Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Fallece el Premio Nacional de Edición Víctor Rolando Malagón

En este artículo: Arte, Cuba, Cultura, Diseño, La Habana, Muerte
| 3 |

Víctor Rolando Malagón en la redacción del periódico Trabajadores, en 2014, cuando era el director de la editorial Arte y Literatura. Fotos: René Pérez Massola/Trabajadores.

Nos deja un amigo entrañable, un compañero querido, una de las personas con más experiencia del sistema editorial cubano, el Premio Nacional de Edición 2008 Víctor Rolando Malagón, quien al morir contaba con 69 años y una vida dedicada a la promoción de la mejor literatura extranjera.

Malagón, como entrañablemente le decían sus cercanos, había nacido el 10 de marzo de 1951, en La Habana. Era graduado de Historia del Arte General, de la Escuela de Letras y Arte de la Universidad de La Habana, en 1976 y a finales de ese mismo año comenzó a trabajar en la Editorial Arte y Literatura donde se mantenía hasta el presente.

En 1982 fue designado Especialista Principal de la Redacción de Arte, también atendió simultáneamente la Redacción de Arte y la de Teoría y Crítica y durante los 46 años de trabajo en Arte y Literatura, por períodos, se desempeñó en diversas funciones con igual entrega y tesón. Entre junio de 1993 y mayo de 1994, asumió las funciones de Subdirector Editorial y responsable del Departamento de Diseño, conjuntamente a la jefatura de la Redacción de Arte y Teoría y Crítica. Entre enero del 2013 y diciembre del 2016 fungió como Director de la propia editorial.

Durante diez años, formó parte de la Comisión Temática del Instituto Cubano del Libro y del Consejo Técnico Asesor de dicha institución. También fue Presidente del jurado de Diseño del Arte del Libro Cubano, 2000 y preparó el texto correspondiente a Arte y Arquitectura, para impartir como clase, en el primer Curso de Libreros. Integró diversas comisiones de trabajo relacionadas con las Normas ramales de edición y formó parte del Subcomité de Calidad de la editorial. Su prestigio y labor como editor le permitió gestionar numerosos títulos y contribuir a los planes de publicación de Arte y Literatura.

Además del Premio Nacional de Edición, recibido en el 2008 por su meritoria labor de una vida, poseía la Distinción por la Cultural Nacional (1996) y había recibido en 1983 una carta de la editorial Letras Cubanas reconociendo el trabajo realizado en prestación de servicios en el título Un pueblo entero, que también fue elogiado por una misiva del Ministro de Cultura.

Fue Miembro del Comité Organizador de Expolingua 94 y vicepresidente de uno de los simposios del evento. Miembro de la Comisión Organizadora de la Sociedad Gutenberg. Colaboró en el proyecto del tabloide El Palacio en Viaje y asistió a numerosos simposios, conferencias, seminarios, presentaciones de libros y actividades relacionados con la literatura y la edición; así como a todas las Ferias del Libro celebradas durante su vida laboral y en 1987, representó a Cuba en el Encuentro de Editoriales de Libros de Arte, celebrado en Leipzig, otrora República Democrática Alemana. Participó en la Feria Internacional del Libro de Moscú en 1989, en la Jornada de la Cultura y la Feria del Libro de la Isla de la Juventud.

Entre los libros cuya edición tuvo a su cargo figuran: La obra escultórica de Kerbel (La Habana, Cuba, 1983), Vincent van Gogh, Kuno Mittelstädt. Editorial Arte y Literatura, La Habana, en coedición con la Edit. Henschel, Leipzig, 1979; Pintando al óleo, Juan T. Comamala. Editorial Arte y Literatura, La Habana, 1980; Introducción al estudio del arte africano, Argeliers León. Editorial. Arte y Literatura, La Habana, 1981;

Pintando al gouache, Juan T. Comamala. Editorial Arte y Literatura, La Habana, 1981 y Giselle, Pedro Simón. Editorial Arte y Literatura, La Habana, 1981 y 1985.

