Imprimir
Inicio » Noticias  »

Estudiantes en huelga responden al mensaje del Gobernador de Puerto Rico

| +

Huelga de estudiantes en Puerto Rico

El Comité Negociador de Estudiantes del Recinto de Río Piedras respondió al Mensaje de Presupuesto del gobernador Luis Fortuño a continuación publicamos la comunicación de forma íntegra.

Respuesta del Comité Negociador al mensaje de presupuesto de Luis G. Fortuño

27 de abril de 2010

Este Comité está obligado a responder los comentarios que emitiera el Gobernador Luis Fortuño sobre la situación en la Universidad de Puerto Rico. Creemos que para el Gobernador la educación pública no es una inversión, sino un gasto inconveniente y que somos un estudiantado malagradecido; está equivocado. Adelante encontrarán respuestas a cada uno de los argumentos que el Gobernador presentó para defender su política pública y continuar con el menoscabo de la educación pública.

1. “La Universidad no se quiso apretar los pantalones como ha hecho el resto de la familia puertorriqueña”.

La educación pública no funciona igual que otras tareas del gobierno. Nuestra Universidad requiere una inversión millonaria para servirle efectivamente al estudiantado del país. Los siguientes problemas son sólo ejemplos de los muchos sacrificios que nuestra Universidad hace a diario:

I. Los edificios están enfermos.

II. Gran parte del profesorado ha recibido merecidos ascensos, pero no el correspondiente incremento en sueldo.
III. La Universidad necesita una inversión inmediata en materiales y libros.

2. “El presupuesto de la UPR se paga con un por ciento fijo de 9.6% de los ingresos del estado . . . Nadie ha hablado de cambiar ese por ciento”.

Esto es falso. Como consecuencia de la implementación de la Ley 7, la fórmula no se nutre de todos los ingresos del estado. La sobretasa de la contribución sobre la propiedad, la mitad de los recaudos del IVU que van a la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA) y el fondo de estabilización se excluyen del cómputo de la fórmula.

Sobre COFINA, el gobierno ha emitido sobre $4,500 millones de dólares en bonos que aquélla debe pagar y para hacerlo le otorga la mitad de los recaudos del IVU (2.75%). Estas partidas de ingreso se excluyen del cómputo de la fórmula. El gobierno tiene el dinero para asegurar que la Universidad opere como herramienta de desarrollo económico, pero no quiere hacerlo.

El presupuesto de gastos del gobierno para este año sobrepasó los $ 9,000 millones de dólares. Por lo tanto, a la Universidad se le debe asignar aproximadamente $ 864 millones y no los $730 millones que dijo el Gobernador. Aquí se encuentran los fondos que necesita nuestra Universidad. Al dividir los $ 730 millones que dijo el Gobernador entre el presupuesto de gastos notamos que la nueva fórmula de la Universidad se aproxima a 8.1 %.

Por consecuencia de la Ley 7 y demás políticas públicas, el Gobernador cambió el por ciento por el cual nuestra Universidad recibe sus ingresos. Claro que nadie ha hablado de cambiar la fórmula en la Ley puesto que un país en crisis tiene que apostar a su Universidad. Ahí está el problema, este gobierno no quiere hacerlo ni decir que no lo hace. La educación universitaria es el principal proyecto de desarrollo socioeconómico en Puerto Rico y, con tal de resolver los problemas del país, tenemos que apostar a nuestra Universidad pública.

3. “Ahora, si los ingresos del estado bajan-como ha estado ocurriendo en los pasados años-pues es lógico que la partida que le toca a la UPR también tenga que bajar”.

La reducción que ha sufrido nuestra Universidad no ha sido proporcional con la reducción en el presupuesto de gastos. Tal y como indicara el Gobernador en su mensaje, aumentaron las partidas para la Policia de Puerto Rico y el Departamento de Justicia. Parte de este dinero puede utilizarse para cubrir el déficit de la Universidad y crear un país más educado, responsable y productivo, pues la educación tiene el efecto de reducir el crimen y desarrollar una mejor calidad de vida.

4. “El crédito en la UPR cuesta en promedio $51; mientras que en las principales universidades privadas de la Isla cuesta entre $163 y $176. El año en la UPR cuesta en promedio $1,300, mientras que en la más barata de las principales universidades privadas en Puerto Rico el año cuesta $4,200.

En el año fiscal en curso, la UPR recibió casi $165 millones en Becas Pell del gobierno federal para beneficiar unos 40,300 estudiantes. Eso quiere decir que cada estudiante recibió en promedio $4,082 en Becas Pell del gobierno federal…$1,320 para pagar la matrícula y otros $2,762 para gastar en lo que ellos quieran”.

