Imprimir
Inicio » Opinión  »

Nostalgia de Cuba en Guadalajara

| +

Especial para Cubadebate

En noviembre de 2002, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la mayor de América Latina, tuvo como país invitado a Cuba. Alrededor de 800 escritores, intelectuales y artistas de la Isla otorgaron una resonancia especial al evento literario que desde 1991 abre sus puertas con la entrega del premio Juan Rulfo, en dos ocasiones concedido a autores cubanos (Eliseo Diego en 1993 y Cintio Vitier 2002). Un año después, todos hablan con nostalgia  de aquellas jornadas intensas y polémicas que alcanzaron su clímax con la conferencia de prensa y el concierto del poeta cantor Silvio Rodríguez, pero que  llegaron mucho más allá en  la confrontación de ideas que siempre suponen Cuba y su sociedad alternativa a los modelos vigentes y en decadencia en el resto del continente.

Quienes venimos desde Cuba a esta edición de la  FIL de Guadalajara con la impresión que los reportes de prensa del 2002 nos  llevaron,  también podemos ser defraudados de inmediato. Con un stand modesto, nuestra representación  (30 sellos editoriales, más de 300 títulos y unos 5 000 ejemplares) está en los cruces de la última avenida y una de las últimas calles del recinto. Y el invitado de esta vez, la región canadiense de Quebec, está lejos de despertar las encendidas pasiones que nuestros debates provocaron antes. El espíritu real de esta feria, solo puede ser calibrado entonces por alguien que estuvo antes y está ahora, como Fernando Rojas, vocero de la delegación isleña en el  2002 y jefe de la del 2003.

ANTES Y DESPUÉS DE CUBA EN LA FIL

Esto no se parece mucho a lo que nos contaron el año pasado, ¿será por Quebec?

"Para mucha gente, en particular para los cientos de cubanos que estuvieron en la edición dedicada a Cuba el año pasado, resultaría evidente que en términos de repercusión social, la feria es bien distinta.

"Mucha gente se acerca a nuestro stand a recordarnos lo que sucedió el año anterior.  Sobre todo las personas de menos ingresos, que son la mayoría por supuesto, nos advierten que esta es una feria elitista a la que entra gente con dinero y aunque hay algunas experiencias de participación de escuelas y universidades, en términos cotidianos no resuelven esa percepción que tienen muchos habitantes de esta ciudad. Y es que el año pasado la feria salió del recinto ferial, sobre todo a partir de las presentaciones artísticas cubanas, que casi todas fueron hacia fuera y casi todas fueron presentaciones para multitudes. Eso sin contar que el programa nuestro dentro del recinto era muy voluminoso, mucho más que el actual.

"En general este año hay pocas presentaciones de libros (fuera de los quebequenses) que no sean de autores mexicanos, pero  yo no podría - en términos de la presencia propiamente literaria- emitir un juicio negativo sobre la presencia de Quebec, más bien todo lo contrario.  Ellos tienen una excelente exposición de sus libros. He estado en dos de las lecturas y me parece interesante todo lo que allí he escuchado. Tienen más de 350 títulos traducidos al español que los están exhibiendo y vendiendo.
"Han insistido mucho en la latinidad de su  literatura, de su expresión, de su identidad, en su interés de acercarse a nosotros. Compartí con ellos en uno de los eventos nuevos de esta feria, el Primer Coloquio sobre diversidad cultural, que es un tema que se discute mucho en el mundo hoy (fue central en la última conferencia general de la UNESCO) y que está enfrentando a la mayoría de los países, incluso muchos países desarrollados,  a la política (o a  la no política)  cultural de los Estados Unidos - un l enfrentamiento que  pasa precisamente por la  negativa radical del gobierno norteamericano a la sola existencia de las políticas culturales…

Como corresponde al único gobierno del mundo que no tiene ministerio de Cultura…

"Bueno, esa es la expresión digamos burocrática del problema, pero ellos llegaron a decir en la UNESCO que cualquier intento de hacer políticas culturales era vano, superfluo…y eso los está enfrentando a Francia, a Canadá. Este coloquio discutió esos asuntos. Fue un foro de denuncia prácticamente unánime a esa posición y fue impulsado por Quebec.
"Uno se da cuenta por esa posición de que en el pensamiento de muchas personas de esa región canadiense, de sus editores, de sus escritores, hay un sentido progresista, de enfrentamiento a los más poderosos. Eso se ha puesto de manifiesto en estas jornadas y me han dejado muy buena impresión de esa presencia, que creo que es importante no desconocer.
"También han traído expresiones artísticas muy experimentales, que los acercan mucho por ejemplo al tipo de creaciones que hacen en Cuba roqueros y raperos, a la electroacústica, a la sinfónica…

¿Puede decirse que esta presencia de alguna manera ha paralizado la marcada tendencia a la derechización que el año pasado exhibió la dirección de la feria?

