Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Sí hay gas

| 62 |

Venta y compra de gas licuadoQuienes reciben gas licuado de forma normada o por «pacto social» en la provincia de La Habana y la ciudad de Santiago de Cuba NO deben hacer un nuevo contrato para adquirirlo también de forma liberada.

Estos clientes están amparados por el contrato que tienen ya. Si necesitan un extra, solo deben llevar la misma balita que recibieron en el punto de venta… y los 130 pesos que vale el líquido.

Contrario a como se informó inicialmente sobre que los nuevos clientes no tenían que arrendar de forma inmediata la balita cuando hicieran el contrato, esto sí es obligatorio.

Para la contratación en las casas comerciales de la Empresa de Gas Licuado en su municipio, ese mismo día se deben llevar los 500 pesos que cuesta el arriendo del cilindro.

Tras un ensayo inicial en la Isla de la Juventud, el 10 de diciembre pasado la venta liberada de gas licuado se extendió —por el momento— a la provincia de La Habana y la ciudad de Santiago de Cuba.

De entonces al 5 de febrero, en la capital se habían inscrito apenas 1 060 nuevos clientes para acogerse a la prestación, y los beneficiados con suministro normado solo habían adquirido 8 655 balitas llenas.

Es baja la demanda; al menos en la capital. Las ventas liberadas en La Habana sumaron, por día, menos del dos por ciento de la comercialización en cada jornada rutinaria.

Rafael Vega, jefe del punto de venta ubicado en Martí e Independencia, en el Reparto Martí, municipio de Cerro, corroboró la aseveración. Aquí los que han firmado contratos son principalmente clientes que cocinaban con queroseno, o aquellos que lo hacían con el módulo de ollas y cocina eléctrica entregado a raíz de la Revolución Energética.

«Hasta ahora contamos con solo siete contratos. En diciembre casi nadie lo hizo. Estos se lograron mayormente en enero. La población considera caro el precio fijado por el alquiler del cilindro y también por el llenado», afirmó.

Vega explicó que el gas liberado tiene sus normas. La primera es que el cilindro para rellenar debe corresponderse con el número prestablecido a la hora de firmarse el contrato.

«Es liberado —acotó—, pero eso no quiere decir que los clientes puedan venir con cualquier cilindro. Es la misma regla que se les aplica a los contratos normados».

Aclaró que no ha habido desabastecimiento, como antes ocurría en ocasiones. Sus 1 948 contratos normados no han tenido baches en el llenado desde que empezó la venta liberada.

«Antes de que se estableciera la venta liberada se puso al día el servicio. Todo parece indicar que el país se preparó para esta experiencia, pues no ha habido ningún fallo, ni siquiera por falta de camiones, al menos en este punto», indicó.

Mariela Frómeta, directora comercial de la Empresa de Gas Licuado de La Habana, comentó que los municipios de mayor demanda han sido Arroyo Naranjo y Boyeros.

Arroyo es donde más se compra, al parecer porque tiene el mayor número de «pactos sociales» en la provincia; es decir, los núcleos familiares que pasaron a la cocción con electricidad y ahora reciben dos veces al año este suministro, como suplementario, en calidad de reserva.

En los primeros dos meses de la medida, el servicio, normado y liberado, «se ha mostrado estable; existe una buena cobertura en los puntos de venta y no ha ocurrido ningún desabastecimiento», señala Yoan Osorio, especialista comercial de la empresa.

En los últimos meses se han adoptado medidas para mejorar el servicio de la Empresa, que abastece también a las provincias de Artemisa y Mayabeque. Veinte nuevos camiones entraron en operación y se ha estado mejorando el estado técnico del existente, informó Frómeta.

«Hay cilindros, hay gas y hay transporte», enfatizó para recordar que la optimización del servicio también requiere de la cooperación de los clientes normados, muchos de los cuales todavía no han acudido a las oficinas de comercialización a renovar los contratos a fin de actualizar la situación de los consumidores, un trámite que se está realizando desde el primer trimestre de 2013.

