Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Diez años de la Red de Ciudades Patrimoniales de Cuba (+ Fotos)

| 7 |

Detalle de la fachada de la Academia de Ciencias, en La Habana Vieja. Foto: Claudia Camps.

Tras años de práctica exitosa y paradigmática de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, y un trabajo que seguía su camino y ya estaba dando resultados en otras ciudades del país, en diciembre de 2008 quedó constituida durante una reunión en el hotel habanero Ambos Mundos la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba.

Años después, en 2013, por el Acuerdo No. 14 del Consejo de Estado, se instituyó la Red “como institución de carácter nacional y con personalidad jurídica propia”.

El Acuerdo señala: “La Red estará integrada por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y la de Camagüey, la del Conservador de la ciudad de Santiago de Cuba, Cienfuegos y la de Trinidad y el Valle de los Ingenios, las que se creen en las ciudades patrimoniales de Sancti Spíritus, San Salvador de Bayamo, San Juan de los Remedios y Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, así como las que por sus méritos históricos y patrimoniales se autoricen en adelante”.

Desde su institucionalización, entre otras atribuciones, la Red tiene la misión de apoyar la gestión en el manejo de las ciudades históricas, y promover y coordinar los trabajos de restauración, arqueología y cuidado de los valores patrimoniales del país.

Además, organizar eventos sobre manejo y gestión de centros históricos, promover la capacitación de especialistas y la incorporación de los sectores estatal y no estatal en las labores de recuperación y rehabilitación patrimonial y territorial.

La Red puede concertar contratos y convenios con entidades nacionales y extranjeras, incluidos organismos internacionales, ONG y otras personas naturales y jurídicas. Puede, igualmente, abrir y operar cuentas bancarias en moneda nacional o divisas, y recibir y utilizar donaciones en favor de la rehabilitación patrimonial.

Malecón de La Habana. Foto: Claudia Camps.

Patricia Rodríguez Alomá, directora del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de La Habana y secretaria de la Red, destaca que el Estado cubano ha demostrado permanentemente un interés especial por el patrimonio cultural, algo que quedó evidenciado cuando en 1977, entre las primeras leyes que se promulgaron como parte de la reorganización institucional del país, estaban las leyes No. 1 y No. 2, directamente vinculadas con la salvaguarda del patrimonio nacional.

La Ley No. 1, Ley de Protección al Patrimonio Cultural, señalaba inicialmente que tenía “por objeto la determinación de los bienes que, por su especial relevancia en relación con la arqueología, la prehistoria, la historia, la literatura, la educación, el arte, la ciencia y la cultura en general, integran el Patrimonio Cultural de la Nación, y establecer medios idóneos de protección de los mismos”.

En su Artículo 3, establecía la creación del “Registro Nacional de Bienes Culturales de la República de Cuba, adscripto al Ministerio de Cultura”.

La Ley No. 2, Ley de los Monumentos Nacionales y Locales, creaba la Comisión Nacional de Monumentos, y definía la declaración de un Monumento Nacional o Monumento Local por su valor histórico, artístico, ambiental y natural o social.

La Dra. Arquitecta Patricia subraya, además, que la noción de salvaguardia de ese patrimonio “está intrínsecamente ligada al concepto de identidad nacional y al de soberanía”.

La pionera entre estas instituciones en el país fue la Oficina del Historiador de La Habana, fundada en la década de 1930 por Emilio Roig de Leuchsenring, y refundada en los 90 por el Decreto 143, en el cual se reconocía la labor de Leuchsenring y el hecho de que “la restauración y conservación del Centro Histórico demanda de una atención priorizada, y es menester para el cumplimiento de estos fines la ampliación del marco de autoridad de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y el fortalecimiento de su condición de institución cultural con personalidad jurídica propia, dándole jerarquía adecuada con el objeto, entre otros, de permitirle la obtención de recursos financieros”.

En 1996 se fundaba la Oficina del Conservador de Santiago de Cuba, en 1997 la Oficina del Historiador de Camagüey y la del Conservador de Trinidad y el Valle de los Ingenios, y en 2007 la del Conservador de Cienfuegos.

El documento estableció que la Red sería presidida por el Historiador de la Ciudad de La Habana, “que ostenta su máxima representación legal”.

Detalles de los palacios de los Capitanes Generales y del Segundo Cabo. Al fondo, cúpula del Colegio de San Gerónimo. Foto: Claudia Camps.

¿Qué ha significado y significa la red diez años después?

Además de una mayor visibilización de las oficinas del Historiador y del Conservador en las ciudades patrimoniales de Cuba, la realización de talleres y acciones comunes, el fomento de viejos oficios y el intercambio y transferencia de conocimientos en las áreas de rehabilitación urbana y recuperación del patrimonio, la Red ha trabajado durante estos años en el apoyo a la gestión y la organización de oficinas que surgen, la comunicación entre las existentes y las alianzas estratégicas con organismos como el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, el Instituto de Planificación Física y la Comisión Nacional de la Unesco.

