Imprimir
Inicio » Noticias  »

Firme NO a los despidos en Puerto Rico (+ Fotos y Video)

| +

Primera Hora

San Juan, Puerto Rico.  Dia del Paro Nacional en protesta por los miles de empleaodos publicos despedidos por la actual administracion.  En la foto la avenida Rosevelt.

San Juan, Puerto Rico. Dia del Paro Nacional en protesta por los miles de empleaodos publicos despedidos por la actual administracion. En la foto la avenida Rosevelt.

Un mar de puertorriqueños de todos los rincones de la Isla se desbordó ayer en las inmediaciones del centro comercial Plaza Las Américas -inundando todas las vías de acceso al lugar- para repudiar la política de despidos masivos del gobernador Luis Fortuño.

Los manifestantes marcharon primero de diversos puntos del área metropolitana y luego arroparon todos los carriles de la avenida Roosevelt, la avenida Plaza Las Américas y la calle Calaf, bordeando prácticamente todos los cuadrantes del centro comercial, que permaneció cerrado. Muchos nunca pudieron llegar a los predios y otros tuvieron que quedarse en los puentes elevados que discurren por las vías circundantes. Muchos otros se quedaron en el expreso Las Américas, donde en horas de la tarde la sangre por poco llega al río durante un acto de desobediencia civil.

Allí, una muchedumbre enardecida de estudiantes universitarios bloqueó por varias horas los dos tramos del expreso, cerrando por primera vez en la historia una de las principales arterias del área metropolitana de San Juan. El acto movilizó unidades antimotines de la Policía, incluyendo la Fuerza de Choque y la Unidad Montada, que rodearon a los manifestantes sentados sobre el pavimento. La tensión incrementó cuando el contingente de decenas de policías se acercó hasta los estudiantes mientras éstos se negaban a abandonar el lugar.

Desde las 11:00 de la mañana, aproximadamente, los momentos de tensión comenzaron a sentirse paulatinamente en ambas direcciones del expreso debido a varios incidentes de enfrentamientos entre los manifestantes universitarios y oficiales de la Policía.

La sangre, sin embargo, no se derramó por la mediación del líder nacionalista Rafael Cancel Miranda, quien llegó al lugar a eso de las 4:00 de la tarde para pedirles a los estudiantes que se retiraran porque ya el paro había logrado su cometido.

En la concentración, la mayor cantidad de gente se congregó frente a los portones del estadio Hiram Bithorn, donde estaba la enorme tarima de Todo Puerto Rico por Puerto Rico. Allí, una masa humana se compactó y al mediodía era casi imposible caminar.

Otra multitud se reunió en los predios de la tienda KMart, en la calle Calaf, donde el Frente Amplio de Solidaridad y Lucha y la Coordinadora Sindical montaron otra tarima más pequeña.

Los organizadores calificaron el paro general como un éxito. El presidente de la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT), Federico Torres Montalvo, estimó en más de 200 mil la concurrencia.

Algunos de los líderes obreros dijeron que la manifestación había sido mayor que la de la marcha multitudinaria por la salida de la Marina de Vieques en el 2001.

«El paro fue un éxito total. Ha triunfado la solidaridad. Éste es un pueblo valeroso», dijo el obispo metodista Juan Vera, portavoz de Todo Puerto Rico por Puerto Rico.

Las actividades gubernamentales y de comercio en el resto de la Isla estuvieron lentas y hubo manifestaciones de protesta en Ponce, Mayagüez, Arecibo y otros pueblos.

El sistema de educación pública se paralizó porque los padres no enviaron a sus hijos a los salones de clases.

La presidenta de la Asociación de Maestros, Aida Díaz, dijo que el paro demostró la unidad del pueblo.

El obispo católico de la diócesis de Caguas, Rubén González, dijo que la manifestación masiva «es la expresión de un pueblo que se siente indignado y dentro de la indignación espera una respuesta positiva de diálogo sincero de parte del gobierno porque se han tomado unas decisiones sin contar con el pueblo».

El presidente de la American Federation of States Counties & Municipal Employees, Gerald McEntee, ofreció una aportación de $200,000 para que el movimiento obrero del país siga luchando contra los despidos.

El «tipo común», Roberto Díaz García, quien le lanzó un huevo al Gobernador en Fajardo, se quedó con la tarima cuando dijo que estaba dispuesto a ir preso. «No me importa ir preso. Todos los días sufre una madre, un desempleado, un niño y ¿dónde están los gobernantes? A ellos es a los que hay que despedir», dijo entre vítores.

Dos de los momentos de mayor emotividad ocurrieron cuando llegó entre la muchedumbre el alcalde popular Willie Miranda Marín, con una mascarilla, y cuando el cantante Danny Rivera interpretó «Yo quiero un pueblo» acompañado por el público que coreabala emblemática melodía.

La marcha-concentración reunió gente de distintos puntos del país en su mayoría adultos, personad de mayor edad y jóvenes. Casi no había niños.

Los manifestantes salieron de la Universidad de Puerto Rico, el Centro Gubernamental Minillas, el Centro Médico, la Milla de Oro, el parque Luis Muñoz Marín y la avenida Kennedy, desde donde llegó una caravana de camioneros al son de bocinazos.

Los líderes independentistas Rubén Berríos y Edwin Irizarry Mora, los populares Héctor Ferrer y la ex primera dama Luisa Gándara participaron de algunas de las manifestaciones.

Tito Kayak volvió a hacer de las suyas y se encaramó en un enorme billboard en el que cambiaba manualmente el mensaje con letras alusivas a la lucha sindical.

El fuerte sol y el calor sofocante provocaron que algunas personas tuvieran que recibir ayuda de un equipo médico encabezado por el presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos, Eduardo Ibarra, cuya institución se unió al paro.

foto-puerto-rico-1

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también