Acerca de solicitudes de los consumidores para comprar accesorios, como reguladores, presillas y mangueras, Yoan Osorio explicó que «la venta de los mismos está condicionada a los arriendos de cilindros», tanto por clientes nuevos como por antiguos que optan por alquilar una segunda balita.

HAY, PERO… 

La demanda de gas licuado liberado no es igual en todos los municipios de La Habana. En Arroyo Naranjo, por ejemplo, se emplea bastante y se compra más; pero en Diez de Octubre, según explica Orlidia Sánchez, directora de la casa comercial de ese territorio, hay muy pocas solicitudes.

«Es un municipio que está casi cubierto con gas como matriz principal de cocción, tanto de la calle, como licuado, y la mayoría de los clientes que emplean gas licuado lo reciben por el ciclo normal; los núcleos familiares numerosos cada siete días; otros cada 19, y así. Esa rotación generalmente les alcanza, y algo les sobra.

«Hasta inicios de febrero aquí solo se habían realizado 41 contratos para obtener el gas de forma liberada; y solo se habían comprado 11 balitas llenas por parte de núcleos bajo el régimen normado».

En enero, en Arroyo Naranjo se habían expendido 2 453 cilindros llenos de forma liberada, tanto para usuarios nuevos, como en distribución normada, según nos informa Ariadne Acosta, directora de la casa comercial de la Empresa de Gas Licuado en el territorio.

—¿No han tenido quejas por los precios, tanto por los 500 que se necesitan para arrendar la calabacita como por los 130 que cuesta el líquido?

—Puede haber gente inconforme, pero aquí, mientras se hace el contrato, nadie ha protestado. Con el paso de los días creo que han aminorado las quejas en la calle.

Reiniel Trimiño es el dependiente del punto 12010, en Poey, Arroyo Naranjo.

—¿Cómo se está comportando la venta liberada?

—Tenemos nueve contratos nuevos, y más de 300 clientes que reciben gas licuado normado han comprado por la libre desde que empezamos.

—¿Quejas?

—Muy pocas. Están de acuerdo con los 130 pesos del lleno, aunque no con el arriendo de los cilindros a 500 pesos.

Las jóvenes Cecilia Acosta y Milay Hernández compran en el punto de Víbora Park. En sus casas reciben gas normado cada 19 días. Les alcanza. No tienen que comprar liberado.

—¿Y qué piensan de la venta sin libreta?

—Que está cara —dice Cecilia.

—¿La verdad, verdad? —pregunta Milay.

—La «verdad, verdad», le replicamos.

—Que está fuerte.

Juan Miguel Yero es el dependiente del lugar. «La principal queja está en los precios, sobre todo del arriendo; —dice— no obstante, desde que comenzó la venta liberada estamos despachando más de diez cilindros al día, y tenemos 39 clientes que arrendaron balitas».

—Bueno, parece que al menos con las ventas la «cosa» tiene su aceptación. Son las 11 del día. ¿En lo que va de mañana cuántas calabacitas por la libre ha vendido ya?

—Siete.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 62 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pi-3,14 dijo:

    y mientras tanto en las demas provincias uffff mercado negro k tu conoces jeje

  • Jose González Curiel dijo:

    NO CONFUNDAN DEMANDA CON POSIBILIDAD. PARA EMPREZAR SON 630 PESOS. Lo que está bajo es la posibilidad del ciudadano promedio pues todo sube menos los ingresos. Y lo de “liberado” es muy cuestionable…

  • Yo dijo:

    Para mi el arriendo de las balitas esta muy caro,rellenarla tambien pero menos, y en caso de que te mudes tienes que dejarla en la vieja direccion. Asi, si para donde vayas no hay, tienes que volver a pagar por otra.

  • El Lector dijo:

    Bueno y las estadísticas de Santiago de Cuba donde las leo en Haitydebate???

  • erismeldo dijo:

    Es bueno que se venda liberado, pero desde mi punto de vista est’a algo caro. Que debe hacer entonces aquella persona que su salario cuando m’as es de 250 pesos.

