Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

En España pobre puede ser cualquiera, o casi

| 19
Los nuevos pobres se suman  a los veteranos porque ni siquiera  en los tiempos de bonanza  España erradicó la pobreza. Foto: El País

Sin trabajo y sin casa, Yéssica y Anastasio duermen en un soportal y buscan trabajo en los ordenadores de una biblioteca pública. Los nuevos pobres se suman a los veteranos porque ni siquiera en los tiempos de bonanza España erradicó la pobreza. Foto: El País

Por Charo Nogueira

Cada vez son más. Una muchedumbre silenciosa y a menudo inadvertida. Son las víctimas de la pobreza. Crece en una crisis sin fondo y se instala en una normalidad quebradiza. El paro, que ya lacera a 5,6 millones de personas, es un filo que se estrecha. Las facturas siguen, los subsidios se recortan; se agotan al igual que los ahorros, y el empleo no aparece. El techo peligra. O desaparece.

La casa de los familiares y los pisos compartidos -la calle en el peor de los casos- cobijan las vidas en la estacada, suspendidas en una precariedad que se extiende sin freno y que, si faltan redes de apoyo, como la familia, conduce a la exclusión social. La bajada es cada vez más acelerada, dicen los expertos, un tobogán cuyo descenso gana velocidad y al que se asoma un número creciente de personas. Hay albergues con lista de espera.

España 2012. Más de 5,6 millones de empleos y decenas de miles de techos arrasados por el huracán de la crisis. Más de 300.000 ejecuciones hipotecarias iniciadas en los últimos cinco años, muchas de las cuales han derivado en desahucios -más de 100.000- a los que se suman los motivados por el impago de alquiler. Como el de Juan, el de Carmen… Los números tienen caras detrás y un detonante común: la pérdida de ingresos, el comienzo del tobogán.

“Las torres más altas pueden caer al piso”. Esa es una de las cosas que Carmen ha aprendido en los últimos tiempos. Esta mujer de 40 años era hasta hace uno y medio una empresaria de éxito. En 2005, recién llegada a España desde Estados Unidos, creó con su marido una firma de montajes eléctricos. Hasta 16 empleados llegaron a tener, relata. Tan bien iban las cosas que lograron comprarse un piso en un barrio caro de Madrid, Chamberí. Ahora la mujer almuerza cada día en un comedor social a tiro de piedra del piso que tuvo.

“Paró todo de la noche a la mañana”, reflexiona esta mujer que pide aparecer con otro nombre. La crisis de la construcción se llevó por delante su negocio. Dejó de haber cables que poner en casas o centros comerciales flamantes. “Tuvimos que despedir a los empleados, que eran como de la familia. Les dimos lo que les correspondía y un poco más. Dejamos al día las cuentas con Hacienda, con la Seguridad Social. Quedamos limpio con todos…”. Y sin un euro en el bolsillo.

Adiós a los tiempos boyantes, cuando amortizaban la hipoteca con reembolsos anticipados y vertiginosos. “En cuatro años habíamos logrado pagar 29 de los 30 años del préstamo”, relata Carmen a la entrada del comedor. Hasta que llegó el hachazo, en marzo pasado: “Nos quedaba un año por pagar, pero el banco se quedó con el piso”, explica Carmen, de origen uruguayo.

La crisis se llevó la empresa, el piso, el bienestar, pero el zarpazo no paró ahí. El hijo de Carmen está ahora en un centro de menores: “Robó para intentar ayudarnos”. El marido sobrevive en una granja, “ordeñando vacas”. Y Carmen duerme en uno de los pocos albergues que en Madrid admiten a mujeres -disponen de un cuarto de las 1.200 plazas, según el Ayuntamiento-. “Al principio crees que te vas a volver loca”, dice esta mujer que sueña con abandonar España para volver a empezar lejos con su familia. “Lo más duro de perder el nivel de vida es no tener un lugar propio, aunque fuera una habitación”, asegura. Así evitaría tener que pasar el día en la calle: el albergue cierra desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde. “En mi situación se sufre mucho, pero se aprende mucho. La gente no debe olvidar que, por muy arriba que esté, se puede caer muy abajo. Todos somos seres humanos y esto le puede tocar a cualquiera”, recapitula.

