Imprimir
Inicio » Opinión  »

Reporte Especial: Se inicia en Panamá juicio a Posada Carriles y sus cómplices

| +

"Existe una montaña de pruebas"

posada-panamaCIUDAD DE PANAMA - La llegada no anunciada del Embajador de Venezuela en Panamá, Claudio Granado, en el Tribunal Marítimo de esta ciudad donde se abrió el juicio a Luis Posada Carriles y sus cómplices, no dejo de crear sorpresa en la mañana de ayer.

Ante las cámaras de la prensa, el diplomático indicó que su país más que nunca mantiene y pronto "reactivara" su solicitud  de extradición del terrorista internacional, según el veredicto del tribunal panameño.

"Voy a estar pendiente todos los días del juicio porque dependiendo de la decisión, nosotros reactivaremos nuestra solicitud de extradición que ya esta corriendo", comentó.

"La condena que ese señor tuvo por el derribo del avión de Cubana es muy baja y eso se debe a que en el Gobierno anterior de la Cuarta República había cierta convivencia con los grupos de terroristas anti-revolucionarios de Miami", declaró precisando que Posada no sólo debe seguir cumpliendo la sentencia por la cual fue condenado "pero también tiene cargos pendientes por el delito de fuga".

Informado de las declaraciones del embajador, el abogado de los terroristas miamenses, Rogelio Cruz, famoso en Panamá por su defensa de los capos narcotraficantes, recorrió una vez más al insulto y calificó al representante diplomático venezolano de "instrumento de Fidel Castro".

"Lo importante es lo que diga Panamá", añadió Cruz quien se jactó en otras oportunidades de sus "excelentes" relaciones con la Presidenta panameña, Mireya Moscoso.

TRAJES Y CORBATAS

El juicio contra los terroristas internacionales de origen cubano Luis Posada Carriles y Gaspar Jiménez Escobedo, Pedro Crispín Remón Rodríguez y Guillermo Novo Sampoll así que el cubano-panameño Cesar Matamoros y su empleado de nacionalidad panameña, José Manuel Hurtado Viveros, comenzó sobre las 10 de la mañana este lunes en medio de estrictas medidas de seguridad en el antiguo edificio que domina la zona del Canal.

Esa sesión de la audiencia ha sido enteramente consagrada a la lectura, algo interminable, del auto de llamamiento de juicio y de un cierto número de declaraciones escritas presentadas a solicitud de la defensa.

En el banco de los acusados, dando espalda a las altas ventanas cubiertas de papel -para evitar indiscreciones de las cámaras de la prensa, los acusados se ven algo más gordos que en su aparición anterior, en la audiencia preliminar.

Todos usan trajes y corbatas, Jiménez ofreciéndose además el lujo de usar gafas de sol. El viejo mercenario se pasó la mañana chupando caramelos y bostezando, visiblemente aburrido por la lectura de los varios documentos judiciales.

El juez Hoo Justiniani, un hombre joven, alto, delgado, de cabellos negros, abrió la sesión con un cierto número de recomendaciones a los abogados presentes -tres de ellos fueron sus profesores- reclamando que se respeten las reglas de decoro de rigor.

"Todos los ojos, al nivel nacional e internacional, estan puestos sobre nosotros", indicó. Confió con franqueza que la tarea de tomar conocimiento de los 44 tomos de documentos que constituyen el expediente no fue facil. El juez Hoo fue designado en diciembre para presidir este juicio cuando su colega Enrique Paniza decidió retirarse, cediendo a las presiones -y los insultos- de Rogelio Cruz.

Los acusados, capturados en noviembre del 2000 en el hotel Coral Suites de Ciudad de Panamá mientras se descubría en su vehículo más de 40 kilos de explosivos militar, se declararon luego -uno por uno, contestando a la pregunta formal del magistrado- "inocentes" de los cargos presentados.

UNA REDUCIDA DELEGACIÓN MAFIOSA

Una reducida delegación mafiosa de Miami -menos de una decena de personas, incluyendo a las esposas de Jiménez y Remon- estuvo presente en la sala de audiencia.