"Creo que  es una contribución en ese sentido.  Aunque para seguir hablando en términos de tendencias, la no derechización  tiene más que ver con lo que ha pasado  en el mundo desde el año pasado hasta hoy, y que  en el caso específico de México, se expresa en  una transformación -no quiero parecer tampoco demasiado optimista, quizás sea mejor decir el inicio de una transformación primaria-  de la situación política en general en México, en el sentido de que hay mucha más inconformidad (se acaban de producir grandes marchas en varias ciudades, empezando por DF, contra la política de la derecha). Pero hay que hablar particularmente de una transformación en el campo intelectual…

Que tiene que ver con el evento En defensa de la Humanidad

"Sí, pero yo diría que tiene que ver más bien  con un proceso,  uno de cuyos primeros hitos es la feria anterior, es decir la confrontación en torno a Cuba que se produjo en la feria anterior contribuyó a ese proceso.

En ambos momentos Cuba está en el centro

"Efectivamente, con Cuba en el centro. Eso pasa por el evento En defensa de la Humanidad, pasa por la presencia de intelectuales mexicanos en Cuba en varias oportunidades, pasa por trabajo de nuestra embajada con ellos. Y eso se advierte hasta en las publicaciones periódicas mexicanas al hablar de Cuba.  Lo apreciaba en una revista que para nada se puede considerar favorable a nuestro proceso, y en un amplio material sobre las relaciones Cuba-EU ya admite como algo naturale que las distintas  variantes de la contrarrevolución cubana son financiadas por el  gobierno de Estados Unidos. Es decir, esa verdad antes silenciada o manipulada, se admite ya por publicaciones que no son precisamente ni de las que más nos apoyan ni siquiera de las más comprensibles con respecto a la realidad cubana.

"Y eso ha tenido su expresión en la feria misma. Muchos de los más destacados intelectuales mexicanos solidarios con Cuba han estado  aquí. Pablo González Casanova, por ejemplo estuvo  en el Encuentro nacional de Filosofía, donde ofreció una conferencia sobre la situación del mundo contemporáneo y allí, ante un auditorio de más de 300 personas en la Universidad de Guadalajara,  habló de lo que Cuba significa. También estuvo Adolfo Sánchez Vázquez y ofreció otra conferencia  acerca de los males que ha traído el neoliberalismo al mundo contemporáneo; Ernesto Cardenal, que   en una lectura ante los jóvenes confirmó su extraordinaria lucidez poética e ideológica, fue particularmente  cariñoso con nosotros. Estuvo Héctor Díaz Polanco que presentó un libro interesantísimo que se llama "Los orígenes del socialconformismo", cuyo título lo dice todo y  Víctor Flores Olea estuvo en un panel que criticó muy duramente el ALCA

En ese espíritu innegablemente progresista, el protagonismo que se anunciaba para Vargas Llosa, se disolvió con más penas que glorias…

"A Vargas Llosa lo esperaban en la apertura y eso dio un giro de 180 grados. La estrella de la apertura fue finalmente Gabriel García Márquez, amigo del premiado Rubem Fonseca, que pidió que el premio se lo diera el Gabo.
Por otra parte, las presentaciones en las que estuvieron Vargas Llosa y Enrique Krauze (historiador mexicano en línea con el peruano) pasaron. Con mucha prensa, con mucha repercusión, con mucho público, pero no fueron el centro…

También Vargas Llosa venía bajo el aguacero de críticas por su reciente diatriba en El País contra los movimientos indígenas y sociales en general de América Latina…