Cualquiera puede ser Juan. Este madrileño de 38 años se ha instalado en un soportal de Chamberí. Su título de Formación Profesional de segundo grado no le sirve para encontrar un trabajo desde que lo perdió en 2008, cuando se encargaba de tareas técnicas en una fábrica de ladrillos. Cobró el paro hasta que se acabó. Luego fallaron las chapuzas. En 2010 perdió el piso que pagaba al banco y se instaló en el asfalto. “No hay albergues suficientes.

Me dicen que me vaya con mi hermano a su casa, pero está hasta el cuello. Va a tener que vender el camión y tiene dos hijos”, explica. Así que él sigue en la calle mientras “tres millones de pisos están vacíos”. Sí, pero la vivienda social escasea, tal como denuncia desde Cáritas España la experta Sonia Olea.

Juan comparte soportal con compañeros como Yésica y Anastasio, ella española de origen argentino, de 28 años; él, griego, de 38. Vinieron en agosto pasado, cuando desesperaron de encontrar empleo en tierras helenas. Traían una oferta de trabajo que resultó no ser tal. Cuando acabaron los ahorros solo quedó la intemperie. Cada día van por turnos -hay que vigilar los enseres- a la biblioteca pública. En los ordenadores, envían currículos y buscan trabajo. “Mando 300 y, con suerte, recibo una respuesta”, detalla Yésica. También cargan allí el móvil: hay que tenerlo listo por si, a través de la llamada, llega la esperanza. Una esperanza que “cada día se pierde más”. Cada día es igual que el anterior, sin futuro. Aunque muchos pobres lleven móvil y se manejen con Internet incluso en los albergues.

Con esas dos armas se enfrenta también un hispanoperuano que elige el alias de Bersix para hablar en el albergue San Martín de Porres, en un barrio del extrarradio madrileño. Desde que perdió el empleo pone anuncios para hacer chapuzas, esas que le salvaron un tiempo. “Cayeron las chapuzas y caí yo”, dice este universitario de 50 años que trata de aprender sueco para emigrar. Como él, en este albergue -con “tres meses de lista de espera” para poder pernoctar en él, según su director, Francisco Rodríguez- el 12% de los acogidos tienen estudios universitarios. Antes de la crisis eran “el 3% o el 4%”, recuerda el director. Y aumenta la proporción de españoles; ya son la mitad. “La gente que viene no está deteriorada. Son hombres de clase media y media baja, preparados para trabajar y que se han quedado sin empleo”, describe Rodríguez. Pero el trabajo, el bálsamo de Fierabrás, no llega. Y la pobreza crece y se cronifica.

“Cada vez hay más gente pasándolas moradas. Si esta crisis aguda dura mucho, las consecuencias pueden ser irreversibles, sobre todo para la gente joven. Una generación se queda fuera”, advierte Pedro Cabrera, experto en pobreza y estructura social en la Universidad de Comillas. Hace un diagnóstico “terrible” de la situación: “Tenemos una fiscalidad regresiva, por austeridad se recortan los servicios sociales, que no estaban medianamente dotados, y encima el mercado de trabajo no da respuesta a millones de personas”.

Así las cosas, los nuevos pobres se suman a los veteranos, porque ni siquiera en los tiempos de bonanza España erradicó la pobreza, que no es monopolio de marginados, aunque genere una enorme exclusión social. “Nunca llegó a bajar del 20% la proporción de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza [perciben menos del 60% de la renta mediana]. Ahora estamos en el 23%”, afirma Cabrera. El paro no es la fuente única de esta situación: también lo son los bajos salarios, que crean trabajadores pobres, matiza. “De cada 100 empleados, 14 son pobres. Es algo que ya ocurría antes de la crisis, pero el fenómeno se ha expandido al sector servicios [el que ofrece más empleo]”. Además, el recorte de las políticas sociales reduce la posibilidad de atenuar los efectos del deterioro económico en los ciudadanos desfavorecidos. “Se ha pasado del silencio de las Administraciones ante las situaciones de vulnerabilidad social al ‘no tenemos dinero”, denuncia Sonia Olea, responsable del programa de vivienda y personas sin hogar de Cáritas España.

