

    Muy bien dicho …dogno cubano….ya saben que tienen la solaridad de millones de seres en el planeta….que estamos subyugados a la desinformacion en estas sociedades injustas y que entendemos ´perfectamente lo que pasa en cuba. ADELANTE CUBA…NO ESTAN SOLOS….patria es humanidad.

  • Eddy Nápoles dijo:

    La verdad es la verdad y la reconocen quienes están lejos de Cuba y quienes están cerca también, solo el que no quiere ver, no la reconoce…como dice el amigo Juan Carlos…Patria es Humanidad (José Martí)

  • Pilar llamas fernandez dijo:

    Harta estoy de oir las palabras disidentes politicos ,cuando se trata de hablar , de unos vagos maleantes,blogueras ,terroristas llamados periodistas,poetas inventados , todos ellos comiendo a costa de lo que rechazan .LA REVOLUCION , vienen a España a vivir del cuento , hacen negocios fraudulentos,se hacen pasar por escritores,poetas etc todo ello con aprobacion de la derecha fascista del pais y el mirar a otro lado del llamado PSOE. Hasta las narices estoy de la hipocresia de los llamados intelectuales , progres de izquierda que hablan de libertad de expresion ,pero cuando un compañero que demuestra tener mas dignidad y hace uso como ciudadano de decir lo que piensa vuelven la cabeza para otro lado ,y se ponen del lado de la derecha mas reacionaria ,vendiendose al mejor postor muy habitual en la mayoria de ellos, estoy de acuerdo con Raul Castro les regalo a todos los disidentes ,a cambio de la LIBERTAD DE LOS CINCO ANTITERRORISTAS CUBANOS EN CARCELES DE Estados Unidos un abrazo grande y un saludo REVOLUCIONARIO al PUEBLO DE CUBA.

  • Lázaro dijo:

    Totalmente de acuerdo con este artista y con el resto de los comentarios, que no quieran dar mas lecciones a Cuba.

  • Friedrich Joestl dijo:

    Cuando un leon aparece ganen las hienas.

  • Friedrich Joestl dijo:

    Yo propongo algo: yo me meto en huelga de hambre por los 5, o los reclusos sin prueba de culpa alguna de Guantanamo. Si nunca me muera…vamos a ver si mi gobierno (austriacao) o la UE ( soy ciudadando europeo tambien) vaya a iniciar una guerra mediatica al contra de EEUU, o Austria misma estaria declarada culpable por mi muerte. Que hipocrisia increible. Que dios nos protega. Tal infamia.

  • Rafael Eulogio dijo:

    12-3-10
    Todos estos días he seguido los pormenores de la campaña mediática contra Cuba, sobre todo por medios europeos que se presentan como aladides de la libertad de prensa y la demokacia, pero que como supuestos maestros dejan mucho que desear, pòrque tienen el techo de vidrio y los trapos sucios alaire, a la vista de cualquier lector honesto. En particular, sobre este asunto de los que llamo “suicidas por cobrar”, que es la forma más inítil de serlo, se ha escrito mucho contra Cuba, pero algunas voces han salido al paso de amanuences mercenarios y comparsa, porque la justicia siempre tendrá defensores. Ayer me ha llamado la atención la forma ocurrente y con mucha enjundia, con que el austriaco Friedrich ha puesto el dedo en la llaga, cuando pregunta qué pasaria se pone en huelga por la liberación de los Cinco. ? Qué pasaría, repito yo? ?Los derecho demokratizantes podrían en la picota al Gobierno de USA ante la segura negativa a liberarlos?

    Como siempre, gracias por eller estas líneas

    Rafael Eulogio

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Guillermo Toledo

Vea también