Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Ciego de Ávila vs. COVID-19: Estamos peor y no sentimos miedo

Por: Sayli Sosa Barceló
| 4

Foto: Alejandro García Sánchez/ Invasor.

Lo adelantábamos hace exactamente una semana: el mes de mayo cerró con récords negativos en varios de los indicadores en el enfrentamiento a la COVID-19 en Ciego de Ávila, cuando parecía que ya no viviríamos un nuevo rebrote.

Mientras avanzaba la intervención sanitaria con el candidato vacunal Abdala (que ya casi concluye la aplicación de su segunda dosis), la provincia comenzó a subir una curva de contagios y transmisión muy empinada que tuvo ayer martes su pico máximo en lo que va de epidemia. 65 confirmados en un día supera en  diez el récord anterior, registrado el 30 de enero (precisamente cuando nos adentrábamos en la tercera temporada de esta pesadilla) y repetido el 29 de mayo (ya de a lleno en la cuarta ola).

Veamos, primero, qué sucedió en el mes de mayo, y luego algunos elementos de la semana 62:

 

  • Como decíamos, el quinto mes de 2021 inició con un reporte de solo cuatro casos positivos, un sábado 1ro de mayo en el que no hubo desfile. Se experimentaba un descenso sostenido después de febrero y marzo. Aunque con altibajos de una semana a otra, se notó más el control de la transmisión en abril y los primeros 15 días de mayo.
  • Pero después del Día de las Madres, el relajamiento en las medidas de contención que ya habíamos notado tuvo su zafra. A partir del día 12, con un reporte de 25 casos, comenzó el tercer rebrote o cuarta ola de COVID-19 en Ciego de Ávila.
  • Dijimos que vendrían días difíciles y así ha sido. La secuencia de confirmados es la peor en toda la epidemia, con un promedio diario de 28 positivos y picos de 44, 46, 54 y 55; además de 20 días consecutivos con más de 19 casos.
  • Al cierre del 31, mayo dejó un saldo de 619 confirmados, la cifra más alta para un mes. Si queremos entender la magnitud de este rebrote tendremos que apuntar que 619 son 97 más que en febrero; 128 más que en septiembre y 154 más que en enero.

  • Tales números llevaron a la tasa de incidencia acumulada a cifras inéditas aquí. Si el 1ro de mayo teníamos ya indicador para un cambio de Etapa y Fase (18,39 por cada 100 000 habitantes), 30 días después, la tasa de 106,6 por cada 100 000 no solo es récord negativísimo, sino expresión concreta de la peligrosidad de este momento. Para municipios como Bolivia (205), Morón (182,2) o Ciego de Ávila (137,5) la incidencia es mucho mayor, con lo cual la posibilidad de contagiarse también.
  • La cantidad de controles de focos abiertos refuerza la certeza de que vivimos el período más complejo y riesgoso en más de un año de enfrentamiento al SARS-CoV-2. Por primera vez se trabajó en 193 focos, entre institucionales y comunitarios.
  • Si algo ha caracterizado este rebrote han sido las manifestaciones de la enfermedad. Aunque no podemos ofrecer una cifra exacta, sí podemos asegurar que han sido mayoría los positivos con síntomas en el momento del diagnóstico. Obviamente, sería posible establecer una relación entre los sintomáticos y quienes presentan gravedad (y por tanto este comportamiento preocupa), no obstante, lo cierto es que la tos, la secreción nasal y el malestar general, como principales síntomas, no deberíamos achacárselos a un catarro de estación, porque estaríamos equivocándonos. Lo apuntamos hace un año: a la altura de la semana 20-22, Ciego de Ávila históricamente ha estado en zona de éxito para las Infecciones Respiratorias Agudas. Entonces, hoy, catarro es igual a COVID-19 hasta que se demuestre lo contrario.- Atendiendo a la distribución por sexo, el contagio se mantuvo en equilibrio durante el mes de mayo, con cifras similares de hombres y mujeres.
  • Por edades, persisten los rangos intermedios (20-59 años) como los de mayor cantidad de confirmados, pero el incremento en los menores de 19 años es notable y muy preocupante: en apenas 21 días de mayo (solo las estadísticas a las que tuvimos acceso) se registraron 61 menores de 18 años contagiados, entre los que no escapan los lactantes y menores de un año de vida.
  • El saldo fatal de este mes fue de cuatro fallecidos. Se acumulan 30 decesos por COVID-19 desde marzo del pasado año hasta el cierre del 1ro. de junio; de ellos 18 en 2020 y 12 en lo que va de 2021, para una letalidad de 0.96 y una tasa de mortalidad de 6,9 por cada 100 000 habitantes.
  • Otro grupo que incrementó exponencialmente fue el de los casos importados, con un “aporte” significativo de los viajeros cubanos, más que el de los turistas rusos que habían caracterizado este indicador en marzo y abril. Con 143 importados positivos, el mes de mayo rozó la cota de enero, cuando 177 contagiados procedentes del exterior nos trajeron el segundo rebrote de la COVID-19.
  • Mayo también marcó récords con la mayor cantidad de semanas consecutivas subiendo la curva de contagios, con tres (semana 20 con 153 positivos; semana 21 con 188; y semana 22 con 302).

