Imprimir
Inicio » Opinión  »

REPORTEROS SIN FRONTERAS: LUCHAR CONTRA LA REVOLUCIÓN... ¡Y OCULTARLO!

| +

  El Agente CIA Robert Menard  

• "SI en algo ha habido coherencia, consistencia ha sido la política norteamericana contra Cuba, impedir la Revolución, derrotarla una vez que la Revolución triunfó… ¡y ocultarlo! Y a ocultarlo han dedicado por lo menos centenares de millones de dólares", expresó Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional, al participar en la presentación del libro El Dossier Robert Ménard: Por qué Reporteros Sin Fronteras se ensaña contra Cuba, en la Feria del Libro de La Habana.

 Alarcón expresó que, en el curso de más de cuatro décadas, "lo que ha dedicado Estados Unidos para fabricar la oposición contra Cuba, para denigrar a la Revolución Cubana y para desatar toda esta gran campaña universal, debe ser superior a todo lo que Estados Unidos ha destinado en el mismo período para la llamada asistencia a los países de América Latina".

 Explicó cómo el Proyecto Cuba, contra la Isla, que comenzó ya desde 1959, está descrito en un informe del General Kirkpatrick, redactado en 1961: "Ahí describen cómo empezaron a crear una organización de exiliados y a fabricar una oposición dentro de Cuba, que apareciera como dirigida por los exiliados, para que no se viera la mano de la CIA".

 Una larga sección del informe de Kirkpatrick "es bastante divertida", dijo Alarcón. Ahí el general norteamericano explica "los problemas que estuvieron analizando con personajes que habían sido ministros en este país, que habían ocupado altas posiciones antes de la Revolución, que eran figuras políticas y que fueron discutiendo el salario mensual que les iban a pagar, lo que la CIA les pagó como empleados que eran de ella".

"A uno le decían El Pony porque era tan bruto según la fama que tenía pero llego a ser primer ministro de este país, en la época anterior a Batista, y otro fue decano de la facultad de derecho y su supone que era un gran jurista. Esa gente peleó con la CIA, reclamó buena paga y al final transaron en 131 000 dólares mensuales que se repartieron entre una docena de individuos, más o menos… los jefes de cada grupito de la contrarrevolución, con sus nombretes, Partido Liberal, partido tal o más cosa."

 El Presidente del Parlamento también citó el caso de la revista Bohemia:

"Un operativo de la CIA publicó la revista Bohemia en el exilio, la llamaban la Bohemia Libre y le asignaron un presupuesto de 300 000 dólares anuales.

Kirkpatrick explica que estos "periodistas independientes", que estaban en el presupuesto de la CIA, eran algo más gastadores que lo que la CIA calculó y le costó a la CIA, cada edición, o sea cada semana, 30 000 dólares, mucho más que lo que tenían presupuestado para el año".

"¡El programa no cesó, se incrementó!"

 Alarcón citó luego el libro de Frances Stonor Saunders, La CIA y la guerra fría cultural, que se concentra sobre lo que gastó la CIA en Norteamérica y en Europa Occidental durante el período de la Guerra Fría.

 "Ahí hay cosas realmente impresionantes. A mí nunca se me hubiera ocurrido asociar la Orquesta Sinfónica de Boston con la Agencia Central de Inteligencia, que recorrió Europa como parte de un proyecto de la CIA. Esto no quiere decir que los violinistas, el pianista, toda esta gente de la orquesta, fueran conscientemente agentes de la CIA ni mucho menos, pero el recorrido sí fue organizado y pagado por la Agencia y es sólo uno de los ejemplos entre montones. Es difícil encontrar los nombres de aquella época, escritores, intelectuales en Europa ó Estados Unidos, que no aparecieran ahí, una parte de ellos conscientemente, una parte de ellos, dolorosamente, que todavía hoy se les puede leer en publicaciones norteamericanas, a pesar de que hace rato que están desenmascarados".

