Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Escritora cuenta la historia de bebés nacidos en un campo de concentración

| 12 |
Eva Clarke, protagonista del libro. Foto: Tomada del El País.

Eva Clarke, protagonista del libro. Foto: Tomada del El País.

Josef Mengele retorció los pechos de Anka Nathanová para comprobar si estaba embarazada. Los 30 kilos que pesaba cuando entró en Auschwitz impidieron que descubriese el feto que llevaba en sus entrañas.

Su hija, Eva Clarke, llegó al mundo en una carreta llena de mujeres muertas o enfermas de tifus a las puertas de Mauthausen, adonde fue trasladada su madre desde el campo en Polonia, tras viajar durante 16 días en uno de los trenes de la muerte, comiendo apenas unas migas de pan y bebiendo unas gotas de agua.

Envolvió al bebé en papeles de periódico y así estaba cuando los soldados americanos liberaron el campo de concentración. Con esta dramática historia, cualquiera podría pensar que la sonrisa no aflorase nunca en su rostro.

Sin embargo, Clarke sonríe y sus intensos ojos azules se iluminan cuando habla de Anka. Aprendió a no odiar de su madre, una mujer, según la describe su hija, “fuerte, luchadora. No quiso nunca que el odio se apoderase de ella porque un sentimiento así se lleva lo bueno que hay en el ser humano y se apodera de ti. Ella decía que no había tiempo para lamentaciones cuando tienes que criar a un bebé”.

Anka Nathanová se licenció en Derecho por la Universidad Carolina de Praga antes de ser deportada al campo de concentración de Theresienstadt, en Austria, y de allí a Auschwitz. Murió a los 96 años.

Esta historia, junto a las de Hana Berger y Mark Osly, otros dos bebés que nacieron y sobrevivieron en un campo de concentración, son las que cuenta la escritora Wendy Holden en la novela Nacidos en Mauthausen.

Wendy Holden en su casa cerca de Matlock en Derbyshire. Foto: Archivo.

Wendy Holden en su casa cerca de Matlock en Derbyshire. Foto: Archivo.

La obra es un homenaje a la vida de Priska Löwenbeinová, Rachel Friedman y Anka Nathanová, tres mujeres que parieron a sus bebés escondiéndolos de los alemanes y los mantuvieron vivos hasta la liberación de los campos.

Clarke siempre quiso que el mundo conociese la historia de su madre: “Fueron mujeres que sobrevivieron a las circunstancias más adversas. Ella solía decir que la vida no te dé todo lo que puedes soportar. El ser humano lucha frente a todo, y más si tiene un hijo al que proteger”.

El destino de las mujeres embarazadas en los campos estaba claro: la cámara de gas o los experimentos de Mengele.

Nathanová educó a su hija en el respeto a los demás, le enseñó a no juzgar a todos por igual. Ella aprendió bien esta lección de vida.

“Cuando era joven llegué a tener tres novios alemanes, pero no todos al mismo tiempo. A mis padres no les hacía ninguna gracia, me lo dijeron después, sabían que si se oponían iba a ser mucho peor. Además a mis abuelos tampoco les gustó la relación de mi madre con Bernhard Nathan, un judío alemán empleado de los Estudios Cinematográficos Barrandov, mi padre”.

Clarke cuenta que en el entorno familiar jamás se habló de venganza hacia los autores de sus desgracias.

“Mi madre lo único que reclamó siempre fue justicia. Quería que todos aquellos que habían sido responsables del Holocausto judío fuesen juzgados y cumpliesen condena”.

Wendy Holden puntualiza que de los tres bebés nacidos en campos de concentración, Mark Osly, trasladado a Israel después de la guerra, fue el único que creció con odio.

“Cuando alguien es capaz de sobrevivir en las circunstancias más adversas es que la suerte está de tu lado. No todos pudieron recorrer el mismo camino que yo, muchos se quedaron en los trenes, en las cámaras de gas o en los barracones. Todavía hoy hay muchos seres humanos que mueren en guerras y son presas de la esclavitud moderna.

Las mafias que trafican con seres humanos apresan aquellos que son más débiles y siguen sometiendo al individuo bajo su capricho. Desde mi experiencia de haber perdido a muchos familiares sigo diciendo que no hay que tener miedo al otro por ser diferente. El miedo es lo que nos lleva a cometer atrocidades”.

(Tomado de El País)

port

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • dayita dijo:

    esa es una realidad con la que mi sensibilidad no puede. no me gustan las historias del horror mas grande que humanos hayan vivido. es muy crudo.

  • Mary dijo:

    Que dificil para la HUMANIDAD Y QUE ENSEÑANZA PARA LA ACTUALIDAD, NO HAY RAZON PARA TANTA GUERRA

  • erlis suárez dijo:

    Es increíble como el amor de una madre lo puede todo incuso en las situaciones más adbersas, esta historia así lo demuestra

  • avner dijo:

    en el museo de yad vashem…en la ultima parte esta la historia de las mujeres que sobrevivieron y que no podian soportar los llantos de los ninhos…

    ese museo the saca las lagrimas…

  • Tito dijo:

    Como dice una de las protagonistas de esta terrible historia, la enseñaron a crecer sin odio y pone el ejemplo de otro protagonista, al parecer varón, que fue trasladado a Israel y creció con odio. Será ese niño uno de los artífices del odio sionista contra el pueblo palestino? No me puede pasar por la cabeza que un pueblo que haya sufrido lo que sufrieron los judíos en manos del nazismo sea capaz de hacer lo mismo con otro pueblo. De ahí que haya tantas personas en el mundo que a esta hora niegan el holocausto, siendo este una de las desgracias más terribles de los tiempos modernos….

