Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

La verdadera “Ruta Funeraria” de Martí Apóstol

Por: Arnoldo Fernández Verdecia
En este artículo: Cuba, Historia, José Martí
| 54

Yo creía conocer la “Ruta funeraria” del llamado más universal de los cubanos, José Martí; sin embargo, con pesadumbre, el 17 de febrero  de 2018 tuve que  aceptar que era un analfabeto en algo tan esencial para la Cuba profunda, la que se lleva en el alma y se muere por ella; creo le sucede lo mismo a los once millones de la isla y probablemente a todos los que viven fuera de fronteras.

Es un comodín hacer la ruta desde cualquier punto de la isla, por carretera, vía Jiguaní, luego Remanganaguas, Palma Soriano, San Luis y Santiago. Los barrios rurales, por donde transitó el cadáver en esa travesía, son ignorados.

Año tras año sucede lo mismo, los que organizan no quieren fango, polvo, marabú, gente humilde a su paso, café recién colado, a veces muy dulce, otras, demasiado amargo, abrazos sinceros, apretones de manos callosas, rodajas de queso blanco, tragos de aguardiente, alimentos criollos  de los que comen día a día. Nadie quiere el sol abrasador que enrojece la piel. Salir de Dos Ríos, campo adentro, ver las casitas  asomadas a los campos, los guajiros arando la tierra u ordeñando las vacas, pastoreando el ganado; llegar al Jobo con la garganta seca, ver el tronco histórico, ya sin ramas; el sudor bañando el cuerpo; saber que Jorge Mañach estuvo allí; observar la escuelita, compartir con niños, maestros, gente del lugar; es un baño de cubanía esencial.

El camino a Remanganaguas es angosto, lleno de cicatrices, cruces de arroyos, barrancos, un verdor intenso, trino de aves de muchos tipos;  bohíos escondidos en el paisaje; personas que saludan sin conocerte. Llegar por el verdadero Camino real, cruzar el puente rústico, ascender la loma, ir hasta el punto más alto, recorrer el sitio donde estaba el Fuerte con capacidad para 24 soldados en sus dos plantas;  saber que el tercer descanso del cadáver fue allí, desde las nueve hasta cerca de las tres de la tarde del 20 de mayo de 1895; son esencias que uno no debe ignorar en su paso por Cuba. Sentarse a la sombra de unas ruinas, las raíces enormes asomando, imaginar que en ese patio estuvo el cuerpo del Apóstol, mecido por el aire, sin sus botas, su saco americana;  saber que de allí lo llevaron al cementerio y a las tres de la tarde, en una fosa cavada en tierra fangosa, bajo la llovizna, fue enterrado junto a otro cuerpo;  es algo grande. En mi mente, ese momento, las dos piedras para identificar la tumba, el saco negro;  las postas de cuatro soldados relevándose  cada cierto tiempo. Desde el Fuerte, parte telegráfico para comunicar la noticia. Viaje del médico forense; las peripecias que debe hacer para cumplir el encargo. El 23 de mayo de 1895, 5:30  de la tarde, inicio de la exhumación, olor a cuerpo podrido, gusanos a la vista,  sonido de moscas en vuelo de rapiña; de tan descompuesto, el embalsamamiento no es total, se salva lo que se puede. El corazón y las vísceras, dice el primer alcalde de Santiago de Cuba, Don Emilio Bacardí, quedaron en aquella tierra. A la luz de unas velas; terminan.  Ya son las siete de la noche. De allí lo llevan a la segunda planta del Fuerte. Hasta el 25 permanece en el Barrio. Ese día, a las diez de la mañana, deja atrás a los Sánchez y al viejo Ferrán que hicieron la caja rústica de cedro para su cuerpo. Una hora de camino, entre lodo, tierra blanca, bueyes arrastrando carretas en medio de la campiña, caballos con jinetes solitarios a bordo;  la guerrilla de Quintín Banderas hostigando el paso; el teniente coronel Michelena maniobra; a la vista, un frondoso anoncillo, ordena breve refresco a la tropa, toman agua dulce del Remanganaguas que llevan en las cantimploras.  En otra hora de camino llegarán a la Aduana. Suben una empinada loma de color leche; el marabú campea, la exploración avisa que en Arroyo Blanco espera Quintín. A la sombra de una guásima y una palma real, ya pasado el mediodía, 12: 30, nuevo descanso del cuerpo. La tropa aprovecha  para comer algo y entonces después del arroyo, doblan a la izquierda y se esfuman entre los campos hasta llegar a la zona del Tamarindo, por allí salen al camino y van hasta lo que hoy se conoce como el Mirador. Banderas sabe el engaño; no le queda otra que regresar sin cumplir la misión. Ya el cuerpo sin vida, del Apóstol, el Maestro, el precursor del movimiento literario modernista,  está en Palma Soriano. Es 25 de mayo de 1895. La tarde señorea sobre el Cauto.