Sus compañeros le consideraban una memoria viva de esa editorial al ser uno de sus trabajadores más antiguos y experimentados, siempre dispuesto a ayudar y compartir sus vastos conocimientos.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nisleidys dijo:

    Sin dudas una pérdida irreparable. Excelente colega y trabajador. Descansa en paz, amigo

  • Tus amigos los Argüelles dijo:

    "Rolan"
    Al menos así le decían en mi familia desde q nací hasta hoy q tengo 30 años. Rolan fue y será la persona más noble que he conocido en la faz de la tierra. Desde niña siempre fue amigo de mi tío y de mi familia. Siempre presente en todas las fiestas o reuniones familiares. El era un miembro más d
    nuestra familia. No existe ni existirá persona más noble y humilde que Rolan. Nuestro entrañable amigo. Gracias por todas tus conversaciones llenas de sabiduría y por todos los ratos q pasamos juntos. Te merecías mucho pero mucho por toda tu labor. Qué pena q no fue así. Siempre estarás en nuestros más profundos recuerdos. Te queremos mucho. Tus amigos. Kiki, Mora, Aime, Carlos, Ana, Diane, Mumi y yo Wendy.
    EPD

  • Alejandro Greenidge Clark dijo:

    VÍCTOR ROLANDO MALAGÓN
    ... cuando un amigo se va…
    -NUNCA ES TARDE PARA UN HOMENAJE-
    Nacido en La Habana el 10 de marzo de 1951. Su amor al Arte todo, lo llevarían a la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana a especializarse en Historia del Arte, egresando en 1976, y de inmediato se integra a la vida laboral; comenzaría entonces una carrera meteórica y concienzuda como Editor, y Editor Jefe o Director editorial indistintamente en la prestigiosa Editorial Arte y Literatura, aunque prestaría servicios ocasionales en la Editorial Letras Cubanas, también tributaria del Instituto Cubano del Libro. (ICL). Poseedor de un vasto conocimiento del Arte Universal, este -diminuto duende culto- tuvo a su cargo importantes ediciones en la historia del Sistema Editorial Cubano.
    Representó a la República de Cuba en 1987, en el Encuentro Internacional de Libros de Arte desarrollado el Leipzig, de la entonces (RDA) en 1989, participa en la Feria Internacional del Libro de Moscú, y en lo adelante estaría presente en todas nuestras ferias internacionales del libro. Ya se vislumbraba su calibre como editor; aunque nominado para el Premio Nacional de Edición en 1999, le fue otorgado en 2008; merecido reconocimiento a la intensa labor que sostenidamente venía demostrando con su dedicado profesionalismo y amor a la edición.
    El (Hermano Víctor) como me gustaba llamarle, siempre estuvo ahí, dispuesto a brindar ayuda, orientaciones precisas a quien necesitara de su colaboración, sobre todo, con los jóvenes, en momentos en que muchos de ellos iniciaban sus primeros pasos en la vida editorial. Su consejo permanente: (…) Cada libro y cada autor, son entes con un universo nuevo, distinto, a los que hay que tratarlos diferenciadamente; -insistía-, …el Libro es bello, es un producto de Arte que nos acompañará toda la vida, es tu amigo para siempre, por tanto hay que tratarlo como se debe…, cuánta grandeza concentrada en su diminuta figura, cuánto amor a su tierra, cuánta entrega.
    La Comisión Temática y el Consejo Técnico Asesor del (ICL) tuvieron en este conocedor del Arte del Libro un portentoso asesor. Asimismo, bridaría sus conocimientos en la puesta en marcha de las Normas Ramales para la edición, al tiempo que era asiduo de los preparativos de los Encuentros de Editores en las citas feriales del libro en nuestro país.
    Memorable recuerdo atesoro del Centro Cultural Dulce María Loynaz donde tuvo lugar el Taller sobre el Diseño, reconfiguración o reajustes de formatos; versó acerca de las nuevas propuestas técnico-estéticas para las ediciones futuras, experiencia que fraguaría en el formidable equipo de trabajo de aquellos tiempos, guiados por otra hermana, Lourdes Casas, anterior Directora de esa casa editorial; en esa ocasión nos tocó la suerte de contar con el magisterio de Víctor, paso a paso, involucrando con inteligencia a la Técnico-Productivo María Julia Solenzal, a la asesora jurídica, al experimentado equipo de editores, diseñadores, componedora, comerciales, económicos y choferes; todo un familiar colectivo que sostenían y hacían revivir imperecederos títulos del acervo internacional como aporte a la vida cultural cubana con el sello y estilo de la Editorial Arte y Literatura.
    Se duele la Cultura cubana por la pérdida de este promotor por excelencia, defensor de las buenas ediciones en el Arte del Libro, de igual manera nos cala hondo a los amigos, los que compartimos con él, años de trabajo e intensas jornadas; y agradecemos hoy –el preciosismo suyo que a veces nos sacaba de paso-, pero al final se iluminaba el parto de una obra decorosa que nuestros seguidores agradecían. Sí, nos duele mucho cuando un amigo se va…

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también