Imprimir
Inicio » Noticias  »

Emigrantes clandestinos en México dudan seguir hacia EEUU tras masacre

En este artículo: México, Migración
| 3
Masacre contra inmigrantes en México

Masacre contra inmigrantes en México

Los hondureños José Medina y Alex Hernández, dos emigrantes indocumentados en México, intercambian monosílabos mientras el primero espera a las autoridades para ser deportado y el otro un tren que lo acerque a la frontera con Estados Unidos.

‘Mi corazón siente que ya no puede seguir para arriba, para el norte’, dice a la AFP José, de 22 años, originario de Progreso, Honduras, mientras observa el diario que publica la noticia y las imágenes de la matanza de 72 emigrantes en San Fernando, en Tamaulipas (noreste), fronterizo con Texas.

A su lado, en el dormitorio del albergue Casa del Migrante en Tultitlán, en las afueras de Ciudad de México, Hernández, de 19 años y quien hace un mes salió de Tegucigalpa, espera el tren que lleva al norte y que cada año transporta las ilusiones de decenas de miles de emigrantes sin papeles.

‘Esto da miedo, pero uno siempre tiene miedo, miedo de que si uno se queda en su país siempre se muere de hambre. Si uno no se arriesga, nunca se hace nada’, comenta Hernández, quien hace tres días llegó al albergue con fuertes dolores en el cuerpo y fiebre.

Medina, que en su segundo intento renunció al ‘sueño americano’ y que hace un año fue secuestrado por hombres armados en Tamaulipas, observa en silencio a Hernández. ‘Seguir o no, es decisión de cada quien, cada quien mira con su vida’, comenta a la AFP.

Este hondureño llegó a Brownsville, Texas, tras lanzarse por el río Bravo la el 24 de diciembre de 2009, pero fue deportado por la patrulla fronteriza estadounidense.

‘Aproveché Navidad y tenía miedo, me quería ir. En Matamoros (Tamaulipas) un hondureño me vendió con unos hombres, me tuvieron tres días en una casa, Querían el teléfono de mi familia para pedir dinero, pero entendieron que era pobre y me dejaron ir’, explica.

Medina describe a los hombres que lo retuvieron como ‘vestidos de negro y con el rostro cubierto’, que tenían a decenas de personas retenidas en una casa, y no duda que se tratara de los Zetas, ex soldados reclutados por el narcotráfico que son señalados como autores de la masacre de esta semana.

El albergue, dirigido por religiosos católicos y que ofrece alojamiento y comida un máximo de tres días, ha llegado a recibir hasta a 200 personas, pero este viernes sólo albergaba a una decena de emigrantes centroamericanos.

‘La llegada de emigrantes ha bajado mucho, otros albergues reportan que muchos están regresando a sus países. Ayer se entregaron 12 para que los deporten y hoy lo harán seis’, explica Guadalupe Calzada, coordinadora del lugar.

Al menos tres centroamericanos, entre ellos Hernández, siguen determinados a seguir su viaje al norte y lo único que queda, dice Calzada, es alertarlos de los peligros y sugerirles buscar una ruta distinta de Tamaulipas, la más corta hacia la frontera desde el centro del país.

‘Ese camino es de locos, prefiero morirme de hambre en mi país, aunque al final nadie se muere de hambre, yo he vivido así 24 años’, comenta el nicaragüense Juan Antonio Palacios, quien desde hace tres meses colabora en la Casa del Migrante.

En la vía del tren cercana, emigrantes deambulan en espera de la máquina, pero ahora algunos esperan abordarla en dirección contraria, al sur, de regreso a su país.

Ahí están el hondureño Julio Flores, de 36 años y que trabajó hace cuatro años en California, y el guatemalteco Juan Hernández, de 31. El primero está decidido a regresar, el segundo afirma que espera unos días para decidir.

‘Lo que no hay en tu país, en otro lado lo encuentras. Yo sólo me encomiendo a Dios para que no me pase nada’, dice Juan Hernández al repetir una plegaria que es común escuchar entre los centroamericanos que viajan ilegalmente.

(Con información de AFP)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Goran dijo:

    Parece que el imperio ya encontró una manera de impedir la inmigracion. Muchas armas, muchas balas, mucho dinero para emplear a las mafias narcos actuantes en la frontera que harán la limpieza de pobres migrantes engañados con la falsa idea de encontrar el sueño americano. Lo que están encontrando es la pesadilla americana.

  • OLANCHANA dijo:

    pedimos que cuando agarren a los z no tengan compacion de hellos asi como mataron a esas personas que tambien agan lo mismo son unos perros malditos. oja y se pudran en el infierno,

  • OLANCHANA dijo:

    ES UN DESASTRE LO QUE HICIERON ESOS DESMADRADOS Z DEVERIAN DE AGARRARLOS Y QUEMARLOS VIVOS PARA QUE SUFRAN ASI COMO TORTURARON Y MATARON NUESTROS COMPATRIOTAS. ES UNA LASTIMA TANTA CORRUPCION EN ESE PAIS. !QUEMENLOS, QUEMENLOS VIVOS!

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también