Hablando de semanas, veamos en detalle la semana 22 del año, la número 62 en todo el enfrentamiento:

  • La semana 62 comenzó el miércoles 26 de mayo con un reporte de 39 casos autóctonos y ocho importados; y terminó este martes 1 de junio, con un pico máximo de contagios, de 65 autóctonos y 2 importados.
  • Como decíamos anteriormente, es la peor en más de un año de batallar contra el nuevo coronavirus, con un saldo de 302 confirmados autóctonos en apenas siete días.
  • Tuvo una secuencia de espanto: 39, 54, 16, 55, 44, 29, 65. Noten que se produjeron los cuatro picos máximos de contagio para un día en la misma semana.
  • En consecuencia, la tasa de incidencia acumulada para 15 días saltó de 79.6 por cada 100 000 habitantes el 26 de mayo a 116,7 por cada 100 000 al cierre del 1 de junio.
  • Asimismo, Ciego de Ávila rebasó la cota de 3 000 positivos acumulados desde el inicio de la epidemia (apenas el 30 de mayo) y concluyó el primer día de junio con 3 113 confirmados.
  • La semana cerró con 189 casos activos, de ellos 186 nacionales y tres extranjeros. Además, se trabaja en 194 controles de foco.
  • Por primera vez en lo que va de año, este miércoles se abrió un evento de transmisión institucional en Avenida de los deportes Final, que ya acumula 15 confirmados.
  • Excepto Majagua y Venezuela, el resto de los municipios reportó casos confirmados en la última semana.

Con lo dicho, no pareciera que, como colectividad, entendiéramos la peligrosidad de este momento. Aun cuando están vigentes varias medidas de contención y no hay servicio de transporte público, la movilidad sigue siendo alta.

Esa movilidad y la ausencia de confinamiento condiciona las largas cadenas de contactos por cada positivo, al tiempo que vuelve inasible el control. La dispersión geoespacial del contagio es otro factor que explica los riesgos y dificulta ponerle freno a la enfermedad.

No me atrevo a dar pronósticos. ¿Fue el pico de este martes el máximo? ¿Cuánto agrava el panorama actual la apertura de un evento institucional? ¿Cómo influye el llamado cansancio pandémico en este contexto?

El anterior rebrote (22 de enero hasta el 3 de marzo, esto es un cálculo propio y aproximado) duró 41 días.

En ese sentido, la mala noticia es que de esta cuarta ola solo ha transcurrido la mitad. Si fuéramos a juzgar a junio por los números de su primer día, deberíamos estar muriéndonos de miedo.

Los números de hoy

Confirmados del día:

(Tomado de Invasor)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Rivera dijo:

    En realidad es muy triste que x causas de indisciplina peligra nuestro verano. Soy de los que piensan que las responsabilidad individual es más efectiva que cualquier medidas que impongan. También las medidas significan un golpe psicológico muy nocivo para esa gran cantidad de personas, que si se cuidan y terminan pagando las consecuencias ajenas. Pongan las medidas que impongan, el indiscriminado tal vez usando otra variante, pero será igual. Más bien se debería trabajar en la conciencia de cada cual porque 1 grupo de imposición de medidas en medio de esta crisis alimentaria, está crisis generalizada, que hasta carencias de medicamentos y de servicios públicos hay. Imagínate...las medidas impactarán más que la covid. En realidad la necesidad x la que se atraviesa es más temida que la propia covid. Existe una mayoría que están pasando hambre y miseria. Si lo dudas camina barrio adentro y para las comunidades rurales. En mi caso he visto gente cenando con yucas y más nada. Creo que en estos casos si urge medidas.

  • Avileño dijo:

    Pues yo si siento miedo por mi niña, por mi mamá, por mi esposa, por el resto de mi familia, por mis amigos, por mis compañeros, y por todos los que cumplimos con lo orientado por el MINSAP y el gobierno. Pero es que estamos rodeados de tantos indisciplinados e indolentes no hay seguridad ninguna de no enfermarse

  • AVILEÑA dijo:

    soy de las que digo que tenemos que ser responsable de nuestra salud,pero pienso que la provincia debe tomar medidas mas drastica ciego es la provincia mas chica de cuba y por ende la tasa de incidencia se dispara por habitantes los teletrabajos a prinipio del comienzo de la pandemia fueron drastica y hubo un mayor control de la pandemia y porque ahora que estamos peor porque no se hace

  • serbando dijo:

    la insidencia acumulada logra atenuarse con cuarentena y cierre de fronteras aereas.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también