Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

La Habana: Celebran Acto nacional por 205 aniversario de la sublevación de Aponte

| 2
Dr. Eduardo Torres Cuevas.

Dr. Eduardo Torres Cuevas.

El Acto nacional de conmemoración por el 205 aniversario  de la sublevación liderada por José Antonio Aponte en La Habana el 15 de marzo de 1812, tuvo lugar en la Sala Martínez Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Este acto estuvo presidido por Jorge Cuevas Ramos, miembro del Secretariado del Comité Central de Partido Comunista de Cuba, Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura, Pedro de la Hoz, vicepresidente de la UNEAC,  el doctor Eduardo Torres Cuevas, presidente de la Academia de Historia de Cuba, así como por directivos y funcionarios del sector cultural y de otros organismos del estado.

Pedro de la Hoz, pronunció las palabras de bienvenida en las cuales reafirmó el empeño de la Comisión Aponte de la UNEAC por enfrentar desde la cultura los vestigios de discriminación y prejuicios que tienen su origen en la pigmentación de la piel, visibilizar las contribuciones intelectuales y artísticas de los africanos y sus descendientes a nuestra identidad cultural y promover “la necesidad de consolidar lo  que el sabio Fernando Ortiz llamó «la fase integrativa de la sociedad cubana»”.

El vicepresidente de la UNEAC anunció que muy pronto se emplazará un monumento dedicado a José Antonio Aponte cerca del lugar donde estalló la sublevación, en las inmediaciones del litoral nordeste habanero, hoy perteneciente a la provincia de Mayabeque. El autor de esta monumental escultura es el maestro Alberto Lezcay que también se encontraba presente.

La intervención central de esta conmemoración estuvo a cargo del doctor Eduardo Torres Cuevas quien realizó un profundo análisis del hecho histórico a partir de una reconstrucción de las complejidades ideológicas de la época y de la lucha de Aponte, y profundizó en la trascendencia histórica y política del mismo.

Destacó con esta intención la influencia de las revoluciones francesa y haitiana que antecedieron a la sublevación del 12 en Cuba y subrayó que los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad de los franceses no tuvieron la misma significación para Haití y Cuba por la existencia de la esclavitud real, y que uno de los elementos comunes que engrandece a los libertadores de Haití y a Aponte” es la conquista del reconocimiento de la condición humana del esclavo”.

Llamó la atención más adelante sobre la necesidad de acometer un análisis no solo entre las clases sociales de la época sino igualmente intraclases para entender la acción de Aponte. Se refirió a la composición de los compañeros de conspiración del líder, muchos de ellos negros libres,   que se desarrollaban como autodidactas en diferentes oficios y en las artes, que fueron alcanzando una superación cultural e integrándose.

“Aponte es el hombre que puede unir estas fuerzas”, señaló Torres Cuevas, y más adelante añadió: “Logra articular movimientos y procesos que se estaban dando por toda la Isla (…) Logra convertirse en un representante real de todo ese movimiento y por tanto es el símbolo del mismo, de la ruptura de las cadenas verdaderas, es el símbolo de la libertad”, aseveró el historiador.

Estableció entonces la profunda diferencia entre la idea de abolición de la esclavitud de la época en Cuba, que era absolutamente económica, seguida de una indemnización al dueño del esclavo liberado, y de los planteamientos radicales de Aponte y su movimiento que definía que como seres humanos los esclavos tenían el derecho a la libertad y que de ser necesario la conquistarían con las armas.

Resaltó el orador que por estas razones Aponte se convirtió en alguien muy peligroso y explicó que “es realmente el alma de un movimiento que está naciendo y que está integrando todas las dotaciones de esclavos en las cuales se empieza a conocer lo que había pasado en Haití y lo que podía hacerse en Cuba. Aponte era terrible. «Más malo que Aponte», era una frase de la época (…) Era todo lo contrario a lo que se había planificado como la sociedad blanca, colonial, azucarera y de aquellos hacendados que paseaban por Europa”.

