Imprimir
Inicio » Opinión  »

La televisión cubana

| 3

Por Marco Rascón

Publicado en La Jornada, México

Televisión cubanaNo hay como el papel de los medios, sus formas y contenidos, para medir el grado de libertad e identidad de un país. Si lo electoral son los nervios de la democracia, los medios son la sangre que le da oxígeno a todo, y si está contaminada es lo que enferma.

Una primera prueba es si el contenido de las imágenes corresponden a la realidad del país; si la expresan, cómo la comunican y hacia dónde la conducen. En Cuba se puede decir de manera contundente que la televisión corresponde a su realidad. Lo que se ve en la pantalla está en la calle, en sus problemas, su cultura, en sus procesos y en lo que son los cubanos. El principio del contenido mediático depende de la fuerza del Estado, pero el gran protagonista no es el poder, sino sus objetivos de educación, organización social e información.

Cada barra de programación en Cuba, tanto en la radio como en la Tv, tiene el objetivo de educar masivamente, dar información coyuntural y de fondo, para que cada cubano desde su ubicación haga sus respectivas conclusiones. No es una televisión con formatos espectaculares. Su producción es sencilla, pero impresionan las clases de matemáticas, de historia del arte y la narración de óperas de Verdi, sus telenovelas históricas y la serie de dibujos animados Pubertad, realizada en el Instituto Cubano de Artes Cinematográficas (ICAIC), donde productores jóvenes, con objetivos claros, hacen historias divertidas y cómicas que reflejan los diálogos y problemas de la adolescencia de millones.

En la Tv y la radio cubanas todo sirve a los objetivos de crear una sociedad culta, con información sobre la política en todo el mundo, los procesos históricos de liberación y emancipación, que resultan extraños e incomprensibles en una dictadura. ¿Qué dictadura educa a su pueblo y le da las herramientas para formar un pensamiento libre y documentado?

En la democracia mexicana, por hacer un comparativo, el tiempo de radio y Tv se lo llevan los comerciales, muchos de productos chatarra, incluyendo las medicinas para todo y los insultos entre la clase política. Ése es el concepto de libertad: escuchar los insultos, el reparto de culpas, las justificaciones, los crímenes en sus más variadas formas, violencia y desastres.

Los medios son un complemento y promueven la lectura. Habría que ser testigo de la masividad de asistencia a la pasada Feria de Libro en la Cabaña, adonde los cubanos asistieron por miles, ávidos de lecturas que por su contenido promueven los medios electrónicos.

La Tv y la radio en Cuba (que también está en la Tv a manera de un doble play) como medio es invisible. El protagonista central es el que recibe y en ese sentido el medio tiene como fuerza ser el gran organizador y base nacional. El protagonista es la sociedad y sus necesidades culturales de alimentación, educación, deportes, salud y de esparcimiento. En la Tv y radio cubanas todos los deportes son importantes.

En México, en cambio, el receptor es invisible y el gran protagonista es la clase política y sus escándalos, la diversión, la violencia y la obsesión de encontrar culpables dividiendo en forma maniquea la realidad entre buenos y malos. No obstante, en México se dice que Cuba es una dictadura y que la libertad está aquí.

Cuba es hoy un país con muchas revoluciones internas. Es una nación abierta donde miles de cubanos entran y salen a diario, llevando la noticia de que el mundo global no es la mejor de las opciones. La vitalidad de los cubanos ante estas dificultades se expresa diariamente y a toda hora en su televisión y su radio, dando elementos para observar los problemas con distintas ópticas y distancias. Es una sociedad que no ha sido educada en la nota roja ni el amarillismo que hace de sus medios de expresión sus flujos de ida y vuelta y su orgullo cultural.

Hoy los vientos se han puesto en su favor y la Tv y radio cubanas son hoy por hoy la potencia cultural y social no sólo del Caribe, sino de América Latina. Los problemas son infinitos, pero hoy puede verse la obra de la revolución en comparación con la que Estados Unidos hizo en Haití o la que tiene en Guantánamo como símbolo mundial de la violación de los derechos humanos. Los cubanos repiten con exactitud una frase de Máximo Gómez (1852-1905) y que soltó un taxista: los cubanos o no llegamos o nos pasamos, y eso está hoy en el presente de Cuba con una agenda abierta frente al mundo.