 Después de la Guerra Fría, con relación a Cuba, "el programa no cesó, se incrementó y no sólo se incrementó, sino que se le ha agregado el aspecto fundamental que es encubierto, y uno que es abierto, completamente abierto. Por eso se puede encontrar, sin ningún esfuerzo, en varios sitios del gobierno norteamericano, fundamentalmente el del Departamento de Estado, lo que ellos destinan cada año".

 En el 2004, indicó, el dinero destinado para financiar a los grupúsculos contrarrevolucionarios era de 7 millones y para el año 2005, será de 15 millones.

 "Pero eso está ahí, no hay que hacer ningún esfuerzo. ¡Basta leer cualquiera de los despachos cablegráficos de las agencias de prensa! Y después las mismas agencias desde aquí, cuando hablan de estas personas, las presentan como ‘independientes'. ¡Independientes de ustedes, de nosotros, pero de la CIA no!"

 "La CIA les paga, repitió Alarcón. Y algunas de esta gente son veteranos y se han pasado la dichosa vida cobrando del presupuesto federal norteamericano pagado por el contribuyente de Estados Unidos. Es un caso realmente asombroso."

"que el agente haga lo que nosotros queremos…"

Alarcón contó cómo, anteriormente a la Revolución cubana, hubo una directiva general, una guía del trabajo de inteligencia, en un documento de trabajo del Consejo de Seguridad de 1950, antes del golpe de Batista. Allí, alguien definía cual es el objetivo, el ideal del trabajo de los servicios secretos con esta frase: que el agente haga lo que nosotros queremos, pensando que lo hace movido por motivaciones propias.

"Yo pienso que es una de las violaciones más crasa que puede haber de los derechos humanos, comentó el Presidente del Parlamento. Una gente que ha vivido toda su vida, sinceramente, creyendo determinadas cosas, que ha luchado por determinados objetivos… que ha sido un anticomunista, que ha sido enemigo de tal estado o tal régimen y lo ha hecho porque estaba convencido de hacer eso. Y lo estaba haciendo porque ellos querían que lo hiciera. Y han logrado exitosamente que lo hiciera pensando que había llegado a esa posición o a esa actitud por convicciones propias".

Nuestra mano no debe aparecer en lo que se hace, es textualmente una frase que dijo el General Eisenhower, en marzo del 60, a los dirigentes del gobierno norteamericano, recordó Alarcón.

"Ya en el 58, en el mes de junio, ellos discuten a fondo la situación de Cuba y está la guerra contra Batista llegando a un nivel de consultación muy elevado. Ellos discutieron mucho esto y varias veces. Pero de junio a diciembre del 58, dedican mucho espacio a esto. Y es muy interesante encontrar al mismo General Eisenhower dando orientaciones bastante parecidas a esta, en la época de Batista. ¿Cuál era la esencia de la política norteamericana en aquella época? Apoyar a Batista militarmente y económicamente, pero que no apareciera…"

En Estados Unidos y en el mundo iban creciendo las críticas a Batista, la gente protestaba por los crímenes, por las injusticias cometidas en Cuba, entonces, Eisenhower da esta directiva: apoyarlo pero a la vez evitar que se vea que lo estamos apoyando; ocultar lo que estamos haciendo.

"Todos los cubanos tenemos algo de chauvinismo… ironizando. El saber que la semana del 24 de diciembre de 1958, ellos tuvieron largas reuniones dedicadas a Cuba, a mí me ha llenado de orgullo… Que esta gente tuvieron la Nochebuena, discutiendo cómo estaba la situación y cómo avanzaba la guerrilla, dónde estaba Batista y qué se yo… ¡y el 31 de diciembre!"

