Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Cardenales de San Luis se colocó a un triunfo de la Serie Mundial

En este artículo: Deportes
| 115 |

dodgers_cardinals

Con sendos cuadrangulares del guardabosques Matt Holliday y Shane Robinson, los Cardenales de San Luis vencieron 4×2 a los Dodgers de Los Ángeles, en el cuarto juego de la serie por el título de Liga Nacional del béisbol de Estados Unidos y se colocaron a ley de un triunfo para disputar la denominada Serie Mundial al tomar ventaja de 3-1 en el duelo al mejor de siete juegos.

Holliday se encargó de iniciar el castigo contra los Dodgers al pegar batazo de vuelta entera en el tercer episodio con un corredor por delante.

El jardinero izquierdo encontró los lanzamientos del abridor Ricky Nolasco cuando había dos outs en el episodio.

Holliday detuvo su sequía de imparables en el “Dodger Stadium”, que se prolongó 22 viajes a la caja de bateo, con su batazo de vuelta entera que viajó 426 pies (129 metros) por todo lo alto del jardín izquierdo para dar una ventaja de 3-0 a la novena de los Cardenales.

Mientras que Robinson selló el ataque con otro vuelacercas en la séptima entrada contra los servicios del relevo J.P. Howell.

Robinson sacó la pelota sin corredores en el camino cuando el lanzador había sacado un out.

El guardabosques puertorriqueño Carlos Beltrán tuvo tres oportunidades con el bate pero se fue sin conectar.

Su compatriota el receptor Yadier Molina enfrentó dos veces a los lanzadores enemigos y se fue en blanco.

En la lomita el abridor Lance Lynn (2-0) trabajó cinco entradas y un tercio, permitió seis imparables, dos carreras, dio tres pasaportes y retiró a cinco por ponche para conseguir la victoria.

El relevo dominicano Carlos Martínez trabajó los episodios siete y ocho, permitiendo sólo un imparable.

Martínez fue el segundo relevo, de tres, que usaron los Cardenales.

La derrota recayó en Nolasco (0-1) en cuatro episodios, permitió tres imparables, un jonrón, tres carreras, dio una base y retiró a cuatro por la vía del ponche.

El relevo venezolano Ronald Belisario sacó un out y permitió un imparable.

El cerrador dominicano Carlos Mármol trabajó una entrada y dos tercios, dio una base y retiró a tres por la vía del ponche.

El quinto partido de la serie, que podría ser el definitivo, se llevará a cabo hoy miércoles en el “Dodger Stadium”, cuando el equipo de Los Ángeles mande a la lomita a Zack Greinke, que enfrentará al abridor de los Cardenales, Joe Kelly.

(Con información de mlb.com)

Se han publicado 115 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • jovencito dijo:

    Que bueno ojala sigan asi,los cardenales campoen vamos ustedes son los mejores

  • intermilan dijo:

    GRACIAS CUBADEBATE muy bien por ustedes, por eso son el sitio mas visitado,aunque se puede luchar un poquito mas, caballeros yo quiero que ganen los CARDINALS porque los admiro y que sea detroit del otro lado para ver cubanos en ambos equipos en el clasico de otoño, quien esta de acuerdo conmigo?

    • JL_VILLLALON dijo:

      En lo que estoy de acuerdo es no sabes ni pío de donde es que juegan los cubanos, porque hasta donde yo sé en Los Cardinales no juega ningún cubano, y quieres que te diga más lo mejor es que no llegue ningún equipo que tenga cubanos en su roster porque entonces no vas sino resumenes de los partidos finales y donde no se vea a ninguno de ellos por suspuesto. Verdad que hay ingenuos en esta vida.

  • Jose Carlos dijo:

    Increíble,solo jugaron los Cardenales?y los Dodgers?y Puig?en pleno siglo XXI resulta muy difícil tapar el sol con un dedo,lo que tratan de escondernos aquí,lo lee todo el mundo cuando alguien(bienvenido sea)con internet,lo postea en los comentarios.

    • Raul dijo:

      Yo lo que no entiendo es como vimos barbaro Canizares como tres veces por la television con otros equipos a Juan Miranda a Amaury Casanas y ahora resulta que los juegos estos no se pueden ver porque hay cuabanos, como se come eso?

  • Reynier Rodriguez dijo:

    No van a comentar nada de com fue que hicieron las carrera los Dodgers, si desean yo se las digo pero como eta Yasiel Puig involucrado jajajaaj

  • Eduardo el Negro dijo:

    Ese puig se cago a la hora cero saludos ..

  • yaya dijo:

    Que bien el comentario pero se te olvido decir que por los Dodgers, el cubano Yasiel Puig de 3-2 con una empujada. aunque en el noveno bateo roletazo para doble matanza.

  • williams dijo:

    Socio y Yaser Puig bateo de 3-2 con una impulsada o se te fue la señal en el canal de las retrasmisiones…..