Casi a las tres de la tarde, regreso a casa,  el cuerpo me pide agua fresca, alimentos; pero muy dentro de mí, algo palpita profundo; hoy he tenido el inmenso honor de tomar trillos, veredas, el antiguo Camino real de la isla y vivir en cuerpo y espíritu la verdadera “Ruta funeraria” del cadáver de Martí. Ahora entiendo porque Eduardo Chibás la hizo por similar destino, tenía necesidad de crear un verdadero Partido del Pueblo Ortodoxo, el partido que rescataría la dignidad de los cubanos en el Centenario del nacimiento de su Apóstol.

(Tomado de Caracol de Agua)

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • carloscrespo dijo:

    Es verdad que a veces uno piensa que sabe todo y es mentira, sería bueno que la historia de Cuba se relfejara todo esto que se cuenta, y que pongas las imagenes.
    Al autor de este ecrito, le falto muchos mas lugares que relfejar, y fotos de lugares alegorico a este suceso, que a veces las personas que vivien donde estan las obras que reflejan los puntos de descanzo del cuerpo, son un monumentos mas, es necesario que se conozca, y se le de una atención esmerada, algunas estan protegidas otras no.

  • Taymi dijo:

    Grcaias por tantos detalles. Realmente como muchos no conocía de esa ruta. Confieso que con su crónica viví también el recorrido fúnebre nuestro Héroe Nacional . Gracias

  • Karel Plano Garcia dijo:

    Bueno que la ignorancia de la ruta fuenraria de marti no es de los 11 millones de cubanos, e si de los cubanos del occidente del pais, porque en oriente la mayoria de los cubanos la sabemos…

    • Jesus S dijo:

      Karel de VERDAD La sabeS? Y la has recorrido paso a paso , como el autor? Esa occidentefobia absurda , te lleva a decir dislates . Yo soy de La Habana , y teoricamente conozco la Ruta , pero ahora me doy cuenta qie todavia me falta seguir esa huella por la Cuba Profunda ,como la llama el autor. Y sentir la misma emocion que cuando visIte La Demajagua, Santa Efigenia , San Pedro , Palacio Presidencial, Moncada,Casita de Marti, El Cacahual, y tantos otros lugares que he visitado con el corazon palpitando , como cualquier cubano que se sienta cubano , sin pensar donde nacio o vive.Los regionalistas como tu , nos hicieron perder guerras, y nos podrian hacer perder esta que todos peleamos hoy

      • Jolubaro dijo:

        Karel, con qué superficialidad hablas. Sal ahora mismo y pregúntale a 10 personas a ver si conocen esta ruta como aquí se ha explicado. Te lo dice un oriental que nació en Palma Soriano y vivió hasta los 27 y que se interesa por la historia, razón por la cual he leído este artículo.