"Un norteamericano que se respeta no trabaja el sábado, no trabaja el domingo, no trabaja por supuesto el Christmas eve, la víspera de la noche de Navidad, ni mucho menos el fin de año… ¡Pero los hicimos trabajar! "

"Y estaban reunidos discutiendo a ver cómo podían salvar al régimen de Batista. Y cumplir aquello que es una de las conclusiones que sacan en una de esas reuniones, formulada con esta expresión: Hay que impedir la victoria de Castro. Pero esto es el 58, no tiene que ver con la Unión Soviética, ni con el socialismo, ni con la Reforma Agraria… ¡es mucho antes!"

"Si en algo ha habido coherencia, consistencia, ha sido en la política norteamericana contra Cuba, impedir la Revolución, derrotarla una vez que la Revolución triunfó… ¡y ocultarlo! Y a ocultarlo han dedicado por lo menos centenares de millones de dólares."

Para Alarcón, el plan de anexión anunciado por la Administración Bush en mayo último tiene algo muy importante: "Ahí reconocen que el propósito es acabar con la Revolución Cubana y apoderarse del país, privatizarlo todo, devolver toda la propiedad a sus antiguos propietarios, acabar con la seguridad social, poner a trabajar a los veteranos en obras públicas -¡pico y pala para todos los viejos de este país!- niños que quedarían huérfanos porque habría una gran guerra, niños que quedarían sin escuelas, los maestros a ser reeducados por ellos, importarían maestros norteamericanos. ¡Una verdadera locura!"

"Lo más enternecedor de este informe es cuando dicen esta profunda frase: aplicar esto no va a ser fácil. Por eso, la primera prioridad sería crear un cuerpo de policía altamente tecnificada, equipado por ello, asesorado por ello, etc. Que estaría bajo la completa dirección del Departamento de Estado de los Estados Unidos".

Habría que ver si hay otro incidente en la historia de un país que públicamente anuncie una pretensión de esa naturaleza que llegue hasta que el gobierno federal dirija la policía de un país extranjero, señaló el dirigente cubano.

¡No lo han traducido al español!

Increíblemente el llamado plan de "transición" de Cuba, un documento extremadamente detallado, ni ha sido traducido al español, indica Alarcón.

"Todo eso está puesto en un documento que al mismo tiempo que es política oficial y que ellos lo colocan en su sitio Internet, no lo divulgan. ¿Qué es lo que divulgan? Un resumen ejecutivo. ¡No lo han traducido al español! Lo que sería lo lógico… ¡está dirigido al pueblo cubano! ¿No es lo que va a pasar con Cuba? Pues tienen que traducirlo al español… ¿No? En español aparece una traducción del resumen ejecutivo y yo les juro por mi madre que son premeditadamente falsificadores. Porque hay cosas que no dice el texto y que las ponen en el resumen. Y las cosas fundamentales que dice el texto del plan, las omiten en el resumen. Y hay cosas que dicen en el resumen en inglés y que le cambian completamente el sentido traducido en español… ¡y no porque sean imbéciles!"

"Debe haber unos cuantos imbéciles en la burocracia norteamericana pero no creo que sea por esa falla. ¡No! Es para no decirles a los cubanos, en español, que les van a quitar la casa, la finca, que lo dicen en inglés. En español lo saltan así con un pase… ¡cómo hacen los toreros!"

 Por eso, subrayó Alarcón al referirse a la publicación en español de El Dossier Robert Ménard, "es muy importante que se haga una denuncia como ésta".

"Este señor es uno más de los tantos que han sido y que seguirán habiendo en ese empeño de destruir a Cuba y al mismo tiempo de ocultarlo", subrayó.

 El Dossier Robert Ménard, del periodista canadiense Jean-Guy Allard, redactado en colaboración con la periodista francesa Marie-Dominique Bertuccioli, es el resultado de una amplia investigación sobre la organización francesa controlada por Robert Ménard y vinculada a la CIA.

 El libro, versión en español de Le dossier Robert Ménard: pourquoi Reporters sans Frontières s'acharne sur Cuba ha sido publicado por la editorial canadiense Lanctôt Éditeur (http://www.lanctotediteur.qc.ca).•

 

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".