Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Alcaldes puertorriqueños anticipan “un caos en los municipios” para este 2018

| 1 |
Con trabajadores voluntarios y retirados de la Autoridad de Energía Eléctrica, el municipio ha restablecido parte del servicio de energía eléctrica. (Archivo / GFR Media)

Con trabajadores voluntarios y retirados de la Autoridad de Energía Eléctrica, el municipio ha restablecido parte del servicio de energía eléctrica. (Archivo / GFR Media)

Los vientos que trajo el huracán María no se comparan con la corriente catastrófica que se avecina ahora a principios de año, cuando el efecto directo de este fenómeno atmosférico afecte de manera todavía más evidente el funcionamiento de los municipios.

Así lo anticipan varios alcaldes que, aunque reconocen la asistencia que el gobierno federal ha comenzado a otorgar mediante reembolsos para cubrir gastos extraordinarios como el recogido de escombros, no vacilan en preludiar lo que consideran que será un caos a consecuencia del ciclón.

“En términos fiscales, vislumbro el 2018 terrible para los municipios. No vamos a llegar a junio. Anticipo una crisis para febrero o marzo”, dijo el alcalde de Comerío, Josian Santiago, quien considera que algunos municipios pudieron incluso quedarse en rojo antes de que terminara el 2017.

Para mitigar las adversidades fiscales, varios municipios han tomado medidas de emergencia en su afán por mantener a raya sus finanzas e incentivar la economía.

En el municipio de Humacao, por ejemplo, el alcalde Marcelo Trujillo Panisse firmó una orden ejecutiva el pasado 20 de diciembre para decretar acciones provisionales sobre asuntos contributivos, como condonar los desembolsos de septiembre a enero en planes de pago a contribuyentes municipales.

Los pagos correspondientes a este período se incluirán para liquidarse al final del plan de pago acordado, sin la acumulación de intereses, penalidades o recargos. Además, al igual que a nivel estatal, el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU) municipal será eximido del pago de alimentos preparados, mientras que el período de radicación de la planilla de IVU, así como el tiempo de prórroga para la radicación de la patente municipal, fue extendido hasta el 31 de enero de 2018.

“La ayuda del Estado es muy poca”, lamentó Trujillo Panisse, quien también resaltó que el 2018 será “complicado”.

Ya estaban afectados

Desde antes del paso del huracán María, los municipios ya atravesaban una realidad económica difícil, por lo cual llevaban meses pidiéndole al gobierno que les devuelva la Contribución Adicional Especial, unos fondos que corresponden a las contribuciones sobre la propiedad pagados al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales  que se acumulaban en un fideicomiso del Banco Gubernamental de Fomento (BGF).

“Los municipios no estaban en su mejor momento”, comentó Carlos Molina, alcalde de Arecibo, quien recordó que solo a través del plan fiscal  se recortarían $175 millones a los municipios en el 2018.

“Ya venían haciendo ajustes (a costa de los municipios). (El huracán) María lo agravó todo”, agregó el también presidente de la Federación de Alcaldes.

Para aplacar las secuelas tras el huracán María, Molina informó que, por el momento, en el municipio de Arecibo se eliminó el IVU municipal, entre otras medidas de emergencia que ha impulsado, como la cancelación del encendido navideño y otras fiestas propias de la época festiva.

Con un 40% a 50% de los comercios cerrados, un aumento en el desempleo y un hueco en los ingresos recibidos, como patentes, entre otros, Molina resaltó el efecto adverso que se ha sentido en la economía del pueblo.

“Hay que hacer más con menos, por eso le pedimos ayuda al gobierno”, dijo al mencionar la reciente aprobación de una asignación de $100 millones para los municipios ante la merma de recaudos y gastos de emergencia tras el huracán María. Esta propuesta del gobierno, sin embargo, está sujeta a la aprobación de la Junta de Supervisión Fiscal y será la Legislatura la que dispondrá la distribución de los fondos.

Vivienda y servicios esenciales

Ortiz destacó que la mayor crisis que provocó el huracán María en Cayey ha sido la falta de electricidad y la  pérdida de viviendas.

En mayor o menor grado, estos dos renglones, junto con la falta de agua potable, han sido las dificultades mayores tras el huracán en la mayoría del país.

En Corozal, por ejemplo, hasta hace unos días, el 95% del pueblo todavía estaba sin servicio de energía eléctrica, mientras que el 60% no tenía agua potable.

“Si no se avanza (en la reconexión de) la luz y el agua, las consecuencias van a ser insuperables por décadas”, dijo el alcalde de Comerío, quien añadió que analiza los ingresos y gastos municipales para “reducir, controlar o posponer” algunos servicios.

(Con información de El Nuevo Día)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Edual perez dijo:

    En la parte eléctrica de redes quiero ayudar este país sin importar paga alguna

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también