    Saludos

  • Pedro D. dijo:

    Entonces, con tantas trabas y pocos contratos, NO ES NINGÚN GAS LIBERADO ni remotamente.

  • Jafm dijo:

    Esta caro como todo lo que pone el estado, como los carros pr la libre como los juguetes de Carlos III o Yumuri donde hay juguetes que valen mas de 500 cuc, para mas remate lo ponene en una provincia donde hay menos necesidad porque hay gas manufacturado en un gran número de y otras viviendas ventajas a la hora de cocinar. Bajen los precios y veran como no dan a vasto para vender.

  • sergio dijo:

    bajenle un poco mas los precios q el cubano de a pie le duele ese precio, lo q pasa es q lo compra pq no le queda otro remedio, no aprienten

    • joel dijo:

      Piensenlo bien si le bajan mas el precio ahí aparecen los cubanos mas vivos y astutos para comprarlos y revenderlos cuando se pierdan mas adelante y mas caros como es logico, porque como ustedes mismos dicen el estado no va a dar abasto para cubrir la demanda, claro que la solución mejor es aumentar los ingresos de todos “Los que trabajamos honestamente” pero ya llegará el momento de que muchos de los que hoy solo buscan sobrevivir (algunos) calculando la diferencia o los porcientos de ganancia en la reventa de cualquier cosa, puros negociantes o negociantes frustrados? tengan que trabajar de verdad para poder vivir.

  • Cadena:. dijo:

    A quién se le ocurre hacer un experimento y coger como muestra a una provincia como La Habana que siempre ha gozado de este servicio? es que ni siquiera Santiago es una muestra científicamente confiable, el experimento se debe aplicar en zonas donde se pueda contactar el impacto real. Sugiero que se extienda a las provincias orientales y sobre todo a los campos. En Cuba ahora queremos que la gente no se vaya de los campos y qué hacemos para estimular esto, si es en los campos donde peores condiciones de vida existen. Cuándo se va a probar algo, por ejemplo, por Punta de Maisí, en la provincia Guantánamo, el municipio mayor productor de café del país, producto sumamente exportable, y donde los habitantes estamos botados sin atención de ningún tipo, el nivel de vida de los campesinos tiene que ser mejor, recordemos cómo fue en la antigua y extinta URSS. Espero que este comentario llame la atención.
    condiiones de vida existe

  • Humberto dijo:

    Lo que hace falta es que se extienda a todo el país, que estoy pagando más de corriente que el salario que me entra

  • leisi dijo:

    En Santa Clara a unos cuantos edificios,que tenian contrato con la empresa del gas ,que tocaba en dependencia de la cantidad de personas cada 1 mes o un poco mas, la empresa electrica,decidio darle el gas cada 6 meses,¿las razones? no se saben,ningun funcionario a dado las debidas explicaciones y mientras tanto es el pueblo el que sufre y esta indignado con estas medidas que nadie explica. Ya en una ocasión publiqué un comentario sobre este tema y me lo borraron,espero que no hagan lo mismo con este,solo estoy diciendo la verdad lo que esta sucediendo en Santa Clara,especificamente en el reparto cardoso.

  • noel dijo:

    Bueno a pesar del precio inicial ,que lo entiendo logico no podemos negar que es una opcion importante en el tema este , es bueno que sea yo quien elija con que puedo o quiero cocinar , de acuerdo a mi bolsillo , en mi nucleo familiar da la cuenta, me dura 3 meses y ahorro dinero en corriente y reparaciones que a medida que pasan los meses son mas seguidas y no puedo reponer las ollas , deven extenderlo a las demas provincias , mucha personas lo agradeceran.

  • WITTY dijo:

    Es más barato por el mercado negro, solo 5 fulas y en los mismos puntos te llevas la llena…..la medida del famoso gas “liberado”fue la solución del cuento del tarrú…botar el sofa por el balcón, me recuerda la línea de celular a 120.00 cuc y ya va por 40

  • Ros dijo:

    La implementación de este servicio liberado era muy esperado por la población. Considero que se debe extender lo mas rápido posible a todo el país, pues en el ineterior es donde de verdad se necesita, verán que aun a esos precios sí van a tener venta, la gente lo pide a gritos. Y sería muy saludable que no esté sujeto a tantas trabas, como por ejemplo lo de las balitas, que no veo por qué el que ya tenga alguna no pueda usarla, etc.