    • la niña dijo:

      Verdad que ustedes se matan solos, en un articulo tan interesante y hacer ese comentario sin tener la certeza de lo que estás diciendo, lo que da es risa.
      Creo que muchos de occidente teoricamente si conocemos de la ruta, aunque lamentablemente no hayamos podido hacerla, porque el que vive de frente a la historia tiene esa ventaja lo lee todo y aprende un poquito cada vez, quizás seas tú el que no sabe ni teorica ni practicamente sobre la mitad de lugares históricos que hay en occidente.
      Al final Cuba es un país que desborda historia, desde San Antonio hasta Maisí

  • Baby dijo:

    Interesante explicación del recorrido del cadáver de nuestro Apóstol, aspecto este no conocido por muchos cubanos

  • Victor SA dijo:

    Gracias, muchas gracias por la descripción, le puedo asegurar que lo viví con usted!!! cuanto nos falta saber!!!

  • Mario dijo:

    Serán industrialistas lo que no saben yo como oriental reyoyo me sabía casi el 100 por ciento de lo narrado,,,,Torres cueva te toca ……escribir más y al autor darle espacio para que el mined se pronuncie,,,,,

    • Jesus S dijo:

      Mario: miles de orientales reyoyos como tu , y quizas tu mismo , no saben lo que narra el autor. Fijense los que dice: “Año tras año sucede lo mismo, los que organizan no quieren fango, polvo, marabú, gente humilde a su paso, café recién colado, a veces muy dulce, otras, demasiado amargo, abrazos sinceros, apretones de manos callosas, rodajas de queso blanco, tragos de aguardiente, alimentos criollos de los que comen día a día. Nadie quiere el sol abrasador que enrojece la piel”

      Y quienes organizan : los deLa Habana?

      P[or favor , dejen la Habanafobia , y unamonos todos,El autor , no se si es habanero o santiaguero , pero de los que si estoy convencido es que es CUBANO!!!!!

      • Papo dijo:

        Lo peor de esto es que casi siempre la villanía celosa busca obtener honores que no les corresponde…

        …para sentirse importante en su ignorancia: Son capaces de quemar a Roma, sin saber por qué lo hacen.

        Eso es común en todo el mundo: La Manifestación de La Ignorancia.

        NOTA:

        Escucha Al Apóstol: “Sé Culto Para Ser Libre”. (Ser Culto Para Ser Libre).

  • Goicoechea dijo:

    Impresionante, realmente impresionante, es vivir la historia, alguien debería sensibilizarse con ella y establecer como ley que en cada aniversario de la misma se reedite por los mismos lugares en que ocurrió

  • Jorge dijo:

    Si no recuerdo mal, hace unos pocos años, creo Juventud Rebelde publicó un largo artículo sobre esta temática, claro, nunca es mucho lo que se escriba del apostol.

    • acv dijo:

      Fue el periodico Granma y se el articulo fue Los Cinco Entierros de Marti, lastima que no se publique nuevamente, bello articulo, y lastima de aquellos q solo ven sus complejos y nos buscan el leer para saber, Gracias por esta publicacion

    • cubana100% dijo:

      Es cierto, yo lo leí,

  • NTA dijo:

    Muchas Gracias.

  • Isabel-Pinar dijo:

    Gracias por describirnos la ruta funeraria del cadaver de José Martí, ha sido muy interesante, muy buenas las fotos.

  • Amapola dijo:

    Lo que no entiendo porque su cuerpo tuvo tantos lugares de descanso?