Lavinia Mingu y su vecina española en la cola para recoger alimentos en Chamberí lo saben bien. A la primera, que empuja el cochecito de su bebé y está separada con dos niñas, le acaban de denegar la guardería pública para la pequeña. “¿Cómo podré tener trabajo si no tengo dónde dejar a la cría?”, se pregunta. La escasez de servicios públicos es otra dificultad más para salir de la pobreza para esta mujer que carece de subsidios pero no de arrojo. En parecida situación está su compañera, que pide anonimato y tiene tres hijos a su cargo. Ha trabajado en supermercados, aunque desde hace dos años no encuentra dónde. “Intento apañarme, pero es imposible”, dice. Las dos luchan por mantener sus casas, pero sobre ellas pende la amenaza del desahucio por impago. También sobre el de otra española igualmente treintañera en esta fila abundante en carritos de la compra para transportar la comida a casa y de cochecitos de bebé. Tiene dos hijos a su cargo y un empleo de limpiadora tres horas diarias. “No me llega para el alquiler y los gastos de casa. Estoy completamente sola y tan deprimida que a veces no quiero subir a casa”. Hay, también, quien evita dar detalles en este lugar, sobre todo aquellos que acaban de pisarlo por primera vez y son incapaces de superar el sentimiento de vergüenza.

“El tobogán que lleva de ser alguien a no ser nada, a sentirse mobiliario urbano, cada vez es más corto, más rápido”, afirma Olea, experta de Cáritas. Con todo, en esta crisis, como en las anteriores, el colchón familiar es la protección más fuerte. “En muchos casos, quienes soportan la situación son los abuelos”, describe. Abuelos que acogen a hijos y nietos en casa, que tratan de cubrir también las necesidades ajenas con sus propios ingresos.

Como la madre de Gregorio, un ferrallista “en paro desde hace tres años y sin cobrar desde hace uno”. “Con los 270 euros de pensión de mi madre tenemos que vivir y ayudar a mis sobrinos, de 16 y 11 años”, relata antes de echar cuentas. “Tengo 48 años y empecé a trabajar a los 14. Tenía mi coche, iba al gimnasio. Tenía una vida normal, como cualquier ser humano. Quedarme sin empleo fue un corte radical”.

Gregorio tuvo que acabar por acudir a un comedor social de su barrio de siempre, Vallecas, donde echa una mano a las monjas de la Obra Social Santa María Josefa que lo gestionan. Organiza el acceso y ve cómo se alinean las bolsas con tarteras mientras sus dueños buscan la sombra. Antes de abrir, ya hay más de 40. Las religiosas ofrecen 600 raciones diarias, el doble que hace un año.

Españoles e inmigrantes empobrecidos acuden en masa a los servicios de atención de emergencia, como el reparto de alimentos, los comedores o la ayuda puntual para el pago de alguna factura. La red social y estas ayudas, especialmente de Cáritas y Cruz Roja, registran una demanda creciente. Son claves para intentar evitar la caída definitiva por el tobogán que acaba en la gran exclusión, un descenso impulsado por la pérdida de vivienda. “O pagan el piso, o comen”, describe la hermana Josefina, que regenta el comedor donde echa una mano Gregorio.

“No es que la gente pierda el empleo, deje de pagar la hipoteca o el alquiler y se vea a continuación en la calle, aunque hay casos, pero lo determinante para eso es que se sumen otros factores añadidos, la mochila que tiene cada uno”, dice Olea. Enumera elementos de ese petate: escasa formación, empleo previo poco cualificado, problemas de adicciones o salud mental (en el 60% de los casos), baja autoestima, pobreza o falta de red familiar y social. Este último, el gran colchón, “es cada vez menos mullido”, sobre todo por el individualismo y la falta de convivencia vecinal en las grandes ciudades, pero es aún un gran colchón, apunta Olea.

