Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Dos científicos norteamericanos exigen fin del bloqueo para "beneficio de ambas naciones"

| +
Los visitantes norteamericanos dieron un paseo en barco por las aguas del Parque Nacional Ciénaga de Zapata,  que equivale para Cuba a los Everglades de la Florida. Es la biorreserva más grande del Caribe, con 1,5 millones de hectáreas de manglares y canales repletas de animales autóctonos. Los esfuerzos conjuntos de EE.UU. y los científicos cubanos para proteger los recursos medioambientales podrían favorecer los cambios pendientes en las relaciones entre los dos países. (Texto y foto publicado por The Herald Tribune. Foto AP / FRANKLIN REYES)

Los visitantes norteamericanos dieron un paseo en barco por las aguas del Parque Nacional Ciénaga de Zapata, que equivale para Cuba a los Everglades de la Florida. Es la biorreserva más grande del Caribe, con 1,5 millones de hectáreas de manglares y canales repletas de animales autóctonos. Los esfuerzos conjuntos de EE.UU. y los científicos cubanos para proteger los recursos medioambientales podrían favorecer los cambios pendientes en las relaciones entre los dos países. (Texto y foto publicado por The Herald Tribune. Foto AP / FRANKLIN REYES)

El diario The  Herald Tribune, de Estados Unidos, publica hoy un editorial titulado "El medioambiente compartido es otra razón para eliminar las barreras", que aboga directamente por el cese del bloqueo contra Cuba, para "benificio de ambas naciones".

Añade la protección del medio ambiente a la lista de razones "por las que Estados Unidos debe cambiar sus politica hacia Cuba - para el beneficio de ambas naciones", dice.

Respalda una columna de opinión de Kumar Mahadevan, del Laboratorio Marino Mote de Sarasota, y Doug Rader, de la Environmental Defense Fund, quienes describen una serie de reuniones extraordinarias entre los científicos de EE.UU. y Cuba.

Durante esas reuniones, dicen Rader y Mahadevan, que "los científicos de ambos países identificaron amenazas que tiene el medio ambiente que Cuba comparte con los Estados Unidos - y la Florida, en particular".

La columna detalla problemas específicos - las especies invasoras en las aguas compartidas entre la Florida y Cuba y los efectos del cambio climático, por ejemplo-, "pero no tiene uno que ser científico para reconocer que la cercanía es razón suficiente para realizar estudios conjuntos y de hacer proyectos para proteger el medioambiente".

"Estas son algunas de las razones por las que animamos a la administración de Obama", añade la columna citada, "a facilitar los visados y las reglas para conceder licencias que fomenten una mayor investigación conjunta e intercambios entre científicos de EE.UU. y Cuba".

Basándose en el éxito de los recientes intercambios entre los científicos, afirman que esta "es una oportunidad para hacer posible los cambios pendientes en las políticas de EE.UU. hacia Cuba-, mientras que también se promueve el descubrimiento científico y la protección de los incalculables recursos del medio ambiente".

Añade que "por más de medio siglo, los EE.UU. han usado un embargo económico, sanciones, aislamiento diplomático, y límites muy estrictos contra los viajes, más otras medidas en un esfuerzo por derrocar al gobierno cubano".

Afirma que aunque "algunas de estas tácticas eran defendibles durante la Guerra Fría..., las estrategias fueron en gran medida ineficaces: Castro y su régimen siguió en el poder, y Cuba mantuvo su compromiso con el comunismo.  Sin embargo, el pueblo cubano - y las empresas de EE.UU. - se les han negado los beneficios de las relaciones económicas y culturales", añaden.

Los EE.UU. han relajado algunas restricciones en la última décadas, pero las limitaciones siguen siendo estrictas y las sanciones severas, dicen.

El artículo asegura que "según informes de la Oficina de Contabilidad del Gobierno, los organismos estadounidenses han gastado una cantidad desproporcionada de sus energías en hacer cumplir las reglas contra Cuba -en un momento en que los recursos limitados deben concentrarse en las medidas de la lucha contra el terrorismo".

Afortunadamente, "cuando los EE.UU. se ha aliviado los términos de su embargo económico, los resultados han sido positivos. Por ejemplo, licencias limitadas han permitido a algunos agricultores y fabricantes de productos médicos aumentar significativamente las exportaciones a Cuba desde 2000. La relajación de algunas restricciones a los viajes y los intercambios monetarios entre familiares en Cuba y los Estados Unidos han sido de beneficio mutuo".

Cuba y los Estados Unidos todavía tienen diferencias de fondo político, comentan los autores. "Sin embargo, para dos naciones separadas por sólo 90 millas, los obstáculos políticos a la participación económica, cultural y científica son demasiado grandes", concluyen.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también