Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Alberto Hernández Cañero: Héroe del Trabajo y Padre de la cardiología en Cuba

| 3
alberto-hernandez-cardiologo

José Ramón Machado Ventura entrega al Dr. Alberto E. Hernández Cañero, el Titulo Honorifico Héroe del Trabajo de la República de Cuba. Foto: Marcelino VÁZQUEZ/ ACN.

No todos los seres humanos tienen la suerte de llegar a más de 90 años con la lucidez necesaria para saber que el tiempo pesa. Ese es el caso del Dr. Alberto Hernández Cañero, director fundador del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular (ICCCV), Profesor Titular (consultante) del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, Investigador Titular, Doctor en Ciencias y Miembro Titular de la Academia de Ciencias.

Mereció por sus indiscutibles méritos la Orden Finlay; la medalla 250 Aniversario de la Universidad de La Habana; la medalla Distinción por la Educación Cubana; medalla Comandante Fajardo; Servicios Distinguidos de las FAR; 30 años del Ministerio del Interior; Cardiólogo Distinguido; medalla y diploma de la Sociedad de Cardiología Centroamericana y del Caribe y ha impartido conferencias o presentaciones de trabajos en más de 20 ciudades de países extranjeros.

Reconocido por sus investigaciones, el Dr. Hernández Cañero, o Cañero como le llaman sus pacientes, ha podido ver y protagonizar el avance de la Cardiología y la Cirugía Cardiovascular en el hospital que fundó en 1966.

Gracias a su empeño y empuje se aplicaron en la mayor de las Antillas las más modernas técnicas dirigidas al tratamiento del corazón. Lejos de frenar a los jóvenes, los estimuló, de tal suerte que hoy reconocidos profesionales lo llaman el padre de la Cardiología en Cuba.

En un área remodelada de la reconocida institución médica tiene su oficina, a la que asiste varias veces en la semana a escribir, ver pacientes o asesorar a los que le han seguido sus pasos.

Aún mantiene su optimismo por el mejoramiento humano porque sigue creyendo en los principios de humanidad que le hicieron quedarse en Cuba en 1959, cuando muchos de sus colegas abandonaron a su país.

Generalmente durante la niñez y la adolescencia se perfilan los gustos de lo que será una profesión en el adulto ¿Es Usted la norma o la excepción? ¿Qué hacía o le gustaba hacer de niño?

—Mi infancia que yo recuerde, no tuvo otra relación con la medicina que las visitas que yo le hice a su consulta, o las de él a mi casa, del Dr. Ernesto Velarde, un médico de mi pueblo natal San Cristóbal en Pinar del Río, que me trató las enfermedades de la infancia.

En ese pueblo cursé la enseñanza primaria, monté a caballo, jugué a las bolas, a los trompos, a la quimbumbia y al beisboll, como receptor, donde no fui nada bueno. A los 11 años mis padres me enviaron a la Habana donde vivían mi abuela y tíos maternos para que me preparara para el ingreso en los estudios de bachillerato. Ya en la adolescencia tuve inclinaciones a distintas profesiones, primero quise estudiar abogacía, por la influencia del mayor de mis tíos, un emigrado español, obrero, que trabajaba en una fábrica de bloques de cemento, cuya ideología era la de un comunista utópico, que soñaba con una sociedad sin clases, y sin la existencia de un estado represivo. Por ello, tempranamente comencé a interesarme por los problemas sociales, de ahí la profesión de abogado, como el mejor medio para defender mis ideales, hasta trabajé en una notaría.

En 1933, después de la caída de la dictadura de Machado, me puse muy contento al conocer, a finales de ese año, la creación de soviets de obreros y campesinos en 10 centrales azucareros, pero se mantuvo poco la alegría pues su duración fue fugaz. La huelga de marzo de 1935 reprimida por Mendieta, Batista, Pedraza y sus sicarios, marcó el camino hacia la profesión de médico, pues mi padre que era secretario de la Junta de Educación de mi pueblo San Cristóbal, fue acusado de guiterista y dejado cesante. Por ello vino para la Habana con mi madre y mi hermana y me fui a vivir con ellos.