Pero el perfil de pobre ha cambiado respecto a las crisis anteriores. El título universitario ha dejado de ser un gran escudo y en un país de hipotecados, los ciudadanos tratan de mantener la vivienda a toda costa. Perderla es el último peldaño en una caída para la que muchos carecen red.

(Tomado de El País)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • CHANO dijo:

    EL”SUEÑO ESPAÑOL”

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Se dice que el marxismo fija que la Revolución comunista se instalará definitivamente cuando se haya creado una sociedad sin clases. Los teóricos a mi modo de ver ni fijaron eso. Fiaron todo a que al desaparecer el capitalismo se instalaría un nuevo regimen social que no tendría clases. No fijaron con exactitud que las clases serían destruidas por el regimen que nace socialista y que con la dictadura del proletariado en sus inicios avanza a la sociedad sin clases, sino que siempre vieron que la polarización se realizaría a partir de la crisis que en lo interno haría el sistema capitalista mundial al avanzar en la centralización del poder, las finanzas y las fuerzas y convertiría el mundo en dos polos bien definidos: los que tienen el poder y la fuerza, o sea el 1% de los humanos y el resto el 99% sería una masa inerme, desprovista de todo para servir a ese capital y resulta que ya casi que estamos en este estadio. El capital está poniendo fin a las clases sociales y están quedando los dos polos bien definidos: Los dueños del capital y los que hacen el capital. De esta fórmula aparecerá la nueva sociedad, pero no espereís, como señala la II Declaración de la Habana, ver pasar el cadáver del imperialismo, pongamos fuerza para que la clase de los humildes del mundo, que agrupa fuerza, contenido y sabiduria tome el mando y no le faltarán líderes en todas partes, porque esta masa agrupa a todos.

    Salud Revolución, salud que ahorita estaremos tomando el paraízo.

  • JOÃO CÂNDIDO dijo:

    DE BRASIL

    TANTAS PERSONAS SUFRIÉNDO ASÍ EN ESPAÑA ES COM ESTAR EN UNO PAÍS
    QUE FUÉ BOMBARDEADO Y INVADIDO.

  • manuel lopez dijo:

    Aca en cuba somos y tenemos la virtud de un pueblo culto, es dificil la comparacion de la imagen que nos da la foto del articulo, al verla con un retablo o una representacion teatral de corte dramatico literario .pero en verdad es un drama social de los desempledos en españa, la huelga de los mineros de negra ,forma parte de un conjunto de razones mas para que esta representacion del mal social español deje entonces su sufrimiento acumulado por años

  • juan dijo:

    Vengan para aqui amigos,

  • rebuil indignado dijo:

    A que ban a venir aquí a pasar trabajo y necesidad porque por lo menos en cuba nadie te quita tu casa!!!!!

  • el_primo dijo:

    Estimado Manuel no creo que nuestro pueblo tenga esa virtud a la que usted se refiere. Nos falta mucho pero mucho camino por recorrer para llegar a ser un pueblo culto. Por ejemplo; como cree usted que un pueblo puede ser culto sin acceso a la internet? Ya que todos no tenemos las posibilidades de viajar y conocer diferentes paises al menos hacerlo detras de un monitor. Yo no se que entiende usted por un pueblo culto pero definitivamente no es tan solo saber leer y escribir. Un pueblo culto es respetuoso con los diferentes puntos de vista, es libre para pensar y expresarse. “Ser cultos para ser libres”, José Marti.

