Imprimir
Inicio » Opinión  »

Entre los cómplices del Golpe los socios mafiosos de la SIP

| 1

Entre los cómplices más activos del golpe de estado contra el Presidente hondureño Manuel Zelaya aparecen los medios de comunicaciones afiliados a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP),  el cartel de grandes dueños de periódicos que, a nombre de la “libertad de expresión”, difama constantemente a los países progresistas de la región.

El Heraldo y Tribuna, los diarios de la oligarquía tradicional hondureña justifican el golpe de estado y ocultan el descontento popular, señaló ayer el periodista e investigador venezolano Chevige González Marcó al hacer un balance de lo  publicado en los sitios web de estos dos miembros hondureños de la SIP.

“En la primera plana del portal electrónico del diario El Heraldo de Honduras, se refleja claramente su complicidad con el golpe de estado”, analiza el especialsita que precisa como El Heraldo acude a la supuesta presencia de nicaragüenses y venezolanos en Honduras para justificar el secuestro del presidente.

Por su parte el diario Tribuna, “complementa la red de complicidad de los grandes medios de comunicación con una nota que indica que en Tegucigalpa se vive relativa calma, sin ofrecer informaciòn alguna sobre las movilizaciones populares”, añade. El diario menciona la “detención” del Jefe de Estado como la captura de cualquier criminal y no como la ruptura del orden constitucional en el país”.

Uno de los mayores autores del golpe de abril de 2002 contra el Presidente Hugo Chávez con el cual sus socios venezolanos llevaron al poder al empresario fascista Pedro Carmona Estanca, la SIP acoge en sus eventos sociales de Miami a los Patricia Poleo y Nelson Mezerhane, reclamados en Caracas por complicidad con terroristas..

La SIP, que pretende representar a la libertad de prensa en América, es un cartel de los grandes propietarios de medios de comunicaciones del continente, creado en Nueva York en 1950 por el agente CIA Jules Dubois, en una operación de la inteligencia norteamericana con la cual se pirateó una organización panamericana de prensa legítima, creada en La Habana en 1943.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • DARDO RIBAS dijo:

    “Clarín” y “La Nación” se la pasan pidiendo “reformas profundas” y “cambios” en Cuba, pero de los cinco cubanos infamemente condenados en los EEUU que trataban de investigar a grupos terroristas que operan desde allí contra su Patria, ni una palabra. Y si la pronuncian, los tratan de “espías”. El alineamiento con los Bush y compañía ha sido claro a lo largo de estos últimos años, aunque lo mimetizan con el cuento de la “prensa independiente”.

    El golpe contra el Presidente Zelaya ha sido reducido por estos “abanderados del mundo libre” a una mínima expresión y si uno sabe leer entre líneas, hasta podría encontrarse una justificación agazapada. Se encargan de ratificar permanentemente que el hondureño “estuvo con Fidel”, “estuvo con Chávez”, “cambió a posiciones de izquierda”, etcétera. Un discurso de embozado cinismo que trata de influenciar a sus lectores con su línea argumental justificadora de los gobiernos de derechas.

    Ya se sabe, “Clarín” y “La Nación” fueron siervos de la dictadura argentina. La misma los benefició con la adjudicación de la empresa “Papel Prensa” lo que les permitió acceder a la materia prima fundamental aumentando sideralmente sus ganancias y multiplicando su influencia. Desde la caída de la dictadura, ellos son “democráticos”…

    Tan “democráticos” que celebran sotto voce los golpes como el acaecido en Honduras.

    ¡Ah! Olvidaba… “Clarín” y “La Nación” son miembros orgullosos de la SIP, un detalle menor ¿no?…

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también