Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Electo Michel Aoun presidente del Líbano

En este artículo: Elecciones, Líbano, Política
| + |
Michel Aoun es el décimo tercer presidente de Líbano. Foto: i24news.

Michel Aoun es el décimo tercer presidente de Líbano. Foto: i24news.

El líder del Movimiento Patriótico Libre (FPM), Michel Aoun, fue elegido este lunes por el Parlamento libanés como presidente del país, tras más de dos años de vacío de poder. En mayo de 2014, Michel Suleiman abandonó el cargo.

Aoun, jefe del bloque legislativo Cambio y Reforma, se convirtió en el décimo tercer jefe de Estado de El Líbano con 83 votos a favor, aunque en la segunda vuelta le bastaba una mayoría simple de 65 papeletas.

Postulado por el bloque 8 de Marzo, que encabeza el movimiento de Resistencia chiita Hizbulah, el fundador del Movimiento Patriótico Libre (MPL) tuvo que aguardar tres rondas de votación para que en el hemiciclo y en las calles sus partidarios festejaran un anuncio largamente esperado.

Aunque la norma en la cámara establece sólo dos rondas, la tercera –que cerró con 83 boletas a su favor, 36 en blanco, ocho anuladas y una para una diputada- tuvo que celebrarse porque en la segunda aparecieron 128 papeletas, cuando al recinto habían concurrido 127 diputados.

Tras realizarla con la urna de madera y cristal en el centro del hemiciclo y custodiada por dos personas (en las dos primeras un funcionario recorrió cada escaño para que los diputados emitieran el sufragio), se llegó a los 65 apoyos y se desencadenó una cerrada ovación de los asistentes.

Aoun perdió la primera vuelta de votación cuando el escrutinio terminó con 84 avales y requería como mínimo la mayoría absoluta de 86 favorables.

Entonces hubo 36 papeletas en blanco, seis nulas y una para otra persona, para un total de 127.

El candidato contendiente Suleiman Franjieh, líder del movimiento Marada, se sabía perdedor, pero pidió a sus seguidores y a partidos opuestos a la elección de Aoun que emitieran sus boletas en blanco como “voto de protesta”.

El político cristiano maronita, que pronunció un emotivo discurso desde el parlamento tras su elección, pudo materializar su aspiración de ser jefe de Estado después de que el líder del movimiento Mustaqbal, el sunnita Saad Hariri, modificó su postura de bloqueo y lo apoyó.

Aunque era el nominado de Hizbulah, partido rival de Mustaqbal y cercano a Irán, Hariri retiró el respaldo a Franjieh y optó por arropar a Aoun, con la garantía de que volverá a ser el primer ministro de esta nación árabe.

¡Habemus presidente!, parecía escucharse en Bkirki, sede del Patriarcado Maronita donde en la homilía dominical el jefe de esa Iglesia, cardenal Beshara Rahi, felicitó a los libaneses y, en particular a los políticos de su comunidad religiosa, a la que tiene que pertenecer el mandatario.

La ceremonia de votación tuvo lugar en medio de rigurosas medidas de seguridad, con un marcado despliegue de policías, fuerzas especiales y soldados fuertemente armados, que controlaban los accesos a la Plaza Nehme, sede del parlamento, y restringieron el paso de algunos periodistas.

En el centro de Beirut están concentrados simpatizantes del flamante mandatario que desde temprano se movilizaron en distintas zonas, incluidos los alrededores del Palacio de Baabda donde se ubica la Presidencia.

Algunos partieron de Harek Hreik, un distrito del sur capitalino, y de ahí hacia la Plaza de los Mártires para festejar la victoria de su líder tras una perseverante y difícil espera de dos años, cinco meses y seis días que obligó a 45 convocatorias parlamentarias consecutivas, todas fracasadas hasta hoy.

El triunfo era sabido de antemano luego de que Aoun recibió  la semana pasada una suerte de bendición de Arabia Saudita con motivo de la visita al país del ministro de Estado del reino para Asuntos del Golfo Árabe (Pérsico), Thamer Al-Sabhan, concluida anoche.

(Con información de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también