Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Los paramilitares que hicieron de Haití un gran cementerio

| 6
Imagen de archivo del dictador haitiano Jean-Claude Duvalier, hijo de Francois Duvalier, en 1976.

Imagen de archivo del dictador haitiano Jean-Claude Duvalier, hijo de Francois Duvalier, en 1976.

Un hombre con cara siniestra acude a visitar al dictador. Campechano, bigote a la antigua usanza caribeña, el porte de aquel que fue y ya no es. Gesticula con sus manos, manchadas de sangre para siempre. Se llama Louis-Jodel Chamblain y es uno de los señores de la guerra de los Duvalier. Y también está libre en el Haití que olvidó su memoria histórica. Esos ojos pequeños miraron muchas veces a la muerte. Todo valía para que Jean Claude Duvalier, Baby Doc, el président-à-vie (vitalicio), se mantuviera en el poder acelerando sus coches de carreras y exhibiendo sus pequeñas ametralladoras último modelo.

Matones como Chamblain y un ejército particular, la Milicia de Voluntarios para la Seguridad Nacional (MVSM), los llamados tonton macoutes, tuvieron licencia sobre la vida y la muerte durante los 30 años de tiranía hereditaria de los Duvalier. “En las casas hasta los niños hablábamos susurrando. Si a alguien se le ocurría decir que quería ser presidente y llegaba a los oídos de los tonton, le detenían a él y a toda la familia”, recuerda la periodista torturada Liliane Pierre-Paul.

Los tonton macoutes’ llevaban a los niños a presenciar las ejecuciones

Los tonton macoutes (hombres del saco en idioma creole) se apoyaron en la leyenda infantil para extender sus horrores y “convertir Haití en un gran y aterrorizado cementerio”, acusa Patrick Elie, luchador izquierdista y ex ministro de Jean Bertrand Aristide.

La milicia paramilitar estuvo formada por 200.000 hombres, pero muchos de ellos eran tan pobres como los pobres y lo único que pretendían era proteger a sus familias de la violencia del Estado. Fueron cerca de 25.000 los que se emplearon con brutalidad sin límites desde 1959 hasta 1986.

Tras la caída de la tiranía, decenas de ellos fueron lapidados y quemados en la calle. El pueblo se vengó cortando las cabezas de aquellos fanáticos analfabetos, siempre ocultos tras las gafas de sol, con sus camisas azules y sus sombreros de paja, machete en mano. Como zombies del terror, los zombies que detentaban el poder de la vida y de la muerte.

La MVSM dejó de existir oficialmente tras la caída de Baby Doc, pero los tentáculos del terror duvalierista se transformaron en escuadrones de la muerte capitaneados por Chamblain. Este consiguió la suspensión de las elecciones de 1987 tras matar a 34 votantes en la jornada electoral. Luego participó en el golpe de Estado de Raoul Cedrás contra Aristide en 1991. Dos años después inventó una organización terrorista, a la que bautizó sin sonrojo Frente para el Adelanto y el Progreso de Haití, que atacó sin miramientos al gobierno de Aristide, repitiendo golpe de Estado en 2004.

La presión de Amnistía Internacional consiguió que las fuerzas de la ONU le detuvieran por el asesinato del activista democrático Antoine Izmery. Pero fue absuelto y sólo cumplió unos meses de cárcel.

Matar también es muy barato en Haití para los discípulos de Luckner Cambronne, el temido ministro de Interior de los dos Duvalier y cerebro de la represión durante décadas.

Cambronne movía los hilos del terror: militares por un lado, tonton macoutes por otro. El vampiro del Caribe se movía con tanta impunidad que fue capaz de montar una industria de sangre y cadáveres, que suministraba a hospitales y universidades de Estados Unidos.

Y es que los tonton no sólo mataban y torturaban, también rendían pingües beneficios a la dictadura, extorsionando a los empresarios para que donasen sus fortunas, robando tierras y cobrando falsos impuestos a los pobres. Corrupción más extorsión, así se mezclaba la fórmula mágica de la tiranía.