  • Yordanys dijo:

    Hay lugares peores, es mejor tener esperanza y pensamiento positivo, siempre que llueve escampa…

  • Ivan dijo:

    Hasta cuando vamos a estar nosotros con el mismo positivismo y criticando a los demás, critiquemonos a nosotros mismos y encontraremos cientos de problemas en cada esquina, como vamos a criticar a otro país teniendo problemas económicos muchos más grande. Hasta cuando ese positivismo llevamos 50 años de revolución y la capital de nuestro país se nos esta cayendo en pedazos. Si quieren ver imágenes peor que esas caminen la céntrica y comercial calle Galiano en nuestra capital, no hay menos de 15 indigentes durmiendo en las calle, la hermosa Habana para que vean.
    A los cubanos nadie nos quita las casas pero eso es para los que puedan tenerlas, que trabajador con su salario o con el suyo y el de su mujer puede comprase una casa.
    Como afirma Raúl en la diversidad de criterios esta la solución a los problemas de nuestra nación, dediquémonos más a analizar nuestro problemas y dejemos al mundo con los suyos.

  • Fernando Quevedo dijo:

    El drama de este país(España), de este artículo y esta foto que representa a cientos de miles de españoles, está en que se dice la Cuarta economía de la zona euro, se dice un país desarrollado, un país del “rico norte”, que posee más recursos físicos y humanos que nunca, que posee sectores económicos perfectamente tecnificados y automatizados donde la productividad es muy elevada, donde existen varios millones de viviendas vacías, donde las tiendas están llenas y las neveras vacías, donde el mercado y la rentabilidad está por encima de las personas y el humanismo, donde las cosas y el dinero tienen más derechos que las personas.
    Si a los de el diario “El País” les habla de la anarquía de la economía no planificada, de situar el mercado por debajo de las personas, de que el desarrollo espontáneo y no armónico de la economía trae estas consecuencuias, si les hablo de que las grandes conquistas económicas son arrebatadas a sus productores para enriquecer a los pocos y la propiedad privadas engendra monstruor, simplemnte te “acusan” de comunista y quedas fuera de la vida social, de los debates, de la prensa y eres condenado al ostracismo, así que también son culpables los que aparentemente denuncian con estos artículos.

  • cesar maldonado dijo:

    España empezo su decadencia con Felipe II cuando quiso convertir su reino en un monasterio.

  • Jorge LGuerero dijo:

    Primo saludos y en efecto, SER CULTOS PARA SER LIBRES y esa premisa cuba la cumple mejor que muchos,ya que mi pais,es el pais mas libre del mundo,el pais mas independiente del mundo,el pais que nadie le dice lo que tienen que hacer,el pais que jamas se arrodilla,ante peticiones de los amo del mundo,sepa ademas que tener acceso al los servicios de educacion,salud,deportes,la mejor seguridasd social del mundo,a las artes,a museos,etc,etc,es ser cultos tambien y en eso cuba va delante de muchos,gracias.

  • locubita dijo:

    La cultura no se encuentra en internet, por esa regla el mundo no empezó a ser culto hasta hace mas bien poco…

    Miren tuve la desgracia de conocer eso, yo también pensaba como ustedes, pero en España descubrí esa gran mentira, por cierto un pueblo por desgracia bastante mas inculto que el nuestro y con acceso total a internet je

    En mis momentos de penurias en España comprendí la magnitud de las reflexiones de Jose Marti “el arroyo de la sierra me complace mas que el mar”

  • Alina Lopez Fuentes dijo:

    A El Primo: personalmente pienso que estas muy limitidao mentalemnte si piensas que ser culto significa tener internet y poder viajar, eso puede contribuir a enriquecer tu nivel de conocimientos, pero te puedo decir que aqui en Italia, perteneciente al llamado “primer mundo” no pudiera calcularte el nivel de ignoracia que he encontrado, logicamente no en todas las personas, pero si en muchas, demasiadas, aun teniendo la posibilidad de viajar y conectarse a Internet. Yo creo que la cultura de cada uno de nosostros dependa de nosotros mismos, de cuanto interes tenemos verdaderamente en conocer y mejorarnos o por el contrario de dar la culpa a determinadas situaciones para justificar nuestro desinteres o nuestra ignorancia. Sin animos de herir. Gracias!