  • El pillo dijo:

    ……ven acá y que hizo el dominicano de apellido Puig nacido en Cienfuegos que juega con la sucursal de esta provincia llamada Dodger de los Angeles…..

  • jartcu dijo:

    Buena la noticia pero todavía seguimos pecando por qué no se menciona al cubano Yasiel Puig quien bateó de 3-2 y en la novena entrada con hombre en primera conectó para doble play, creo que las cosas están cambiando y mencionar a los cubanos no es nada malo, ojalá y los pongan por la tv.

  • Saimel Sáez Estrada dijo:

    Vaya vaya vaya, sin comentarios, somos el único país que da el resultado de un partido y omite la participación de uno de su nacionalidad, aunque se haya ido en blanco, será que Yasiel Puig fue expulsado de la MLB antes de iniciar el choque ?? Si ridículo era hacer caso omiso a la MLB, mucho más lo es ahora dar algunas noticias, jugadas e incluso partidos omitiendo la participación de los cubanos. La serie de play-off de Los Cardenales y los Piratas fue transmitida en Beisbol Internacional los domingos porque era la única en la que no había ningún cubano, seguro que este fin de semana ponen algún partido de la preparación de la liga mexicana …

    PD: Este comentario queda entre los que deciden que se publica y yo, pues se que no verá la luz.

  • Ambrosio dijo:

    Son unos suertudos ese par que hacen Agüero y Rodolfazo. Van a poder narrar la final de la Serie Mundial sin zozobras. Aunque bueno, historias de pollonas hay también en estas Ligas. Quien quita que los Dodgers se quitan la sal de encima (hay comentos de que Puig mandó un SOS a los babalawos de Palmira) y entonces sí se le pone difícil el cuadro a nuestros estelares comentaristas. ¡Qué dilema! Con tal de disfrutar la final, que se fastidie el aquipo del muchacho del antiguo Portugalete.

  • Un cubano de aqui dijo:

    Cardenales a un paso de la Serie Mundial
    martes, 15 de octubre de 2013
    15 oct
    00:38
    AM ET
    por Jorge Morejón

    Ventaja desperdiciada: Los Cardenales aprendieron mucho en el 2012.
    “No nos afecta”: Dodgers reaccionan a las críticas de los Cardenales.
    “Por el bien de él.”: Beltrán defiende sus comentarios sobre Puig.

    Matt Holliday no pudo encontrar un momento mejor para salir de un bache ofensivo que lo tenía sin hits en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

    Holliday llevaba de 13-0 cuando le botó la pelota con uno a bordo en el tercer inning a Ricky Nolasco, para redondear un racimo de tres carreras que sería más que suficiente.

    Ahora, los Cardenales de San Luis se colocaron a un paso de llegar a la Serie Mundial por segunda vez en los últimos tres años y dejaron a los Dodgers de Los Ángeles al borde del abismo.

    Dicen por ahí que al que no hace, le hacen. Minutos antes del jonrón de Holliday, los Dodgers tuvieron a Lance Lynn, abridor de los Cardenales, a punto de la explosión, pero Juan Uribe falló con dos corredores en los senderos y el propio Nolasco, quien es un bateador aceptable dada su condición de pitcher, vio pasar tres envíos por el medio sin intentar siquiera hacer swing, cuando las bases estaban llenas.

    Así, Lynn recibió una bocanada de aire fresco que le permitió caminar hasta el sexto inning, cuando después de un out cedió la lomita al hermético cuerpo de relevistas de San Luis, que en 14 innings ha permitido una sola carrera al ataque de Los Ángeles.

    Sólo en el cuarto tramo los Dodgers lograron emboscar al derecho, que en condición de apagafuegos ganó el primer juego de esta serie y ahora lo hizo como abridor.

    El cubano Yasiel Puig y A.J. Ellis dispararon sencillos remolcadores de las dos únicas carreras del equipo azul, pero Skip Schumacher, de emergente, bateó para doble matanza y cortó de golpe la amenaza.

    Y otra jugada clave en el triunfo de los Cardenales (o en la derrota de los Dodgers) fue cuando Nick Punto, de emergente, disparó un biangular, pero fue sorprendido en viraje del relevista Carlos Martínez en la intermedia, echándole un balde de agua helada a las aspiraciones de remontar el marcador.

    Pero aún cuando la serie está 3-1 favorable a los pájaros rojos, no se puede desde ya descartar a los Dodgers, con todo y que posiblemente ahora sí hayan perdido por el resto de la postemporada a Hanley Ramírez.

    Tres ponches en igual número de veces fue la labor de Hanley, quien hizo un esfuerzo sobrehumano para jugar y tratar de ayudar a su equipo.