En ausencia de los terroristas Santiago Álvarez Fernández-Magriña, Nelsy Ignacio Castro Matos, Reinol Rodríguez, y de sus sustitutos René Cruz Cruz, Eusebio Peñalver Mazorra, y demás sicarios que lideraron hasta ahora las varias "delegaciones" miamenses a Panamá, la intendencia de Posada, Remon, Jiménez y Novo ha sido confiado por los capos de South Florida, a Ernesto Abreu, hijo de Ernestino, cuyo nombre aparece en los ficheros de Alpha 66.

El financiamiento de la estancia forzada de Posada y sus cómplices en Panamá esta enteramente financiada por las cabecillas de varias procedencias extremistas que conforman el liderazgo terrorista de Unidad Cubana, de Armando Pérez-Roura, del Cuban Liberty Council, de Ninoska Perez-Castellon y Luis Zúñiga Rey y de otros grupos ocultos.

El grupo de visitantes ocupan un banco de primera fila en la sala del tribunal pero no tienen la "suerte", como en la audiencia, de tener un acceso tan fácil a sus parientes imputados cuyos asientos han sido alejados de la sección reservada al público.

Sin embargo la prensa local e internacional es fuertemente representada ante el tribunal, con la presencia de las agencias internacionales Reuters, AP, AFP, Notimex y DPA. A unas horas de la tragedia de Madrid, todas eligen el termino "anticastristas" en sus cables para designar a los cuatro connotados terroristas internacionales cuyas trayectorias comportan decenas y decenas de acciones violentas contra Cuba y varios otros países en el curso de más de cuarenta años.

"Aquí se iba a derramar la sangre"

"Eso es un momento precioso para demostrarle al mundo que Panamá tiene soberanía, dignidad, vergüenza y que tiene amor propio por sus leyes, declaró el abogado querellante Rafael Rodríguez, al llegar al tribunal.

"Aquí se iba a derramar la sangre. Se iba a hacer un atentado contra el pueblo panameño. Ha llegado el momento final donde esos señores, sicarios, asesinos, bandidos y mafiosos deben ser condenados de una vez por todas para que jamás de los jamases vuelvan a sembrar de luto y dolor la tierra de Bolivar, de Marti, y de nuestro próceres y mártires".

El abogado quien representa varios sindicatos panameños, afirmo que existe "una montaña de pruebas completamente irrebatibles. Nosotros no les vamos hacer, prácticamente, ni caso a los abogados de la defensa. Las águilas no casan mosquitos."

Al denunciar las tácticas dilatorias del abogado Cruz, Rodríguez señaló: "Están tirando cortinas de humo porque no tienen otra salida para que se justifique la gran cantidad de dinero que le están pagando".

"Hay 12 000 paginas de expediente donde se indica que han sido acusados hasta de narcotráfico, asesinato, falsedad, hurto... Son carne para todo un código penal", concluyó.

Por su parte, su colega querellante Silvio Guerra ridiculizó la supuesta presencia de la OEA en el caso, ruidosamente anunciada por Cruz: "Creo que hay ningún observador de la OEA que vendrá aquí para patrocinar el crimen ni el terrorismo internacional y si quieren que lo hagan... ¡pero aquí nadie puede estar ni siquiera saludando de lejos a los terroristas y menos a los que pretendieron acabar con cientos de vidas en este país!"

EMOCIÓN ENTRE LOS FAMILIARES

La emoción se sentía entre los familiares de las victimas cubanas de Posada y sus cómplices a su salida del tribunal, al caminar hacia a la calle donde decenas de estudiantes y trabajadores manifestaban su solidaridad.

Lissette Díaz Francos, hija de Artaignan Díaz Díaz, trató de explicar la extraña sensación que la invadió al encontrarse en la sala de audiencia, sentada frente por frente con Gaspar Jiménez Escobedo, el terrorista quien mató a su padre a tiros en una calle de la ciudad de Merida, en México, hace 28 años.

"Fue un momento bastante duro... un poco de indignación... un poco de ira... un poco de pesar... un poco de sufrimiento...", confió. "Es una lastima que haya tenido sus espejuelos porque  hubiese querido que no los tuviese para haberlo visto su vista. Todo el tiempo estuve mirándolo. Yo me decía sí tengo que mirarlo para ver si algo le dice la cara".

"Hay veces que los ojos hablan..." concluyó.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".