  • Alina Lopez Fuentes dijo:

    Ah… y de todas maneras un poco, solo un poco, estoy de acuerdo con Ivan, tenemos tambien que ser mas criticos con nosotros mismos dentro de Cuba, no podemos dar un paso alante y tres para atras, y si, tenemos que arreglar la situacion de las personas indigentes en San Lazaro o Galiano, se me parte el alma cuando paso y me siento impotente al no poder hacer algo. De otra parte si podemos criticar a todo el que no de la gana porque ellos lo hacen con Cuba, apenas se mueve un dedo alla, aqui nacen polemicas de todo tipo y como estos son “el primer mundo” son tan arrogantes que quieren destruir todo lo que no se les parezca.

  • zunilda dijo:

    Me duele el corazon de ver tanta desgracia en la tierra de mis abuelos, si yo pudiera ayudar , lo haria con gusto.

  • Miguel dijo:

    Hola, compañeros.
    Os escribo desde Barcelona, Cataluña. Y por ahora, España (mañana, quizá Alemania)
    Leo con atención las noticias de esta web, primero para mantenerme informado de lo que pasa en el mundo sin tener que bucear entrelineas para saltarme el filtro liberal de la prensa española a sueldo de las grandes fortunas, y segundo porque me gusta mucho conocer como ven el mundo las personas que viven en Cuba, ejemplo de resistencia mundial frente al Imperialismo.

    Algo que me ha sorprendido muy gratamente es que en estos foros se puede expresar la opinión libremente. Esto es algo que puede parecer obvio, pero la propaganda capitalista dice en España que esto no es así.

    Me he lanzado a escribir tras ver el comentario de Zunilda, que decía que si pudiera ayudar lo haría con gusto. Yo le quiero responder a ella y todos los cubanos que si, si que pueden ayudar. Pero no con dinero, ni con alimentos, ni con nada que les sea negado por el maldito bloqueo. Lo que necesitamos son ideales. Necesitamos creer en que otro mundo es posible, que la Revolución es posible.

    Necesitamos ayuda para abrir los ojos. Que todos los cubanos, desde el Comandante hasta el obrero más humilde pero orgulloso de su pensamiento expresen su opinión si lo desean en los medios de comunicación, en la prensa, en la televisión, en Internet, en la radio. Qué no quede ningún español sin conocer el milagro de resistencia de la nación cubana frente al gigante y que no quede nadie si saber que se puede vivir de otra manera, una manera más igualitaria, más dura quizá, pero honorable y justa.

    Está creciendo en mi país el ardor revolucionario dormido, pero aún tiene que crecer más. Tenemos en España nuestro propio Fulgencio Batista en la persona de Mariano Rajoy y sus secuaces.

    Gracias de antemano, cubanos, con vuestra ayuda: ¡Patria o Muerte!
    ¡Venceremos!

  • Idelio Inciarte R. dijo:

    Al final se espera que todo calme, no, es demasiado, no vale la pena sacrificarse cuando la perdida es mucha, pero que ¡no se rindan!

  • Bilbaino dijo:

    España no es un pais pobre, es un ejemplo de como un pais rico se puede gestionar tan mal llevandolo a la pobreza.
    Errores del PP:
    -El mayor error es entrar en el euro.
    -En vez de expandir la industria española se optó por la construcción que conllevó a la corrupción.
    Errores del PSOE:
    -No cambiar el modelo del PP de pasar de la construccion a la industria.
    -Lentitud en las reformas economicas
    -Endeudarse hasta las trancas con una moneda que esta en manos
    alemanas.
    -Mucho trafico de influciencias que generó corrupción.
    Ejemplo:
    Pais vasco y navarra las regiones más ricas y más industrializadas (PIB medio similar al reino unido).
    Andalucia la region más pobre y menos industrializada (PIB medio similar a Arabia Saudi).
    Errores comunes:
    -Falta de lucha contra el fraude fiscal en españa que llega a los 80.000 millones de euros por culpa de los ricos. La corrupción en españa tiene un valor de 4.800 millones de euros. Mala praxis bancaria que han conllevado ha pedir un rescate de 40.000 millones de euros.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también