  • yoel dijo:

    Tito..lo que pasa es que los palestinos para nada sin santos hoy mismo renunció todo el gobierno palestino de Abbas por la negativa de Hamas a entregar el control político de Gaza. Entonces amigo si entre ellos se matan como sucede entre hamas y alfatah no se puede esperar nada bueno.

  • RobertoB dijo:

    Hace algunos anos tuve la oportunidad de visitar el campo de Theresienstadt, que esta no en Austria sino cerca de Praga la capital de la hoy Republica Checa, y fue realmente impactante y escalofriante ver el inmenso cementerio y el museo en memoria de las victimas.

  • Arista dijo:

    Si, el Museo Yad Vashem en Israel, es un lugar que realmente te hace ver hasta donde puede llegar el odio de la humanidad.
    Y como dice Tito, muchas personas están negando la existencia de la Shoa (más conocido como Holocausto, pero un término mal usado, puesto que Holocausto en hebreo significa regalo a Dios, y creánme, que eso fue cualquier cosa menos un regalo. Y por ello su forma correcta es Shoá, como desgracia, no tiene traducción, algo muy malo).
    Pero siguiendo, es muy dífícil llegar a ponerse en el lugar de otro, aunque no creo que uno de lo sobrevivientes “el que cogió odio”, lo desemboque hacia los palestinos (idea planteada por Tito), primero porque no tiene nada que ver una cosa con la otra y en todo caso sería odio a los facistas.
    Saludos

  • acere dijo:

    Por favor no me comparen eso con los “palestinos” que viven amenazando con destruir Israel y echar los judíos al mar

  • Francisco Oscar Quiroga dijo:

    o en mi trabajo por más de tres décadas con niños, alguna vez escribí esto:

    QUIERO TENER UN HOGAR
    (Plegaria de un niño albergado)
    Quizá muchos lo ignoren. . . pero en estos momentos,
    Existen niños privados de su felicidad,
    Porque los adultos con sus leyes “ordenan su parte legal”,
    Descuidando por completo los dictados de su corazón.

    Nací como nacen todos, y vine al mundo a vivir
    Más hoy me ha tocado a mí, aunque parezca mentira
    Soportar la tiranía, de las leyes frías, crueles
    Que acomodan mis papeles, digitan mis sentimientos
    No miran por un momento, cual es mi verdadero mal
    No quiero ser más un número. . . ¡Quiero tener un hogar!

    Soporto con hidalguía, aunque fuerzas no me quedan
    De arrastrar estas cadenas, que parecen invencibles.
    No entiendo como es posible, que de amor esté muriendo
    Y la justicia en su intento de “hacer las cosas correctas”
    Me cierra todas las puertas, me tortura sin piedad.
    No escucha lo que suplico. . . ¡Quiero tener un hogar!

    Soy un niño y no comprendo, pero dentro de mi pecho
    Tengo un corazón maltrecho, que suplica una caricia
    Una voz, una sonrisa, un canto para dormirme
    Una mano tibia, firme, que me encamine en la vida
    Saber que no está perdida, mi única oportunidad
    Soy un niño ¿no lo entienden? . . . ¡Quiero tener un hogar!

    Y ya no puedo seguir, sólo me resta esperar.
    Los años en su pasar, harán mella en mi existir
    Lo que hoy me toca sufrir, mañana lo manifestaré
    Porque de allí no podré, recuperar lo perdido.
    Mi infancia ya habrá partido, entre el sufrir y el llorar.
    Por eso hoy le grito al mundo. . . ¡Quiero tener un hogar!
    07-04-03

    Francisco Oscar Quiroga
    “Oscarín . . . Poeta Itinerante”
    Lavalle 280 Cuadro Nacional
    San Rafael Mendoza C.P.5607
    Tel 0260-4442582
    Web: oscarinpoetaitiner.wix.com/oscarin-escritor

  • José Antonio Gell Noa dijo:

    Qué ejemplo tan sublime los de Priska Löwenbeinová, Rachel Friedman y Anka Nathanová que parieron a sus bebés escondiéndolos de los alemanes y los mantuvieron vivos hasta la liberación de los campos de concentración nazis.

  • hernan urquiza dijo:

    Los fascistras en chile hicieron parir a las madres ,despues las mataron,los argentinos entregaron los bebes a los soldados para que los criaran como argentinos de tomo y lomo,,lo unico quenles falto fue hacer experimentos con los bebes,quizas lo hicieron y yo no lo se,pero,,,en fin ,los brasilenos y la cia experimenaron connegros para aprender a degollar,en realidad se avanzo poco,o mucho,como uds quieran verlo,lo unico que se pasaron fue al matar a connotados poiticos en pleno usa,ahi les pararon el asunto los mismos gringos,se le paso la mano mi general,y Pinochorret tuvo que cuidar a la DINA ,pero siguen en el poder,con testaferros ,no entiendo como la sra B se presta para tamana farza,es increible,despues que le mataron a su padre,,se han visto muertos cargado adoves dice el dicho,aun quedan cosas que abisman,hasta a el mas pillo,,,

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también