Haití soportó décadas de terrorismo permanente, con el visto bueno de las administraciones de Estados Unidos, salvo la de Jimmy Carter, que durante cuatro años maniató al pequeño de los Duvalier.
Quemados vivos

Los tonton sirvieron a sus jefes cubriéndose de un halo sobrenatural para amedrentar a la gente. Incluso algunos de sus líderes más importantes fueron líderes de vudú, lo que les dotaba de más autoridad.

El imperio del terror se adueñó de cuerpos y almas. La descripción de sus horrores roza lo increíble, como si se tratara de una novela de imposible lectura. Pero, por desgracia para Haití, estas novelas sí son posibles aquí: ejecutaban al azar, apedreaban a sus sospechosos, quemaban viva a la gente, ahorcaban a sus víctimas y las dejaban en la calle para amedrentamiento público.

“Jamás olvidaré la ejecución de dos muchachos del Movimiento Haití Joven, llegados desde Estados Unidos para montar una guerrilla en el sur del país”, recuerda Elie. “Después de una resistencia heroica, 11 de ellos fueron masacrados. Les cortaron las cabezas y las exhibieron en los periódicos. Pero los dos supervivientes fueron ejecutados en el cementerio. Y los niños de los colegios fueron llevados a la fuerza para presenciarlo en vivo”.

Louis Cafi fue uno de esos tonton pobres, también víctima, entre los miles que fueron amnistiados por la gente. “Yo sólo era un funcionario, cumplía órdenes, jamás hice daño. Si lo hubiera hecho, me hubieran matado”, se defiende. Pero la vida le ha ido tan mal que todavía añora a Baby Doc. Por eso le entregó a su hija un pequeño trapo con los colores rojinegros del Partido Único Nacionalista y la envió a aclamar a Jean Claude Duvalier a su regreso a Haití el mes pasado. Pesadillas nostálgicas que no tienen ningún futuro en el Haití de hoy. Un Haití donde Papá Doc y Cambrone ya no están; pero Baby Doc y su sicario Chamblain, sí. Tiempo para la justicia.

(Tomado de Público)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raúl dijo:

    Increible como se olvidan de la historia, del pasadado, increible lo que la ignorancia y la propaganda pueden lograr hacer ¿Se imaginan si en los años 80 hubiera aterrizado el dictator que se derrocó en el 59?

  • Fajardo dijo:

    Indiscutiblemente la psicologia humana es tan cpmpleja que personas que vieron esos horrores y conocen de ellos ,hoy esten ¨contentos¨por el regreso de Duvalier

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    LA DEMOCRACIA DE BARRAS Y ESTRELLAS.

    Este articulo es muestra de las “democracias” que EUA tendrá siempre para los países del Tercer Mundo y principalmente para los de América Latina, ya que nos considera patio trasero o hermanos menores a los cuales, según ellos, les esta predestinado por orden divino dictarnos pautas.
    Y esto será lo que nos esperará después del nuevo despertar de nuestros pueblos, donde el pensamiento social está mas claro, EUA echara mano a los sectores de pensamiento más reaccionario,ejemplo Honduras; parece que lo quiere repetir en Haití, donde las facciones más extremistas de la derecha se abocaran en tratar de cortar de raíz todo lo que huela a conquista social y a pensamiento de nuevo tipo.

    Esas historias que se produjeron en Haití, que parecen sacadas de pasajes oníricos de Lovecraff o Poe fueron reales, y parece que a los que están moviendo estos peones no les importa con tal de afianzar el poder sobre la región instaurando gobiernos marionetas y así, cercar a los gobiernos de carácter popular, digamos Cuba,Nicaragua, Venezuela,Bolivia, Ecuador y al Caribe.
    Lo que ha ocurrido en Haití desde la intrusión de la OEA,ONU,llegada de Ross Lethinen,llegada de Baby Doc y ahora de sus acólitos más cercanos es el desarrollo una película de horror y suspense que mueve su trama lentamente hacia la catástrofe de ese noble,sufrido y querido pueblo.
    ¿Que está ocurriendo en el Mundo?. Están ocurriendo cosas que se pensaba que en pleno siglo XXI ya eran del pasado.Los centros de poder mundial están echando mano para recuperar y afianzar su poder a los métodos más execrables e inhumanos que la historia de la especie humana ha conocido.El fascismo y el barbarismo ganan terreno, el deterioro del medio ambiente poco les importa.
    Por tanto hermanos la lucha debe de aumentar cada día más. Debemos de acusar.no callar, denunciar y unirnos.Solo nosotros somos y seremos capaces de que estas fuerzas retrógradas triunfen.
    LUCHEMOS; NO OLVIDEMOS.
    !HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Por Favor disculpen a los que leyeron las anteriores líneas.