    • Preocupao dijo:

      Yo creo que realmente los que estaban descansando eran los españoles que cargaban con su macabra impedimenta…

  • Benito Pérez Maza dijo:

    ! Formidable! Es cómo si acompañáramos a los restos del más universal de los cubanos, nuestro Apóstol y, se desprende algo, para mantenernos en la lucha por la Patria soñada por él y construyéndose desde entonces con el empuje y sacrificios de tantos buenos cubanos y cubanas, como ´´ Yo soy Fidel´´ y eso que se desprende del relato es que el corazon de José Martí está en la tierra cubana y ´´latiendo con fuerza´´, más ahora con los intentos del mismo Imperio del que nos alertó

  • Isma dijo:

    Muchas gracias al autor por compartir estos conocimientos acerca de la veradera ruta que recorreria nuestro apóstol después de su caída en combate. Son pasajes de nuestra historia que todo buen cubano debe conocer, ojalá y algun dia pueda recorrer yo este camino y disfrutar de stos bellos parajes que describe con tanta cubanía en el corazón

  • Luisa dijo:

    EXCELENTE CRÓNICA. LA VIVÍ DE PRINCIPIO A FIN. SINCERAMENTE AUNQUE SOY ORIENTAL NUNCA SUPE SOBRE ESTA RUTA. FELICIDADES ARNOLDO FERNÁNDEZ POR ESCRIBIR CON EL CORAZÓN Y DARNOS A CONOCER TAN VALIOSO, PATRIÓTICO Y CUBANISIMO CONOCIMIENTO DE NUESTRO APÓSTOL. CONTINÚA ESCRIBIENDO Y QUE TENGAS MUCHOS ÉXITOS.

  • Raúl E. Yero dijo:

    Agradable sorpresa, la presencia – necesaria ya- de este interesante y conmovedor trabajo periodístico, sobre el espeluznante recorrido del cadáver de nuestro José Martí por tierras del oriente cubano, en este prestigioso sitio digital, del cercano profesor, historiador, articulista y ensayista Arnoldo Fernández. Muestra del tenaz, inteligente y exquisito alcance de la pesquisa histórica, local, del Contramaestre santiaguero y de la valía del pujante movimiento bloguero cubano del cual él es también parte.

  • plaff dijo:

    Verdaderamente impresionante, nuestro José Martí ese nuestro Apóstol que comenzamos a conocer y al unísono queremos desde niños, luego en la juventud y perfeccionamos lo pensado, lo escrito y hecho por él cuando somos adultos, creo nunca podremos llegar a conocer verdaderamente a José Martí, siempre al leer algo escrito por él nos deja un nuevo mensaje.
    Su cuerpo pasó por varios lugares, esta parte luego de su muerte es muy triste pero mientras el cuerpo recibía respetuosa sepultura ya su alma vagaba en cada corazón de todos los Cubanos nacidos generación tras generación, no hay Cubano que no haya accedido con amor infinito a la obra del más querido y universal de todos los Cubanos. Gracias periodista por su trabajo

  • Román Molina Piñeiro dijo:

    Nuestra historia esta llena de enormes emociones como la que Usted nos ha brindado, muchas gracias, le propongo a los compañeros de Educación llevar esto alos libros de texto.
    Muchas gracias

  • Raúl E. Yero dijo:

    Inmerecido final el de nuestro Apóstol. Verdad?.Pero pongamos nuestra fe, en el mejoramiento humano , uno de sus más sagrados anhelos.Imperativo, impostergable, de los tiempos que corren.

  • Ing.Alvaro Ramos Fereira dijo:

    Jesus S.

    Muy certera su respuesta, gracias.

    • Jesus S dijo:

      No las merezco , Ingeniero Alvaro . Solo que hiervo de rabia ante mentes….catos , que reducen nuestra historia a conflictos este oeste , o mejor dicho , Habana Oriente. Para ellos , que mejor simbolismo que Marti naciendo en La Habana y muriendo en combate en Oriente, y Maceo , naciendo en Santiago y muriendo en combate en La Habana. Junto a la ruta funeraria martiana , pongo la ruta funeraria maceista de San Pedro a El Cacahual.Juan Delgado , el Habanero que rescato los restos de Maceo , no dijo : los que sean habaneros que me sigan, sino: los que sean cubanos que me sigan

  • olgarita dijo:

    Pura historia. No dejen de leerlo

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también