Imprimir
Inicio » Noticias, Militar e Inteligencia  »

Injerencia estadounidense insta a Irak a celebrar elecciones anticipadas

| + |

Un vehículo blindado de EE.UU. desplegado en el norte de Irak, 26 de octubre de 2019. Foto: AFP.

Estados Unidos, en una polémica injerencia instó el domingo a Iraq a realizar elecciones anticipadas y llevar a cabo reformas electorales en el país árabe.

Washington quiere que “el Gobierno iraquí cumpla la promesa del presidente [Barham] Saleh de aprobar la reforma electoral y celebrar elecciones anticipadas”, indicó la Casa Blanca en un comunicado, en medio de las manifestaciones iniciadas el 1 de octubre en reacción a la corrupción, el paro y los ineficaces servicios básicos en Iraq.

El Gobierno iraquí ha declarado que reconoce el derecho a expresarse en las calles, pero rechaza la violencia.

Mientras el comunicado de la Casa Blanca lamenta la “represión” de los manifestantes, los funcionarios iraquíes insisten en que las fuerzas de seguridad del país recibieron la orden de no usar balas reales en las protestas.

A su vez, el Ejército iraquí ha asegurado que no busca reprimir a nadie ni ningún tipo de movilización, pero no permitirá que los alborotadores alteren el orden y bloqueen las carreteras, ya que estas son de crucial importancia para la población, así como para la transferencia del crudo a los puertos petroleros.

Irak ya ha planteado varias reformas para responder a las demandas de los manifestantes. Es más, Saleh ha informado de la celebración de elecciones anticipadas bajo el auspicio de una nueva ley electoral más justa e integral y ha anunciado que el primer ministro del país, Adel Abdul-Mahdi, está dispuesto a dimitir si los bloques en el Parlamento se ponen de acuerdo sobre un sustituto.

La injerencia de EE.UU. es visible en las recientes protestas. Una parte de los iraquíes protestaban contra la falta de electricidad en las provincias sureñas, pero no tomaron en consideración cómo rentabilizaría Washington las protestas.

El gigante alemán de ingeniería electrónica Siemens y la estadounidense General Electric se disputan hace años el suministro de electricidad a Irak. En 2018, la compañía alemana logró suscribir un acuerdo informal con Bagdad, pero la agencia británica de noticias Reuters informó en junio de que las presiones extranjeras obligaron al ex primer ministro de Irak Haidar al-Abadi a cambiar los planes y permitir a la General Electric proveerles de electricidad.

Además, Washington está involucrado en la excesiva explotación del crudo iraquí. Quienes en 2003 se opusieron a la invasión estadounidense a Iraq destacan la importancia del petróleo e insisten en que fue el principal motivo de la agresión. Los funcionarios de la Casa Blanca, no obstante, en aquel momento negaron que fuera esa la motivación, pero no hay duda de que, tras el conflicto, los enormes campos petróleos del país árabe ofrecieron excelentes oportunidades a las compañías del país norteamericano.

De acuerdo a la revista The Conversation, tras la derrota del dictador iraquí Sadam Husein, los estadounidenses planearon abrir la industria petrolera nacionalizada de Irak a los inversores internacionales, una estrategia que, sin embargo, beneficia más a las empresas occidentales que a las compañías iraquíes.

Exxon Mobil es una de las empresas estadounidenses que goza de libertad de acción en Irak. De hecho, los iraquíes denuncian las políticas de esta compañía.

(Tomado de HispanTV)

Vea también:

Irak: El gran desastre estratégico en la historia de los Estados Unidos

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también