Dejó aclarado Torres Cuevas que el proceso que encabezó Aponte no solo iba encaminado a la defensa de los esclavos sino que era también un movimiento de emancipación para los que no eran esclavos pero eran discriminadosy avasallados.

“Para mí Aponte es algo excepcional (…) “Es muy bueno que discutamos sobre Aponte a cada rato; mientras estemos discutiendo sobre él, está vivo; no lo dejemos dormir. Hoy lo estamos recordando, no lo olvidemos mañana. Hoy es el día de Aponte, que lo sea el de mañana y el de pasado también, porque tenemos que reflexionar sobre Aponte, sobre la sociedad que tuvo que enfrentar y cómo esta a través de siglos fue evolucionando hasta la que tenemos, pero también cómo en la que tenemos quedan raíces profundas de la sociedad que segregó a Aponte y que siempre trata de lograr espacios—a veces subversivos, a veces sutiles—pero siempre están ahí, nada muere del todo”.

Culminó sus palabras Torres Cuevas declarando: “Yo siempre veo a Aponte como uno de los grandes luchadores por nuestra independencia, presente hoy y necesario mañana”.

Este acto rindió homenaje además al 139 aniversario de la Protesta de Baraguá protagonizada por el General Antonio Maceo el 15 de marzo de 1878, rotunda réplica histórica  del Titán de Bronce al Pacto del Zanjón.

(Tomado de Cubarte)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlota dijo:

    Gracias al Doctor Eduardo Torres Cuevas por sus profundos conocimientos de Historia. Qué bueno que no olvidemos a figuras de nuestra historia como Aponte a quien además la leyenda popular le atribuye, haber participado como miliciano con las tropas negras de La Habana, mandados por el General Gálvez y el Teniente Coronel Francisco de Miranda, en la guerra de independencia de los Estados Unidos.
    En distintas ocasiones, acompañó a la unidad de milicias de la cual formaba parte en los servicios de guarnición a San Agustín y otros lugares de la Florida; viajes que contribuyeron en no pequeña escala a mejorar incluso sus conocimientos.
    El pertenecer a las milicias disciplinarias contribuyó a realzar el prestigio de Aponte entre los vecinos de los barrios de extramuros de la capital. Además la dirección del cabildo Shangó-Teddun le daba una especial superioridad en la masa popular de color de La Habana.
    Las innegables dotes de organizador y la posición privilegiada que ocupaba entre los africanos y sus descendientes, libres o esclavos, le permitieron dar al cabildo una singular fisonomía social y política de marcado matiz revolucionario.
    A principios de 1811 con el pretexto de celebrar actos religiosos y festivales corrientes comenzaron a reunirse varios conspiradores. Empezó junto con sus compañeros a sentar las bases para luchar juntos contra la tiranía y la esclavitud. Ya para febrero de 1812 llegó a sentirse satisfecho con sus tareas y a vislumbrar con sana alegría que la hora de la libertad se aproximaba. Se alzó en armas el 15 de marzo de 1812 en el ingenio Peñas Altas, en Guanabo, hoy perteneciente a la Habana del Este.
    El 9 de abril de 1812 fueron ahorcados sin juicio previo, los negros libres José Antonio Aponte, Clemente Chacón, Salvador Ternero, Juan Bautista Lisundia, Estanislao Agublán y Juan Barbier, así como los negros esclavos Salvador Esteban Tomás y Joaquín Santa Cruz. Después cortaron las cabezas de los jefes principales y las introdujeron en jaulas de hierro para exhibirlas en lugares públicos. Estos crímenes jamás podrán ser olvidados por los cubanos.

  • Lucía dijo:

    Muchas gracias, Cubadebate, por tan valiosa información; al igual que a Carlota, por ampliarla.
    ¿Sería posible que publicaran el texto completo del Dr. Torres Cuevas? Por lo menos, para mí, sus intervenciones son clases magistrales de Historia de Cuba. Y esta es importantísima en el momento histórico que estamos viviendo. Me gustaría poder leerla y comentarla con mis estudiantes.
    Gracias.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también