Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Incendios marcan el fin de año en Australia, miles buscan las playas para escapar del fuego

Publicado en: Cambio climático
En este artículo: Australia, Cambio Climático, Clima, Incendios
| + |

Varias personas se refugian en una playa para protegerse de los incendios que afectan a Australia, el 31 de diciembre de 2019. Foto: @LAPPINGTHEISLAND/ REUTERS.

Miles de personas se vieron obligadas este martes a buscar refugio en las playas del sudeste de Australia para escapar de los incendios que asolan esa región turística. Según autoridades y reportes de prensa, el fuego que afecta a los estados más poblados de ese país atrapó el martes a los residentes de un poblado costero y se teme que haya destruido muchas propiedades y dejado víctimas.

Unos 4 000 turistas y habitantes acabaron atrapados en las playas de la ciudad de Mallacoota, rodeada por incendios.

En una franja costera de unos 200 km, algunos huyeron hacia el litoral para tratar de escapar de una de las peores jornadas desde el comienzo de devastadores incendios en septiembre.

En las redes sociales, los habitantes de Mallacoota explicaban que se pusieron chalecos salvavidas por si se veían obligados a refugiarse en el agua para escapar del fuego.

Los graves incendios forestales han destruido más de cuatro millones de hectáreas, con nuevos focos abiertos casi a diario, debido a las condiciones extremadamente calurosas y ventosas, en los secos matorrales tras una sequía de tres años.

Impulsados por las altas temperaturas y los fuertes vientos, más de 200 incendios arden ahora en los estados sudorientales de Nueva Gales del Sur y Victoria, amenazando a varias ciudades.

En 24 horas, tres personas murieron y cinco estaban desaparecidas, mientras las llamas se acercaban a ciudades muy pobladas como Batemans Bay, un tradicional destino vacacional.

“Tenemos a cientos, miles de personas en la costa, refugiándose en las playas” y en clubes de surf, informó Shane Fitzsimmons, un responsable del Departamento de Incendios Forestales de Nueva Gales del Sur.

Fitzsimmons señaló que las carreteras hacia el oeste, el sur y el norte están cerradas, pero que un frente frío procedente de la costa estaba moderando “considerablemente” muchos incendios.

En algunas regiones, los incendios son tan intensos, el humo tan denso y los fuegos provocados por rayos tan violentos que hubo que interrumpir el reconocimiento aéreo y la intervención de bombarderos de agua, informaron los bomberos encargados de las áreas rurales de Nueva Gales del Sur.

El fuego se intensificó el lunes en Victoria y en Nueva Gales del Sur, tras un calor sofocante acompañado de intensos vientos y relámpagos.

Los incendios en Australia han arrasado más de mil viviendas en los últimos meses, y Nueva Gales del Sur se ha llevado la peor parte.

El cielo enrojecido por los incendios forestales en Mallacoota, Victoria, Australia, el 31 diciembre 2019, en una imagen difundida en redes sociales. Foto: Reuters.

La ministra de Defensa, Linda Reynolds, informó que se ordenó el envío de tres helicópteros, un avión y dos barcos a la región.

El ejército evaluará los daños y, potencialmente, distribuirá comida, refugios y electricidad entre los damnificados, añadió.

Además, se pidieron más refuerzos de bomberos a Canadá y Estados Unidos.

Las autoridades avisaron que las personas atrapadas en la playa quizá podrían verse obligadas a pasar la noche allí.

En las áreas rurales del interior, el panorama era igualmente desolador, con centenares de evacuados a campamentos improvisados.

Durante los últimos días, las autoridades dieron la voz de alarma a los 30 000 turistas que pasaban sus vacaciones en el sudeste australiano, incitándolos a abandonar la zona, que forma parte de los cientos de áreas asoladas por las llamas en la isla continente.

En algunas regiones asoladas, las temperaturas pueden alcanzar cientos de grados, con lo que matarían a las personas que estuvieran cerca incluso antes de que las llamas las alcanzaran.

Los incendios sin precedentes calcinan Australia desde septiembre, pero desde el lunes el aumento de las temperaturas y los fuertes vientos los han avivado. Las llamas se han acercado a ciudades como Sídney y Melbourne, que poseen millones de habitantes.

El lunes, unas 100 000 personas tuvieron que huir de cinco suburbios de Melbourne debido al avance de los incendios.

Australia está acostumbrada a los incendios forestales durante el verano, pero este año llegaron antes de lo habitual y son muy violentos debido a una sequía prolongada. Los científicos lo achacan al calentamiento global.

El lunes, en el estado de Australia Occidental, las temperaturas alcanzaron los 47 °C, y han superado los 40 °C en todo el territorio del inmenso país.

Sídney permanecía envuelta este martes en una espesa nube de humo tóxico. Sin embargo, las autoridades municipales decidieron mantener los fuegos artificiales de Año Nuevo, que fueron anulados en Canberra y en otras ciudades.

(Con información de AFP, Reuters y AP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también