Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Los conservadores comienzan a buscar al sustituto de David Cameron

| + |
Theresa May, una de las candidatas favoritas. Foto tomada de cfoi.co.uk

Theresa May, una de las candidatas favoritas. Foto tomada de cfoi.co.uk

Luego de las consecuencias iniciales del Brexit y todo lo que ha acontecido alrededor de ello, los conservadores comienzan hoy a despejar incógnitas con la primera criba de cinco candidatos a suceder a David Cameron.

Según los expertos, con el dominio de la ministra de Interior, Theresa May, cada vez más fuerte, los 330 diputados tories afrontan la votación inicial de una serie que, como máximo, concluirá el próximo martes con los dos aspirantes, entre los que 150.000 militantes elegirán quién se mudará a Downing Street en otoño.

La traición atribuida al titular de Justicia al presentarse in extremis le ha costado caro a Michael Gove, quien podría tener dificultades para acceder al dueto final. Mucho dependerá de cómo sus propuestas calen entre los parlamentarios, sobre todo las relacionadas con el futuro de los comunitarios afincados en suelo británico.

Gove apoya su permanencia, al igual que la gran revelación de la batalla por el centro conservador, la secretaria de Energía, también representante del frente proBrexit, pero May la ha supeditado a las negociaciones de salida, un posicionamiento en el que algunos detectan un intento de contrarrestar su militancia a favor del statu quo.

Esta incertidumbre está inevitablemente vinculada al rompecabezas del encaje británico en el mercado común, un precio que un sector prorruptura no está dispuesto a pagar. De momento, una de las fórmulas planteadas para minimizar el impacto del divorcio sobre la economía es maximizar el sistema tributario para atraer al mayor número de empresas y, crucialmente, evitar el éxodo de las existentes. El ministro del Tesoro reconoció ayer que una de las claves manejadas es la de reducir el Impuesto de Sociedades al 15%, lo que convertiría a Reino Unido en la potencia con el umbral más atrayente.

La contrapartida es que la medida puede salir cara, si los todavía socios europeos perciben un cierto grado de deslealtad en la competencia fiscal iniciada desde Londres, pero según declaró al Financial Times, George Osborne está convencido de las posibilidades de crear una “economía súper competitiva” basada en impuestos bajos para atraer inversión.

El mero planteamiento confirma su intención de mantener un rol destacado en el panorama abierto por el referéndum, a pesar de su presta implicación en contra del Brexit, a diferencia de uno de los grandes activistas por cortar lazos con Bruselas, Nigel Farage, quien ha considerado que la consecución del objetivo que lo condujo a la política hace que su carrera en la misma no sea necesaria ya.

Su renuncia al liderazgo del UKIP, tercera fuerza en número de votos, aunque no de escaños, en las pasadas generales, supone un desafío para un partido cuyo leit motiv era, precisamente, sacar al Reino Unido de la UE. Está por ver si una figura menos divisiva, aunque menos reconocible también, permite ampliar el espectro electoral.

Uno de los factores decisivos será la evolución del laborismo, una formación que mantiene el magnicidio en suspenso, al menos, hasta que mañana se presenten las conclusiones de la Investigación Chilcot sobre la guerra de Irak.

Jeremy Corbyn reiteró ayer su determinación a continuar, pero la diputada Angela Eagle, la mejor posicionada para unir al grupo parlamentario, ha advertido de que tiene el “apoyo para resolver este impasse” y ha garantizado que lo hará si Corbyn “no toma una determinación pronto”.

(Tomado de Economíahoy.mx)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también