Los que amarramos parte de nuestros idearios a la revolución cubana, viendo la realidad actual y lo que hoy es su radio y televisión, subordinados a las necesidades sociales, políticas y económicas, pensamos que no nos equivocamos cuando sintonizábamos Radio Habana Cuba y nos uníamos al sentir profundo de los latinoamericanos a través de ese medio.

Si en el mundo los medios con su alta capacidad tecnológica son un problema que enajena y aniquila el pensamiento crítico, en Cuba es un instrumento para la solución y una herramienta de liberación.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento. dijo:

    El artículo me pareció muy sincero, independientemente que los cubanos seamos unos eternos desconformes con la programación de la TV. Y le exijamos cada vez más que se adapte a nuestros gustos y manera de pensar, lo cual es imposible por que como dice la canción mejicana: “No soy monedita de oro para caerle bien a todos”; yo con toda la autoridad que me da mi condición de abuelo, con un nieto que es para mi (como el suyo para todos los abuelos) el más despierto, inteligente, gracioso y lindo de los niños; afirmo sin temor de equivocarme, que la programación infantil de la TV cubana, es la mejor del mundo, no por sus recursos y tecnología, que a veces falta, sino por que tiene lo más importante: ESTA HECHA CON AMOR, es algo que se siente cuando se ve.
    Felicidades al autor de este artículo y a los realizadores de la programación infantil de la TV.

  • Guillermo Moran Loyola dijo:

    Aunque este no es un debate de la TV, el artículo muy bueno, excelente es cierto en todas sus letras.
    Pero a la TV le falta ahora la valentía de permitir ver también, programas anteriores, aunque sus artistas no vivan en Cuba, y retrasmitir novelas viejas, películas de los 20, 30, 40, 50, 60, etc...
    Muchas inciativas se pueden hacer, pero lo más, aquellos programas musicales de buena factura como: Recital, Mañana es domingo, etc, se eliminaron, y pasa el tiempo, el tiempo, y dejas de ver a artistas que cantan a pesar de no tener 20, ni 30 años de edad, y entonces también los espacios de la nueva trova los eliminaron, y nada pasa... A veces la selección de los filmes del sábado es tan reiterativo los temas que tratan, que al otro día de verlos se te olvidan, nada que muchos decimos la TV hoy está tan aburrida, que es: COMO PARA SI SALIR DE CASA..

  • Marcos A. Rivera KIndelan dijo:

    EN el articulo anterior se hace referencia a la importancia de la Televisión como medio de educación al televidente, eso está bién; pero se debe tener en cuenta que de los 10 requisitos de la TELEVISIÖN, 9 son ENTRETENER el último solo depende de la imaginación e interés del director del programa para realizarlo. Anteriormente no contábamos con tantos adelantos técnicos para la realizacion de transmisiones televisivas, solamente se contaba con 2 canales (Telerebelde y Cubavisión) y sin embargo la señal llegaba a los telereceptores de una manera casi esquicita, y sim embargo ahora con tanto que se ha ganado en los avances tecnológicos hay que ser ¨vecino cercano¨ del Telecentro para poder disfrutar de un programa con la calidad mínima de señal requerida; eso sin contar que el programa ya ha sido retransmitido en varias ocaciones. Hoy en día existe tanta variedad de programas televisivos que no dan abasto para un solo usuario, y sin embargo debemos acudir a aquellas personas que de una forma u otra adquieren lo que realmente ENTRETIENE a la población para poder disfrutar de una media hora o Fin de Semana frente a su televisor. Actualmente los programas para adultos son más variables, en cuanto a moderno se trata, ningún niño entre 6-13 años se molesta en ver la televisión en los horarios comprendidos de las 5-8pm dado que muchos prefieren videojuegos, series de Anime o simplemente practicar el deporte con cualquier amigo que no goce de los accesorios antes mencionados. En realidad no se sabe por qué solo se esmeran en abastecer de entretenimiento con las Telenovelas brasileñas que nada de educativo tienen, sin embargo cuando comienza un nuevo Serial (animado, científico, ficción, etc) el cual comienza a ganar en audiencia, se interrumpe su transmisión porque cambia de horario o se acaba la temporada, lo que hace retomar el tema de aquel sujeto que adquiere dicho serial y te lo ¨facilita¨ por un precio preestablecido.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también