"Ellos tienen, a mi juicio, un problema muy grave que quizás hace unos años, incluso hasta el pasado año si uno piensa en las confrontaciones en esta feria, podían haber pasado como algo muy original, pero que ya hoy no se soporta tan fácilmente: sus intentos  de presentar la modernidad capitalista, el liberalismo  e incluso el neoliberalismo (así lo ha dicho Vargas Llosa) como un factor de emancipación humana.
"El sentido teórico de la presentación del libro de Krauze que se llama además Travesía liberal  (y parece sobre todo destinado a criticar la represión judía), al menos por la presentación que le hizo Vargas Llosa suena como un canto al liberalismo burgués y al neoliberalismo incluso, como sinónimo de liberación en un uso abusivo de la raíz de la palabra por Vargas Llosa, quien considera que cualquier  política de estado para proteger y apoyar a los más débiles y vulnerables es una política fallida por definición, por esencia. "Eso cada vez se acepta menos y tanto es así que no pudieron  pasar de esas declaraciones teóricas y a mi juicio con una recepción minoritaria respecto a la presencia de las otras figuras que mencionamos, aunque fuera muy destacada en término mediáticos por aquello de que "siempre hay una  feria real y una feria mediática", sobre todo acá.

"Sin  creer que las  campañas contra Cuba terminaron, sin  creer que todo el mundo nos está dando vivas aquí, sí hay que decirlo: por lo menos a estas alturas, con respecto a la feria anterior advertimos un retroceso marcado en las posiciones de premeditado  ataque a Cuba y  un respeto y un cariño consolidados. Creo que eso se ganó con el esfuerzo y en la actitud que mantuvimos en la feria anterior.

Pero este año  participación es muy modesta. El stand  es  pequeño, está distante, creo que dice poco  en relación con la  pujanza  y la fuerza del renacer de la literatura cubana en los últimos tiempos en Cuba…

"Nosotros sabíamos que esta no era la situación del año pasado cuando fuimos país invitado. No se puede hacer la comparación. No obstante, creo que por lo ganado el año pasado, debíamos haber  tenido una mayor consideración que se expresara en una  ubicación  mejor, por ejemplo. Pero las actuales autoridades de la feria no son tan amigas nuestras como para darnos esa consideración. Creo que  han sido respetuosas y eso hay que reconocerlo, pero tampoco se puede decir que hayan sido muy amistosas.

"Hay también una relación directa entre nuestra situación económica y el tamaño del stand, su  disposición. Porque todo depende de lo que nosotros podamos invertir también. Esto es muy costoso y cada vez es más costoso. La propia configuración de la feria lo dice: la feria es más mexicana que en otras oportunidades, las tres cuartas partes del recinto están ocupadas por editoriales  mexicanas o por representaciones mexicanas de grandes editoriales extranjeras.
"Dentro de los países extranjeros, solo ha recibido un trato preferencial España, que está ubicado en la  parte anterior, la que primero ven los visitantes. El resto de las editoriales de los demás países, cualquiera que sea, están en la misma zona que nosotros, en el patio casi. Los factores son muchos y hay una combinación de la propia modestia de nuestros recursos, de la actitud de las autoridades de la feria y  el propio cambio hacia lo comercial que se va operando.

"Pero creo que nosotros también debemos trabajar un evento de esta magnitud con mucha más antelación, porque a pesar de todo eso, ya hemos tenido cinco presencias en la prensa escrita de la región y el país, y salvo México, no creo que otro país tenga esa presencia.  Eso significa que, desde el año pasado y es otra consecuencia, siempre se va a esperar mucho de nosotros. En términos de repercusión, de presencia. Y nosotros, sin pensar en hacer algo excesivo ni creer que vamos a ser país invitado siempre, tenemos que considerar ese hecho. Porque es una oportunidad.
"Y estoy seguro que los lanzamientos nuestros (los premios de narrativa Alejo Carpentier y de poesía Nicolás Guillén y los libros "Disidentes" y El Camaján) serán un suceso. De las once a la una de la tarde del sábado trasncurrirán las dos horas de Cuba en la feria. Porque será  un día de afluencia de mucho público y ya  hay interés, hay preguntas, se está calentando la pista como se dice. Eso nos confirma que siempre se espera  mucho de nosotros y nosotros tenemos que prepararnos para eso. Tenemos que ver cómo aprovechamos esta oportunidad, con la mayor ética del mundo, en pro de nuestros nobles objetivos culturales, políticos e ideológicos."

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana "Mesa Redonda", que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro "El Camaján".

Vea también