Imprimir
Inicio » Noticias  »

Publican en Chile libro con cartas de Violeta Parra (+ Video)

| 1
Violeta Parra

Violeta Parra

A 42 años de la muerte de la cantautora chilena Violeta Parra, los chilenos podrán leer las cartas escritas por la folclorista a sus amigos, familiares y amantes, tras ser publicadas por primera vez en Chile en la compilación titulada “El libro mayor de Violeta”.

Según sus editores, la obra “hace justicia a una ausencia excesivamente larga”, en su país, del testimonio de las relaciones y su poesía escrita plasmada en las misivas de la cantautora, investigadora y tejedora chilena.

La iniciativa corre a cargo de su hija, Isabel Parra, quien en su exilio en España, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), recibió el encargo de una editorial catalana para que recogiera la relación epistolar de su madre y escribiera sobre la autora de la mundialmente famosa canción “Gracias a la vida”.

A pesar de la quiebra de dicha editorial, Isabel siguió con su particular aventura de recolectar documentos, cartas, fotografías y manuscritos de su progenitora, que incluyen testimonios, entre ellos de los poetas Nicanor Parra, hermano mayor de Violeta, y Gonzalo Rojas.

La obra, que finalmente se publicó en Madrid en 1985 como parte de la colección “Los Libros Mayores” de otros tantos personajes, ha sido completada en su nueva edición con cartas como las dirigidas a Gilbert Favré, flautista suizo a quien Parra dedicó su canción “Run Run Se Fue Pa’l Norte”.

Según la poeta Carmen Berenguer, una de las participantes en la presentación del libro, “todo lo que escribió Violeta es poesía” y volver a leer hoy sus textos “es una manera de actualizar su obra”, en una época “invadida por el pop”, en que el arte popular ya no  es popular.

Este mismo año han sido publicadas las cartas de la poetisa chilena Gabriela Mistral, en una polémica obra que se presentó, a juicio de Berenguer, acompañada por “el chismorreo banal” de aquellos que cuestionaron que “dos mujeres se amaban”.

Hija de un profesor de música y de una campesina que cantaba y tocaba la guitarra, Violeta Parra nació el 4 de octubre de 1917 y desde muy pequeña debió trabajar como cantante callejera en diversos pueblos de la zona.

El libro incluye -junto a testimonios del cantautor Víctor Jara, la legendaria dirigente comunista Gladys Marín o el músico Miguel Letelier, que llevó al pentagrama temas musicales que la folclorista recopilaba en los campos- una lista cronológica de las canciones de Violeta Parra, su discografía y una muestra de su iconografía.

A comienzos de los años 60, Violeta Parra se convirtió en la primera artista latinoamericana en presentar una exposición individual en el Museo de Artes Decorativas del Palacio del Louvre, en París, donde mostró arpilleras, óleos y esculturas en alambre.

Mundialmente conocida por su producción musical con hitos como “Volver a los 17” y “La Jardinera”, entre otras, Parra se suicidó a los 49 años de edad, el 5 de febrero de 1967.

El libro, publicado por la editorial chilena Cuarto Propio, fue presentado en la pasada Feria del Libro en Cuba, dedicada a Chile en su edición de 2009, y en la que se homenajeó tanto a la propia Parra (1917-1967) como a Víctor Jara (1932-1973).

CARTA DE SILVIO

El libro cuenta con un documentado prólogo del poeta y cineasta cubano Víctor Casaus y una Carta a Violeta Parra del trovador Silvio Rodríguez.

Isabel Parra, hija de la compositora, declaró a Prensa Latina que, en realidad, esta es una obra compartida entre Cuba y Chile.

“Así lo veo”, reafirmó al recordar que el libro es fruto de la insistencia en cierto momento de Haydée Santamaría, la fundadora de Casa de las Américas, quien -dijo- amaba y admiraba mucho a la Violeta.