  • Eduardo dijo:

    La verdad es que cada día entiendo menos de nuestros experimentos.

    La Habana y Santiago de Cuba son tradicionalmente dos provincias privilegiadas en Cuba. Tienen suministro de gas estable.

    Vayan a otras provincias para que vean si hay o no demanda. Les sugiero comenzar, por ejemplo, por Artemisa, y no sólo en la cabecera. Vayan a Alquízar (municipio bastante destendido en todos los aspectos), Guira de Melena, Candelaria. Prueben en Pinar del Río que bastante trabajo se pasa para cocinar con las ollas que tienden a romperse constantemente. Verán que en estos lugares sí que ha demanda, y mucha.

    Agradeceríamos conocer también cuáles impedimentos no permiten extender la venta a todos los municipios y provincias del país.

  • Puentes dijo:

    Por favor, extiendan la venta a otras provincias y municipios del país y verán si hay o no demanda. Comiencen por los municipios de Artemisa (Alquízar, Guira de Melena, etc)y sigan por Pinar del Río. Me atrevo a asegurar que existe demanda, y mucha. La Habana no puede ser un referente cuando existe gas de la calle o un suministro estable para los que no tienen este servicio. En otras provincias y municipios, incluso bien cercanos a La Habana hay que hacer malabares para cocinar con las ollas y ornillas que se rompen constantemente y que además consumen un mundo de electricidad.

  • Luis dijo:

    1- muy caro el servicio, identico al mercado negor
    2- es absurdo que si se tiene una balita se tenga que obligatoriamente pagar por otra, de contra que es caro es absurdo que hagan pagar por algo que no se necesita, al final se sigue rellenando en el mercado negro
    3- no funciona un experimento que no tiene en cuenta la realidad objetiva de aquellos a los que se les prestará el servicio, nivel de ingresos y la realidad concreta de la cantidad de cilindros en manos de la población
    4- el resultado no va solucionando nada, analizar las realidades del país antes de legislar podría evitar estos resultados adversos de algo que se supone sea para mejoría de la población

  • Katniss dijo:

    Quisiera saber ?quien piensa que “hay disponibilidad de gas” cuando alquilar y llenar la balita cada mes le cuesta mas que su salario mensual? Desde ese punto de vista el capitalismo es lo mejor que hay, hay de todo ?no tienes dinero? pero hay… Tanto nadar para morir en la orilla…

  • esta dijo:

    Entiendo que es dificil la situacion ,pero mas dificil es la necesidad que presentamos los que menos ingreso tenemos ,tambien es verdad que deseabamos el gas liberado pero, no con tantas traba( a que le llamamos liberado) liberado es comprar sin necesidad de tantos papeleos que hace que nos sintamos mal y opinemos de esta forma .

  • PePe dijo:

    El precio de la bolsa negra prevaleció por sobre el del Estado.
    Este tema se debatió en la ANPP con el comp. Murillo Jorge. Varios Diputados manifestaron su inconformidad por el alto precio… pero así se quedó.
    Los $630.00 para adquirir el llamado gas liberado está más que duro para el trabajador medio y los jubilados, que también necesitan este combustible.
    El precio tan alto de este gas liberado que se puede comparar con los altos precios con que se pretendió vender autos y que ahora está detenida su venta.
    Creo que habrá que valorar también el precio del gas liberado.
    ¿Por qué será que todo tiene que comercializarse tan caro?
    A todo ello súmele los precios de los productos del agro. ! No hay quién los haga bajar! Algo está fallando y el pueblo está pagando las consecuencias de los experimentos.
    Hay que revisar nuevamente los precios, no los salarios. Los salarios no alcanzan porque los precios de todo están muy, pero que muy altos.

Se han publicado 62 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también