    Pero si bien el dominicano merece un monumento por su entrega, por su disposición a dejar el alma sobre el terreno, ha llegado al punto en que las lesiones lo limitan tanto que su presencia en la alineación perjudica, más que beneficia.

    Quizás el manager Don Mattingly se dejó llevar por la percepción errada que dejaron sus dos sencillos del día anterior, que en realidad se trataron de batazos poco contundentes, sobre todo mal fildeados por Matt Harrison, que cayeron apenas detrás del infield.

    Pero aún sin Hanley para lo que pueda quedar, los Dodgers tendrán a sus principales astros, Zack Greinke y Clayton Kershaw, en los dos próximos partidos.

    Ya los Cardenales escaparon de semejante dúo: Greinke se fue sin decisión y vencieron a Kershaw 1-0, pero, ¿cuántas probabilidades hay de que esto vuelva a pasar de manera tan inmediata?

    Entonces, en esa misma cuerda estarán los Cardenales, que tendrían para un eventual séptimo juego a Adam Wainwright, derrotado en su salida anterior.

    La misma pregunta: ¿cuántas probabilidades hay de que esto vuelva a pasar de manera tan inmediata?

    Parece que la suerte está echada.

  • Un cubano de aqui dijo:

    Por los Dodgers, los dominicanos Hanley Ramírez de 3-0, Juan Uribe de 4-0. El mexicano Adrián González de 4-1 con una anotada. El cubano Yasiel Puig de 3-2 con una empujada.

  • Roqui dijo:

    Por favor transmitan por lo menos lo que puede ser el último partido.

  • Luis dijo:

    Qué hizo Puig?

  • Δ dijo:

    No, nada, Zero, zip comments sobre Puig…

  • yamir dijo:

    y por los dodgers quienes anotaron e impulsarón, eso no se escribe en el articulo????? ¿Por que?????

  • Alain dijo:

    Y yyy lo van a trasmitir por televisión¿…?

  • Un cubano de aqui dijo:

    Dejen que Puig siga siendo Puig
    Actualizado: 16 de octubre de 2013, 14:56 EDT
    Johnette Howard Por Johnette Howard
    ESPN.com

    De todas las cosas con las que los aficionados al béisbol deben lidiar actualmente — barbas de playoff horripilantes, el más reciente drama en la corte que tiene a Alex Rodríguez subiendo posiciones de nuevo en la gráfica de los Jonrones del Mentiroso Patológico — apegarse a las Reglas No Escritas del Béisbol a estas alturas del año merece el mayor desacato.

    Particularmente, cuando el código se aplica de forma tan arbitraria como se hizo con el sensacional novato de los Dodgers, Yasiel Puig, el lunes por la noche.

    Y todo porque el cubano de 22 años tuvo la audacia de festejar extravagantemente su cuadrangular que no precisamente se fue del parque durante el Juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra San Luis. En lugar de eso, terminó con un triple.

    Aunque los puristas están aullando como si no se hubieran dado cuenta, las reglas no escritas se suspenden en todo momento durante la postemporada — tal y como debe de ser.

    ¿Acaso Max Scherzer, de los Tigres, no salió del terreno gritando y casi fracturando a sus compañeros cuando chocaban las manos tras librar una situación de bases llenas y sin outs en el Juego 4 de la Serie Divisional ante Oakland?

    ¿Acaso el Big Papi de Boston no se queda observando a sus cuadrangulares cuando salen de Fenway Park, como si estuviera posando para una estatua de bronce que sería colocada y dedicada cerca de Faneuil Hall?

    Puig no tiene ningún problema. La Iglesia del Béisbol a veces lo tiene.

    Si usáramos la lógica que esos poderosos amantes del tablero de ajedrez esmeralda aplicaron a Puig, nosotros nunca hubiéramos tenido a Carlton Fisk impulsando a su cuadrangular justo adentro del poste de foul en aquella época. Joe Carter y Aaron Boone debieron haber sido golpeados en los nudillos por la forma en como galoparon alrededor de las bases tras conectar cuadrangulares que ganaron enormes series para sus equipos. Cerradores como Dennis Eckersley y cada pitcher antes o después de él no deberían tener el derecho de celebrar un lanzamiento que les permitiera salir bien librados de una entrada.

    Ellos debieron haber cumplido con su deber y simplemente quedarse viendo a la tierra, mientras trotaban a la caseta.

    Puig recibió una reprimenda por atreverse a arrojar su bate (una hazaña por sí sola) y dejar sus brazos en alto mientras daba sus primeros pasos fuera de la caja de bateo. Cuando Puig se dio cuenta que, después de todo, no había botado la pelota del parque, él encendió su velocidad ridícula y de todas formas llegó a tercera base. Luego, se levantó y celebró de nuevo con sus brazos extendidos, mientras los aficionados que agotaron las localidades en Dodger Stadium lo vitorearon ruidosamente.

