Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

Prensa estadounidense expresa malestar por política de medios de Casa Blanca

| + |

casa-blanca-presion-630Los periodistas asignados a la Casa Blanca manifestaron hoy su malestar por la decisión presidencial de limitar aún más la cobertura diaria, prohibiendo ahora la presencia de cámaras y grabadoras de algunos de las cotidianas conferencias de prensa.

La política quedó evidente de manera pública el jueves, cuando la imagen de video desde la sala de prensa de la Casa Blanca fue cortada segundos después del ingreso a la misma de la vocera presidencial adjunta, Sarah Huckabee Sanders.

Aunque no es nueva la celebración de este tipo de conferencias de prensa, conocidas en la jerga periodística como “gaggle”, la de ayer pareció haber generado un mayor malestar debido a la notable reducción de estas en general, así como a la recurrente prohibición de cámaras y grabadoras.

En una carta a sus miembros, el presidente de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA), Jeff Masson, dijo que el tema fue discutido la víspera durante una reunión con Sanders y el secretario de prensa, Sean Spicer.

“La posición de la WHCA sobre este tema es clara: creemos firmemente que los estadunidenses deberían poder ver y escuchar a altos funcionarios del gobierno frente a las preguntas de los medios de comunicación independientes”, indicó el también corresponsal de la agencias noticias.

Masson dijo haber instado a la Casa Blanca a no reemplazar con “gaggles” las sesiones informativas con cámara, ya que a pesar de que incluyen preguntas y respuestas, su contenido no puede ser difundido vía audio debido a la prohibición para usar grabadoras.

“Aunque son útiles y pueden desempeñar un papel importante en informar a la prensa y al público, los “gaggles” no son un sustituto para el intercambio abierto entre los reporteros y los funcionarios de la administración que permiten las sesiones televisadas regulares” dijo.

El malestar evidenció nuevamente la difícil relación entre el presidente Donald Trump y su administración con la mayoría de la prensa crítica, a la que el mandatario ha caracterizado como enemiga del pueblo.

En febrero pasado, Spicer impidió el acceso a un “gaggle” en su oficina a varios medios, incluyendo la televisora CNN y los diarios The Washington Post y The New York Times, a la vez que favoreció la presencia de otros de corte conservador y menos críticos del mandatario.

Spicer justificó entonces la medida, alegando que con ello se había ampliado la presencia de otros medios que anteriormente no tenían el fácil acceso de los tradicionales e influyentes.

Poco después de ese incidente, Trump marcó su distancia de la prensa al anunciar que este año no participaría en la tradicional cena de gala de la WHCA, uno de los eventos político-sociales más esperados en la capital.

El sorpresivo anuncio fue una de las más claras señales de la indiferencia del mandatario por la prensa, a quien ha acusado de darle un trato injusto a través de noticias falsas, y se convirtió así en el tercer mandatario en ausentarse del evento desde la primera en 1924.

(Con información de Reuters)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también