Imprimir
Inicio » Noticias  »

Cumbre Norteamericana bajo protestas en Guadalajara

| +

Con información de AP

 Los manifestantes también reclamaron al gobierno estadounidense la regularización de millones de mexicanos que trabajan en ese país. Foto: Reuters

Los manifestantes también reclamaron al gobierno estadounidense la regularización de millones de mexicanos que trabajan en ese país. Foto: Reuters

Cientos de manifestantes se concentraron en múltiples puntos de la ciudad para protestar contra la Cumbre de Líderes de Norteamérica, en la que los mandatarios hablarán de comercio, migración, tráfico de drogas y medio ambiente.

En el encuentro de dos días participan los presidentes Barack Obama de Estados Unidos, Felipe Calderón de México y el primer ministro canadiense Stephen Harper. Calderón arribó primero a esta ciudad y posteriormente llegó Obama el domingo por la tarde, acompañado por Carlos Pascual, nuevo embajador de Estados Unidos en México.

El domingo habrá reuniones bilaterales, una cena y un acto cultural. El lunes los mandatarios tendrán un encuentro trilateral y es posible que haya una declaración conjunta.

Miembros de diferentes organizaciones civiles, sindicales y de derechos humanos realizaron una marcha, mientras portaban pancartas y gritaban consignas por una de las avenidas principales de Guadalajara, a unos 450 kilómetros (280 millas) al noroeste de la capital mexicana.

“No, no, no, no nos da la gana ser una colonia norteamericana. Sí, sí, sí, sí nos da la gana ser una nación libre y soberana”, gritaba un grupo que pedía la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte por considerar que el actual hace más dependiente a México de la economía estadounidense y limita a los agricultores que no pueden vender sus productos de manera equitativa.

En la marcha también participaron los que claman por la eliminación de la Iniciativa Mérida, mediante la cual Estados Unidos asignará 1 400 millones de dólares en tres años para el combate al crimen organizado, porque aseguran que el proyecto promueve la militarización de los pueblos.

Asimismo, se incorporaron grupos que pedían el cese del bloqueo estadounidense a Cuba, la eliminación de bases militares estadounidenses en Colombia, el retiro de tropas de Irak y Afganistán y el respeto al pueblo palestino, mientras que cinco chicos pedían el respeto a la diversidad sexual.

En el trayecto, sólo dos tiendas y una librería tenían sus puertas y vitrinas cubiertas por paneles de madera, similar a las medidas de precaución que se toman ante el paso de un huracán. El resto de los comercios abrieron de manera regular y atendían clientes sin problemas.

La marcha desembocó en el kiosco de la Plaza Liberación o Plaza de Armas que generalmente está vedado a protestas, por lo que los portavoces celebraron su “toma”.

En la agenda de México divulgada el jueves por la canciller Patricia Espinosa, y en un resumen de miembros del equipo de Obama, el tratado comercial conocido como TLC o NAFTA (por sus siglas en inglés) no forma parte de las conversaciones. En la Cumbre del 2008 se acordó que no habría cambios en el convenio.

Obama dijo durante su campaña que estaba dispuesto a revisar el asunto, pero era incierto si sus contrapartes de Canadá y México tienen intenciones de volver a hablar sobre el tema.

Miembros del equipo de trabajo de Obama adelantaron que el combate a la influenza porcina y al narcotráfico, así como la crisis económica serán dos de los temas prioritarios de la agenda con sus contrapartes.

Los grupos Personas por la Etica en el Trato a los Animales (PETA) y AnimaNaturalis, también se preparan para manifestarse frente al consulado de Canadá en Guadalajara, pidiendo que se detenga la matanza de focas que es permitida en esa nación. En un comunicado de prensa dijeron que se moverán a todos los lugares en los que esté el primer ministro Harper.

Mientras tanto, policías y militares continuaban apostados a varios metros del lugar de reuniones vigilando el lugar.

El encuentro, una iniciativa de George W. Bush, inició en el 2005 en la hacienda del entonces presidente estadounidense, en Texas. A pesar de llamarse Cumbre de Líderes de Norteamérica, la cita carece de un objetivo definido y se ha convertido más bien en una reunión para analizar el progreso en las relaciones comerciales y de seguridad entre los países.

Aún así, funcionarios de los tres países la describen como algo vital.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también