En el área de la comunicación, se incluyen en el trabajo de la Red un programa de radio, Ciudades en red, que sale al aire en la emisora Habana Radio, además de otras emisoras locales y programas radiales, a lo que se unen una campaña de identidad (tanto en soportes gráficos como audiovisuales) y un documental (en realización) sobre lo hecho a lo largo de esta década.

Santiago de Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La Red apoya a las ciudades patrimoniales en proyectos con apoyo de la cooperación internacional, y ha impulsado y colaborado con los programas e iniciativas por los 500 años de las villas de Baracoa, Bayamo, Trinidad, Camagüey, Sancti Spíritus, Santiago de Cuba y Remedios, y también en los que avanzan relacionados con el medio siglo de La Habana.

Igualmente, a través de la Red se concibieron dos regulaciones urbanas: las de Trinidad y Cienfuegos, y se está trabajando en las de Viñales. Se ha trabajado en la homologación de competencias, atribuciones y estructuras de las oficinas del Historiador y el Conservador, aun respetando la diversidad y las diferencias entre esas instituciones y entre las ciudades patrimoniales del país.

La de la Red y las oficinas que la conforman es una obra que vela por la conservación del patrimonio y su recuperación allí donde ha sido dañado por el tiempo o la acción del hombre, pero que también busca elevar y expandir el conocimiento sobre el patrimonio y su valoración como riqueza de la nación, parte de su cultura y de su identidad, y como recurso que también puede contribuir, desde sus características especiales, al desarrollo del país.

Para la Dra. Arquitecta Patricia Rodríguez Alomá, uno de los retos hoy es lograr una mayor presencia en las redes internacionales de patrimonio. Cuba, aun con pocos recursos, ha hecho en los últimos años un importante trabajo en la valoración y recuperación del patrimonio cultural, una labor que va más allá de La Habana y no es suficientemente conocida en el mundo.

“En el plano subjetivo ha ayudado mucho a la Red y a nuestras oficinas el hecho de que se haya ido creando una familia. Se van creando lazos, lazos indestructibles, de incondicionalidad, entre los representantes de unas y otras ciudades, lo cual ayuda a identificar prioridades, a viabilizar cuestiones en las reuniones que hacemos, en total confianza y con total sinceridad. Eso es muy importante, porque acelera los procesos”, afirma.

Hoy, parte del trabajo y las expectativas están en la creación de nuevas oficinas en ciudades patrimoniales cubanas. “Un gran reto que tenemos -dice Patricia- es crear esas oficinas, que nazcan con las estructuras adecuadas, y que se inserten como fuertes aliados de los gobiernos en sus territorios”.

Vista de la Iglesia de la Soledad, desde el Hostal Camino de Hierro. Camagüey. Cuba. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Trinidad, Patrimonio de la Humanidad y Ciudad Artesanal del Mundo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Parque en la ciudad de Cienfuegos. Foto: Claudia Camps.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cubana dijo:

    Qué bueno estos artículos que promueven los valores patrimoniales de nuestras ciudades. Me gustaría leer más sobre historia y arquitectura de las ciudades cubanas Y que pongan bellas imágenes de las ciudades de Cuba.

  • Don Vicente Antonio de Castro y Bermudez dijo:

    Hermosas imagente,he estado en casi todas las ciudades de Cuba,pero sin duda las 7 primeras villas fundadas por los españoles han sido las mejores,al menos para mi.

  • Gerardo dijo:

    Todo esto que se dice en este tema es muy bueno pero en mi municipio Guanabacoa todo lo que tiene que ver con l patrimonio histórico del municipio se está perdiendo por el abandono de las autoridades y su falta de gestión a todos los niveles

  • Maykel dijo:

    Faltan ciudades patrimoniales en esa red. Deberían incluir, al menos, a todas las que poseen centros históricos declarados Monumento Nacional.

  • fidel alonso bravo dijo:

    Es muy interesante conocer por esta via los sitios historicos entre los mas bellos en cuba y la conservacion de la adquitectura cuba despues de mas de 500 años de fundado , me siento muy feliz de vivir en Cuba pais mas justo del mundo, aunque nuestros enemigos no lo quieran ver asi.

  • alexiZ dijo:

    No hay duda que lo patrimonial es cultura y durabilidad

  • Anselmo dijo:

    Muy buen artículo. De otra parte, pienso que por fin deben crearse las Oficinas del Conservador de las ciudades patrimoniales de Baracoa, Remedios, Sancti Spiritus y Bayamo, que están aprobadas, pero que por diversas razones no funcionan en la actualidad y carecen de presupuesto para ejecutar sus proyectos.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Deny Extremera San Martín

Deny Extremera San Martín

Periodista de Cubadebate. Ha trabajado en Radio Reloj, Casa de las Américas y otras instituciones y proyectos periodísticos.

Vea también