Emocionada, recordó cómo la heroína cubana, de quien estuvo muy cerca mucho tiempo, le recalcó la necesidad de escribir ella el libro, puesto que los textos que en su momento llegaron al prestigioso concurso sobre su madre no le hacían justicia plena.

“De ahí nació la idea”, apuntó Isabel, quien relató sus posteriores encuentros con Casaus, autor de un documental sobre Violeta Parra, entre otros, hasta que “me metí de lleno en el trabajo” . Luego, agregó, le pedí ese prólogo maravilloso.

Casaus describe en su prólogo a Violeta Parra como “nuestra, latinoamericana y popular, sufriente y gozosa y combativa como la vida misma” y saluda “su decisión amorosa de quedarse para siempre con nosotros”.

El hecho de que Silvio (Rodríguez) me haya regalado su poesía para el libro no es casual, sino “una historia de vida, una historia de amistad, una historia de mucha solidaridad y de mucho cariño”, relató a Prensa Latina la hija mayor de Violeta y centro actual de una enorme y talentosa familia de artistas.

Parte de la carta de Rodríguez reza:

“Mi querida Violeta, mándame aéreos, / voces de tu Universo en evolución, / para usar tu misterio / contra las plagas del faraón, / para que me den fuerzas, sí, / y una buena canción”.

Isabel Parra resaltó que “es importante que la gente sepa que este libro está muy ligado a Cuba. Siempre hemos estado muy ligados al pueblo cubano, a la Nueva Trova”.

(Con información de EFE y Prensa Latina)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Edelmira Carrillo dijo:

    Emocionante vuestro artículo. Chile y los chilenos echamos de menos a Violeta, nuestra querida Viola, nuestra valiente rebelde. Hoy podría haber escrito, Junto a Víctor Jara y tantos otros que ya no están, canciones bellas y también tremendas porque su pueblo sigue sufriendo, de esas capaces de hacernos levantar de la tumba para luchar por mayor justicia social, mayor equidad, alegría y fraternidad.
    Hoy estamos prisioneros de los slogans: somos el paisito ejemplo del neoliberalismo en Latinoamérica y eso a un costo muy alto respecto de nuestra idiosincracia latina, a un precio inimaginable para los trabajadores esclavos de un sistema laboral injusto incapaz de reconocer la importancia de nuestro rol y lo estratégico de nuestra existencia en el desarrollo del país; esclavos de un sistema de pensiones que es el peor y mas tenebroso saqueo a los ahorros previsionales que los propios trabajadores pagamos. Excluyente, en tanto los jóvenes no cuentan con la oportunidad de desarrollar sus destrezas y capacidades perdiendo inteligencia brillantes porque la educación es un negocio, como la salud. En chile todo se ha transformado en un negocio y de el país sencillo y sensible que fuimos nos hemos transformado en un país de cínicos que siempre está viendo en los otros qué ganancia que puede obtener y no la cercanía humana que enriquece y enaltece.
    Por eso echamos de menos a la Violeta porque fué capaz de crear en los más viejos conciencia y sensibilidad ¿ quien podía resistirse a su voz, a el contenido de sus canciones, a su obra creadora? Sólo los ignorantes, que por desgracia habían muchos en su tiempo y ahora… sin comentarios. No nos dimos ni cuenta cuando nos tuvo observando lo que pasaba en nuestro entorno, tomamos conciencia de la realidad y además nos provocó para echar andar y erradicar esa realidad en la cual no todos teníamos cabida.
    Hoy, estamos bastante solos y el sistema dominante nos tiene bastante callados. Pero empiezan a asomarse alguna organizaciones populares, algunos diarios y revistas alternativos, unas de larga trayectoria que aún subsisten a los embates del sistema y otros más nuevos que dan sus primeros pasos en la reconquista de la libertad de expresión.
    Echo de menos a la Violeta, porque Arauco aún tiene la misma pena de siempre… PERO TENEMOS SU LIBRO, SU MUSICA Y SU EJEMPLO INOLVIDABLE.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también