    El hecho de que Puig atraiga tanto desprecio en este momento particular de la historia de los Dodgers es también especialmente rico.

    Ustedes difícilmente podían presenciar una transmisión en los días recientes sin ver repeticiones de un adolorido Kirk Gibson arrastrándose alrededor de las bases, ahora que se cumplieron 25 años de su épico cuadrangular como emergente que permitió a los Dodgers robarse el Juego 1 de la Serie Mundial de 1988. ¿Alguien ha reprendido a Gibson por la forma como pasó por primera base, halando el cordón imaginario de una motosierra imaginaria?

    Por supuesto que no.

    El hit de Gibson y su celebración eufórica que desató se clasifican como uno de los momentos indelebles en la historia reciente del juego.

    Pero Puig supuestamente merece un lugar especial en el infierno porque — escondan a los niños, aseguren las ventanas, enciendan la luz del porche para que puedan verlo venir — él no es un ofensor común del código no escrito del béisbol. Él es un ofensor repetitivo.

    Basta. Deténganse ya.

    Dejen que Puig sea Puig.

    Él es la versión latina de Bo Jackson. Él es un competidor con vehemencia, una estrella de cinco herramientas que explotó en el escenario para hacer cosas sorprendentes, como siempre lo ha hecho. Al igual que Mike Trout y Bryce Harper hace un año, Puig ha sido una de las mejores cosas que le han ocurrido al béisbol esta temporada.

    Y no olviden, el despertar de los Dodgers tras el letargo al inicio de campaña que casi le costó el empleo al mánager Don Mattingly, coincidió casi exactamente con la promoción de Puig para ser el jardinero derecho titular de Los Ángeles. Él ha sido una revelación desde entonces.

    Si los que regañan son honestos, reconocerán que Puig de hecho ha tenido muchas razones válidas para regocijarse por el hit del lunes. Él estaba atascado en un slump, bateando de 11-0 que incluía siete ponches, cuando mandó la pelota a estrellarse contra la barda del prado derecho. Él impulsó la segunda carrera de los Dodgers ante el as de San Luis, Adam Wainwright, quien venía de maniatar genialmente a los Piratas para amarrar la Serie Divisional a favor de los Cardenales. Y los Dodgers necesitaban desesperadamente una razón para creer en ese momento.

    Ellos habían visto que sus dos mejores pitchers, Zack Greinke y Clayton Kershaw, ambos alguna vez ganadores del Cy Young, no pudieron vencer a los Cardenales en los primeros dos partidos de la serie.

    Un ligero olor de pánico comenzaba a inundar el ambiente.

    Los rumores de la seguridad laboral de Mattingly empezaban de nuevo, aunque los Dodgers estaban a un paso de la Serie Mundial.

    Y luego Puig encendió el interruptor. Él cambió todo.

    “Yo sé, que por su exuberancia, a veces al equipo rival no le gusta”, dijo el veterano utility de los Dodgers, Jerry Hairston Jr. “Pero ellos deben entender: no quiere decir nada con eso. Simplemente quiere hacer las cosas bien”.

    Ahora, es cierto que, a diferencia de Gibson o algunos otros héroes mencionados previamente, el triple de Puig en la cuarta entrada no ganó una serie o al menos el partido para los Dodgers. Pero quizá lo haga, ahora que su bate está encendido de nuevo.

    Entonces, si los seguidores del código no escrito son inteligentes, dejarán de quejarse y tomarán nota de cómo la actuación de Puig impactó a Mattingly — el mismo Donnie Baseball, un hombre quien siempre fue celebrado por jugar al béisbol de forma correcta. Mattingly ha tenido varias reuniones en su oficina con Puig esta temporada.

    Mattingly esperaba para una de esas entrevistas acordadas entre innings desde la caseta, durante la transmisión de TBS, cuando Puig pegó el hit. Cuando a Mattingly se le preguntó acerca de la celebración de Puig, incluso el mismo Mattingly no pudo contenerse.

    Él empezó a reírse. Intentó detenerse. Y luego se rio un poco más.

    “Así es… él”, dijo Mattingly. Y es la postemporada. Si los peloteros no pueden disfrutar el juego ahora, ¿cuándo podrán?

    Dejen que Puig sea Puig.

    Si a los puristas del béisbol no les gusta una muestra auténtica de emoción como esa — ni siquiera luego de que un imparable clave, que acabó con un slump y que generó semejante ruido que el viejo Dodger Stadium corría el riesgo de desplomarse en ruinas — ellos son los que deben callarse. Relájense. Y luego quítense del camino del muchacho.

    Ellos están arruinando un gran espectáculo para el resto de nosotros.

  • lopez dijo:

    POR FAVOR QUE PONGAN LA SERIE MUNDIAL EN VIVO

    • wallace dijo:

      si ta bien!

Se han publicado 115 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también