Mi padre había abandonado la carrera de Farmacia, faltándole solo dos años, cuando se casó con mi madre. Comenzó a estudiar de nuevo y se graduó de Doctor en Farmacia en 1937. Regenteó y trabajó durante año y medio en una botica llamada La Nacional situada en Belascoaín entre San Rafael y San Miguel, donde yo lo ayudaba a despachar, a inyectar clientes y hasta recomendar medicinas, cosas que se hacían frecuentemente en estos establecimientos. En 1938 adquiere, a pagar en cierto número de plazos, una de estas boticas y es ahí que decido matricular la carrera de Doctor en Medicina, sin abandonar mis ideales, ya que esta carrera es un verdadero sacerdocio que puedes ejercer y hacer el bien en cualquier parte sin contradicciones.

¿Por qué cardiólogo?

—El por qué de esta especialidad puede haber sido un hecho casual. Cuando comencé la carrera, como cualquier otro estudiante de medicina, busqué donde practicar y se me ofreció la consulta de cardiología del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, cuyo jefe era el Dr. Juan Govea Peña, cardiólogo graduado en Francia, famoso en esos años, que tuvo la distinción de brindarme su consulta privada como medio de enseñanza. Con él aprendí a auscultar y a interpretar el lenguaje del corazón, que emitía un ruido de galope cuando estaba enfermo y cansado, o un ruido de soplo si sus válvulas estaban estrechadas, insuficientes o malformadas y se quejaba cuando una arteria coronaria se estrechaba.

José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, impuso la distinción Héroe del Trabajod de la República de Cuba al eminente cardiólogo.

—Tenía para diagnosticar la ayuda del electrocardiograma, la radiología y la angiocardiografía. Tuvo la cardiología un desarrollo impetuoso tanto en sus medios de diagnóstico como la ecocardiografía, la electrofisiología, los estudios hemodinámicos y la coronariografía, así como en los terapéuticos, medicamentosos, la estimulación cardíaca, y otros métodos invasivos como la angioplastia y la cirugía cardiovascular con las que se mejora la calidad o se salvan vidas. Por eso continué como cardiólogo en la Sala Yarini, Cátedra de Clínica Médica No. 8 con otro de mis maestros, el Profesor Rogelio Lavín Padrón.

¿Qué significó el triunfo de la Revolución para Usted?

—Para mí fue un renacer dado mis ideales. Miembro del Partido Socialista Popular, seguía la guerra emprendida por Fidel desde la Sierra Maestra a través de la audición de Radio Rebelde, con un radio Punto Azul de onda corta y larga reliquia que aún conservo. Mi amigo, el Comandante Dr. Sergio del Valle Jiménez, me enviaba emisarios, yo ayudaba con lo que podía, me integré de nuevo a la docencia en 1960 y así nos incorporamos a esta Gran Revolución.

¿Cómo se creó oficialmente la especialidad de cardiología en 1962?

—Igual que en otras especialidades, fue un anhelo de los médicos cubanos, la creación oficial de las mismas para mejorar la salud del pueblo y evitar la charlatanería. En el caso de la cardiología, se había creado en 1937 la Sociedad Cubana de esta especialidad, que estuvo a la vanguardia de esta lucha, pero la oficialización de las especialidades no pudo llevarse a cabo durante la República Burguesa. Con el triunfo de la Revolución tiene lugar una lucha ideológica y entre los años 1959 y 1964, de los 6215 médicos que había en Cuba, emigra cerca del treinta por ciento. Sus causas fueron diversas: unos por haber participado en los desmanes del batistato, fugitivos de la ley, algunos porque habían amasado grandes fortunas en negocios no relacionados con el ejercicio médico, otros siguiendo a sus clientes ricos y los más, confundidos por la propaganda mediática de mentiras y anticomunista. Esto ocasionó que en los tres primeros años de la Revolución, la prioridad estuvo en la formación de médicos generales para cubrir las necesidades médicas primarias de la población. Consideradas éstas cubiertas, en 1962 se emite por el Ministro de Salud Pública, Dr.José Ramón Machado Ventura, el 6 de agosto, el decreto ministerial 13, que crea la Comisión de docencia del interno y del postgrado, que después de estudiar este problema, establece y publica los programas para el internado y residencia de 10 especialidades clínicas, 10 quirúrgicas y tres diagnósticas, para la obtención del grado primero de la especialidad.