El Gobernador omitió que el verdadero costo de estudiar en la UPR es de $ 13,327, según el informe College Navigator de la administración del Recinto de Río Piedras para el año 2008-09. Esta cantidad toma en cuenta todos los costos que incurre un estudiante para estudiar. La Beca Pell no es suficiente. Se quedan sobre $8,000 dólares que sus familias tienen que cubrir; familias que ya están haciendo el ajuste que Luis Fortuño quiere que todas hagan y que además pagan impuestos para financiar la Universidad.

Además, ¿cuánto cuesta un pueblo sin educación? El país creó nuestra Universidad y la subvenciona precisamente porque es un proyecto que asegura el desarrollo socioeconómico del pueblo y vela por el bienestar público. Es precisamente por esto que es una Universidad pública. Con tal de ser fieles a la misión de nuestra Universidad el país tiene que mantenerla al máximo de sus capacidades y darle los recursos que necesita.

5. “Ningún estudiante, no ya en Puerto Rico, sino en ninguna universidad estatal en los estados disfruta de privilegios como esos”.

Ciertamente, pero estudiantes en otras universidades estatales y territoriales viven una realidad económica distinta; ni el nivel de vida, ni las oportunidades de empleo son iguales. Más aún, Puerto Rico es el más pobre de todos los estados y territorios.

6. “De hecho, del presupuesto de este año de la UPR que asciende a $1,460 millones, solamente $90 millones-o apenas el 6.2%-proviene del pago de matrícula y, de eso, más de la mitad proviene de las Becas Pell”.

Por lo tanto, un aumento de matricula no resuelve en lo absoluto el problema presupuestario de la Universidad. Esta solución agrava el problema de acceso a la educación que ya es palpable en Puerto Rico. Muchos estudiantes, particularmente a nivel graduado, incurren en altos préstamos para costear sus costos de matrícula y estudios. Un alza en la matrícula disminuirá la cantidad de profesionales a nivel graduado que produce nuestro país.

7. “O sea, que la matrícula que pagan los estudiantes de la UPR cubre apenas el 3% del presupuesto de la Universidad… el resto lo pagamos nosotros los contribuyentes”.

Claro que el resto lo pagamos todos los contribuyentes, esto incluye a quienes estudian y han estudiado en la UPR. Nuevamente, nuestra Universidad es el proyecto del país; la inversión que hacemos para asegurar desarrollo socioeconómico y calidad de vida.

8. “Por eso es que nuestro pueblo-que es un pueblo justo y noble, pero que también es un pueblo de ley y orden que cree en la democracia-se molesta cuando ve y escucha lo que todos hemos presenciado en la Universidad en los pasados días”.

Es un pueblo que se molesta cuando ve que su Gobernador ha sido incapaz de presentar soluciones válidas a los problemas del país y de valorizar adecuadamente los beneficios que brinda una educación pública de excelencia. Un gobernador que pretende solucionar los problemas de la UPR con macanas no puede gobernar y mucho menos ser líder de un país en crisis.

9. “El respeto al principio de la autonomía universitaria nos obliga a ser prudentes y no intervenir hasta que nos lo requieran las autoridades universitarias. Pero a las autoridades universitarias les digo: estamos aquí, listos y dispuestos para brindarles la ayuda que ustedes estimen necesaria, cuando ustedes así lo determinen, para proteger los derechos de TODOS los estudiantes-tanto del minúsculo grupo que protesta, como de la inmensísima mayoría que quiere que las clases continúen-así como los derechos de TODOS los profesores, TODO el personal universitario, TODOS los padres, y TODOS los contribuyentes que pagamos para que la universidad del estado esté abierta, no cerrada”.

La Universidad está cerrada porque la Fuerza de Choque esta frente a sus portones e impiden la entrada al Recinto. Está cerrada porque la Rectora decretó un cierre indefinido. Esa Fuerza de Choque sirve únicamente para demostrar que la autonomía universitaria es una ficción.

Si el país invierte $23,000 dólares por estudiante, al reducir el presupuesto por $134 millones cerca de 6,000 estudiantes no podrán estudiar en nuestra Universidad. ¿A quién le estamos cerrando los portones de nuestra Universidad?

Invitamos al Gobernador a no escudarse tras un mensaje de presupuesto y a sentarse a dialogar con el estudiantado y con el país para que responda cómo es que Puerto Rico lo hace mejor.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también