    COMETÍ UN ERROR EN LA ULTIMA ORACIÓN,en la misma DEBE DE DECIR:

    Solo nosotros somos y seremos capaces de que estas fuerzas retrógradas NO triunfen.

    Gracias.

  • T. M. dijo:

    Es muy triste ver que Haití es tierra arrasada, material e ideológicamente. El último párrafo de este articulo realmente parte el corazón. Esta historia de vida (historia real) me hace recordar las que me contaba mi viejo de una Cuba de tiempos pasados (y que ojala seamos capaces de impedir que vuelvan). Tiempos en que mis padres perdieron a su primer hijo con apenas dos años por haberles faltado los dos pesos que costaba la medicina que lo hubiese salvado.
    Mi padre, muchos años después, ya corriendo estos tiempos de Revolución que nos trajeron otras realidades, me decía que lo más triste de toda aquella historia era el hecho que de sus calamidades él solo culpaba a Dios y a la mala suerte por haberse llevado a su pequeño hijo. Nuca se le ocurrió pensar que era una obligación y un deber del gobierno el velar por la sobrevida y bienestar del pueblo y en particular de los niños. Mi padre me decía que como él, (hombre con 3er grado de escolaridad y que durante toda su vida, la vida de sus padres y de todos sus antecesores solo habían conocido esa realidad, de miserias, muertes y tristeza), la gran mayoría del sufrido pueblo cubano pensaba igual. Tiempos en que hasta la misma religión (como confiable pieza del sistema) te pedía paciencia y resignación bajo la promesa de que “en el cielo vivirás mejor”.
    Por suerte para nuestro país se formó una generación de cubanos que logró ver más allá y encontró las reales causas de toda aquella mísera situación, y no solo la denunció sino también la combatió, y abrió los ojos de otros hombres que como mi viejo tenían adormecido el cerebro en la enajenante lucha minuto a minuto por la sobrevivencia individual. Para Haití solo resta esperar que llegue esa generación de haitianos con hombres que le demuestren a este “pobre totón” que vendió su alma al diablo, que durante mucho tiempo él y todos los que como él le siguieron el juego a la Bestia Sangrienta Duvalierista, tomaron la opción equivocada, que esos machetes conque reprimieron a sus hermanos debieron virarlos contra los que los conminaban.
    Cuanta sangre valiosa se habrá derramado en Haití y sin embargo aun hoy hay hombres que mandan a sus hijos a que apoyen al que asesinó a otros hijos. Le ronca el mango!!.
    Que despierte Haití! que la hagan despertar los propios Haitianos!. Son un pueblo digno, su historia pasada lo demuestra. Que regrese Aristí, pero que regrese a dar la pelea. Que aquellos hombres que formaron parte de su gobierno se pongan de pie y que continúen la pelea que una vez comenzaron hombres como Toussaint-Louverture y Dessalines. De Toussaint-Louverture se dice que dijo cuando los franceses lograron derrocarlo:
    “Al derrocarme, sólo se ha abatido el tronco del árbol de la libertad de los negros. Pero éste volverá a brotar de sus raíces, porque son muchas y muy profundas.”
    Ojala y este cercano el momento en que ese tronco regenere finalmente y América tenga en Haití otro pueblo de pie y digno.

  • anibal dijo:

    No solo en Haití se olvido el pasado en mi país Chile no solo se olvido el pasado de lucha de nuestro pueblo, si no que hoy se juntan y co gobiernan los cómplices de la tirania, los jefes de cuello y corbata de los asesinos, los tecnócratas del criminal pinocho, y los que en el pasado se proclamaron luchadores por la democracia, sobre todo en Europa. Hoy los compatriotas piensan más en el supermercado y la moda, muchos no saben ni donde queda Irak. La TV, y los medios de comunicación sirven para esta enajenación colectiva, para crear un pueblo inculto. Hoy gobiernan los hijitos del tirano.Y al pueblo demosle farandula.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también