Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

EEUU: Algunas razones determinantes del resultado electoral

Por: Fernando M. García Bielsa
En este artículo: Donald Trump, Elecciones, Estados Unidos
| 3
Estudiantes de secundaria protestan en contra de la victoria de Donald Trump en la elección por la presidencia de Estados Unidos, frente al Ayuntamiento en San Francisco, el jueves 10 de noviembre de 2016. Foto: AP.

Estudiantes de secundaria protestan en contra de la victoria de Donald Trump en la elección por la presidencia de Estados Unidos, frente al Ayuntamiento en San Francisco, el jueves 10 de noviembre de 2016. Foto: AP.

Pretendemos en este, y sobre todo en un próximo artículo, traer a colación algunos antecedentes y elementos sobre las bases sociales de lo que finalmente resultó la sorpresiva elección de Donald Trump como presidente de nuestro vecino del norte, resultado de abre muchas interrogantes y deja no pocas incertidumbres.

Un hombre de la élite, un hábil demagogo de derecha, que desarticuló los esquemas electorales iniciales del establishment republicano y que parecía un elemento perturbador de las opciones primeras de esos círculos de poder financiero y político. Luego de servir de catalizador a ese bochornoso y mediático espectáculo electorero, el candidato se les fue de las manos y recibió contra sí una impresionante batería de acciones desde esos mismos sectores de poder con la intención de descarrilarlo.

Aunque en un resultado bastante cerrado, Hillary Clinton ha sido estrepitosamente derrotada. La mayoría de las predicciones electorales, las encuestadoras y los medios fallaron, Y aunque volveré más adelante sobre las fortalezas y debilidades de la candidata demócrata antes comenzaré por apuntar brevemente lo que son algunos de los elementos más evidentes de este resultado:

En primerísimo lugar se confirma el amplio rechazo de la población a los políticos profesionales, a los manejos en los círculos de poder en Washington; la revuelta latente pero abierta de la gente en contra del establishment de gobierno, contra la claque de profesionales que han dominado el quehacer capitalino durante varias décadas. Algo que ya antes de estas elecciones había sido catalogado como el más notable fenómeno político de la actualidad en los EE.UU.

Hillary es la personificación de esa claque, mientras que el multimillonario Trump se presentó como ajeno a esos círculos.

Entre otros factores a su favor estuvieron:

– la centralidad de su discurso en temas socioeconómicos muy sensibles para el electorado, en primer lugar el deterioro de la base industrial del país, la fuga de capitales y la consiguiente pérdida de buenos empleos, sobre todo en la zona tradicional manufacturera del norte y centro del país, así como sus denuncias del nefasto impacto en ese sentido de los tratados de libre comercio.

– su consigna de recuperar la grandeza del país tuvo llegada y atrajo, por muy diversos motivos, los sentimientos nostálgicos de millones de estadounidenses.

– aunque obviamente no es su intención ni será capaz de reducir el presupuesto militar ni el papel agresivo de los EE.UU. en el mundo, Trump fue efectivo, y aparentemente en sintonía con millones del ciudadanos, al presentarse como partidario de moderar las tensiones internacionales y sus críticas al grado y la forma en que han sido llevadas a cabo las intervenciones bélicas, en particular en el Oriente Medio

– Asimismo, Trump explotó con efectividad los elementos de frustración y el deterioro de vida de muchos norteamericanos blancos que los han llevado a buscar chivos expiatorios a sus problemas y que se reflejan en actitudes racistas y xenofóbicas, antiinmigrantes, que simbolizó en los mexicanos y los musulmanes, con lo que explotó también el miedo al terrorismo.

Este es el asunto más comentado y visible, el que más rechazo le ha generado en el mundo entero, pero que le permitió desde un primer momento atraer hacia él la atención de los medios, el respaldo de buena parte del electorado blanco y desplazar a sus opositores. Pero ha sido incorrecto y de corta vista en algunos analistas pasar por alto el poderoso trasfondo social de ese enfoque intolerante de Trump.

La inseguridad de empleos y una economía en retroceso concurren todavía como factores que alimentan un ambiente político de resentimiento y tensiones raciales que hizo cuajar con fuerza la Nueva derecha en los años ‘70. Una generación y algo más de estadounidenses han abandonado la aspiración de subir en la ‘escala social’ cuando por el contrario enfrentan la inseguridad. El llamado de Trump resonó con fuerza en muchos blancos de ingresos medios quienes, por diversas razones, sienten que su mundo se está derrumbando; sectores de población quienes observan con terror la erosión del sueño norteamericano, pero muchos que lo miran a través del prisma racial.

Asimismo un segmento creciente de norteamericanos blancos que han caído en la marginalidad o en condiciones de vida precarias son receptivos a las ideas conspirativas, ultranacionalistas y racistas. Pero ttampoco se puede generalizar respecto al carácter estrictamente conservador de esos sentimientos y grupos, pues muchos desean cambios radicales de la situación que padecen y se recienten con el status quo.

Existe una gran diversidad y contradicciones al seno de la derecha y sus bases sociales, así como alto grado de confusión ideológica. Algunos analistas estadounidenses destacan la incapacidad de muchos de sus adherentes “para convivir con la sociedad moderna” y su propensión a vetar todo lo que perciben como amenazas a sus modos de vida. Para muchos está en juego nada menos que el futuro de la sociedad y los valores que deben prevalecer.