¿Cuánto tuvo de Hernández Cañero “la primera piedra” del ICCCV que se creó en 1966?

—Antes de la creación del ICCCV en 1966, ya habíamos estado seis años “poniendo piedras” y fue el trabajo realizado durante este tiempo, el que permitió que nuestro grupo de cardiólogos y cirujanos y su servicio en el Hospital Comandante Fajardo, fuera escogido como asiento del ICCCV. Inicialmente solo fue un cambio de nombre.

¿De dónde sacaron los cardiólogos y los cirujanos?

—Empezamos con un grupo de 10 médicos de los cuales solo yo era realmente cardiólogo, miembro de la Sociedad Cubana de Cardiología (SCC), fui cardiólogo de la Maternidad América Arias, de la Sala Yarini del Hospital General Calixto García y de la Fundación Agustín Castellanos. Los demás se formaron en la marcha y en cuanto a los cirujanos, los primeros, Doctores Noel González, Julio Taín, Felipe Rodiles, Manuel Jacas, José Arango Casado, eran cirujanos generales que también se formaron y adquirieron destreza en su práctica diaria.

En lo personal tiene usted decenas de textos publicados y ahora, tengo entendido, escribe las memorias de esa institución que es su segunda casa. ¿Por qué no les adelanta a los lectores una o dos anécdotas de las que usted narra?

—Como en los 45 años de existencia del ICCC, las anécdotas de hechos vividos fueron muchas, solo voy a referirme a dos: la primera tuvo lugar a finales del año 1968 en que el Dr.Noel González Jiménez, jefe de la sección de Cirugía Cardiovascular del ICCCV, estando éste aún en el Fajardo, propuso al MINSAP, la creación de un Centro de Cirugía Cardiovascular y trasplante de órganos que asentaría en la llamada Clínica Antonetti. Esta fue una clínica mutualista que ya había sido intervenida por el MINSAP y que con otras instituciones de este tipo pertenecían al estado cubano. Yo me opuse a este proyecto en un informe, pues consideraba que ya en esos momentos, la cardiología clínica sola, sin la cirugía cardiovascular no tenía razón de ser.

Lo cierto fue que el MINSAP no aprobó el proyecto, pues no lo consideró viable, pero cedió la clínica Antonetti para el ICCCV. Años más tarde, en 1985, ya trabajando como director del Cardiocentro del Hospital Ameijeiras, Noel González realizó el primer trasplante cardiaco exitoso en Cuba, demostrando su capacidad organizativa, destreza y tenacidad. También se hizo evidente, que para obtener éxito en la trasplantología, era necesario su realización en un Hospital general como Ameijeiras, que estuviera dotado de otros servicios de apoyo como el de inmunología, neurología, nefrología y otros laboratorios especializados.

Otra de las anécdotas que narro comenzó el 21 de julio de 1969, cuando la sección de cardiología clínica todavía estaba en el Hospital Fajardo. Recibo en mi oficina una llamaba telefónica de Celia Sánchez Manduley pidiéndome que fuera urgente a la casa del Comandante Dr. René Vallejo Ortiz, ayudante del Comandante en jefe Fidel Castro, que tenía una crisis hipertensiva y vivía en el Reparto Nuevo Vedado. Llegué en minutos, encuentro a Vallejo tirado en la cama, sudoroso, vestido aún con parte del uniforme militar, quejándose de intensa cefalea. Le tomé la presión arterial y tenía más de 230 de máxima y aún no le ha había quitado el manguito del esfigmomanómetro, Vallejo cayó en coma.

