Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Norteamericano Christian Taylor logra el título en el triple salto; cubano Nápoles finaliza cuarto

| + |
Christian Taylor en los JJOO de Londres en el 2012. Foto: Getty Images.

Christian Taylor en los JJOO de Londres en el 2012. Foto: Getty Images.

Con un registro de 17,68 metros, conseguido en su tercer intento, el estadounidense Christian Taylor se llevó la presea dorada en la competencia de triple salto correspondiente al Mundial de atletismo que tiene sede en Londres.

Su compatriota Will Claye (17,63 m, en el tercer salto también) terminó segundo. El bronce fue para el portugués Nelson Évora, con marca de 17,19m.

Por la representación de la mayor de las Antillas, Christian Nápoles fue el mejor ubicado. Concluyó detrás de Évora, a solo tres centímetros del luso. Andy Díaz (7mo con 17,12m) y Lázaro Martínez (12mo con 16,25m) fueron los otros dos integrantes de la selección nacional que participaron en la discusión del título.

(Noticia en construcción)

Rose Mary Almanza garantiza puesto en semifinales de 800 metros planos

Rose Mary Almanza. Foto tomada de trackalerts.

Rose Mary Almanza. Foto tomada de trackalerts.

La cubana Rose Mary Almanza consiguió hoy su clasificación a la semifinal de los 800 metros del Campeonato Mundial de atletismo, al concluir segunda en su heat eliminatorio con tiempo de 2:01.43 minutos.

Almanza resultó superada por la favorita y monarca olímpica de Río de Janeiro-2016, la sudafricana Caster Semenya (2:01.33), mientras que aventajó a la polaca Joanna Jozwik (2:01.51), igualmente clasificada.

Por su parte, la subcampeona de la justa carioca, la burundesa Francine Niyonsaba, obtuvo su pase con el mejor tiempo de 1:59.86, mientras que la defensora del título del orbe, la belarús Marina Arzamasava (2:01.92) quedó eliminada.

Entre las favoritas, también obtuvieron su pase a semis la canadiense Melissa Bishop (2:01.11), medallista de plata en la edición precedente de Beijing-2015, y la keniana Margaret Nyairera Wambui (2:00.75), bronceada en Río.

La gran sorpresa de esta eliminatoria resultó la ausencia de la también keniana Eunice Jepkoech Sum, dueña del metal de bronce en la cita del orbe precedente.

(Con información de Prensa Latina)

Van Niekerk no pudo coronarse en los 200; Ramil Guliyev es el nuevo rey del doble hectómetro

Guliyev luego de su triunfo. Foto tomada de Mundo Deportivo.

Guliyev luego de su triunfo. Foto tomada de Mundo Deportivo.

Por Joan Justribó

Ni doblete de Wayde Van Niekerk, ni revancha del ‘Badman’ Isaac Makwala, que había prometido correr “con cólera” después de que una cuarentena médica le dejase sin correr la final de los 400 metros. El heredero del oro mundial de Usain Bolt en los 200 metros es blanco, europeo, y celebra sus éxitos con dos banderas. Ramil Guliyev nació azerbayano y abrazó en 2011 el pasaporte de Turquía, un país que lleva años reforzando su selección con atletas de otros países. Uno de ellos es el hombre que rompe, por ausencia del jamaicano, una racha de cuatro oros seguidos del mejor atleta de la historia en esta distancia.

En la primera final de un 200 sin jamaicano desde 2003, sonaba a poco un vencedor que no fuera Van Niekerk o Makwala, aunque Guliyev, de 27 años, se ganó el derecho a robar el show a los protagonistas de la que había de ser la mejor final del Mundial de Londres, y que acabó sin ningúin hombre por debajo de los 20 segundos. Viniendo de los shows imposibles de Bolt, resultó decepcionante, pero el hoy turco supo aprovechar su ocasión y se convirtió en el primer atleta blanco que domina un Mundial en el doble hectómetro desde un hombre que el atletismo no recuerda con agrado, el griego Kostas Kenteris, campeón en 2001 antes de que sus trampas salieran a la luz.

Un buen atleta, con marcas de 9”97 en 100 este año y 19”88 en el 200, al que Bruno Hortelano derrotó en la final del Europeo del año pasado, pero en absoluto lo que esperaba el atletismo de una final que prometía reeditar el doblete 200-400 de Michael Johnson, inédito en Mundiales desde 1995, o completar la revancha de Makwala. Pero Guliyev hizo su trabajo y acabó más entero que nadie en una recta a la que Van Niekerk llegó cansado. Es una evidencia que al sudafricano le ha venido grande la exigencia de seis rondas entre los 200 y los 400 metros, poniendo más en valor si cabe la gesta que realizó en su día Michael Johnson.

Van Niekerk salió de la curva delante, pero con Guliyev muy cerca, y aunque a unos 60 metros de la meta parecía que el oro llevaba su firma, la reacción del turco llegó, superando al sudafricano en los últimos cinco metros. Dos centésimas le dieron el oro en 20”09, por los 20”11 de un Van Niekerk que no cedió la plata por milímetros, ya que el bronce, el triniteño Jereem Richards, calcó el mismo tiempo, pero desempató la foto finish.

¿Y Makwala? El atleta de Botswana pasó de parecer un titán indestructible a un hombre cansado en 24 horas, y remató su mal fario en este Mundial con una sexta plaza (20”44) inesperada para el hombre que llegaba con la mejor marca del año (19”77), pero que en Londres ha corrido contra un virus, una cuarentena, una prohibición de entrar en el estadio para disputar los 400 metros, y que tuvo que hacer dos series seguidas la víspera, una en solitario. Al final fue demasiado para ‘Badman’, uno de los afectados, el más famoso, por el brote vírico que ha dejado KO a varias decenas de atletas en Londres.

(Tomado de Mundo Deportivo)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también