Dentro de ese panorama polarizado y sus complejidades, debe apuntarse que hay grandes sectores de la derecha, en particular la denominada ‘derecha libertaria’, que tienden a oponerse a las intervenciones militares en el exterior y al espionaje interno y otras restricciones de derechos ciudadanos. Asimismo, el encono y la fobia contra Wall Street es enorme, muy extendida, en las bases de los movimientos conservadores.

Convencidos de que el sistema político está corrupto, la mayor parte de la Nueva Derecha ha mostrado considerable desconfianza y resentimiento hacia los políticos o los intelectuales, incluso conservadores, quienes han escogido operar dentro del mismo y que, por ello, deben hacer tratos y negociar en esos círculos.

Otros, mediante la notable influencia que ejercen los predicadores fundamentalistas, el llamado Tea Party y elementos de la derecha alternativa sobre buena parte del Partido Republicano, lograron en los últimos lustros un marcado efecto en el debate legislativo y en el curso de algunos programas presupuestarios y sociales, así como en las legislaturas estaduales y han logrado la aplicación – aquí o allá – de nuevas restricciones selectivas al derecho al voto, los derechos al aborto, el restablecimiento de la segregación racial en escuelas públicas, la ilegalización de facto de la organización sindical y otros.

Son temas que abordaré en un próximo artículo. Ahora, para terminar, vuelvo a referirme a la candidata derrotada: Hillary Clinton.

Tuvo varias ventajas: contar con un nombre bien conocido, haber participado en una anterior campaña presidencial en 2008, contar con la maquinaria completa del Partido Demócrata a su lado, una abrumadora ventaja de multimillonarios fondos recaudados, el respaldo de la mayoría de la élite económica y financiera, y de la casi totalidad de los medios de prensa y difusión a su favor, así como el respaldo activo tanto del popular senador Bernie Sanders como del presidente Obama.

Por otro lado pesó en su contra, y mucho, el rechazo público a los políticos profesionales y el ser una figura que provoca desconfianza y cuenta con un muy alto nivel de rechazo ciudadano, tanto por ser una figura política tradicional como por ser considerada una persona deshonesta, y por su historial y tendencias en pro de una política internacional agresiva, por todo lo cual fue considerada finalmente como la peor opción entre ambos candidatos.

Las revelaciones sobre los email y otros desatinos de cuando era Secretaria de Estado, los escándalos achacados al ex presidente Clinton, las presuntas ilegalidades en la Fundación Clinton y otros problemas que se avizoraban como que serían recurrentes y perturbadores de su gestión de gobierno, no fueron un factor menor en la derrota.

Pocos días antes de las elecciones, Paul Craig Roberts, quien fuera alto funcionario de gobierno, opinaba que poderosos sectores de la oligarquía habrían reconsiderado en las últimas semanas su opción electoral. Que habría primado el cálculo que Hillary, como presidenta, probablemente estaría sujeta a investigación durante años y que, con la atención concentrada sobre ella en esos asuntos, “no les serviría a los intereses de esa oligarquía, les resultaría inservible, y que de hecho desenterraría varias de las conexiones de la Clinton con los oligarcas que podrían dañarlos”. Roberts agregó que en esa consideración oligárquica pesó evitar que “se destruyera la reputación del país por escoger una persona sujeta a investigaciones por delitos de mayor cuantía”.

En un próximo artículo ampliaremos acerca de algunos recientes desarrollos y presencia de las agrupaciones de derecha en EE.UU. y de los sentimientos en extensos sectores que los apoyan. Es un tema que abordo en el marco de las recientes elecciones pero no debe deducirse de ello que exista identificación alguna entre las posiciones de dichas agrupaciones con las posiciones políticas del presidente electo Donald Trump, quien explotó de manera populista tales sentimientos y reivindicaciones.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nerio Tadeo Alce dijo:

    Amigos les pregunto alguien puede cambiar la politica de EEUU NO es muy cencillo en la carta magna nunca evocan a una mujer como Presidenta si muchos hombres desde 1767existe el parto Luminario la presidensia de EEUU es una institucion fraternal de hombres la mujer puede ocupar muchos cargos menos el de presidenta eso esta escrito si tienen duda busquen en la historia de EEUU solo un villete del siglo xix aparese una mujer despues en algunas monedas en estos momento el villete no circula solo el de la moneda circula actuamente piensen amigos ok

  • Nerio Tadeo Alce dijo:

    Amigos mi sueño es que en los EEUU la mujer se valore mas cuando lees la historia de EEUU cuantas mujeres no sacrificaron sus vidas por la liberta de los EEUU cuantas no tubieron desvelo cuantas no curaron los heridos que lucharon porque los EEUU fueran independientes de la colonia, del intruso que los capitaliso hoy muchos E.Unidenses se han olvidado de su historia de sus raises del surjir de los dia piecen por un instante quien les dio la vida ok

  • DE CUBA CON ♥ dijo:

    Sería interesante que en los proximos artículos se incluyesen opiniones de los sectores sociales con nombres y localidades.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también