El Dr.Oscar Suárez Savio cirujano que lo acompañaba, le hizo de inmediato una traqueotomía y acudieron a las llamadas de Celia, Suárez Savio y mía otros médicos a colaborar en su tratamiento, entre los que recuerdo a Rafael Estrada, director del Instituto de Neurología, Raúl Dorticós Torrado, jefe del equipo médico de Fidel, Abelardo Buch Director del Instituto de Nefrología, Hilario Cortina y Gilberto Gil Ramos del ICCCV. Se instaló en casa de Vallejo una unidad de cuidados intensivos completa y a ella asistía diariamente el Comandante en Jefe, al que se le explicó y él observó por primera vez, en qué consistían estos cuidados. Fue precisamente el Comandante en jefe quien los promovió a toda Cuba mediante una atención directa por el grupo de apoyo del Consejo de Estado. El corazón del Comandante Vallejo dejó de latir el 13 de agosto de 1969.

¿Qué se siente al llegar a los 90 años, lúcido, vital escribiendo y atendiendo pacientes?

—Exageran mis amigos y ex alumnos, no todo lo que reluce es oro, la vejez es implacable, se olvidan momentáneamente los nombres, disminuye la agudeza visual y auditiva y en general la cognición, se gastan las articulaciones y enlenteces.

Pero yo no puedo quejarme, pues el haber sobrevivido 15 años sobre la esperanza de vida en Cuba, me permitió disfrutar este tiempo de toda mi familia y desde hace un año a Camila mi biznieta, de la reciente remodelación y ampliación del Instituto, así como asistir a la implementación de los cambios en nuestra política económica, a la decadencia del sistema capitalista mundial y a los avances en la integración de los pueblos sur americanos y caribeños.

También he tomado un pequeño espacio, de esos años, para atender pacientes, para escribir sobre los 70 años de la Historia de la Sociedad Cubana de Cardiología y de sus Congresos, los 45 años del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular y tengo otros proyectos para los cuales, no sé si el tiempo que me queda alcanzará.

José Ramón Machado Ventura entrega al Dr. Alberto E. Hernández Cañero, el Titulo Honorifico Héroe del Trabajo de la República de Cuba. Foto: Marcelino VÁZQUEZ/ ACN.

Nota: Esta es una entrevista con el Padre de la cardiología en Cuba forma parte del  libro inédito A corazón abierto.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • VICTOR KOZASKI dijo:

    PARECE QUE YO SPY EL UNICO QUE AGREGO ALGO A ESTE FAMOSO ARTICULO , CONOCI EN CUBA A OTRO FAMOSO DOCTOR CARDIOLOGO , QUE TIENE CUATRO GRANDES TOMOS Y HASTA HOY LOS DOCTORES QUE SE GRADUAN TIENEN QUE LEER SUS LIBROS , SU NOMBRE ES FRANCISCO ZERQUERA VIVIA EN LA HABANA MURIO EN LA HABANA , TODA SU FAMILIA SE FUERON DE LA HABANA EL SE QUEDO HIZO UN CONCENTRADO DE SU LIBRO Y ME LO REGALO , YO EN REALIDAD NO LO ENTIENDO NUNCA ESTUDIE PARA DOCTOR FUI ZAPATERO EN LA HABANA Y TODOS LOS ANOS VOY A CUBA SIEMPRE CON MI FAMILIA ESTA VEZ VOY CON MIS DOS HIJOS , A FRANCISCO ZERQUERA ME LO PRESENTARON POR VIA DE OTRAS PERSONAS ,Y ERA UN GRAN PLACER CAMBIAR OPINIONES DE LOS ACONTECIMIENTOS DEL MUNDO FUE UNA PERSONA MUY APRECIADO POR MI , SOLAMENTO LO ESCRIBO COMO UN APORTO A ESTE ARTICULO MUCHAS GRACIAS

  • Carlos Moncada dijo:

    Muchas felicidades Dr. ser Héroe del Trabajo a los 90 años es un acicate y desafío para todos los que aspiramos imitar su impar ejemplo.

  • j santos-gracia dijo:

    …honer al que merece todo el honor del mundo: excelente persona, profesional, formador de generaciones, humanista y ahora, no solo historiador veraz de la cardiologia cubana, sino bisabuelo ejemplar … como todos los que hemos tenido la inmensa suerte de conocerlo, de aprender de el en cada momento con su especial modestia y sabiduria, le deseo mucho mas tiempo con nosotros y le agradezco su existir, gracias Maestro!

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también